Apren­der en la na­tu­ra­le­za

Las su­per­fi­cies ver­des fo­men­tan el ren­di­mien­to es­co­lar.

Geo - - GEONOTICIAS -

La ma­yo­ría de los pa­dres ya in­tu­ye que es­tar al ai­re li­bre es bueno pa­ra sus hi­jos. De ahí que una fra­se re­pe­ti­da por ellos sea: “Ni­ños, ¿por qué no sa­lís fue­ra a ju­gar?” Un es­tu­dio rea­li­za­do en nues­tro país aca­ba de con­fir­mar es­ta co­ra­zo­na­da. Un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res di­ri­gi­do por Pa­yam Dad­vand, del bar­ce­lo­nés Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Epi­de­mio­lo­gía Am­bien­tal (CREAL), lle­ga a la con­clu­sión de que la pre­sen­cia de es­pa­cios ver­des al­re­de­dor de las es­cue­las de en­se­ñan­za pri­ma­ria tie­ne na­da me­nos que tres efec­tos po­si­ti­vos so­bre los ni­ños: los ani­ma a mo­ver­se, fo­men­ta la cu­rio­si­dad y la crea­ti­vi­dad y re­du­ce la con­ta­mi­na­ción del ai­re cau­sa­da por el trá­fi­co.

En el marco del es­tu­dio, los cien­tí­fi­cos exa­mi­na­ron a 2.600 ni­ños en eda­des de en­tre sie­te y diez años. Con­cre­ta­men­te se eva­lua­ron la me­mo­ria y el in­ter­va­lo de aten­ción, y eso ca­da tres me­ses y du­ran­te va­rios años. Se tu­vo en cuen­ta la ex­ten­sión de los es­pa­cios ver­des al­re­de­dor de la es­cue­la y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.