Di­gi­ta­li­zar la reali­dad

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec­tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Es­ti­ma­do lec­tor,

Pue­de que le sor­pren­da o pue­de que no, que pien­se que me lo in­ven­to, que ti­ro de ofi­cio pa­ra lle­nar es­tas lí­neas, pe­ro le ase­gu­ro que la his­to­ria que le voy a con­tar es real y ocu­rrió ha­ce po­co más de un año. En el mes de sep­tiem­bre de 2014, Zi­lla van den Born, una jo­ven ho­lan­de­sa de 25 años, es­tu­dian­te de Di­se­ño Grá­fi­co en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de Utrecht, sor­pren­dió a sus pa­dres con un anun­cio ines­pe­ra­do: pa­ra pre­pa­rar su proyecto de fin de ca­rre­ra, ha­bía de­ci­di­do re­ga­lar­se un via­je de cin­co se­ma­nas por el Sud­es­te Asiá­ti­co. Que­ría ais­lar­se de to­do, de­di­car tiem­po a pen­sar, a pro­yec­tar el tra­ba­jo que te­nía en men­te. Por eso, les di­jo, em­pren­de­ría el via­je en so­li­ta­rio. Fue tan con­vin­cen­te en su ar­gu­men­ta­ción, tan de­ci­di­da en sus plan­tea­mien­tos, que sus pa­dres no tu­vie­ron otra op­ción que tra­gar­se sus mie­dos y desear­le suer­te. A los po­cos días, car­ga­da con una mo­chi­la y un bol­so gran­de, Zi­lla se des­pe­día de ellos en el ae­ro­puer­to de Ams­ter­dam dis­pues­ta a su­bir­se a un avión y em­pren­der un via­je del que re­gre­sa­ría re­no­va­da y re­ple­ta de ideas. Sin em­bar­go, Zi­lla nun­ca lo hi­zo. Ja­más co­gió aquel avión. Tras ase­gu­rar­se de que sus pa­dres em­pren­dían el re­gre­so a ca­sa, car­ga­da con to­dos sus bul­tos, aban­do­nó el ae­ro­puer­to y se subió en un tren de vuel­ta a la ciu­dad. Em­pe­zó en­ton­ces su ver­da­de­ro via­je, su gran proyecto, uno que le lle­va­ría a per­ma­ne­cer es­con­di­da en su apar­ta­men­to du­ran­te 42 días. Uno con el que que­ría de­mos­trar que las co­sas no siem­pre son lo que pa­re­cen. Ni si­quie­ra sus ami­gas es­ta­ban al tan­to de sus in­ten­cio­nes. So­lo su no­vio co­no­cía el plan. Ho­ras des­pués de su su­pues­to em­bar­que, las pri­me­ras fo­to­gra­fías de una Zi­lla exul­tan­te, re­ple­ta de vi­ta­li­dad, co­men­za­ron a apa­re­cer en su cuen­ta de Fa­ce­book. Si­guie­ron mu­chas más. Zi­lla ha­cien­do es­nór­quel. Zi­lla en un res­tau­ran­te asiá­ti­co. Zi­lla jun­to a un mon­je bu­dis­ta. Zi­lla en un tem­plo jun­to a una ni­ña. Zi­lla en bi­ki­ni to­man­do el sol en una pla­ya de en­sue­ño. Zi­lla en Tai­lan­dia, en Laos, en Cam­bo­ya. To­dos lo cre­ye­ron. Pe­ro en reali­dad Zi­lla se­guía ocul­ta en su apar­ta­men­to. Las aguas trans­pa­ren­tes en las que prac­ti­ca­ba es­nór­quel eran las de su pis­ci­na. La co­mi­da del res­tau­ran­te asiá­ti­co la co­ci­nó ella mis­ma. La ha­bi­ta­ción del ho­tel tai­lan­dés des­de el que se co­mu­ni­ca­ba con sus pa­dres vía Sky­pe la re­creó en su pro­pio dor­mi­to­rio con som­bri­llas y lu­ces na­vi­de­ñas. Con la ayu­da de su or­de­na­dor y sus co­no­ci­mien­tos grá­fi­cos, Zi­lla ha­bía rea­li­za­do una se­rie de mon­ta­jes fo­to­grá­fi­cos creí­bles, di­gi­ta­li­zan­do y fal­sean­do la reali­dad. Que­ría de­mos­trar así la te­sis de su tra­ba­jo: que he­mos acep­ta­do las fo­to­gra­fías co­mo prue­bas irre­fu­ta­bles de al­go que no po­de­mos pro­bar, que nos fia­mos de una ima­gen igual que de nues­tros ojos. Sin em­bar­go, en un mun­do don­de más de la mi­tad de la po­bla­ción po­see una cá­ma­ra di­gi­tal, don­de se ha­cen más de mil mi­llo­nes de fo­tos al día, ¿po­de­mos per­mi­tir­nos ser tan con­fia­dos? Al­gu­nas de las con­se­cuen­cias que se de­ri­van de es­ta nue­va con­duc­ta se las de­ta­lla­mos en un re­por­ta­je in­te­rior. Le avan­zo que no to­das son po­si­ti­vas.

Zi­lla ha­bía rea­li­za­do una se­rie de mon­ta­jes fo­to­grá­fi­cos ab­so­lu­ta­men­te creí­bles. Que­ría de­mos­trar así la te­sis de su tra­ba­jo: que he­mos acep­ta­do las fo­to­gra­fías co­mo prue­bas irre­fu­ta­bles de al­go que no po­de­mos pro­bar, que nos fia­mos de una ima­gen igual que de nues­tros ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.