¿Asép­ti­co? ¡No, gra­cias!

Quie­nes han es­ta­do ex­pues­tos a mu­chos gér­me­nes en la ni­ñez su­fren me­nos aler­gias.

Geo - - GEONOTICIAS -

La na­riz se con­ges­tio­na, la res­pi­ra­ción se com­pli­ca: en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, ca­da vez más per­so­nas su­fren aler­gias. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Gan­te (Bél­gi­ca), el pol­vo de los ani­ma­les de es­ta­blo pue­de ayu­dar a pro­te­ger a los ni­ños de pos­te­rio­res aler­gias. La aler­gó­lo­ga An­ge­li­ka von Mu­tius ha des­cu­bier­to que los ni­ños que cre­cen en una gran­ja desarroes­pe­cia­lLos­lla­nu­nain­mu­ni­dad. Re­sul­ta­dos se­me­jan­tes se han de­ri­va­ron a tra­vés de es­tu­dios rea­li­za­dos con miem­bros de los amish, una co­mu­ni­dad cris­tia­na de Es­ta­dos Uni­dos que lle­va una vi­da par­ti­cu­lar­men­te tra­di­cio­nal. Un pa­pel de­ci­si­vo le co­rres­pon­de a las bac­te­rias: jun­to con otros co­le­gas de la Uni­ver­si­dad de Gan­te, Von Mu­tius lo­gró des­ci­frar có­mo las bac­te­rias im­pi­den has­ta cier­to pun­to el na­ci­mien­to de aler­gias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.