Y los leo­nes de Tsa­vo

Geo - - GEO ICONO -

Di­cen que las cons­te­la­cio­nes sue­len ali­near­se en mo­men­tos de­ter­mi­na­dos, y que cuan­do lo ha­cen pre­sa­gian la lle­ga­da de un ser ex­cep­cio­nal. Con John H. Patterson (1867-1947) de­bió de ocu­rrir al­go así, pues so­lo una con­fa­bu­la­ción de los as­tros ex­pli­ca una vi­da co­mo la su­ya. Na­ci­do en Ir­lan­da, Patterson vi­vió de­pri­sa: a los 16 años ya ha­bía aban­do­na­do la es­cue­la, se ha­bía alis­ta­do en el ejér­ci­to y ha­bía si­do des­ti­na­do a la In­dia. Allí per­ma­ne­ció has­ta 1895, re­gre­san­do a la pa­tria co­mo un ex­pe­ri­men­ta­do ca­za­dor de ti­gres. En 1898, gra­cias a su ha­bi­li­dad co­mo ca­za­dor, re­ci­bió un ex­tra­ño en­car­go, pri­mer pel­da­ño en su ca­mino ha­cia la le­yen­da: su­per­vi­sar la cons­truc­ción de un puen­te jun­to al río Tsa­vo, en la ac­tual Ke­nia. El en­car­go no era tan idí­li­co co­mo pa­re­cía, pues el cam­pa­men­to se en­con­tra­ba ba­jo el ata­que de dos te­rri­bles de­vo­ra­do­res de hom­bres. A su lle­ga­da, los re­cuen­tos ofi­cia­les re­gis­tra­ban 28 víc­ti­mas; los no ofi­cia­les,140. Aco­sa­do por tra­ba­ja­do­res y pa­tro­nos, Patterson zan­jó el asun­to co­mo mejor sa­bía: aba­tien­do a los leo­nes. La em­pre­sa no fue fá­cil, pe­ro tras me­ses de fra­ca­sos, con­si­guió su pro­pó­si­to. Con el au­ra de hé­roe y el car­go de te­nien­te co­ro­nel, Patterson par­ti­ci­pó en la gue­rra de los Boers, don­de agran­dó su le­yen­da con la Or­den de Ser­vi­cios Dis­tin­gui­dos. Re­ti­ra­do del ejér­ci­to en 1907, acé­rri­mo de­fen­sor de un es­ta­do ju­dío, volvió a ves­tir el uni­for­me du­ran­te la Gran Gue­rra, co­man­dan­do la Le­gión Ju­día, em­brión del fu­tu­ro ejér­ci­to de Is­rael. Sus res­tos des­can­san en es­te país des­de 2014, re­ve­ren­cia­do co­mo hé­roe del sio­nis­mo.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.