Nue­va pro­pul­sión

In­ves­ti­ga­do­res des­cu­bren una ma­te­ria que se mue­ve con la luz.

Geo - - GEONOTICIAS -

Cuan­do el equi­po cien­tí­fi­co de Yong Sheng Chen di­ri­gió un ra­yo lá­ser ha­cia un blo­que de grafeno –cristal de car­bono–, el ob­je­to dio un sal­to ines­pe­ra­do: se mo­vió has­ta 40 cen­tí­me­tros. Los cien­tí­fi­cos en­se­gui­da tu­vie­ron cla­ro que el sal­to no po­día de­ber­se a la luz en sí mis­ma. Es ver­dad que exis­te la po­si­bi­li­dad de mo­ver ob­je­tos con la “pre­sión” de un ra­yo de luz: la ve­la so­lar de la son­da es­pa­cial Ika­ros, por ejem­plo, fun­cio­na se­gún es­te prin­ci­pio. ¿Pe­ro un sal­to tan largo de un ob­je­to re­la­ti­va­men­te gran­de ba­jo con­di­cio­nes de gra­ve­dad te­rres­tre? Eso es al­go que re­sul­ta im­pen­sa­ble.

En­ton­ces, ¿qué em­pu­jó el ob­je­to? Los in­ves­ti­ga­do­res sos­pe­chan lo si­guien­te: el grafeno ab­sor­be muy bien la luz, pe­ro tam­bién li­be­ra muy fá­cil­men­te sus elec­tro­nes. Ba­jo el im­pac­to de la luz, una gran can­ti­dad de elec­tro­nes se li­be­ra brus­ca­men­te y aban­do­na el grafeno, des­pla­zán­do­se ha­cia la fuen­te de luz. De es­ta ma­ne­ra se pro­du­ce una re­pul­sión... y el ob­je­to se mue­ve. Al­gún día, creen los in­ves­ti­ga­do­res, es­te mo­do de pro­pul­sión me­dian­te luz y elec­tro­nes de grafeno se po­dría uti­li­zar pa­ra via­jes es­pa­cia­les de largo re­co­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.