"El si­glo XX fue muy fér­til en ideas de largo al­can­ce"

Del es­cri­tor bri­tá­ni­co John Higgs, re­es­cri­be el pa­sa­do re­cien­te con las ideas –y no los he­chos– co­mo mo­to­res del cam­bio.

Geo - - GEOENTREVISTA -

Des­pués de echar la vis­ta atrás y tran­si­tar por los hi­tos ideo­ló­gi­cos del si­glo XX, John Higgs se mues­tra op­ti­mis­ta de ca­ra al XXI. Y apues­ta to­das las car­tas de su es­pe­ran­za­da vi­sión a dos ele­men­tos nue­vos: la ge­ne­ra­ción del mi­le­nio (los na­ci­dos a par­tir de 1990) y la in­ter­co­nec­ti­vi­dad que les ofre­ce in­ter­net. "Soy de­ma­sia­do op­ti­mis­ta, ¡sí! Y a pro­pó­si­to. En los años ochen­ta, clau­di­ca­mos an­te el fu­tu­ro. Aho­ra, so­mos cons­cien­tes de los cre­cien­tes pro­ble­mas cli­má­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Pe­ro creo que la res­pues­ta más ra­zo­na­ble a un pa­no­ra­ma lú­gu­bre es for­zar­nos en ser op­ti­mis­tas, por­que a una men­te op­ti­mis­ta se le ocu­rren ideas pa­ra me­jo­rar las co­sas, mien­tras que las men­tes pe­si­mis­tas sim­ple­men­te se rin­den".

¿Qué va­ri­ta má­gi­ca tie­ne la ge­ne­ra­ción que us­ted lla­ma del mi­le­nio?

–Es in­ne­ga­ble que hay un cam­bio en la for­ma en que la ge­ne­ra­ción del mi­le­nio se ve a sí mis­ma, com­pa­ra­da con la de los que cre­ci­mos en el si­glo XX. Ya no se ven co­mo in­di­vi­duos li­bres de res­pon­sa­bi­li­dad. Sa­ben que to­do y to­dos es­tán in­ter­co­nec­ta­dos. Y eso pa­ra mí es una

bue­na ra­zón pa­ra el op­ti­mis­mo.

Su li­bro es una his­to­ria so­bre las ideas del si­glo XX, más que de acon­te­ci­mien­tos... –

Sí, mi li­bro es so­bre to­do una his­to­ria de las ideas, que siem­pre han si­do de la má­xi­ma im­por­tan­cia. Y el si­glo XX en par­ti­cu­lar no pue­de apre­ciar­se bien sin en­ten­der las nue­vas ideas que pro­du­jo. Un buen ejem­plo son las con­se­cuen­cias de la epi­fa­nía de Eins­tein so­bre la na­tu­ra­le­za del mun­do fí­si­co. De la men­te de es­te ge­nio so­li­ta­rio que tra­ba­ja­ba en la ofi­ci­na de pa­ten­tes de Ber­na sur­ge una idea que con­du­ce a la fór­mu­la E=mc2, que lle­va a Hi­ros­hi­ma, que con­du­ce a que Sta­lin com­pre la bom­ba en 1949, que lle­va di­rec­ta­men­te a que los ame­ri­ca­nos es­ta­blez­can en 1958 la or­ga- ni­za­ción in­ves­ti­ga­do­ra AR­PA, que pro­du­ce des­pués ARPANET, que se con­vier­te en In­ter­net, y que aca­ba pro­du­cien­do nues­tro mun­do mo­derno. El si­glo XX fue muy fér­til en ideas, que tu­vie­ron con­se­cuen­cias de mu­cho más largo al­can­ce que un he­cho po­lí­ti­co con­cre­to.

Us­ted re­la­cio­na con­cep­tos en apa­rien­cia in­co­ne­xos, co­mo las gran­des cor­po­ra­cio­nes y los ado­les­cen­tes, la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad y los cua­dros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.