La pa­cien­te y te­naz

Geo - - GEOICONO -

Co­mo a mu­chas per­so­nas, un trá­gi­co acon­te­ci­mien­to mar­có la vi­da de Ida Tar­bell (1857-1944). En 1872, con so­lo ca­tor­ce años, fue tes­ti­go de lo que se lla­mó la Ma­sa­cre de Cle­ve­land, en la que do­ce­nas de pe­que­ños pro­duc­to­res de pe­tró­leo de Ohio y Pen­sil­va­nia, en­tre los que se en­con­tra­ba su pa­dre, se en­fren­ta­ron a una te­rri­ble dis­yun­ti­va: mal­ven­der sus ne­go­cios a la Stan­dard Oil Com­pany de John D. Roc­ke­fe­ller, o in­ten­tar re­sis­tir y afron­tar la rui­na. En 1902, 30 años des­pués de los he­chos que per­mi­tie­ron a la Stan­dard Oil ha­cer­se con el 85% de to­das las re­fi­ne­rías de Cle­ve­land, Ida Tar­bell re­vo­lu­cio­na­ría la for­ma de ha­cer pe­rio­dis­mo con la pu­bli­ca­ción de La his­to­ria de la Stan­dard Oil Com­pany en la re­vis­ta McC­lu­re's, una in­ves­ti­ga­ción, pre­sen­ta­da en 19 en­tre­gas, que pon­dría fin a la si- tua­ción de mo­no­po­lio ins­tau­ra­da por Roc­ke­fe­ller. Tar­bell, apo­yán­do­se en va­rios do­cu­men­tos, y tras en­tre­vis­tar­se con de­ce­nas de em­plea­dos y abo­ga­dos, ade­más de lo­grar ha­blar –gra­cias a la ayu­da de Mark Twain– con Henry H. Ro­gers, po­de­ro­so eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía, se­lló el des­tino de la Stan­dard Oil al des­ta­par su su­cio jue­go. Con es­te tra­ba­jo, Ida Tar­bell se con­vir­tió en una de las más co­no­ci­das y repu­tadas muc­kra­kers, tér­mino acu­ña­do por el pre­si­den­te Roo­se­velt, que se tra­du­jo co­mo "re­mo­ve­do­res de ba­su­ra", y que sir­vió pa­ra de­fi­nir a una ge­ne­ra­ción de pe­rio­dis­tas que a prin­ci­pios del si­glo XX de­nun­cia­ron las de­sigual­da­des so­cia­les, los abu­sos em­pre­sa­ria­les y la corrupción po­lí­ti­ca, pro­mo­vien­do cam­bios le­gis­la­ti­vos que pa­ra­rían los pies a un ca­pi­ta­lis­mo des­bo­ca­do.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.