¿Po­de­mos “cu­rar“malos há­bi­tos mien­tras so­ña­mos?

Sí, di­cen in­ves­ti­ga­do­res is­rae­líes. Y mues­tran po­si­bles be­ne­fi­cios.

Geo - - GEONOTICIAS -

Ha­ce tiem­po que la cien­cia afir­ma que a ve­ces in­terio­ri­za­mos más co­sas mien­tras dor­mi­mos en la ca­ma que des­pier­tos en el co­le­gio. Aho­ra, sin em­bar­go, nue­vos es­tu­dios de­mues­tran que po­de­mos “bo­rrar” o re­cha­zar ma­las cos­tum­bres, malos re­cuer­dos y tal vez in­clu­so fo­bias du­ran­te el sue­ño.

Un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Cien­tí­fi­co Weiz­mann, en Is­rael, por ejem­plo, lo­gró que un gru­po de fu­ma­do­res re­du­je­ra con­si­de­ra­ble­men­te su con­su­mo de ci­ga­rri­llos. Pa­ra ello, bas­tó con ex­po­ner a los fu­ma­do­res dur­mien­tes al olor de los ci­ga­rri­llos y del pes­ca­do po­dri­do a la vez. Como el he­dor a pu­tre­fac­ción re­sul­ta re­pug­nan­te a prác­ti­ca­men­te todos los se­res hu­ma­nos, el olor a ci­ga­rri­llo pa­sa­ba a asociarse de la no­che a la ma­ña­na con tan as­que­ro­so tu­fo y es­ta co­ne­xión se an­cla­ba pro­fun­da­men­te en el ce­re­bro.

¿El re­sul­ta­do? En pro­me­dio, los par­ti­ci­pan­tes fu­ma­ron un 30% me­nos en la semana des­pués del ex­pe­ri­men­to.

Se­gún la neu­ro­bió­lo­ga Anat Ar­zi, es­te con­di­cio­na­mien­to ol­fa­ti­vo ocu­rre me­nos du­ran­te la fa­se de al­ta ac­ti­vi­dad del ce­re­bro (fa­se REM), y más du­ran­te las fa­ses de sue­ño pro­fun­do ( slow wa­ve sleep). Por el con­tra­rio, en es­ta­do de vi­gi­lia, el mé­to­do no fun­cio­nó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.