Tes­ti­go y cro­nis­ta del ho­lo­caus­to

Geo - - GEOICONO -

Las le­yes ra­cia­les im­pe­ran­tes en la Ita­lia de los años cua­ren­ta le apar­ta­ron de lo que pa­re­cía un des­tino tran­qui­lo y bri­llan­te y le con­du­je­ron a otro más os­cu­ro, más té­tri­co, más si­nies­tro. Un des­tino al que so­bre­vi­vió pe­ro que mo­de­la­ría su vi­da has­ta con­ver­tir­le en el gran cro­nis­ta del ho­lo­caus­to na­zi. Pri­mo Le­vi (1919-1987) na­ció en Tu­rín en el seno de una fa­mi­lia ju­día se­far­dí. En 1941se li­cen­ció en Quí­mi­ca, pe­ro an­te la im­po­si­bi­li­dad de en­con­trar tra­ba­jo por su con­di­ción de ju­dío, co­men­zó a tra­ba­jar de ma­ne­ra clan­des­ti­na en una mi­na de amian­to en Ba­lan­ge­ro, pe­que­ña lo­ca­li­dad pró­xi­ma a su ciu­dad na­tal. Tras dos años allí, en 1943, tra­tó de unir­se a los par­ti­sa­nos. Su inex­pe­rien­cia en es­te cam­po le lle­vó a ser de­te­ni­do ese mis­mo año. Iden­ti­fi­ca­do como ju­dío, fue en­tre­ga­do a las tro­pas de ocu­pa­ción ale­ma­na y de­por­ta­do al cam­po de concentración de Mo­no­witz, den­tro del com­ple­jo de Ausch­witz, en Po­lo­nia. Allí per­ma­ne­ció has­ta su li­be­ra­ción por el ejér­ci­to ru­so en 1945. De vuel­ta en Ita­lia, Pri­mo Le­vi tra­ba­jó como quí­mi­co in­dus­trial, al tiem­po que co­men­zó a es­cri­bir so­bre sus ex­pe­rien­cias en cau­ti­ve­rio. Sus dos pri­me­ros li­bros de me­mo­rias ( Si es­to es un hom­bre y La tre­gua) pron­to se con­vir­tie­ron en un re­fe­ren­te li­te­ra­rio del ho­rror na­zi. En 1977 aban­do­nó su tra­ba­jo en la fac­to­ría quí­mi­ca pa­ra de­di­car­se a la li­te­ra­tu­ra. En 1982 publica Si aho­ra no, ¿cuán­do?, con­vir­tién­do­se en un au­tor mun­dial­men­te co­no­ci­do. Le­vi mu­rió al caer­se por el hue­co de la es­ca­le­ra de su vi­vien­da en 1987. La cau­sa ofi­cial fue el sui­ci­dio, pe­ro nun­ca se acla­ró del to­do.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.