EL TIEM­PO QUE SE FUN­DE Y ES­TI­RA

"La res­pues­ta ra­zo­na­ble an­te un fu­tu­ro lú­gu­bre es ser op­ti­mis­ta. A una men­te op­ti­mis­ta se le ocu­rren ideas pa­ra me­jo­rar las co­sas. La pe­si­mis­ta se rin­de"

Geo - - GEOENTREVISTA - María Lui­sa Fuen­tes

po­día es­ti­rar­se. En­con­trar nue­vas co­ne­xio­nes y pers­pec­ti­vas ori­gi­na­les es una bue­na for­ma de des­cu­brir in­tui­cio­nes que re­suel­van te­mas di­fí­ci­les, ade­más de que pue­de ser di­ver­ti­do.

¿No es ex­tra­ño un li­bro de his­to­ria cu­yos pro­ta­go­nis­tas son cien­tí­fi­cos, ma­te­má­ti­cos, ar­tis­tas, es­cri­to­res, fi­ló­so­fos... en lu­gar de po­lí­ti­cos?

–La ma­yo­ría de los li­bros de his­to­ria se cen­tra en los po­lí­ti­cos o en las per­so­nas que de­ten­tan el po­der. No te­nía sen­ti­do por mi par­te re­pe­tir lo que ya se ha di­cho. Ade­más, du­ran­te bue­na par­te de la his­to­ria re­cien­te, pa­re­ce que los po­lí­ti­cos son los úl­ti­mos en en­te­rar­se de lo que pa­sa. La res­pues­ta al cam­bio cli­má­ti­co de los po­lí­ti­cos ame­ri­ca­nos es un ejem­plo evi­den­te. Los po­lí­ti­cos no ge­ne­ran cam­bios que den for­ma a la his­to­ria, co­mo In­ter­net o la ca­pa­ci­dad de di­vi­dir el áto­mo. Ellos se afe­rran a lo es­ta­ble­ci­do mien­tras esos cam­bios re­for­ma­tean nues­tro mun­do. Los veo co­mo ca­pi­ta­nes de bar­cos en me­dio de una tem­pes­tad, que in­ten­tan man­te­ner fir­me el rum­bo mien­tras son sa­cu­di­dos por olas enor­mes. Ellos ac­túan de la me­jor for­ma que sa­ben, pe­ro lo im­por­tan­te en reali­dad es la tor­men­ta.

Afir­ma us­ted que el si­glo XX re­sul­tó tan vio­len­to por­que fue un pe­rio­do de tran­si­ción en­tre dos gran­des sis­te­mas. En­ton­ces, ¿po­dría el XXI ser me­nos dra­má­ti­co? –

El si­glo XXI aún no ha pro­du­ci­do na­da com­pa­ra­ble a Ausch­witz, la ba­ta­lla de Som­me o

La per­sis­ten­cia de la memoria Hi­ros­hi­ma, por lo que de mo­men­to y sin triun­fa­lis­mos no ha si­do tan ho­rri­ble co­mo el XX. Aun­que es­to no les sir­va de na­da a los si­rios. La­men­ta­ble­men­te el XXI tie­ne el po­ten­cial de ser tan vio­len­to co­mo el XX, gra­cias a la com­bi­na­ción de Es­ta­dos fa­lli­dos, gue­rras por los re­cur­sos y pers­pec­ti­vas ab­so­lu­tis­tas de ver el mun­do. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que ne­ce­sa­ria­men­te ten­ga que ser­lo.

La his­to­ria que cuen­ta es la de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, ¿no de­be­ría­mos mi­rar tam­bién al res­to del mun­do?

–La in­ter­ac­ción en­tre Oc­ci­den­te y el res­to del mun­do es una his­to­ria di­fe­ren­te, pe­ro enor­me­men­te im­por­tan­te. In­clu­so a mí me re­sul­ta di­fí­cil ver con op­ti­mis­mo la com­bi­na­ción de pers- pec­ti­vas del mun­do ab­so­lu­tis­tas, fun­da­men­ta­lis­tas y el en­tra­ma­do del mun­do del si­glo XXI.

¿Di­ce us­ted que el di­ne­ro ya no es tan im­por­tan­te?

–La idea de que el “di­ne­ro” es lo úni­co im­por­tan­te, que im­pe­ró en los años ochen­ta, ha cam­bia­do. El cre­ci­mien­to de las mo­ne­das di­gi­ta­les que no tie­nen nin­gún cen­tro de emi­sión va a ser muy in­tere­san­te, creo...

¿Han si­do su­pe­ra­das to­das las ideas del si­glo XX?

–Es­pe­ro que no. Hu­bo mu­chas ideas bri­llan­tes y re­vo­lu­cio­na­rias que cam­bia­ron el mun­do a me­jor. El con­cep­to que el si­glo XXI es­tá re­cha­zan­do po­co a po­co es el in­di­vi­dua­lis­mo: que el in­di­vi­duo li­bre de res­pon­sa­bi­li­dad da sen­ti­do al mun­do.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.