Evo­lu­ción du­ran­te la no­che

No hay na­da co­mo dor­mir bien: así lo de­mues­tran ob­ser­va­cio­nes en ba­bui­nos y oran­gu­ta­nes.

Geo - - GEONOTICIAS -

En la evo­lu­ción del ser hu­mano, el sue­ño ha ju­ga­do un pa­pel más im­por­tan­te de lo que se pen­sa­ba has­ta aho­ra. Así lo su­gie­ren unos es­tu­dios de los an­tro­pó­lo­gos Da­vid Sam­son y Ro­bert Shu­ma­ker. Los in­ves­ti­ga­do­res es­tu­dia­ron a oran­gu­ta­nes y ba­bui­nos du­ran­te su des­can­so noc­turno: pa­ra dor­mir, los ba­bui­nos se sien­tan so­bre ra­mas. Tam­bién du­ran­te el sue­ño, su mus­cu­la­tu­ra siem­pre es­tá li­ge­ra­men­te ten­sa pa­ra evi­tar una caí­da. Por eso se des­pier­tan a me­nu­do du­ran­te bre­ves mo­men­tos. Al con­tra­rio que los oran­gu­ta­nes y otros ho­mí­ni­dos co­mo go­ri­las, chim­pan­cés y bo­no­bos, que duer­men en ni­dos que cons­tru­yen de ho­jas y ra­mas. De ahí que ten­gan un des­can­so noc­turno más re­la­ja­do. Los oran­gu­ta­nes tie­nen un sue­ño más largo y pro­fun­do que los ba­bui­nos. Por lo tan­to, los an­tro­pó­lo­gos Sam­son y Shu­ma­ker su­po­nen que la ca­li­dad su­pe­rior del sue­ño de los ho­mí­ni­dos, tam­bién en el ca­so de nues­tros pro­pios an­ces­tros, con­lle­vó ven­ta­jas evo­lu­ti­vas: las fa­ses más in­ten­sas de des­can­so po­drían ha­ber te­ni­do efec­tos po­si­ti­vos so­bre el de­sa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas, la memoria y el apren­di­za­je so­cial. O sea, ¡cons­truir un ni­do me­re­ce la pe­na!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.