¿Y por qué no?

Geo - - EDITORIAL -

Es­ti­ma­do lec­tor, Via­jé a Omán ha­ce ya unos cuan­tos años, cuan­do aún no exis­tía al-Qae­da ni el Daesh. Re­cuer­do que el sul­ta­na­to, ubi­ca­do en la bo­ca­na del Gol­fo Pér­si­co y go­ber­na­do en­ton­ces, co­mo hoy, por el sul­tán Qa­bus bin Said, cu­ya di­nas­tía ri­ge los de­sig­nios de país des­de el si­glo XVII, se me pre­sen­tó co­mo una ar­ca­dia fe­liz, ro­dea­do de de­sier­tos y mon­ta­ñas, lu­ga­res re­mo­tos y oa­sis per­di­dos. Po­seía mu­chas de las mo­der­ni­da­des del si­glo XX –mu­chas más de las que yo es­pe­ra­ba, pa­ra qué ne­gar­lo, pe­ro sin el lu­jo y la vul­ga­ri­dad os­ten­to­sa de otras zo­nas–, pe­ro al mis­mo tiem­po per­ma­ne­cía an­cla­do en el pa­sa­do. Pa­ra un via­je­ro, sa­tu­ra­do de lec­tu­ras y ávi­do de ex­pe­rien­cias, el lu­gar era per­fec­to pa­ra de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción. Lo re­co­rrí en com­pa­ñía de un buen ami­go, el fo­tó­gra­fo Paul Alan Put­nam, y lo hi­ci­mos de arri­ba aba­jo, em­pe­zan­do por Mus­cat, la ca­pi­tal, y aca­ban­do por Sa­la­lah, unos mil ki­ló­me­tros al sur, jun­to a la fron­te­ra con Ye­men. En el ca­mino, ade­más de mu­cho ca­lor, al­gún que otro pal­me­ral y ca­rre­te­ras de­sier­tas, en­con­tra­mos las lo­ca­li­da­des de Niz­wa y de Sur, el Ye­bel Aj­dar, los dhows de Sim­bad el Ma­rino, los ár­bo­les de in­cien­so. Tam­bién va­rios ua­dis, tan verdes y sal­va­jes co­mo siem­pre los ima­gi­né, an­ti­guos y nue­vos fuer­tes, mer­ca­dos de pescado y de ga­na­do, bu­lli­cio­sos y pes­ti­len­tes co­mo to­dos los mer­ca­dos de pescado y de ga­na­do que he po­di­do vi­si­tar en cual­quier otro lu­gar del mun­do, las tor­tu­gas verdes de la pe­nín­su­la de Ras al-Jinz... Pue­do de­cir que ca­mi­na­mos con la mis­ma tran­qui­li­dad por la bo­ni­ta cor­ni­che de Mus­cat, ro­dea­dos de dish­das­has (tú­ni­cas) y muz­zars (tur­ban­tes), co­mo por las are­nas del de­sier­to de Rub’ al-Ja­li en­tre más­ca­ras, vie­jas ca­ra­bi­nas y jan­ya­res, las tra­di­cio­na­les da­gas cur­vas pro­pias de es­tas la­ti­tu­des. Con la mis­ma tran­qui­li­dad, con la mis­ma cor­dia­li­dad, con la mis­ma to­le­ran­cia. De­cir es­to de un país ubi­ca­do en una re­gión aso­la­da por el te­rro­ris­mo y los odios sec­ta­rios no es cual­quier co­sa. El he­cho de que Omán, de re­li­gión mu­sul­ma­na, sea la pa­tria del iba­dis­mo, la ter­ce­ra ra­ma del is­lam no ads­cri­ta a la su­ní ni a la chií, me­nos co­no­ci­da, más mo­de­ra­da, des­po­li­ti­za­da y des­ra­di­ca­li­za­da, tie­ne sin du­da mu­cho que ver en ello. Le cuen­to to­do es­to a pro­pó­si­to de nues­tra por­ta­da. Y lo ha­go por­que ima­gino cuál ha po­di­do ser su reac­ción al ver­la. Con la que es­tá ca­yen­do en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, con to­do lo que es­ta­mos vien­do en Siria y Af­ga­nis­tán, des­pués de lo de Char­lie Heb­do, los 130 ase­si­na­dos de Pa­rís, la muer­te de dos po­li­cías es­pa­ño­les en nues­tra em­ba­ja­da de Ka­bul, de los mi­lla­res de re­fu­gia­dos, des­pués de to­do es­to, di­go, se pre­gun­ta­rá us­ted có­mo se nos ocu­rre una por­ta­da co­mo es­ta. Le con­tes­to con otra pre­gun­ta, la que yo mis­mo me hi­ce: ¿vol­ve­ría hoy a via­jar a Omán (y por ex­ten­sión a Du­bái y Abu Dha­bi)? Por su­pues­to, ¿por qué no? Mi ex­pe­rien­cia fue tan gra­ti­fi­can­te, mis re­cuer­dos tan gra­tos, el tra­to tan ama­ble y ex­qui­si­to, que re­cha­zar­lo por la sal­va­je enaje­na­ción de unos fa­ná­ti­cos se­ría clau­di­car an­te el sec­ta­ris­mo y sus ab­sur­das pre­ten­sio­nes.

Con la que es­tá ca­yen­do en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, con to­do lo que es­ta­mos vien­do en Siria y Af­ga­nis­tán, se pre­gun­ta­rá us­ted có­mo se nos ocu­rre una por­ta­da co­mo es­ta. Le con­tes­to con otra pre­gun­ta, la que yo mis­mo me hi­ce: ¿vol­ve­ría hoy a via­jar a Omán (y por ex­ten­sión a Du­bái y Abu Dha­bi)? Por su­pues­to, ¿por qué no?

Ju­lián D ue­ñas

Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.