UNA TRI­BU­NA RO­CO­SA EN LO AL­TO

"Des­pués de la an­ti­gua de­mo­cra­cia ate­nien­se, nun­ca más se ha acep­ta­do la idea de que el po­der sea ejer­ci­do por la so­cie­dad en su con­jun­to"

Geo - - GEOENTREVISTA - María Lui­sa Fuen­tes

de­mó­cra­tas de­ba ser “co­piar­la”; ha de ser en­con­trar el ca­mino pa­ra ma­te­ria­li­zar hoy las mis­mas as­pi­ra­cio­nes que ellos se­ña­la­ron en­ton­ces; pues si ellos, por vez pri­me­ra y sin re­fe­ren­cia al­gu­na, su­pie­ron ha­cer­lo pa­ra su tiem­po, no­so­tros de­be­ría­mos ser ca­pa­ces de ha­cer­lo pa­ra el nues­tro. La de­mo­cra­cia fue en su día un sis­te­ma pa­ra as­pi­rar a la jus­ti­cia y a la rea­li­za­ción del ser hu­mano co­mo ser po­lí­ti­co, y as­pi­rar a lo mis­mo hoy en día no es más utó­pi­co que en­ton­ces.

¿Dón­de y cuán­do ha es­ta­do la hu­ma­ni­dad más cer­ca de lo­grar las al­tas co­tas de­mo­crá­ti­cas de la an­ti­gua Ate­nas?

–La hu­ma­ni­dad nun­ca ha vuel­to a es­tar cer­ca de aque­llas co­tas. Tal vez aho­ra, en al­gu­nos lu­ga­res del mun­do, las li­ber­ta­des y el es- ta­do de de­re­cho ten­gan ni­ve­les acep­ta­bles, e in­clu­so la opi­nión de los go­ber­na­dos ten­ga a ve­ces cier­to pe­so po­lí­ti­co; pe­ro si lla­ma­mos a nues­tros re­gí­me­nes “de­mo­cra­cias” y pen­sa­mos bien lo que de­ci­mos, de­be­ría­mos sen­tir más mo­des­tia que or­gu­llo.

La de­mo­cra­cia ate­nien­se de­po­si­ta­ba en to­da la ciu­da­da­nía, en su vir­tud po­lí­ti­ca y par­ti­ci­pa­ción, la res­pon­sa­bi­li­dad de ges­tio­nar el bien co­mún. ¿No cree que hay per­so­nas más cua­li­fi­ca­das que otras pa­ra ejer­cer la po­lí­ti­ca?

–Evi­den­te­men­te, pe­ro eso no de­be­ría ha­cer­nos creer que lo me­jor es un sis­te­ma de go­bierno que ig­no­re la ca­pa­ci­dad éti­ca del con­jun­to de la so­cie­dad y con­fíe a po­cos in­di­vi­duos –a ve­ces de du­do­sa in­te­gri­dad mo­ral– la de- fi­ni­ción ex­clu­si­va del in­te­rés co­mún y la ges­tión de lo de to­dos sin po­si­bi­li­dad efec­ti­va de con­tro­lar­los. Nues­tras “de­mo­cra­cias” de­jan fue­ra al ciu­da­dano, y, cuan­do és­te re­cla­ma par­ti­ci­pa­ción, se le di­sua­de di­cien­do que ca­re­ce de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes. No hay ma­yor so­fis­ma que el de ape­lar a los co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos pa­ra es­ca­mo­tear la vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Pue­de que el grue­so de los ciu­da­da­nos ca­rez­ca de cier­tos co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos, pe­ro no de vo­lun­tad po­lí­ti­ca, y es és­ta lo que de­be pre­va­le­cer, pues las de­ci­sio­nes que han de to­mar­se pa­ra or­ga­ni­zar una so­cie­dad son, en el fon­do, de­ci­sio­nes éti­cas, no me­ra­men­te téc­ni­cas, y pa­ra ésas sí es­tá ca­pa­ci­ta­do y le­gi­ti­ma­do el

con­jun­to de los ciu­da­da­nos.

¿Hay en Eu­ro­pa al­gu­nas de­mo­cra­cias que sean más "au­tén­ti­cas" que otras?

–Aten­dien­do a al­gu­nos ín­di­ces con­cre­tos, po­dría­mos es­ta­ble­cer un “ran­king de de­mo­cra­cia”, pe­ro el mal es el mis­mo en to­do el mun­do: la uti­li­za­ción de la po­lí­ti­ca pa­ra la sal­va­guar­da de in­tere­ses pri­va­dos.

¿Có­mo ve el fu­tu­ro de Gre­cia?

–Las pers­pec­ti­vas son de­sola­do­ras, pues el de­te­rio­ro es enor­me, la reac­ción or­ga­ni­za­da no cua­ja y las me­di­das que se apli­can na­da ofre­cen al pue­blo grie­go.

Us­ted vi­ve en Ate­nas, ¿có­mo es allí el día a día?

–Des­de ha­ce cin­co años, ca­da día más du­ro: eso lo di­ce to­do.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.