Be­lle­zas es­con­di­das

Los ne­nú­fa­res cre­cen en to­do el pla­ne­ta. Pe­ro los más be­llos sue­len ha­cer­lo don­de na­die los ve. Un equi­po cien­tí­fi­co bus­ca ejem­pla­res es­plén­di­dos en el sal­va­je no­roes­te de Aus­tra­lia pa­ra con­se­guir que per­vi­van de aquí a la eter­ni­dad. GEO es­tu­vo con ello

Geo - - SUMARIO MARZO - Fo­tos: Ch­ris­tian Zie­gler Tex­to: An­ke Spar­mann

Los ne­nú­fa­res más her­mo­sos flo­re­cen don­de el hom­bre ape­nas pue­de ad­mi­rar­los: en el no­roes­te so­li­ta­rio de Aus­tra­lia. ¿Po­dría ha­ber allí nue­vas es­pe­cies? Un via­je de ex­plo­ra­ción al Out­back sal­va­je de la re­gión de Kim­ber­ley.

EEL LU­GAR DON­DE las plan­tas se vuel­ven in­mor­ta­les se en­cuen­tra en West Sus­sex, In­gla­te­rra. Wa­kehurst Pla­ce per­te­ne­ce a Kew Gardens, el jar­dín bo­tá­ni­co de Lon­dres. De­trás de los mu­ros de ce­men­to de es­te ban­co de se­mi­llas, en un re­cin­to a prue­ba de bom­bas a me­nos 20 gra­dos cen­tí­gra­dos, re­po­san las si­mien­tes de más de 36.000 plan­tas, can­ti­dad que su­po­ne apro­xi­ma­da­men­te la dé­ci­ma par­te de la flo­ra sil­ves­tre del pla­ne­ta.

Wa­kehurst es un lu­gar de es­pe­ran­za e in­quie­tud: preo­cu­pa­ción por­que el cam­bio cli­má­ti­co, el uso que da­mos a la tie­rra o una gue­rra ató­mi­ca po­drían de­ri­var en la ex­tin­ción de las plan­tas de sus em­pla­za­mien­tos na­tu­ra­les. En­ton­ces –y ahí ra­di­ca la es­pe­ran­za–, por lo me­nos que­da­rían sus se­mi­llas guar­da­das pa­ra la hu­ma­ni­dad.

Nue­vas si­mien­tes sil­ves­tres lle­gan cons­tan­te­men­te a Wa­kehurst pro­ce­den­tes del mundo en­te­ro. Por ejem­plo, esas mi­gui­tas di­mi­nu­tas co­lor be­ren­je­na re­cién lle­ga­das de Aus­tra­lia. To­da­vía es­tán al­ma­ce­na­das en una es­tan­cia her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­da, don­de se se­can con una hu­me­dad del ai­re de so­lo un 15% pa­ra des­pués ser con­ge­la­das den­tro de un pe­que­ño fras­co.

Si un día al­guien vuel­ve a des­per­tar­las a la vi­da, de ellas sur­gi­rá una

Nymp­haea paeo­ni­flo­ra, un es­plén­di­do ne­nú­far cu­yas flo­res se ase­me­jan en for­ma y abun­dan­cia a las de una peo­nía. La his­to­ria de su des­cu­bri­mien­to mues­tra cuán­ta ex­pe­rien­cia, es­fuer­zo, co­no­ci­mien­to y en­tre­ga se es­con­den de­trás de la re­co­pi­la­ción de una so­la es­pe­cie ve­ge­tal. Po­de- mos dar fe de ello por­que no­so­tros, fo­tó­gra­fo y re­por­te­ra de GEO, he­mos asis­ti­do a to­do el pro­ce­so.

La his­to­ria co­mien­za una cla­ra no­che es­tre­lla­da en el tró­pi­co, a fi­na­les de abril de 2015.

KINGS­LEY DIXON ES­TÁ SEN­TA­DO en una si­lla de cam­ping, so­bre él bri­lla la cons­te­la­ción de la Cruz del Sur. Sus ojos con­tem­plan con so­lem­ni­dad un mó­vil como si en él se es­tu­vie­ra re­ve­lan­do un pro­di­gio. La pan­ta­lla mues­tra un ne­nú­far con flo­res vio­le­tas de gran ta­ma­ño. Un cru­ce de dos va­rie­da­des, Nymp­haea lu­kei y Nymp­haea co­lo­ra­ta. No se en­cuen­tra en la na­tu­ra­le­za, la plan­ta ha sur­gi­do en un in­ver­na­de­ro.

“Mi­rad”, su­su­rra Kings­ley Dixon, di­rec­tor cien­tí­fi­co de Kings Park, el jar­dín bo­tá­ni­co de Perth, y ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­sity of Wes­tern Aus­tra­lia: “Es Dios”.

El hom­bre a quien Dixon li­son­jea con esas pa­la­bras es­tá sen­ta­do a su la­do jun­to a la ho­gue­ra del cam­pa­men­to, va ves­ti­do con ca­mi­se­ta de ti­ran­tes y pan­ta­lo­nes cor­tos y tie­ne el pelo lar­go has­ta los hom­bros. Car­los Mag­da­le­na ha cul­ti­va­do esa plan­ta pro­di­gio­sa en Kew Gardens y la ha fo­to­gra­fia­do con el mó­vil; ha lle­ga­do en avión a Broo­me la vís­pe­ra, lle­va me­ses es­pe­ran­do im­pa­cien­te es­te via­je. ¡Aus­tra­lia, por fin!

Pro­ba­ble­men­te en nin­gún otro lu­gar cre­cen ne­nú­fa­res tan es­plén­di­dos como aquí ni na­die co­no­ce las es­pe­cies aus­tra­lia­nas me­jor que Mag­da­le­na, a pe­sar de que nun­ca an­tes ha­bía pi­sa­do el con­ti­nen­te. Car­los Mag­da­le­na es jar­di­ne­ro. Cul­ti­va plan­tas acuá­ti­cas tro­pi­ca­les en el jar­dín bo­tá­ni­co de Lon­dres.

El ca­te­drá­ti­co y el jar­di­ne­ro tie­nen po­co en co­mún pe­ro los une una mis­ma mi­sión: la bús­que­da de nue­vas es­pe­cies del gé­ne­ro Nymp­haea. Pa­sa­rán diez días via­jan­do y al fi­nal ha­brán re­co­rri­do 2.560 ki­ló­me­tros. ¿Qué im­por­tan­cia tie­nen el tiem­po, las dis­tan­cias y los cos­tes cuan­do se tra­ta de am­pliar la me­mo­ria bo­tá­ni­ca del mundo, de lo­grar el des­cu­bri­mien­to de una nue­va plan­ta?

A LA MA­ÑA­NA SI­GUIEN­TE,

Kings­ley Dixon pi­lo­ta un vehícu­lo to­do­te­rreno por una pis­ta de gra­va co­lor pi­men­tón, la Gibb River Road, que sur­ca uno de los pa­ra­jes más sal­va­jes del pla­ne­ta: la re­gión de Kim­ber­ley es ca­si tan gran­de como Es­pa­ña, pe­ro

su po­bla­ción ape­nas lle­ga a los 40.000 ha­bi­tan­tes.

Si uno to­ma la Gibb al lle­gar a Derby y, como ha­ce­mos no­so­tros, con­ti­núa has­ta Wynd­ham, la ciu­dad más no­roc­ci­den­tal de Aus­tra­lia, tie­ne to­das las pa­pe­le­tas pa­ra no to­par­se con na­die du­ran­te días. Sal­vo Ne­vi­lle Her­non, por su­pues­to. Un ale­gre me­cá­ni­co que ha­ce ne­go­cio con las pun­tia­gu­das pie­dras de la ca­rre­te­ra: co­mer­cia con neu­má­ti­cos de co­che en me­dio del tra­yec­to.

Por lo de­más es­to es pu­ro Out­back: bao­babs y aca­cias, im­po­nen­tes for­ma­cio­nes ro­co­sas y gar­gan­tas en las que se des­plo­man cas­ca­das.

Ha­ce 30 años los bo­tá­ni­cos em­pe­za­ron a ex­plo­rar la zo­na. En aquel en­ton­ces su­po­nían que la re­gión de Kim­ber­ley al­ber­ga­ba 1.000, qui­zá 1.200 es­pe­cies ve­ge­ta­les. Pe­ro la reali­dad ha su­pe­ra­do am­plia­men­te to­das las ex­pec­ta­ti­vas. Por aho­ra se han en­con­tra­do aquí más de 3.500 plan­tas di­fe­ren­tes. En­tre ellas cien­tos de es­pe­cies des­co­no­ci­das pa­ra el mundo. A Dixon le vie­nen a la me­mo­ria los her­ma­nos Ba­rrett, Matt y Rus­sell. Su ré­cord es­tá en diez es­pe­cies... des­cu­bier­tas en so­lo seis días. Hay que de­cir que los Ba­rrett cre­cie­ron en una gran­ja de los Kim­ber­leys y es­tu­dia­ron bio­lo­gía.

“La ta­xo­no­mía es una cien­cia que re­quie­re ex­pe­rien­cia y es­pe­cia­li­za­ción”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Kings­ley Dixon. A me­nu­do lee en re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das des­crip­cio­nes de es­pe­cies su­pues­ta­men­te nue­vas en­con­tra­das en Kim­ber­ley y tie­ne que po­ner or­den. Como un bi­blio­te­ca­rio que co­lo­ca en su si­tio li­bros or­de­na­dos equi­vo­ca­da­men­te. Ése es tam­bién uno de los mo­ti­vos por los que apre­cia a los her­ma­nos Ba­rrett: an­tes de echar las cam­pa­nas al vue­lo con un nue­vo des­cu­bri­mien­to son muy crí­ti­cos el uno con el otro. ¿Se tra­ta real­men­te de un nue­vo des­cu­bri­mien­to? ¿O es tan so­lo una va­rian­te de una es­pe­cie co­no­ci­da des­de ha­ce tiem­po?

Em­ma Dal­ziell tam­bién es pru­den­te y no se pre­ci­pi­ta en ha­blar de una “nue­va es­pe­cie”, sino de un “enig­ma”. Dal­ziell es una jo­ven al­ta de ca­be­llo on­du­la­do y os­cu­ro, Kings­ley Dixon la lla­ma “prin­ce­sa Nymp­haea”. Ha­ce el doc­to­ra­do con él, in­ves­ti­ga cuál es la me­jor ma­ne­ra de con­ser­var las se­mi­llas de ne­nú­fa­res. Ha­ce dos años Dal­ziell re­co­pi­ló fru­tos de ne­nú­fa­res en la re­gión de Kim­ber­ley y car­to­gra­fió los lu­ga­res don­de los ha­bía en­con­tra­do. En un pe­que­ño la­go ale­ja­do de la Gibb –el Glads­to­ne–, dio con una es­pe­cie mis­te­rio­sa.

LOS NE­NÚ­FA­RES CONS­TI­TU­YEN UNA de las pri­me­ras lí­neas evo­lu­ti­vas de las plan­tas flo­ri­das, su ra­ma se bi­fur­có del ár­bol ge­nea­ló­gi­co de las plan­tas de flor ha­ce unos 110 mi­llo­nes de años. La Nymp­haea in­mi­gró a la re­gión de la ac­tual Aus­tra­lia ha­ce unos 70 mi­llo­nes de años, pro­ba­ble­men­te a tra­vés de Nue­va Gui­nea, con la que en­ton­ces to­da­vía exis­tía una co­ne­xión te­rres­tre. En la ac­tua­li­dad es­te gé­ne­ro es­tá pre­sen­te ca­si en to­do el mundo y com­pren­de 65 es­pe­cies, 18 de las cua­les vi­ven en Aus­tra­lia y seis en la re­gión de Kim­ber­ley.

O al me­nos esa es la si­tua­ción en es­ta ma­ña­na de cie­lo des­pe­ja­do.

Seis. Pa­re­ce un es­pec­tro muy con­cre­to... y su­gie­re una apues­ta se­gu­ra por una nue­va es­pe­cie. Aunque Em­ma Dal­ziell no lo ten­ga tan cla­ro, en el co­che ya se ba­ra­jan po­si­bles nom­bres.

Pe­ro no en­con­tra­mos el la­go don­de cre­ce.

Kings­ley Dixon lle­va ho­ras al vo­lan­te, da la vuel­ta, si­gue con­du­cien­do, da la vuel­ta una vez más. ¿Dón­de es­tá la

Tras las in­ten­sas llu­vias de la es­ta­ción hú­me­da, el

cie­lo que­da des­pe­ja­do

bi­fur­ca­ción que lle­va al la­go Glads­to­ne? El sol as­cien­de en el fir­ma­men­to, em­pie­za a ha­cer ca­lor. En­ton­ces Dixon pa­ra el motor por­que ya son las on­ce. Lio­nel Johns­ton, un ju­bi­la­do bo­na­chón, pa­re­ja de Kings­ley Dixon, ca­lien­ta el agua pa­ra el té. El mor­ning tea es un ri­tual fi­jo en la vi­da de am­bos, igual que el gin-to­nic que acom­pa­ña to­das las pues­tas de sol. Dixon co­ge tam­bién una ga­lle­ta de jen­gi­bre y se mar­cha a ad­mi­rar los bao­babs mien­tras co­men­ta pa­ra sí: “Con una ta­za de té en la mano pue­des con­se­guir­lo to­do. ¡Con­quis­tar el mundo, des­cu­brir nue­vas es­pe­cies!”

PPO­CO A PO­CO VA QUEDANDO cla­ro qué pa­pel desem­pe­ña ca­da cual. Dixon tie­ne buen ojo pa­ra los de­ta­lles pe­ro, como buen pro­fe­sor, nun­ca pierde de vis­ta el con­tex­to más am­plio. Johns­ton en­se­gui­da crea un cli­ma de cer­ca­nía pre­gun­tan­do y re­ve­lan­do cues­tio­nes pri­va­das. El im­pe­rio de Johns­ton es la par­te tra­se­ra del to­do­te­rreno: ar­cón con­ge­la­dor, ne­ve­ra, co­ci­na de gas, ali­men­tos en ca­jas. Em­ma Dal­ziell, con sus ma­pas y el GPS, es la ex­plo­ra­do­ra de es­ta em­pre­sa. ¿Y Car­los Mag­da­le­na? Nues­tro jar­di­ne­ro va de Johnny Depp, con som­bre­ro de ala an­cha y bar­ba re­cor­ta­da. Pe­ro ese ai­re cool des­apa­re­ce en cuan­to di­vi­sa un ne­nú­far: “Me chi­flan”.

Sus pé­ta­los son de un blan­co in­ma­cu­la­do y los es­tam­bres, ama­ri­llo cre­ma. Su aro­ma: ja­cin­to, fre­sia, un to­que de al­ba­ri­co­que... Su nom­bre: Nymp­haea car

pen­ta­riae. Na­da más lle­gar por fin al la­go Glads­to­ne, Car­los Mag­da­le­na re­co­no­ce en la es­pe­cie mis­te­rio­sa de Dal­ziell a una an­ti­gua co­no­ci­da. ¡Cuán­tas ve­ces ha ini­cia­do y acom­pa­ña­do el cre­ci­mien­to de la car­pen­ta

riae en el in­ver­na­de­ro! No obs­tan­te, su­po­ne el pri­mer ha­llaz­go de es­ta va­rie­dad en la re­gión de Kim­ber­ley. Mag­da­le­na ci­ta de me­mo­ria lo que la bi­blio­gra­fía bo­tá­ni­ca di­ce so­bre es­ta es­pe­cie: “Tie­ne flo­res blan­cas, ro­jas o vio­le­tas. So­lo se en­cuen­tra en el gol­fo de Car­pen­ta­ria”. Pro­ba­ble­men­te a par­tir de aho­ra ha­brá que ta­char ese “so­lo”. El gol­fo

en cues­tión se en­cuen­tra en el nor­te de Aus­tra­lia, a 200 ki­ló­me­tros lar­gos del la­go Glads­to­ne.

Pe­ro la so­lu­ción del enig­ma plan­tea una nue­va cues­tión: ¿có­mo ha ido a pa­rar la car­pen­ta­riae a un lu­gar tan ale­ja­do?

Es im­pro­ba­ble, pe­ro no im­po­si­ble, que un ave mi­gra­to­ria ha­ya trans­por­ta­do las se­mi­llas de es­te ne­nú­far en su plu­ma­je. Su­bes­ti­ma­mos la im­por­tan­cia que tie­ne el azar cuan­do uno no to­ma la du­ra­ción de la vi­da hu­ma­na como la me­di­da de to­das las co­sas, sino pe­rio­dos de mi­les de años, pun­tua­li­za Kings­ley Dixon. Por su­pues­to, tam­bién ca­be pen­sar que la car­pen­ta

riae tu­vie­ra en el pa­sa­do un área de pro­pa­ga­ción mu­cho más am­plia. Que es­te la­go no sea en reali­dad una avan­za­di­lla ha­cia el oes­te sino uno de sus úl­ti­mos re­fu­gios. Aho­ra bien, sea cual sea el mo­men­to y la for­ma en que es­te ne­nú­far ha­ya ido a pa­rar aquí, lo cier­to es que su ais­la­mien­to en­tra­ña un gran ries­go.

El gé­ne­ro Nymp­haea es an­ti­quí­si­mo, pe­ro las plan­tas que per­te­ne­cen a él nun­ca han de­ja­do de evo­lu­cio­nar. Con el co­rrer del tiem­po sus di­ver­sas es­pe­cies se han adap­ta­do a las con­di­cio­nes de sus res­pec­ti­vos em­pla­za­mien­tos, que en nin­gún otro lu­gar son tan ex­tre­mas como en la re­gión de Kim­ber­ley. Las in­do­len­tes be­lle­zas que de­co­ran los es­tan­ques europeos no so­bre­vi­vi­rían ni una so­la tem­po­ra­da en es­te lu­gar.

En­tre no­viem­bre y abril se pro­du­cen ca­si el 90% de las pre­ci­pi­ta­cio­nes anua­les. El ni­vel de los ríos au­men­ta has­ta diez me­tros, la Gibb es­tá cor­ta­da. Las tem­pe­ra- tu­ras so­bre­pa­san los 40 gra­dos cen­tí­gra­dos, con­di­cio­nes si­mi­la­res a las de una sau­na de va­por. Lue­go, de ma­yo a oc­tu­bre, im­pe­ra la se­quía. El ni­vel del agua de ríos, char­cas y arro­yos des­cien­de rá­pi­da­men­te, mu­chos se se­can.

Las se­mi­llas de los ne­nú­fa­res duer­men du­ran­te la es­ta­ción se­ca. Con las pri­me­ras gotas de llu­via em­pie­zan a ger­mi­nar y, a me­di­da que au­men­ta el ni­vel del agua, desa­rro­llan las pri­me­ras ho­jas. Lue­go, me­ses más tar­de, cuan­do aflo­jan las llu­vias, los ne­nú­fa­res Kim­ber­ley flo­re­cen, cuan­do aún es­tán su­mer­gi­dos en el agua y ya es­tán ac­ti­vos los in­sec­tos po­li­ni­za­do­res. Las va­rie­da­des lo­ca­les son bas­tan­te re­sis­ten­tes al pa­so de la hu­me­dad a la se­quía, ex­pli­ca Dixon. Pe­ro ¿cuán­to pue­den alar­gar­se los pe­rio­dos de se­quía sin que sus se­mi­llas se re­sien­tan? Por­que ese es qui­zá el ma­yor de­sa­fío que han de afron­tar los ne­nú­fa­res de los Kim­ber­leys: en la épo­ca de llu­vias no llue­ve de ma­ne­ra uni­for­me. Si el azar así lo quie­re, las pre­ci­pi­ta­cio­nes pue­den lle­gar a de­jar de la­do zo­nas con­cre­tas du­ran­te dé­ca­das. Si eso ocu­rrie­ra en el la­go Glads­to­ne, la úni­ca po­bla­ción de Nymp­haea car­pen­ta­riae de la re­gión se ex­tin­gui­ría por com­ple­to.

HANN RIVER, A LAS CIN­CO Y ME­DIA de la tar­de. Ano­che­ce cuan­do plan­ta­mos el cam­pa­men­to a la ori­lla del río ba­jo los eu­ca­lip­tos. Mon­ta­mos las tien­das, des­ple­ga­mos la me­sa y las si­llas, en­cen­de­mos el fue­go y es­cu­cha­mos el ves­per­tino y con­sa­bi­do G and T, any­bo

dy? de Johns­ton. Dixon fríe sal­món, reho­ga ajo en una se­gun­da sar­tén, vier­te en­ci­ma vino blan­co, aña­de na­ta y enel­do fres­co. Fi­nal­men­te le pi­de a Johns­ton un va­so de Sau­vig­non. “¡Un po­co frío, Lio­nel! A mí me gus­ta be­ber­lo a 16 gra­dos”.

Lio­nel Johns­ton y Kings­ley Dixon son pa­re­ja des­de ha­ce 37 años. Mien­tras Dixon sue­le co­men­zar sus fra­ses con el pro­nom­bre “yo”, las de Johns­ton ca­si siem­pre em­pie­zan con “Kings­ley”. Di­ce que Kings­ley ama a los ani­ma­les, los ni­ños, el amanecer y el cham­pán de la mar­ca Veu­ve Clic­quot. Am­bos vi­ven en Perth en una ca­sa en la pla­ya, tam­bién tie­nen una pe­que­ña gran­ja fue­ra de la ciu­dad; el acei­te de oli­va con que co­ci­nan es de co­se­cha

pro­pia. El mo­lino pa­ra ce­real, ale­mán; el ca­fé, ita­liano; el cho­co­la­te, sui­zo... Johns­ton char­la y char­la sin pa­rar y pa­re­ce como si los ne­nú­fa­res y es­ta ex­pe­di­ción fue­ran la guin­da que co­ro­na la dul­ce vi­da de am­bos.

Los din­gos aú­llan a lo le­jos. Dixon y Johns­ton se me­ten en su tien­da, al­go apar­ta­da del cam­pa­men­to. Car­los Mag­da­le­na se acer­ca al fue­go, los cris­ta­les de sus ga­fas re­fle­jan las lla­mas on­du­lan­tes. Lía un ci­ga­rri­llo con mo­vi­mien­tos ner­vio­sos al tiem­po que ha­bla in­glés a ve­lo­ci­dad de es­pa­ñol. Si in­ten­tas se­guir­le du­ran­te mu­cho tiem­po sien­tes la ca­be­za a pun­to de es­ta­llar.

SSEMBRAR, RE­PI­CAR, ENMACETAR, tras­plan­tar... El sur­gi­mien­to de la vi­da a par­tir de una apa­ren­te na­da, esos son sus pri­me­ros re­cuer­dos. Car­los Mag­da­le­na se crió en Gi­jón; su ma­dre te­nía allí dos flo­ris­te­rías. A los diez años em­pe­zó a leer li­bros es­pe­cia­li­za­dos de ani­ma­les y plan­tas, en­ci­clo­pe­dias en­te­ras.

Al­gu­nas per­so­nas atra­vie­san esa mis­ma fa­se, pe­ro Car­los Mag­da­le­na di­ce que él se que­dó en ella: una ob­se­sión que nun­ca desem­bo­có en una ca­rre­ra aca­dé­mi­ca. En Es­pa­ña fue ti­ran­do con tra­ba­jos oca­sio­na­les. A los 28 años Mag­da­le­na se fue a Lon­dres, te­nía in­ten­ción de que­dar­se so­lo me­dio año pa­ra apren­der in­glés. En­ton­ces visitó Kew Gardens, el jar­dín bo­tá­ni­co de Lon­dres de con­mo­ve­do­ra be­lle­za. Y de re­pen­te su vi­da co­bró un ob­je­ti­vo y un fu­tu­ro: que­ría tra­ba­jar allí. Des­de ha­ce do­ce años for­ma par­te del equi­po de 160 jar­di­ne­ros de Kew. ¿Qué ca­rac­te­ri­za a un buen jar­di­ne­ro? “Ne­ce­si­tas te­ner bue­nas do­tes de ob­ser­va­ción. Cuan­do una plan­ta no pros­pe­ra tie­nes que pro­ce­der por eli­mi­na­ción. ¿Cuál es el problema? ¿Tem­pe­ra­tu­ra, luz, nu­trien­tes, agua?”

¿Cual­quie­ra pue­de apren­der a ser un buen jar­di­ne­ro? “¿Cual­quie­ra pue­de apren­der a criar un be­bé fe­liz? Los co­no­ci­mien­tos ayu­dan pe­ro so­lo has­ta cier­to pun­to. Se tra­ta de cap­tar las ne­ce­si­da­des de otro ser”.

Mag­da­le­na ha lo­gra­do mu­chas ve­ces re­vi­vir plan­tas que lle­va­ban lar­go tiem­po ex­tin­gui­das en la na­tu­ra­le­za ha­cien­do ger­mi­nar sus se­mi­llas en el in­ver­na­de­ro. La por­ta­voz de pren­sa del Kew le lla­ma “nues­tro Me­sías de las plan­tas”.

Mag­da­le­na tie­ne 43 años. Ga­na 1.650 eu­ros al mes al cam­bio y vi­ve en Lon­dres en un pi­so de una so­la ha­bi­ta­ción. En su tiem­po li­bre publica en Fa­ce­book fo­tos de ne­nú­fa­res. Ha ol­vi­da­do el ar­gu­men­to de la pe­lí­cu­la

Cro­co­di­le Dun­dee que se desa­rro­lla en el Out­back aus­tra­liano. O no lle­gó a en­te­rar­se nun­ca de qué iba. Só­lo pres­tó aten­ción a las es­ce­nas en las que los co­co­dri­los emer­gían del agua. “Siem­pre se veían en la pan­ta­lla ne­nú­fa­res al fon­do”.

Real­men­te son muy di­fe­ren­tes. Kings­ley Dixon, el este­ta, y Car­los Mag­da­le­na, el gran co­no­ce­dor.

Las per­so­nas como Mag­da­le­na, tan apa­sio­na­das por un gé­ne­ro ve­ge­tal con­cre­to, son un ver­da­de­ro gol­pe de suer­te pa­ra la bo­tá­ni­ca, son los úl­ti­mos de una es­pe­cie en vías de ex­tin­ción. Y pro­ba­ble­men­te no sea ca­sua­li­dad que el hom­bre que co­no­ce más pro­fun­da­men­te a los ne­nú­fa­res no sea un aca­dé­mi­co en sen­ti­do clá­si­co: ha­ce ya tiem­po que la ge­né­ti­ca ha re­em­pla­za­do en im­por­tan­cia a la ta­xo­no­mía en los es­tu­dios de bio­lo­gía.

NOS DE­TE­NE­MOS JUN­TO A CA­DA arro­yue­lo, ca­da char­ca, ca­da río en­tre Derby y Wynd­ham. Y prác­ti­ca­men­te en uno de ca­da dos pa­ra­jes acuá­ti­cos ha­ce­mos al­gún ha­llaz­go. Car­los Mag­da­le­na y Em­ma Dal­ziell re­co­gen flo­res y cáp­su­las de se­mi­llas y las guar­dan en bol­sas de con­ge­la­ción. En la ma­yo­ría de las eti­que­tas Dal­ziell ano­ta Nymp­haea lu­kei, que pa­re­ce ser la es­pe­cie más ex­ten­di­da en los Kim­ber­leys. Pe­ro a me­nu­do po­ne só­lo un signo de in­te­rro­ga­ción en la bol­sa.

EEN ESOS CA­SOS LO ÚNI­CO CLA­RO es que se tra­ta de hí­bri­dos. Mag­da­le­na se da cuen­ta en­se­gui­da: son plan­tas de flo­res gran­des que lla­man la aten­ción por su ro­bus­tez. Él tam­bién crea a me­nu­do cru­ces en­tre dos es­pe­cies en el in­ver­na­de­ro, como la be­lle­za que nos mos­tró en la pan­ta­lla del mó­vil al co­mien­zo de es­te via­je. Los jar­di­nes bo­tá­ni­cos sue­len crear hí­bri­dos jus­ta­men­te por su es­plén­di­do cre­ci­mien­to.

Su flo­ra­ción du­ra como má­xi­mo cin­co días. So­lo son fe­me­ni­nos el pri­mer día: su ova­rio pue­de ser po­li­ni­za­do en ese lap­so de tiem­po. Du­ran­te los cua­tro días si­guien­tes el ne­nú­far pro­du­ce po­len y es so­la­men­te mas­cu­lino.

Lo que Car­los Mag­da­le­na ha­ce en el in­ver­na­de­ro –trans­fe­rir po­len de una es­pe­cie al ova­rio de otra es­pe­cie di­fe­ren­te– so­lo fun­cio­na en la na­tu­ra­le­za en de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes: am­bas es­pe­cies tie­nen que flo­re­cer apro­xi­ma­da­men­te al mis­mo tiem­po, tie­nen que ser po­li­ni­za­das por los mis­mos in­sec­tos y tie­nen que cre­cer en in­me­dia­ta pro­xi­mi­dad: Dixon cal­cu­la que den­tro de un ra­dio de cien me­tros, que es la dis­tan­cia en que sue­len cu­brir las abe­jas lo­ca­les.

AA PE­SAR DE ES­TOS IM­PE­DI­MEN­TOS, en la re­gión de Kim­ber­ley sur­gen mu­chí­si­mos hí­bri­dos. Es como si en es­te lu­gar, en es­tas con­di­cio­nes tan ex­tre­mas, la na­tu­ra­le­za arro­ja­ra in­ce­san­te­men­te al mundo nue­vas va­rie­da­des con la es­pe­ran­za de que al­gu­na de ellas con­si­ga arre­glár­se­las es­pe­cial­men­te bien con los in­con­ve­nien­tes lo­ca­les. Ca­si siem­pre en vano. La ma­yo­ría de los hí­bri­dos son es­té­ri­les. Sus flo­res se en­cap­su­lan pe­ro en esos fru­tos ma­du­ran muy po­cas se­mi­llas o más bien nin­gu­na. Aunque pue­de ocu­rrir que en el trans­cur­so de mi­les de años sur­ja un cru­ce que –con­tra to­da pro­ba­bi­li­dad– sea fér­til. “Y en­ton­ces ¡ boom!”, ex­cla­ma Mag­da­le­na. Se ha su­pe­ra­do el um­bral que da ori­gen a una nue­va es­pe­cie.

Pe­ro ¿cuál es ese um­bral? ¿cuán­tos des­cen­dien­tes tie­ne que ge­ne­rar un hí­bri­do pa­ra que sea con­si­de­ra­do una nue­va es­pe­cie? ¿5? ¿50? ¿500?

Las es­pe­cies son cons­truc­tos cien­tí­fi­cos. “Nos gus­ta or­de­nar las co­sas se­gún ca­te­go­rías”, ex­pli­ca Mag­da­le­na. “Pue­de que eso fun­cio­ne cuan­do se tra­ta de di­fe­ren­ciar ga­lli­nas de pa­vos. Pe­ro en el ca­so de es­pe­cies que evo­lu­cio­nan rá­pi­da­men­te, como los ne­nú­fa­res aus­tra­lia­nos, es di­fí­cil es­ta­ble­cer una cla­si­fi­ca­ción cla­ra”. Y pre­ci­sa­men­te lle­ga­dos a es­te pun­to se ha­cen evi­den­tes los lí­mi­tes de los ban­cos de se­mi­llas como el de Wa­kehurst: pue­de que las plan­tas se vuel­van in­mor­ta­les tras los mu­ros de hor­mi­gón pe­ro el pro­ce­so evo­lu­ti­vo so­lo se pue­de pro­te­ger en la na­tu­ra­le­za.

Cuan­to más avan­za­mos ha­cia el nor­te más pol­vo­rien­ta se vuel­ve la ca­rre­te­ra. Hier­ba ama­ri­lla de la sa­ba­na, en­tre­ve­ra­da de ter-

Un ba­ño de fe­li­ci­dad pa­ra Car­los Mag­da­le­na: ¡es una es­pe­cie nue­va!

mi­te­ros. Dixon ha­bla de los “tró­pi­cos se­cos”, una zo­na cli­má­ti­ca don­de la es­ta­ción de las llu­vias so­lo du­ra unos po­cos me­ses; mu­chos arro­yos ya es­tán se­cos.

Es­ta ma­ña­na he­mos he­cho un al­to en el ta­ller de Ne­vi­lle Her­non pa­ra par­chear un neu­má­ti­co. Po­co des­pués, de nue­vo en la Gibb, Dixon pi­sa re­pen­ti­na­men­te el freno. Más tar­de dirá: “Vi al­go con el ra­bi­llo del ojo y pen­sé: ¡va­ya, qué co­sa tan cu­rio­sa!”. Em­ma Dal­ziell re­gis­tra las coor­de­na­das del des­cu­bri­mien­to con el GPS, Car­los Mag­da­le­na ex­cla­ma: “Es di­fe­ren­te de todos los de­más, sal­ta a la vis­ta des­de el prin­ci­pio”.

Se me­te de un sal­to en la char­ca con su ca­mi­se­ta de ti­ran­tes y bra­cea de ne­nú­far en ne­nú­far, un au­tén­ti­co ba­ño de fe­li­ci­dad pa­ra Car­los Mag­da­le­na.

Una pe­lu­si­lla ater­cio­pe­la­da cu­bre la ca­ra in­fe­rior de los sé­pa­los de for­ma en­te­ra­men­te inusual. Sus es­tam­bres es­tán pro­vis­tos de gan­chi­tos, las ho­jas ver­des tie­nen bor­des li­ge­ra­men­te on­du­la­dos. Pe­ro su ca­rac­te­rís­ti­ca más lla­ma­ti­va es la for­ma com­ple­ta de la flor: se ase­me­ja a la de las peo­nías. Es una nue­va es­pe­cie.

Nor­mal­men­te aho­ra to­ca­ría de­ba­tir el fu­tu­ro nom­bre de es­te ne­nú­far. Po­dría ser el del lu­gar don­de ha si­do en­con­tra­do por pri­me­ra vez, como el car­pen­ta­riae. O un nom­bre de per­so­na: lu­kei tie­ne su ori­gen en un tal Lu­ke. O po­drían bau­ti­zar­lo con­for­me a su ca­rac­te­rís­ti­ca más lla­ma­ti­va.

No obs­tan­te, el pro­fe­sor Kings­ley Dixon to­ma una de­ci­sión con su­ma ra­pi­dez, evi­tan­do un lar­go de­ba­te: “Creo que todos es­ta­re­mos de acuer­do en que de­be lla­mar­se

Nymp­haea paeo­ni­flo­ra”.

No to­das las se­mi­llas de ne­nú­far que Car­los Mag­da­le­na se ha lle­va­do a In­gla­te­rra es­tán guar­da­das en Wa­kehurst. Nues­tro jar­di­ne­ro quie­re ha­cer ger­mi­nar in­me­dia­ta­men­te al­gu­nas de ellas: en el año 2016 la Nymp­haea paeo­ni­flo­ra se­rá una de las plan­tas acuá­ti­cas que se­rán ex­hi­bi­das en Kew Gardens.

Un ibis re­co­ge ma­te­rial pa­ra su ni­do en

Mar­glu Bi­lla­bong. Mu­chas aves

uti­li­zan las aguas cer­ca­nas a Wynd­ham como nidal, co­men los fru­tos de los ne­nú­fa­res y a ve­ces lle­van sus se­mi­llas a lu­ga­res re­mo­tos.

Los ne­nú­fa­res pro­du­cen fru­tos del ta­ma­ño de una man­za­na. En ellos ma­du­ran las se­mi­llas, nor­mal­men­te ba­jo el agua. Las cáp­su­las estallan al ca­bo de un mes más o me­nos y las se­mi­llas suben a la su­per­fi­cie.

Ca­da plan­ta orien­ta sus flo­res po­co a po­co ha­cia el sol. Los ne­nú­fa­res pue­den ha­cer cre­cer su ta­llo va­rios me­tros pa­ra com­pen­sar los cam­bios del ni­vel del agua.

¡Aus­tra­lia! Pa­ra Car­los Mag­da­le­na es­te via­je es un sue­ño he­cho reali­dad. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que aquí, en la so­li­ta­ria re­gión de Kim­ber­ley, el há­bi­tat de los ne­nú­fa­res ape­nas ha cam­bia­do des­de ha­ce mi­llo­nes de años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.