Ba­buino y do­ma­dor de lo­bos

¿Por qué el gran de­pre­da­dor es bien acep­ta­do en­tre las ma­na­das de mo­nos de Etio­pía?

Geo - - GEONOTICIAS -

¿Un lobo en me­dio de una ma­na­da de mo­nos? Con­tra to­do pro­nós­ti­co los pri­ma­tes no hu­yen chi­llan­do, aunque las crías de los ge­la­das, pa­rien­tes de los ba­bui­nos que ha­bi­tan en las tie­rras al­tas de Etio­pía, po­drían for­mar par­te del me­nú del de­pre­da­dor. Los mo­nos que vi­ven en gru­pos de has­ta 700 in­di­vi­duos hu­yen en­se­gui­da cuan­do ven pe­rros sal­va­jes. Sin em­bar­go, per­mi­ten que el lobo etío­pe se acer­que has­ta una dis­tan­cia de en­tre uno y dos me­tros, se­gún el pri­ma­tó­lo­go Vi­vek Ven­ka­ta­ra­man, del Dart­mouth Co­lle­ge (Es­ta­dos Uni­dos).

Los lo­bos se mue­ven tran­qui­la­men­te por la ma­na­da de ge­la­das y se preo­cu­pan de no per­tur­bar­los. ¿Cuál es el be­ne­fi­cio pa­ra am­bas es­pe­cies si acep­tan es­ta cer­ca­nía? Los lo­bos pue­den te­ner ac­ce­so más fá­cil­men­te a su pre­sa prin­ci­pal, los pe­que­ños roe­do­res que son es­pan­ta­dos por los mo­nos. Los jó­ve­nes ge­la­das, a su vez, se be­ne­fi­cian por­que los lo­bos no los ata­can. Los in­ves­ti­ga­do­res se pre­gun­tan si es­te ti­po de acer­ca­mien­to en­tre es­pe­cies po­dría re­pre­sen­tar una fa­se tem­pra­na de do­mes­ti­ca­ción: tal vez el lobo se va con­vir­tien­do de ma­ne­ra se­me­jan­te en un pe­rro do­mes­ti­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.