Tiem­pos pro­fé­ti­cos

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Es­ti­ma­do lec­tor,

Des­de que el mundo es mundo las se­ña­les pro­ve­nien­tes de lo al­to nos han lle­ga­do re­ves­ti­das de un ha­lo inequí­vo­co, trá­gi­co, na­da es­pe­ran­za­dor: se­ña­les en el cie­lo, des­gra­cias en la tie­rra, de­jó es­cri­to la Bi­blia. So­lo en el pa­sa­do año tu­vi­mos oca­sión de con­tem­plar con­jun­cio­nes pla­ne­ta­rias, “lu­nas de san­gre”, llu­vias de me­teo­ros y eclip­ses en los cie­los; te­rre­mo­tos, inun­da­cio­nes, se­quías y hu­ra­ca­nes en la tie­rra. To­do in­di­ca pues que son los nues­tros tiem­pos pro­fé­ti­cos, tiem­pos de se­ña­les y re­ve­la­cio­nes, de ad­ver­ten­cias e in­cer­ti­dum­bres. Tiem­pos en los que na­die ele­va ya la mi­ra­da a las al­tu­ras con el sen­ci­llo y gra­ti­fi­can­te an­he­lo de la con­tem­pla­ción, sino ba­jo el pe­so de la an­gus­tia y la pe­sa­dum­bre. Dí­ga­me que­ri­do lec­tor có­mo ex­pli­car si no es­te nú­me­ro de la re­vis­ta, en ab­so­lu­to pre­me­di­ta­do, más que como una nue­va con­jun­ción de se­ña­les pro­fé­ti­cas. Se lo mos­tra­ré: en Mé­xi­co, una so­cie­dad mo­der­na, di­ná­mi­ca y en pleno cre­ci­mien­to ex­pe­ri­men­ta una ca­tar­sis co­lec­ti­va y de­ci­de vol­ver la vis­ta atrás, a sus orí­ge­nes pre­co­lom­bi­nos, en bus­ca de una nue­va luz que ilu­mi­ne su ti­tu­bean­te an­da­du­ra. La cul­tu­ra del Ja­guar, aga­za­pa­da du­ran­te si­glos, vuel­ve a la­tir con fuer­za y to­ma las ca­lles con el oní­ri­co en­can­to de los tiem­pos pre­té­ri­tos; los san­tua­rios se lle­nan de pe­re­gri­nos, las gen­tes reconquistan las al­mas de sus an­te­pa­sa­dos y todos bus­can res­pues­tas en an­cia­nas cons­truc­cio­nes y ri­tua­les ol­vi­da­dos. Mien­tras, en los ati­bo­rra­dos es­ta­dios hom­bres en­mas­ca­ra­dos es­ce­ni­fi­can a mam­po­rros la eter­na disputa en­tre el bien y el mal. En el mis­mo con­ti­nen­te, al­go más al sur, los cie­los se abren pa­ra des­car­gar to­do su po­der en un re­mo­to lu­gar jun­to al la­go de Ma­ra­cai­bo. Ca­ta­tum­bo lo lla­man. En nin­gún otro lu­gar del pla­ne­ta se ha vis­to nun­ca caer tan­tos ra­yos jun­tos como en es­te pe­que­ño pue­blo de pes­ca­do­res ve­ne­zo­lano. Y sin em­bar­go, lo que du­ran­te si­glos se con­si­de­ró un es­pec­tácu­lo te­mi­ble so­bre un an­cho mar de ne­gru­ra, es­po­lea hoy la fan­ta­sía de las gen­tes que ven en el fe­nó­meno un nue­vo ma­ná caí­do del cie­lo en for­ma de vi­si­ta tu­rís­ti­ca. Hay más. En el le­jano Ár­ti­co, los búhos ni­va­les, cria­tu­ras re­ves­ti­das de un blan­co ce­les­tial, aban­do­nan la de­sier­ta vas­te­dad he­la­da en pleno in­vierno pa­ra di­ri­gir­se al sur. ¿Qué men­sa­je nos traen? Los cien­tí­fi­cos se mues­tran im­po­ten­tes an­te tan in­son­da­ble mis­te­rio y tra­tan de de­ter­mi­nar, apo­yán­do­se en las vir­tu­des car­di­na­les, qué ra­zo­nes se ocul­tan tras el ex­tra­ño com­por­ta­mien­to. Pa­ra ahon­dar en el des­con­cier­to, un gru­po de cow­boys ne­gros re­co­rren las ca­lles de Fi­la­del­fia cual ji­ne­tes del Apocalipsis, mien­tras en dis­tin­tas par­tes del mundo asis­ti­mos a un fe­nó­meno sin­gu­lar, una re­vo­lu­ción ve­ge­tal que pre­go­na el cul­ti­vo de ali­men­tos sin tie­rra y sin luz so­lar. Y la his­to­ria nos cuen­ta có­mo ha­ce más de cien años una mu­jer de apo­do dia­bó­li­co y su­til in­te­li­gen­cia as­pi­ró a ocu­par una Ca­sa Blan­ca tras per­ver­tir a las mu­je­res de­cen­tes. An­te es­te cú­mu­lo de se­ña­les, que un per­so­na­je como Pri­mo Le­vi, cro­nis­ta de uno de los mo­men­tos más te­rri­bles de la hu­ma­ni­dad, cie­rre la re­vis­ta no pue­de ser ca­sua­li­dad. O sí.

To­do in­di­ca pues que son los nues­tros tiem­pos pro­fé­ti­cos, tiem­pos de se­ña­les y re­ve­la­cio­nes, de ad­ver­ten­cias e in­cer­ti­dum­bres. Tiem­pos en los que na­die ele­va ya la mi­ra­da a las al­tu­ras con el sen­ci­llo y gra­ti­fi­can­te an­he­lo de la con­tem­pla­ción, sino ba­jo el pe­so de la an­gus­tia y la pe­sa­dum­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.