Es­tí­re­se

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián D ue­ñas Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Es­ti­ma­do lec­tor,

Es­tí­re­se. Ol­ví­de­se de con­ven­cio­na­lis­mos so­cia­les y es­tí­re­se. En la me­sa, en la ofi­ci­na, en el co­che. Es­tí­re­se. Sin pu­dor, sin con­tem­pla­cio­nes, sin ver­güen­za. A to­das ho­ras, en cual­quier si­tio. Es­tí­re­se, des­pe­ré­ce­se co­mo los ga­tos, des­de la ca­be­za has­ta los pies. Alár­gue­se to­do lo que pue­da, lo más po­si­ble, co­mo si no hu­bie­se un ma­ña­na. En su es­ti­ra­mien­to, lo crea o no, es­tá en jue­go su ca­li­dad de vi­da. Y no so­lo la ac­tual, sino tam­bién, y en es­pe­cial, la fu­tu­ra. Cuan­do lo ha­ce, tal y co­mo le con­ta­mos en un in­tere­san­te y re­ve­la­dor re­por­ta­je in­te­rior, las cé­lu­las se en­san­chan de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar, se li­be­ran neu­ro­trans­mi­so­res que ali­vian do­lo­res y re­du­cen in­fla­ma­cio­nes, se pre­vie­nen en­fer­me­da­des, e in­clu­so, di­cen, se po­drían lle­gar a cu­rar. Los es­ti­ra­mien­tos tie­nen un efec­to sa­na­dor so­bre el cuer­po. Eso es un he­cho, al­go que na­die dis­cu­te. Las ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas lo sa­bían; los que prac­ti­ca­mos yo­ga o pi­la­tes lo ex­pe­ri­men­ta­mos ca­da tar­de, en ca­da se­sión. Pe­ro has­ta aho­ra des­co­no­cía­mos el por­qué. Por qué tras una se­sión de ejer­ci­cios tum­ba­dos en una col­cho­ne­ta, abrazados a una pe­lo­ta de go­ma, nos sen­ti­mos mejor. Por qué to­do pa­re­ce or­de­na­do en nues­tro in­te­rior, co­lo­ca­do en el si­tio jus­to. Por qué los mo­les­tos do­lo­res des­apa­re­cen o se mi­ti­gan, por qué nos sen­ti­mos más elás­ti­cos, más li­via­nos, más ar­mó­ni­cos. La cien­cia, co­mo le de­cía, aca­ba de en­con­trar una res­pues­ta, y es sor­pren­den­te. Tan­to que al­gu­nos aven­tu­ran ya que po­dría­mos ha­llar­nos a las puer­tas de uno de los des­cu­bri­mien­tos mé­di­cos más fas­ci­nan­tes, más pro­me­te­do­res y más es­pe­ran­za­do­res de los úl­ti­mos tiem­pos. Se ha­bla in­clu­so de que sus re­sul­ta­dos pro­du­ci­rían un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la me­di­ci­na ac­tual. Una nue­va vi­sión que des­te­rra­ría vie­jos con­cep­tos en fa­vor de un mo­de­lo re­vo­lu­cio­na­rio, uno que afir­ma­rá que nues­tro cuer­po no es una es­truc­tu­ra ósea rí­gi­da, sino un mo­de­lo di­ná­mi­co don­de las par­tes flu­yen en el in­te­rior de un cir­cui­to co­nec­ta­do. Ha­blan de la exis­ten­cia de un te­ji­do de la sa­lud, de una red de vi­da. Una es­pe­cie de mai­llot elás­ti­co, vis­co­so y fas­ci­nan­te que se pe­ga a los hue­sos, a los car­tí­la­gos, a los ór­ga­nos. Que for­ma una tu­pi­da ma­lla sin prin­ci­pio ni fin, un se­gun­do cuer­po, in­vi­si­ble, si­len­cio­so, ol­vi­da­do. Con sus pro­pias di­ná­mi­cas, sus le­yes par­ti­cu­la­res, sus me­ca­nis­mos ocul­tos. Un cos­mos in­te­rior y desconocido. Lo lla­man fas­cias. No es im­pro­ba­ble que us­ted ha­ya oí­do ha­blar de ellas. Tam­po­co que su co­no­ci­mien­to so­lo lle­gue a aso­ciar­las con las arru­gas, la ce­lu­li­tis o la de­bi­li­dad. Y sin em­bar­go, en las fas­cias po­dría re­si­dir la ex­pli­ca­ción de por qué nos fun­cio­nan al­gu­nos tra­ta­mien­tos al­ter­na­ti­vos, me­nos­pre­cia­dos du­ran­te mu­cho tiem­po, co­mo la os­teo­pa­tía, la acu­pun­tu­ra, los ma­sa­jes. Si las fas­cias pier­den su ca­pa­ci­dad de des­li­za­mien­to–por el es­trés, por una ma­la ali­men­ta­ción, por la fal­ta de ejer­ci­cio–, si su mai­llot elás­ti­co se con­vier­te en un jer­sey de la­na la­va­do con agua ca­lien­te, lle­gan los pro­ble­mas, y con ellos el do­lor e in­clu­so las en­fer­me­da­des. Por eso, ami­go mío, si en al­go es­ti­ma su sa­lud, há­ga­me ca­so, es­tí­re­se. Sin pu­dor, es­tí­re­se.

No es im­pro­ba­ble que us­ted ha­ya oí­do ha­blar de ellas. Tam­po­co que su co­no­ci­mien­to so­lo lle­gue a aso­ciar­las con las arru­gas, la ce­lu­li­tis o la de­bi­li­dad. Y sin em­bar­go, en las fas­cias po­dría re­si­dir la ex­pli­ca­ción de por qué nos fun­cio­nan al­gu­nos tra­ta­mien­tos al­ter­na­ti­vos, me­nos­pre­cia­dos du­ran­te mu­cho tiem­po, co­mo la os­teo­pa­tía, la acu­pun­tu­ra, los ma­sa­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.