GAS­TRO­NO­MÍA MA­LA­GUE­ÑA

Geo - - GEO NOTICIAS -

In­fi­ni­tas, así son las po­si­bi­li­da­des de des­cu­brir el in­te­rior de la pro­vin­cia de Má­la­ga y dis­fru­tar de su va­ria­da oro­gra­fía, su his­to­ria y su cultura.Y, por su­pues­to, tam­bién de su na­tu­ra­le­za. Una na­tu­ra­le­za tan di­ver­sa co­mo sus pue­blos, tan ri­ca co­mo su pa­tri­mo­nio mo­nu­men­tal, tan in­tere­san­te co­mo sus cos­tum­bres, tan aco­ge­do­ra co­mo sus gen­tes.

El an­ta­ño con­si­de­ra­do un me­ro com­ple­men­to del sol y pla­ya, se ha con­ver­ti­do hoy en la pro­vin­cia de Má­la­ga en un pro­duc­to tu­rís­ti­co pu­jan­te con iden­ti­dad y mar­ca pro­pia: VI­TA (Ver­de, In­te­rior y Tu­ris­mo Ac­ti­vo). No en vano, gra­cias a su enor­me di­ver­si­dad, Má­la­ga po­see una de las ma­yo­res ofer­tas de tu­ris­mo in­te­rior de nues­tro país, am­pa­ra­da por un cli­ma cá­li­do que per­mi­te el dis­fru­te en cual­quier mo­men­to del año. A la Má­la­ga aña­de tam­bién un in­men­so re­par­ti­do por el in­te­rior de la pro­vin­cia. En ca­da pueblo, en ca­da co­mar­ca, el vi­si­tan­te se en­con­tra­rá con la hue­lla inevi­ta­ble de la his­to­ria. Y un le­ga­do a pie de ca­lle ma­ni­fes­ta­do en su ri­ca

un ejem­plo de có­mo la co­ci­na se con­fi­gu­ra hoy en día co­mo un ele­men­to esen­cial de cultura en los mu­ni­ci­pios. Pla­tos co­mo el ajo­blan­co, el gaz­pa­cho o el gaz­pa­chue­lo, y los más con­sis­ten­tes co­mo la olla y las mi­gas, son ha­bi­tua­les en los pue­blos de es­ta pro­vin­cia. Man­ja­res que lle­gan siem­pre a la me­sa acom­pa­ña­dos de en­tre los que des­ta­ca el vino dul­ce de Má­la­ga. En los úl­ti­mos años, los aires de re­no­va­ción e in­no­va­ción han lle­ga­do al mun­do vi­ní­co­la ma­la­gue­ño, abrien­do al vi­si­tan­te un mun­do de no­ve­do­sas e in­sos­pe­cha­das po­si­bi­li­da­des. A los vi­nos tra­di­cio­na­les se unen aho­ra los blan­cos, los ro­sa­dos y los tin­tos, que ocu­pan ya las car­tas de los me­jo­res res­tau­ran­tes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

El dis­fru­te es com­ple­to gra­cias a los pai­sa­jes abrup­tos, ver­des y lu­mi­no­sos del in­te­rior, don­de la prác­ti­ca de co­mo la pes­ca en ríos y em­bal­ses, la ca­za, la es­ca­la­da y el sen­de­ris­mo per­mi­ten un en­cuen­tro inol­vi­da­ble con el en­torno. Por su­pues­to tam­bién es po­si­ble vo­lar en pa­ra­pen­te y en ala del­ta, lo que per­mi­te con­tem­plar es­ta pro­vin­cia des­de una pers­pec­ti­va úni­ca y di­fe­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.