¿Qué co­lor tie­ne la mú­si­ca?

Hay per­so­nas que ven co­lo­res en las le­tras, oyen olo­res o hue­len so­ni­dos. Se lla­man “si­nes­té­si­cos”. El equi­po de GEO qui­so aden­trar­se en su mundo: Phi­lipp Brands­täd­ter tra­tó de apren­der es­te don de com­bi­nar va­rios sen­ti­dos, y Hu­ber­tus Hamm transformó el c

Geo - - SUMARIO MARZO - Fo­tos: Hu­ber­tus Hamm Tex­to: Phi­lipp Brands­täd­ter

Pa­ra ellos, las le­tras tie­nen to­na­li­da­des y los so­ni­dos, sa­bor: los si­nes­té­si­cos ex­pe­ri­men­tan la fu­sión sen­so­rial y tie­nen fa­ma de ser muy crea­ti­vos. Los cien­tí­fi­cos sos­tie­nen que es­ta mez­cla de sen­ti­dos se pue­de apren­der. Nues­tro re­dac­tor ha que­ri­do pro­bar­lo en car­ne pro­pia.

LLOS MI­NU­TOS TRANS­CU­RREN con len­ti­tud mien­tras avan­zo de le­tra a sí­la­ba, de pa­la­bra a fra­se. Así de­be de sen­tir­se un dis­lé­xi­co. Co­noz­co los sím­bo­los, he me­mo­ri­za­do lo que sig­ni­fi­can. Sin em­bar­go, mi ce­re­bro se nie­ga a com­bi­nar­los. Es­tá acos­tum­bra­do a le­tras, no a cua­dri­tos ro­jos, ver­des y azu­les. Pe­ro pre­ci­sa­men­te eso es lo que de­bo me­ter­me en la ca­be­za: ca­da co­lor re­pre­sen­ta una le­tra y tie­ne una re­la­ción fi­ja con ella. La B, por ejem­plo, es azul.

El ín­di­ce de­re­cho me ayu­da a leer. Como ha­ce mu­chos años en la es­cue­la pri­ma­ria. El de­do guía mi mi­ra­da a tra­vés de los cua­dri­tos de co­lo­res. En al­gún mo­men­to he lo­gra­do leer el pri­mer pá­rra­fo. To­da­vía me es­pe­ra la in­fi­ni­dad de dos pá­gi­nas re­ple­tas de “tex­to”. Y eso todos los días. Du­ran­te se­ma­nas. Bueno, na­die di­jo que fue­ra fá­cil apren­der si­nes­te­sia. Si­nes­te­sia: el tér­mino des­cri­be la fu­sión de va­rias per­cep­cio­nes sen­so­ria­les. Los si­nes­té­si­cos per­ci­ben el mundo co­mún y co­rrien­te de una ma­ne­ra in­só­li­ta. Ima­gí­ne­se que, mien­tras us­ted es­tá le­yen­do, las le­tras le apa­re­cen te­ñi­das de co­lo­res (pre­ci­sa­men­te eso es lo que quie­ro con­se­guir). Ima­gí­ne­se que el cru­jir de la es­ca­le­ra de ma­de­ra de su ca­sa le hue­le a men­ta. Ima­gí­ne­se que be­ber ju­go de li­món le cau­sa una sen­sa­ción pun­zan­te en to­do el cuer­po, y que los números que mar­ca en el te­lé­fono le ha­cen cos­qui­llas en los pies. ¿Im­po­si­ble de ima­gi­nar? Me pa­sa lo mis­mo. Oja­lá pu­die­ra.

Por eso acu­do al Sac­kler Cen­tre for Cons­cious­ness Scien­ce, un so­brio cu­bo de la­dri­llos con po­cas ven­ta­nas si­tua­do en un cam­pus de la Uni­ver­sity of Sus­sex cer­ca de Brigh­ton (In­gla­te­rra). Uno de los cen­tros de la in­ves­ti­ga­ción de la si­nes­te­sia, un lu­gar don­de cien­tí­fi­cos bri­tá­ni­cos han desa­rro­lla­do un en­tre­na­mien­to des­ti­na­do a abrir a los no si­nes­té­si­cos como yo un ca­mino al mundo de las per­so­nas con do­tes “so­bre­na­tu­ra­les”.

Me que­dé elec­tri­za­do cuan­do me en­te­ré de es­ta po­si­bi­li­dad. Pues los si­nes­té­si­cos no so­lo ha­blan de per­cep­cio­nes sen­so­ria­les su­rrea­lis­tas. Tam­bién se con­si­de­ran equi­li­bra­dos, sin preo­cu­pa­cio­nes, psí­qui­ca­men­te es­ta­bles, ta­len­to­sos. Se afir­ma que nu­me­ro­sos ge­nios eran si­nes­té­si­cos. Ci­tan a Goet­he, Bau­de­lai­re, Van Gogh y al fí­si­co Ni­ko­la Tes­la. Y, có­mo no, a Kan­dinsky. Quien con­tem­pla sus pin­tu­ras com­pren­de, sin per­cep­ción si­nes­té­si­ca, qué as­pec­to co­bran los so­ni­dos so­bre un lien­zo.

Tam­bién yo que­ría con­se­guir más crea­ti­vi­dad, más fa­ci­li­dad. Per­ci­bir el mundo de otra ma­ne­ra, de mo­do más in­ten­so. Entrenar la ma­te­ria gris has­ta que sea ca­paz de co­sas in­só­li­tas. So­bre­na­tu­ra­les, por así de­cir­lo.

Da­vid Sch­war­tz­man es­tá sen­ta­do en­fren­te de mí en el Sac­kler Cen­tre con un dic­tá­fono so­bre la ro­di­lla. Ten­go la mi­ra­da fi­ja en una pa­red que ne­ce­si­ta­ría una mano de pin­tu­ra más que otro pós­ter so­bre ilu­sio­nes óp­ti­cas. Re­fle­xiono so­bre si re­la­ciono las le­tras con de­ter­mi­na­dos co­lo­res. Tal vez la le­tra T me re­sul­ta ma­gen­ta de al­gu­na ma­ne­ra por el lo­go­ti­po de Deuts­che Telekom. El neu­ro­psi­có­lo­go me son­ríe a tra­vés de su bar­ba de Buf­fa­lo Bill. Eso no me con­vier­te en si­nes­té­si­co, opi­na. Pe­ro pue­do lle­gar a ser­lo gra­cias a su en­tre­na­mien­to.

La si­nes­te­sia gra­fe­ma-co­lor (don­de las le­tras tie­nen co­lor) que in­ten­to apren­der es la más co­mún de las más de 50 si­nes­te­sias co­no­ci­das. En el ca­so de al­gu­nos si­nes­té­si­cos gra­fe­ma-co­lor, una im­pre­sión sen­so­rial adi­cio­nal es­tá li­ga­da a sus pen­sa­mien­tos de mo­do muy fi­jo. Pa­ra otros es como si tu­vie­ran una pan­ta­lla de­lan­te de los ojos. Pa­ra ellos, los sig­nos de co­lo­res flo­tan en un ni­vel trans­pa­ren­te en­ci­ma del tex­to pro­pia­men­te di­cho.

SCH­WAR­TZ­MAN Y SUS CO­LE­GAS Ni­ko­las Rot­hen, Da­niel Bor y Anil Seth tra­tan de des­per­tar aso­cia­cio­nes de co­lo­res me­dian­te ejer­ci­cios de me­mo­ria y lec­tu­ra. Du­ran­te nue­ve se­ma­nas, un pro­gra­ma de or­de­na­dor me in­cul­ca tre­ce com­bi­na­cio­nes de le­tras y co­lo­res. Una B azul. Una D ma­rrón. Una E ver­de cla­ro, et­cé­te­ra. Ca­da día, el pro­gra­ma me pre­gun­ta se­cuen­cias de co­lo­res y le­tras que ten­go que re­pro­du­cir co­rrec­ta­men­te. Ten­go que in­terio­ri­zar los co­lo­res apren­di­dos con exá­me­nes don­de cuen­ta la ve­lo­ci­dad y leer tex­tos don­de las le­tras es­tán sus­ti­tui­das por los res­pec­ti­vos co­lo­res.

“Has­ta aho­ra, todos los par­ti­ci­pan­tes de nues­tro en­tre­na­mien­to hablaron des­pués de per­cep­cio­nes de co­lor que se pa­re­cen a las de los si­nes­té­si­cos ge­nui­nos”, di­ce Sch­war­tz­man. Ade­más, hay un bo­ni­to efec­to se­cun­da­rio: se­gún el es­tu­dio de Sus­sex, tam­bién el co­cien­te in­te­lec­tual de los par­ti­ci­pan­tes me­jo­ró en va­rios pun­tos. Al pa­re­cer, el ce­re­bro se pue­de entrenar como un múscu­lo. Pe­ro lo que au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te no es la ma­sa, sino el nú­me­ro de en­la­ces neu­ro­na­les.

El éxi­to del en­tre­na­mien­to mues­tra que la si­nes­te­sia se pue­de apren­der al me­nos has­ta cier­to pun­to.

Otro ar­gu­men­to a fa­vor de que en par­te se tra­ta de un fe­nó­meno apren­di­do es un ha­llaz­go de mar­zo de 2015: al exa­mi­nar la fre­cuen­cia de de­ter­mi­na­das com­bi­na­cio­nes en­tre le­tras y co­lo­res, unos in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses des­cu­brie­ron que los si­nes­té­si­cos na­ci­dos du­ran­te los años se­ten­ta y ochen­ta sue­len ad­ju­di­car con fre­cuen­cia a las le­tras los mis­mos co­lo­res que te­nían las le­tras de un al­fa­be­to magnético muy di­fun­di­do por aque­lla épo­ca. Por­que mu­chos ni­ños de mi ge­ne­ra­ción no apren­die­ron el abe­ce­da­rio so­bre un pa­pel. Mien­tras nues­tra ma­dre pre­pa­ra­ba la co­mi­da, no­so­tros pe­gá­ba­mos las pri­me­ras pa­la­bras en las puer­tas de la ne­ve­ra. Y, al pa­re­cer, nos quedamos con los co­lo­res que el ju­gue­te ad­ju­di­ca­ba a las le­tras.

Por su­pues­to, eso no es su­fi­cien­te pa­ra con­ver­tir­se en si­nes­té­si­co. Hay más re­qui­si­tos.

Sí cons­ta que el fe­nó­meno tie­ne un com­po­nen­te ge­né­ti­co. Hay fa­mi­lias en las que ocu­rre con más fre­cuen­cia. Lo que se pa­sa de una ge­ne­ra­ción a otra no es ne­ce­sa­ria­men­te el ti­po de si­nes­te­sia, sino más bien la pre­dis­po­si­ción pa­ra com­bi­nar ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les. Es de­cir, un pa­dre con una si­nes­te­sia gra­fe­ma­co­lor pue­de te­ner una hi­ja que sa­bo­rea los so­ni­dos.

¿CÓ­MO NA­CE LA SI­NES­TE­SIA? ¿En qué in­ter­co­ne­xio­nes ce­re­bra­les es­tá ubi­ca­do el cóc­tel sen­so­rial? Los neu­ro­cien­tí­fi­cos ba­ra­jan prin­ci­pal­men­te dos teo­rías. Cir­cu­lan ba­jo los tér­mi­nos (ini­cial­men­te) críp­ti­cos feed­back des­blo­quea­do y cross ac­ti­va­tion (li­te­ral­men­te, “ac­ti­va­ción trans­ver­sal”).

Cuan­do per­ci­bi­mos un ob­je­to, sus dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas –for­ma, co­lor, olor...– con­flu­yen en el ce­re­bro en un ne­xo cen­tral. Allí se fun­den y crean una per­cep­ción sen­so­rial con­sis­ten­te: el rec­tán­gu­lo es de co­lor ma­rrón os­cu­ro y hue­le a ca­cao: un tro­zo de cho­co­la­te. El ci­ta­do ne­xo tam­bién es­tá co­nec­ta­do con otras mo­da­li­da­des sen­so­ria­les que, sin em­bar­go, es­tán blo­quea­das: nor­mal­men­te, el ma­rrón del cho­co­la­te no se aso­cia con un so­ni­do.

No obs­tan­te, en el ca­so de los si­nes­té­si­cos –pien­san los in­ves­ti­ga­do­res–, es­te blo­queo es­tá le­van­ta­do, el feed

back de un área ce­re­bral que en reali­dad no par­ti­ci­pa en la per­cep­ción es­tá “des­blo­quea­do”. De ahí el nom­bre de la teo­ría. Pe­ro es­to tam­bién sig­ni­fi­ca que los si­nes­té­si­cos tie­nen –al me­nos a ni­vel ana­tó­mi­co– el mis­mo ce­re­bro que las per­so­nas que no po­seen es­te don. Sin em­bar­go su ce­re­bro fun­cio­na de una ma­ne­ra un po­co dfe­ren­te.

La teo­ría de la cross-ac­ti­va­tion, al con­tra­rio, asu­me que los si­nes­té­si­cos cuen­tan con in­ter­co­ne­xio­nes adi­cio­na­les en­tre los te­ji­dos neu­ro­na­les. Se tra­ta­ría de ves­ti­gios de cuan­do éra­mos be­bés. “En reali­dad, todos na­ce­mos como si­nes­té­si­cos”, ex­pli­ca Sch­war­tz­man. Sin em­bar­go la ma­yo­ría de las per­so­nas pierde es­te ta­len­to. El ce­re­bro de los re­cién na­ci­dos es­tá pre­pa­ra­do pa­ra to­das las even­tua­li­da­des, hay una abun­dan­cia de co­ne­xio­nes en­tre las cé­lu­las ner­vio­sas. Los sen­ti­dos to­da­vía se en­tre­mez­clan.

A con­ti­nua­ción, el en­torno de­ter­mi­na lo que so­bre­vi­ve. Aque­llos cir­cui­tos que re­ci­ben es­tí­mu­los fre­cuen­tes se con­ser­van, in­clu­so se re­fuer­zan. Aque­llos que ape­nas re­ci­ben se­ña­les se atro­fian. De es­ta ma­ne­ra, el ce­re­bro se op­ti­mi­za pa­ra los re­qui­si­tos de la vi­da.

En el ca­so de los si­nes­té­si­cos, el ini­cial cre­ci­mien­to in­con­tro­la­do de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les no se ha re­du­ci­do tan­to. Los in­ves­ti­ga­do­res de Sus­sex es­tán con­ven­ci­dos de que sí hay vuel­ta atrás, por así de­cir­lo, pa­ra las per­so­nas de per­cep­ción sen­so­rial nor­mal, y de que las co­ne­xio­nes per­di­das pue­den reac­ti­var­se.

Es de­cir, el club de los ge­nia­les si­nes­té­si­cos tal vez no sea tan eli­tis­ta. Es po­si­ble que uno pue­da asociarse pos­te­rior­men­te.

Se­gún el Sac­kler Cen­tre, una de ca­da 23 per­so­nas per­ci­be el mundo de ma­ne­ra si­nes­té­si­ca. La cuo­ta va­ría por­que mu­chos si­nes­té­si­cos no son cons­cien­tes del don que po­seen. Al fin y al ca­bo, quién es ca­paz de eva­luar ob­je­ti­va­men­te có­mo ve el mundo él mis­mo y có­mo lo ven los de­más.

Ade­más, sen­tir co­lo­res y ver olo­res no han si­do siem­pre ca­pa­ci­da­des co­di­cia­das. Du­ran­te mu­cho tiem­po, la si­nes­te­sia se con­si­de­ra­ba una qui­me­ra que o se man­te­nía en se­cre­to o se de­ja­ba a la poe­sía.

H“LA SI­NES­TE­SIA NO ES IMA­GI­NA­CIÓN. ¡Su exis­ten­cia se pue­de de­mos­trar!”, di­ce Sch­war­tz­man mien­tras co­ge una es­pe­cie de go­rro de ba­ño y me lo co­lo­ca con de­ci­sión so­bre las ore­jas.

En un cuar­ti­to os­cu­ro mi­ro fi­ja­men­te una pan­ta­lla que me pre­sen­ta un abu­rri­do ta­ble­ro de aje­drez. Sus ca­si­llas cam­bian sin tran­si­ción, el ne­gro se con­vier­te en blan­co; el blan­co, en ne­gro. Mis ojos bus­can un pun­to de so­por­te. Dos ta­zas de ca­fé me mantienen des­pier­to mien­tras los elec­tro­dos del go­rro mi­den mi ac­ti­vi­dad ce­re­bral. La ex­ci­ta­ción de la cor­te­za vi­sual

es un buen in­di­ca­dor de si­nes­te­sia, ex­cla­ma Sch­war­tz­man por la puer­ta. “Cuan­to más al­ta la am­pli­tud de las on­das en el elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma, sig­ni­fi­ca que tan­to más neu­ro­nas se dis­pa­ran a tra­vés de la cor­te­za vi­sual.” Y cuan­to más fue­go ba­jo la ta­pa de los se­sos, tan­to más cer­ca la si­nes­te­sia.

Otros in­di­cios de un ce­re­bro si­nes­té­si­co los pro­por­cio­na la es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca trans­cra­nea­na (EMT). El mé­to­do con­sis­te en en­viar un im­pul­so magnético que pe­ne­tra la bó­ve­da cra­neal e in­flu­ye en las neu­ro­nas. En la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, el in­ves­ti­ga­dor del ce­re­bro De­vin Ter­hu­ne es­tu­dió la per­cep­ción de los co­lo­res de los si­nes­té­si­cos gra­fe­ma-co­lor. Un bre­ve zapp du­ran­te la EMT bas­ta pa­ra que es­tos par­ti­ci­pan­tes vean des­te­llos de co­lo­res y for­mas. Ter­hu­ne des­cu­brió que el um­bral de es­tí­mu­lo de los si­nes­té­si­cos es mu­cho más ba­jo que en otras per­so­nas. En el ca­so de los pri­me­ros, la ter­ce­ra par­te del im­pul­so de EMT es su­fi­cien­te pa­ra pro­vo­car efec­tos vi­sua­les.

A mo­do de prue­ba, Da­vid Sch­war­tz­man co­lo­ca la EMT en mi ca­be­za y pro­vo­ca una con­trac­ción de mi me­ñi­que. Me asom­bra la pre­ci­sión de los im­pul­sos mag­né­ti­cos. Des­pués, el cien­tí­fi­co di­ri­ge el imán ha­cia mi cor­te­za vi­sual. Zapp. An­te mis ojos ce­rra­dos des­te­lla al­go con for­ma de hoz. Lue­go una len­te con­ve­xa. Lue­go un dis­co. La vi­sión es cor­ta y muy di­fu­sa, pe­ro es su­fi­cien­te pa­ra el in­ves­ti­ga­dor del ce­re­bro. Apun­ta mi des­crip­ción y me en­vía al en­tre­na­mien­to de si­nes­te­sia.

EU­NA G VER­DE, UNA I AZUL CE­LES­TE, una O na­ran­ja. Du­ran­te se­ma­nas pa­so al me­nos una ho­ra dia­ria con la ta­ble­ta y prac­ti­co. Co­lo­res y le­tras lle­nan la pan­ta­lla. Re­ten­go su­ce­sio­nes de le­tras que se ha­cen ca­da vez más lar­gas cuan­do las re­pro­duz­co co­rrec­ta­men­te. So­bre una pa­le­ta de co­lo­res to­co ca­si­llas que des­apa­re­cen ca­da vez más rá­pi­do cuan­do acier­to. Una P rosa, una Q li­la, una R ro­ja.

Los sig­nos re­lu­cien­tes han de mar­car mi lec­tu­ra y abrir­me un co­lo­ri­do mundo del lenguaje. Al me­nos es así como me lo ima­gino. Una U gris, una W blan­ca, una X gris os­cu­ro.

Lleno de am­bi­ción apren­do co­lo­res y le­tras, apren­do to­do, re­pi­to, re­pi­to, re­pi­to. Al­gu­nos co­lo­res en­ca­jan bien con sus le­tras, pien­sa mi ce­re­bro. Otras pa­re­jas sim­ple­men­te se re­sis­ten a la me­mo­ria. Pe­ro por mu­cho que prac­ti­que: la si­nes­te­sia no se desa­rro­lla tan es­pec­ta­cu­lar­men­te como ha­bía es­pe­ra­do. Como mu­cho me to­po con ella du­ran­te los ejer­ci­cios y po­co des­pués, pe­ro nun­ca en la vi­da co­ti­dia­na. Me en­can­ta una Y cuan­do es­cri­bo un co­rreo elec­tró­ni­co. Apa­re­ce en me­dio de un pá­rra­fo, de un ama­ri­llo mu­cho más in­ten­so del que de­be­ría te­ner.

Pe­ro lo que me es­tá pa­san­do, ¿has­ta qué pun­to es­tá re­la­cio­na­do con la si­nes­te­sia? ¿Es­tá tra­ba­jan­do mi ce­re­bro de ma­ne­ra si­nes­té­si­ca, ac­ti­van­do otras áreas en cuan­to se es­ti­mu­la la cor­te­za vi­sual? ¿O es que es­toy me­mo­ri­zan­do dúos de le­tras y co­lo­res como si fue­ran vo­ca­blos?

ME REÚNO CON UTA. Quie­ro sa­ber qué dis­tin­gue mi si­nes­te­sia apren­di­da de la si­nes­te­sia he­re­da­da. La fí­si­ca es una “si­nes­té­sia co­mún y co­rrien­te”, se­gún sus pro­pias pa­la­bras. “Cuan­do ten­go un tex­to fren­te a mí, en un pri­mer mo­men­to es ne­gro so­bre blan­co”, ex­pli­ca Uta. “So­lo de­trás de la ba­rre­ra ocu­lar lle­gan los co­lo­res.” Las le­tras tie­nen co­lo­res inequí­vo­cos que, cuan­do se tra­ta de pa­la­bras más lar­gas, se des­di­bu­jan en fran­jas de co­lo­res. Como si pa­sa­ras un pin­cel por los co­lo­res mo­ja­dos, di­ce. Mis uni­da­des de en­tre­na­mien­to se ha­cen más lar­gas. Semana tras semana, los co­lo­res pe­ne­tran más pro­fun­da­men­te en el sub­cons­cien­te. Ca­da vez con más fre­cuen­cia, gran­des blo­ques de co­lor in­va­den mis pen­sa­mien­tos. La si­nes­te­sia pa­re­ce pre­sen­te... pe­ro no leo le­tras de co­lo­res. Pien­so en los co­lo­res que he apren­di­do. Pe­ro no los veo.

Me en­fren­to a un tex­to con críp­ti­cas su­ce­sio­nes de co­lo­res. Al­gu­nas las re­co­noz­co en­se­gui­da. Otras me lle­van a la de­ses­pe­ra­ción. Rosa, ver­de cla­ro, na­ran­ja, rosa, en me­dio una L, ver­de cla­ro, blan­co, azul ce­les­te, una T, una H, rojo, ver­de cla­ro, una A, ma­rrón, azul ce­les­te, una N, ver­de, rosa, rojo, na­ran­ja, azul, otra L, ver­de cla­ro, una M, una S. P-e-op-l-e-w-i-t-h-r-e-a-d-i-n-g-p-r-o-b-l-e-m-s? (¿gen­te con pro­ble­mas de lec­tu­ra?). Me re­sul­ta fa­mi­liar.

De nue­vo en Sus­sex. Da­vid Sch­war­tz­man se me acer­ca con dos ta­zas de ca­fé y me pre­gun­ta qué tal ha ido el en­tre­na­mien­to. No le di­go que he he­cho tram­pa en los úl­ti­mos tres ejer­ci­cios. Al sa­ber el tí­tu­lo y el au­tor, he bus­ca­do los tex­tos en Goo­gle y los he leí­do en le­tras. Mi ma­te­ria gris no te­nía ga­nas de com­pli­car­se la vi­da.

Sin em­bar­go, sien­to cam­bios en el la­bo­ra­to­rio. Du­ran­te la to­ma del elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma, el ta­ble­ro de aje­drez que mues­tra la pan­ta­lla adop­ta con­tor­nos mu­cho más ní­ti­dos. En­ci­ma de las ca­si­llas se ex­tien­de una red ver­de azu­la­do y flo­ta por mi cam­po de vi­sión. La cor­te­za vi­sual ha­ce pa­ya­sa­das. Eso tam­bién lo con­fir­ma el go­rro de ba­ño ca­blea­do. Du­ran­te la me­di­ción de mi ac­ti­vi­dad ce­re­bral, la am­pli­tud es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más al­ta que en el pri­mer exa­men. Tam­bién la EMT crea imá-

ge­nes más in­ten­sas en mi ca­be­za. Los im­pul­sos mag­né­ti­cos di­bu­jan des­te­llos de luz mu­cho más lu­mi­no­sos so­bre mis pár­pa­dos ce­rra­dos. Per­ci­bo con­tras­tes más fuer­tes, lí­neas, ar­cos.

¿Ha ocu­rri­do al­go en mi ce­re­bro? Sí. Lo de­mues­tra la “prue­ba de Stroop”. Me han da­do un mi­cró­fono y ten­go que anun­ciar los co­lo­res de una se­cuen­cia de le­tras de co­lo­res. Qué ton­to, pien­so y son­río, eso es co­ser y can­tar. Sch­war­tz­man me de­vuel­ve la son­ri­sa, pre­sin­tien­do el re­sul­ta­do. Una R ro­ja. Una B azul. Una Y ama­ri­lla. No me cau­san el me­nor problema, na­tu­ral­men­te. Pe­ro des­pués, mi ce­re­bro se blo­quea: ¡pe­ro si la E de­be­ría ser ver­de cla­ro! Sin em­bar­go, es rosa, tan rosa como una P. Mi ca­be­za se sien­te como si mis neu­ro­nas se es­tu­vie­ran enredando. Trans­cu­rren se­gun­dos has­ta que me su­pero y anun­cio el co­lor que veo.

Bien­ve­ni­dos al club de los si­nes­té­si­cos. Al me­nos se­gún la de­fi­ni­ción de los in­ves­ti­ga­do­res de Sus­sex. Co­rrec­to, ad­ju­di­co co­lo­res a las le­tras. Sí, es­tán co­nec­ta­dos de ma­ne­ra fir­me e in­con­fun­di­ble con los sím­bo­los, de mo­do que irre­gu­la­ri­da­des (como la E rosa) pro­vo­can un con­flic­to. Ade­más, mi um­bral de es­tí­mu­los pa­ra la per­cep­ción de co­lo­res ha caí­do un 16% du­ran­te la es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca. Se cum­plen los cri­te­rios: mi ce­re­bro ha si­do ma­ni­pu­la­do con me­dios re­la­ti­va­men­te sim­ples.

FPARA LOS CIEN­TÍ­FI­COS DE LA UNI­VER­SITY of Sus­sex, la si­nes­te­sia es un es­ce­na­rio de di­men­sio­nes abar­ca­bles en la ar­dua área de la in­ves­ti­ga­ción del ce­re­bro. La si­nes­te­sia se pue­de me­dir, se pue­den va­riar las con­di­cio­nes ba­jo las que se rea­li­zan los ex­pe­ri­men­tos... y pa­re­ce, por así de­cir­lo, que la si­nes­te­sia se pue­de pro­vo­car. De es­ta ma­ne­ra, los cien­tí­fi­cos quie­ren en­ten­der me­jor có­mo reac­cio­na nues­tro ce­re­bro a los es­tí­mu­los ex­te­rio­res, có­mo se adap­ta. Ha que­da­do de­mos­tra­do que la per­cep­ción pue­de cam­biar como con­se­cuen­cia de un sim­ple en­tre­na­mien­to. Da­vid Sch­war­tz­man y sus co­le­gas es­pe­ran aho­ra que sus re­sul­ta­dos pue­dan ha­cer una con­tri­bu­ción al tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des como el tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción con hi­per­ac­ti­vi­dad (TDAH) o la de­men­cia.

Yo, por mi par­te, me lo ha­bía ima­gi­na­do de otra ma­ne­ra. Más co­lo­ri­do, me­nos ba­nal. Que­ría ex­pe­ri­men­tar co­lo­res pro­yec­ta­dos a mi en­torno. Tal como afir­ma ca­si la mi­tad de los par­ti­ci­pan­tes de los ex­pe­ri­men­tos de Sus­sex. Pe­ro las imá­ge­nes so­lo es­tán en mi ca­be­za. De aho­ra en ade­lan­te, mis Q son de co­lor li­la. Al fin y al ca­bo, he vis­to Q de co­lor li­la todos los días. Can­ce­lé ci­tas pa­ra po­der de­di­car­me al en­tre­na­mien­to. Pe­ro si una Q de co­lor li­la es to­tal­men­te nor­mal, di­go... “Tam­bién una si­nes­te­sia in­na­ta es pre­ci­sa­men­te eso: to­tal­men­te nor­mal”, res­pon­de Sch­war­tz­man.

La si­nes­te­sia es un fe­nó­meno tan mis­te­rio­so por­que se desa­rro­lla de ma­ne­ra in­di­vi­dual. Su exis­ten­cia se pue­de de­mos­trar de ma­ne­ra cien­tí­fi­ca, pe­ro có­mo y con qué in­ten­si­dad se per­ci­be, eso va­ría en ca­da per­so­na. Y siem­pre que­da la pre­gun­ta: ¿se tra­ta de una si­nes­te­sia ge­nui­na? Re­cien­te­men­te, por ejem­plo, una co­le­ga mía no­tó que pa­ra ella los números tie­nen gé­ne­ro mas­cu­lino o fe­me­nino. Y yo mis­mo me di cuen­ta de que pa­ra mí los días de la semana tie­nen co­lo­res. La cul­pa la tie­ne el di­se­ño gráfico de una re­vis­ta de te­le­vi­sión de los años no­ven­ta. Ni ella ni yo nos ca­li­fi­ca­ría­mos de si­nes­té­si­cos ge­nui­nos.

Beat Meier, de la Uni­ver­si­dad de Ber­na (Sui­za), opi­na que exis­te una tran­si­ción con­ti­nua en­tre si­nes­te­sia ge­nui­na y una aso­cia­ción apren­di­da en­tre le­tras y co­lo­res. Y es­ta idea se pue­de lle­var aún más le­jos: ¿por qué las me­tá­fo­ras nos “ha­blan” a todos, a tra­vés de con­ti­nen­tes y cul­tu­ras? Y ca­si to­do el mundo pien­sa que la pa­la­bra ar­ti­fi­cial “ki­ki” sue­na un po­co a púas o es­pi­nas, mien­tras que “bou­ba” adop­ta for­mas más bien cur­vas. Ca­si to­do el mundo dis­tin­gue en­tre vo­ca­les más bien agu­das y más bien gra­ves. Y ca­si to­do el mundo opi­na que las co­sas dul­ces evo­can una sen­sa­ción re­don­da y las co­sas agrias, una sen­sa­ción pun­tia­gu­da. Tal vez se de­ba a que tam­bién en el ca­so de no­so­tros, los “nor­ma­les“, los sen­ti­dos no fun­cio­nan de ma­ne­ra to­tal­men­te in­de­pen­dien­te. Que in­ter­ac­túan. Que al fin y al ca­bo, todos so­mos si­nes­té­si­cos, al me­nos un po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.