"Hoy la po­lí­ti­ca se usa pa­ra pro­te­ger in­tere­ses pri­va­dos"

La Ate­nas clá­si­ca y la ac­tual se mi­ran ca­ra a ca­ra en un re­co­rri­do evo­ca­dor por la ca­pi­tal he­le­na, cu­na de la de­mo­cra­cia.

Geo - - GEOENTREVISTA -

Nos cru­za­mos con sa­bios co­mo Pe­ri­cles, Tu­cí­di­des, Pla­tón, Só­cra­tes, Aris­tó­te­les, Epi­cu­ro... De la mano de Pe­dro Ola­lla, ca­mi­na­mos por la co­li­na de Pnyx, la ro­ca del Areó­pa­go, el ba­rrio de Thi­seio, el Ágo­ra... en busca del ger­men de la de­mo­cra­cia ate­nien­se del si­glo VI a. de C., de sus ar­tí­fi­ces, de sus pro­pues­tas. Y de ins­pi­ra­ción pa­ra el mun­do de hoy...

En los clá­si­cos grie­gos, en la an­ti­gua de­mo­cra­cia ate­nien­se, ¿hay res­pues­tas pa­ra los desafíos ac­tua­les?

–Por su­pues­to, por eso es con­ve­nien­te re­vi­si­tar­los. Vol­ver a las fuen­tes, re­fle­xio­nar so­bre si los con­cep­tos crea­dos en­ton­ces y que hoy uti­li­za­mos –de­mo­cra­cia, po­lí­ti­ca, éti­ca, ley, jus­ti­cia, igual­dad, ciu­da­dano, edu­ca­ción...– si­guen te­nien­do la mis­ma sig­ni­fi­ca­ción o han de­ri­va­do ha­cia la im­pos­tu­ra.

La de­mo­cra­cia ate­nien­se de en­ton­ces hoy se­ría re­vo­lu­cio­na­ria. ¿He­mos re­tro­ce­di­do?

–Nun­ca más, en nin­gún lu­gar del mun­do, se ha acep­ta­do la idea de que el po­der sea ejer­ci­do por la so­cie­dad en su con­jun­to. Así de sim­ple. Aris­tó­te­les de­jó es­cri­to en su Po­lí­ti­ca que “ciu­da­dano es quien par­ti­ci­pa de la po­tes­tad de le­gis­lar y juz­gar”; es­ta de­fi­ni­ción si­gue sien­do una alu­ci­na­ción in­cen­dia­ria.

La de­mo­cra­cia co­men­zó con el poe­ta So­lón, cu­ya pri­me­ra me­di­da pa­ra sal­var la ciu­dad fue la o anu­la­ción de las deu­das que es­cla­vi­za­ban a la po­bla­ción. Un ejem­plo pa­ra la Gre­cia ac­tual...

–Así es. La es­tra­te­gia de la de­mo­cra­cia ate­nien­se pa­ra as­pi­rar a la jus­ti­cia fue tra­tar de com­pen­sar la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca con la igual­dad po­lí­ti­ca, tra­tar de des­vin­cu­lar el po­der de la ri­que­za pa­ra vin­cu­lar­lo a la con­di­ción de ciu­da­dano. En nues­tras “de­mo­cra­cias” ac­tua­les, por el con­tra­rio, la con­di­ción de ciu­da­dano es­tá muy des­pro­vis­ta de po­der real, y la ba­se de la fuer­za po­lí­ti­ca ha vuel­to a ser la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca. Vi­vi­mos en un sis­te­ma que per­mi­te y fo­men­ta que la ri­que­za –y, con ella, el po­der– flu­ya ca­da vez ha­cia me­nos ma­nos. Y la he­rra­mien­ta –o ar­ma– fun­da­men­tal pa­ra ese tras­va­se de ri­que­za y po­der es la deu­da: el po­der fi­nan­cie­ro crea deu­da y es­pe­cu­la con ella, con­quis­tan­do así los bie­nes ma­te­ria­les y el po­der po­lí­ti­co. La sei­sacht­heia de So­lón abrió pa­so al na­ci­mien­to de la ciu­da­da­nía y la de­mo­cra­cia. 26

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.