Coor­di­na­ción en el vue­lo de for­ma­ción

Las ban­da­das de aves son enor­mes o pe­que­ñas, pe­ro ca­si nun­ca me­dia­nas, lo que tie­ne su mo­ti­vo.

Geo - - GEONOTICIAS -

Ca­da oto­ño se pue­de ob­ser­var un fas­ci­nan­te es­pec­tácu­lo na­tu­ral en el cie­lo so­bre Roma: mi­llo­nes de es­tor­ni­nos so­bre­vue­lan la ciu­dad en for­ma­cio­nes que cam­bian por mo­men­tos. Tam­bién so­bre la cos­ta del mar del Nor­te se pue­den ob­ser­var gi­gan­tes­cas ban­da­das de aves ma­ri­nas. Lo que lla­ma la aten­ción es el ta­ma­ño de las ban­da­das: muy gran­des o muy pe­que­ñas, pe­ro nin­gu­na de ta­ma­ño me­diano. Un equi­po de in­ves­ti­ga- do­res de la Uni­ver­si­dad Sa­pien­za, de Roma, ha en­con­tra­do una ex­pli­ca­ción: en una ban­da­da de ta­ma­ño me­diano, la co­mu­ni­ca­ción en­tre las aves de­ja de fun­cio­nar.

Y la co­mu­ni­ca­ción es ne­ce­sa­ria pa­ra evi­tar cho­ques du­ran­te sus ve­lo­ces ma­nio­bras de vue­lo. Ca­da in­di­vi­duo de la ban­da­da ob­ser­va cons­tan­te­men­te las ma­nio­bras de sus en­tre seis y sie­te ve­ci­nos. Con ellos coor­di­na sus pro­pios mo­vi­mien­tos de vue­lo y los ajus­tan en­se­gui­da des­pués de cual­quier al­te­ra­ción. Cuan­do un ejem­plar cam­bia de di­rec­ción, los pri­me­ros en reac­cio­nar son los ve­ci­nos; des­pués, el cam­bio se pro­pa­ga a gran velocidad por to­da la ban­da­da.

Tal in­for­ma­ción se di­fun­de a mo­do de on­da. Pe­ro co­mo ob­ser­vó el equi­po de An­drea Cavagna en mu­chas gra­ba­cio­nes en 3D de las ban­da­das ro­ma­nas de es­tor­ni­nos, hay dos ti­pos de on­das: en ban­da­das de 10.000 y más aves, un cam­bio del pa­trono de vue­lo se pro­pa­ga co­mo una on­da so­no­ra. En ban­da­das de me­nos de 1.000 aves, sin em­bar­go, la on­da tie­ne otra for­ma: re­cuer­da el mo­vi­mien­to de los elec­tro­nes en un imán.

Cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res re­cu­rrie­ron a un mo­de­lo fí­si­co pa­ra si­mu­lar el com­por­ta­mien­to de las ban­da­das de di­fe­ren­te ta­ma­ño, lle­ga­ron a un sor­pren­den­te re­sul­ta­do: en las ban­da­das de ta­ma­ño gran­de, el “ti­po on­da so­no­ra” se pro­pa­ga sin pro­ble­mas en­tre sus in­di­vi­duos; en las pe­que­ñas so­lo fun­cio­na el “ti­po mag­né­ti­co”.

En las ban­da­das de ta­ma­ño me­diano na­cen am­bos ti­pos, pe­ro las on­das en­se­gui­da son amor­ti­gua­das de ma­ne­ra tan vio­len­ta que ya no pue­den pro­pa­gar­se. Por lo tan­to, la ban­da­da de­ja de ser es­ta­ble y las aves ter­mi­nan por se­pa­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.