Es­ti­ma­do lec­tor, de­nos su opi­nión...

En­víe sus car­tas a nues­tra di­rec­ción de e-mail: geo@gyj.es o a tra­vés del co­rreo or­di­na­rio: Re­vis­ta GEO. Áncora, 40. 28045 Ma­drid.

Geo - - GEOCARTAS -

To­do el mun­do emi­gra pa­ra me­jo­rar la vi­da

Le­yen­do su ar­tícu­lo so­bre los tra­ba­ja­do­res, ti­tu­la­do “Tran­sEu­ro­pa-Ex­press” (GEO nº 340), me vi­nie­ron a la men­te los mi­llo­nes de cu­ba­nos que emi­gran ca­da día con sed de su­pe­rar la cri­sis vi­vi­da en nues­tro país, blo­quea­do du­ran­te tan­to tiem­po: mu­chos ami­gos, ve­ci­nos y co­no­ci­dos emi­gran a don­de quie­ren y pue­den. Por ejem­plo, a Ecua­dor, que tan­ta fa­ci­li­dad ofre­ce pa­ra el via­je, pues los cu­ba­nos no ne­ce­si­tan de la so­li­ci­tud de un vi­sa­do pa­ra via­jar a ese país; y tam­bién otros mu­chos paí­ses, don­de los cu­ba­nos sa­len a pin­tar un fu­tu­ro in­cier­to. Mu­chos has­ta ven­den sus ca­sas con el afán de ir­se a otras tie­rras des­co­no­ci­das a tra­ba­jar. Mu­chos lo ha­cen, co­mo se di­ce, por la iz­quier­da, otros mu­chos con la pro­me­sa de sus pa­tro­nes de ayu­dar­los con la le­ga­li­za­ción de sus do­cu­men­tos en el país, pe­ro mien­tras, los ex­plo­tan. Vi­vi­mos en un mun­do por en­te­ro de­sigual. Ca­da día to­do el mun­do es­tá bus­can­do me­jo­rar sus vi­das y no ha­ya­mos otro ca­mino que emi­grar, aun­que eso su­pon­ga la se­pa­ra­ción de la familia. A los cu­ba­nos tan­to nos afec­ta el blo­queo co­mo la ines­ta­bi­li­dad mun­dial pro­duc­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial.Val­dría la pe­na y me gus­ta­ría mu­cho que hi­cie­ran un re­por­ta­je so­bre esa po­bla­ción cu­ba­na que ca­da día lu­cha por so­bre­vi­vir aun­que sea en el mis­mo de­sier­to. Un sa­lu­do gran­de de es­ta cu­ba­na que vi­ve en Fran­cia.

Ye­le­nis To­rres Ar­ti­gas

Dis­ci­pli­na mi­li­tar con­tra in­ter­net

Leo con es­tu­pe­fac­ción su re­por­ta­je so­bre chi­cos en­gan­cha­dos a in­ter­net, “Ci­be­ra­dic­tos, ¡fir­mes!” (GEO nº 342) y me que­do ho­rro­ri­za­da an­te el mo­do que tie­nen los chi­nos de so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma tan co­mún a mu­chos ado­les­cen­tes. No ten­go no­ti­cias de que en Es­pa­ña ha­ya cen­tros de in­ter­na­mien­to “an­ti­in­ter­net” co­mo el que sa­le en su re­por­ta­je, con una fé­rrea dis­ci­pli­na mi­li­tar, y es­pe­ro que no los ha­ya nun­ca.

Ju­lia Mo­ra­les Pas­tor

Más so­bre la co­mi­da

Tras co­no­cer el úl­ti­mo in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud so­bre las car­nes pro­ce­sa­das y de leer su re­por­ta­je “La fie­bre de los cul­ti­vos” (GEO nº 342), la elec­ción de los ali­men­tos em­pie­za a ser un ver­da­de­ro que­bra­de­ro de ca­be­za. Me re­sul­ta des­agra­da­ble cons­ta­tar có­mo fun­cio­na la in­dus­tria cár­ni­ca a gran es­ca­la de Bra­sil. Las fo­tos que pu­bli­can son re­ve­la­do­ras de có­mo se tra­ta a los ani­ma­les y có­mo se pro­ce­san. ¡Y mu­cha pro­duc­ción es pa­ra abas­te­cer a Eu­ro­pa! ¿Qué co­me­ré ma­ña­na?

Jus­to Váz­quez

VI­DA MO­DER­NA Una ex­ten­sa red de au­to­bu­ses atra­vie­sa el con­ti­nen­te. Los pa­sa­je­ros son mi­llo­nes de emi­gran­tes que via­jan ha­cia sus pues­tos de tra­ba­jo: des­de Li­tua­nia a los Paí­ses Ba­jos, de Ru­ma­nía a Ita­lia... La redactora Dia­na Laarz y el fo­tó­gra­fo Da­niel Ro­sent­hal se suben a uno de ellos y acom­pa­ñan a al­gu­nas de es­tas per­so­nas, sin cu­yo ím­pro­bo es­fuer­zo no se po­dría man­te­ner en­gra­sa­da la ma­qui­na­ria de Eu­ro­pa. Tra­yec­to de un mi­cro­bús des­de Di­na­mar­ca a Li­tua­nia: 30 ho­ras pa­ra pa­sar dos días de des­can­so con la familia. La ca­rre­te­ra es par­te de la vi­da de mu­chos“tra­ba­ja­do­res itinerantes “.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.