En aguas tur­bu­len­tas

El pre­cio de la elec­tri­ci­dad

Geo - - SUMARIO MARZO - Fo­tos: Olaf Un­ver­zart

Es uno de los úl­ti­mos ríos sal­va­jes de Eu­ro­pa, que el Go­bierno al­ba­nés pre­ten­de em­bal­sar pa­ra pro­du­cir “elec­tri­ci­dad eco­ló­gi­ca“. Un equi­po de GEO sur­ca la co­rrien­te del Vio­sa, un au­tén­ti­co te­so­ro flu­vial.

Por los va­lles de los Bal­ca­nes flu­yen los úl­ti­mos ríos sal­va­jes de Eu­ro­pa. La cons­truc­ción de 2.700 cen­tra­les de “elec­tri­ci­dad eco­ló­gi­ca” pron­to obs­trui­rá es­tas vías flu­via­les. ¿Cuán­to es­pa­cio na­tu­ral vamos a sa­cri­fi­car pa­ra pro­te­ger el cli­ma? Un equi­po de GEO se ha des­pla­za­do al río Vio­sa,

en Al­ba­nia, pa­ra in­ves­ti­gar qué arries­ga­mos con el ne­go­cio ener­gé­ti­co.

UUN BAN­CO DE ARE­NA en tie­rra de na­die en­tre te­rri­to­rio grie­go y al­bano, me­dia­dos de ju­nio. Aquí co­mien­za el pe­ri­plo; y aquí pi­sa­mos por pri­me­ra vez la ri­be­ra de es­ta fran­ja flu­vial de aguas azu­les que dis­cu­rre por un pai­sa­je ver­de. Vamos a se­guir su cur­so a lo lar­go de 200 ki­ló­me­tros has­ta la cos­ta me­di­te­rrá­nea. El Vio­sa es re­pre­sen­ta­ti­vo de un ti­po de río ca­da vez más es­ca­so: un to­rren­te in­do­ma­ble ¡na­da me­nos que en Eu­ro­pa!

Sus aguas se ba­lan­cean so­bre el cau­ce y co­rren bra­man­do por el va­lle don­de he­mos acam­pa­do. El río re­co­ge los re­ga­tos que flu­yen des­de las ci­mas por am­bas la­de­ras del co­lla­do y arras­tra los gui­ja­rros que es­tos arran­ca­ron del le­cho en sus zo­nas de ori­gen, en el ma­ci­zo de Pin­do. Es­tos arro­yos ha­blan de lu­ga­res re­mo­tos, lagos cris­ta­li­nos, va­lles al­pi­nos y so­li­ta­rios.

El cur­so des­cri­be cur­vas pa­ra sal­var los is­lo­tes de ma­de­ra amon­to­na­da, atra­vie­sa bos­ques de sau­ces y ála­mos que se ex­tien­den has­ta su ori­lla, se pre­ci­pi­ta por rá­pi­dos for­man­do cas­ca­das en­tre las ro­cas, se re­vuel­ve es­pu­mean­te y vuel­ve a dis­cu­rrir tran­qui­lo co­rrien­te aba­jo.

“Ese es el as­pec­to que de­be te­ner el cau­ce de un río!”, afir­ma Ul­rich Ei­chel­mann mien­tras mi­ra ha­cia el llano y agu­za el oí­do. Sa­ca los pris­má­ti­cos de su mo­chi­la. “¡In­creí­ble! ¿Has es­cu­cha­do al chor­li­te­jo chi­co? ¿El piar de sus po­llue­los?” Des­pués se po­ne en mar­cha.

De­bió de exis­tir un tiem­po en que las con­di­cio­nes am­bien­ta­les en los cur­sos su­pe­rio­res del Da­nu­bio, el Rhin o el Inn pu­die­ron ser si­mi­la­res al pai­sa­je des­cri­to. Pe­ro en Eu­ro­pa cen­tral ca­si han des­apa­re­ci­do los ríos que se abren ca­mino sin obs­tácu­los ar­ti­fi­cia­les, como di­ques, re­ves­ti­mien­tos de hor­mi­gón de las ori­llas y rec­ti­fi­ca­cio­nes de su cur­so.

Los ríos y lagos no mo­di­fi­ca­dos pue­den con­si­de­rar­se re­li­quias o te­so­ros bio­ló­gi­cos. A pe­sar de que so­lo cu­bren un 1% de la su­per­fi­cie te­rres­tre, en ellos vi­ve cer­ca del 10% de las es­pe­cies ani­ma­les. E in­clu­so el 30% de todos los ver­te­bra­dos de las aguas dul­ces.

¿Que gra­do de es­ta­do na­tu­ral o pri­mi­ge­nio pue­de te­ner hoy un río eu­ro­peo?

Pa­ra ha­cer ave­ri­gua­cio­nes, el fo­tó­gra­go Olaf Un­ver­zart y yo acom­pa­ña­mos al es­pe­cia­lis­ta en cien­cias am­bien­ta­les Ul­rich Ei­chel­mann, de 54 años, en un via­je por los Bal­ca­nes. Aquí, en­tre Eslovenia y Gre­cia, la­te el “co­ra­zón azul de Eu­ro­pa”, afir­ma Ei­chel­mann, que tra­ba­ja con la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal con­ser­va­cio­nis­ta Ri­ve­rWatch. El eco­lo­gis­ta ha es­tu­dia­do un sis­te­ma flu­vial con una ex­ten­sión de 35.000 ki­ló­me­tros de vías de agua que se ra­mi­fi­can e irri­gan gar­gan­tas y ba­rran­cos, mon­ta­ñas ca­li­zas y bos­ques de la re­gión su­ro­rien­tal de los Al­pes. El 80% de las zo­nas ana­li­za­das ape­nas ha su­fri­do da­ños eco­ló­gi­cos y da re­fu­gio a ani­ma­les como la nu­tria, el águi­la, la tru­cha y las an­gui­las.

El río Vio­sa es­tá con­si­de­ra­do como la ar­te­ria más gran­dio­sa de es­te com­ple­jo hi­dro­grá­fi­co, aunque no en todos los lu­ga­res por don­de dis­cu­rre pue­da apre­ciar­se su va­lor: su es­plén­di­do cur­so re­co­rre 260 ki­ló­me­tros des­de las mon­ta-

ñas de Gre­cia, don­de el río re­ci­be el nom­bre de “Aoos”, has­ta el mar Me­di­te­rrá­neo. “¡Se tra­ta del úl­ti­mo sis­te­ma flu­vial com­ple­to de aguas bra­vas que per­vi­ve en Eu­ro­pa!”, di­ce Ei­chel­mann.

UU­NA FUER­ZA PRI­MA­RIA que otros es­tán dis­pues­tos a uti­li­zar como fuen­te de ener­gía eco­ló­gi­ca, tan ne­ce­sa­ria hoy. Las cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas que se cons­tru­yan do­mes­ti­ca­rán el ca­rác­ter bra­vío del Vio­sa. ¿Ten­drá que sa­cri­fi­car­se la vi­da sal­va­je de es­te to­rren­te a fa­vor del “río ver­de”? ¿Qué estamos po­nien­do en jue­go?

Se­gui­mos a Ei­chel­mann afec­ta­dos por el te­rri­ble ca­lor en un mundo asom­bro­so de ex­tre­mos: las aguas lím­pi­das y po­bres en sus­tan­cias nu­tri­ti­vas del Vio­sa flu­yen aquí en la mon­ta­ña con tan­to ím­pe­tu y tan re­vuel­tas que los ban­cos de are­na y gui­ja­rros que sal­pi­can su cur­so son is­lo­tes ines­ta­bles de su­per­vi­ven­cia don­de los se­res vi­vos ape­nas pue­den asen­tar- se. Las inun­da­cio­nes por las cre­ci­das del río arras­tran a los ani­ma­les y los re­bro­tes de las plan­tas. Cuan­do el cau­dal dis­mi­nu­ye a ni­ve­les mí­ni­mos esas su­per­fi­cies es­tán so­me­ti­das du­ran­te me­ses a una ra­dia­ción so­lar muy po­ten­te.

“Un mundo que no en­ve­je­ce”, afir­ma Ei­chel­mann. So­lo las es­pe­cies más ex­per­tas en la du­ra lu­cha con­tra las con­di­cio­nes ex­tre­mas lo­gran per­vi­vir allí: el ta­ma­ris­co, que se afe­rra a las ro­cas con sus raí­ces ad­ven­ti­cias o de an­cla­je; las lar­vas de los ple­cóp­te­ros, los “ra­te­ros del río”, que es­pe­ran es­con­di­dos a sus pre­sas en los bra­zos la­te­ra­les po­co pro­fun­dos del río.

Es­fé­ci­dos o avis­pas so­li­ta­rias y ca­rá­bi­dos pa­tru­llan por los ban­cos de are­na. Hor­mi­gas león per­ma­ne­cen al ace­cho en sus tram­pas em­bu­do de la ori­lla. Un ejem­plar ra­ro de lan­gos­ta de pa­tas con for­ma de hoz y co­lor ati­gra­do blan­co y ne­gro – Me­ta­plas­tes or­na­tus– ha to­ma­do po­si­cio­nes en una ra­ma. En tra­mos más tran­qui­los cer­ca de la ori­lla se agru­pan ale­vi­nes de pe­ces como los pis­car­dos, los bar­bos o las tru­chas.

Y tam­bién avis­ta­mos con los pris­má­ti­cos a los chor­li­te­jos chi­cos. Es­tos pe­que­ños pá­ja­ros de plu­ma­je ma­rrón y blan­co ne­ce­si­tan pa­ra in­cu­bar es­pa­cios abier­tos ba­ña­dos por el agua y sue­lo de gui­ja­rros. Aquí po­nen los hue­vos en una pe­que­ña hon­do­na­da, don­de se ca­mu­flan en­tre can­tos. “En Ale­ma­nia las aves tie­nen que pro­te­ger su pues­ta en ho­yos de gra­va”, afir­ma Ei­chel­mann. Ob­ser­va­mos a la grá­cil pa­re­ja, que es­ca­pa al­bo­ro­ta­da so- bre­vo­lan­do el ta­lud. Y re­gre­sa­mos a nues­tras tien­das. Ha lle­ga­do la ho­ra de par­tir.

¿Es­to va en se­rio? ¿Con ese chis­me te­ne­mos que lle­gar al mar? El li­ge­ro bo­te in­fla­ble ama­ri­llo que nues­tros tres co­la­bo­ra­do­res al­ba­nos –El­ti Pas­ho­lla­ri, Ja­nul Li­ce y So­kol Rafs­ra– han hin­cha­do con di­fi­cul­tad pre­sen­ta tal can­ti­dad de par­ches, rasguños y ras­po­nes que la ins­crip­ción “7 AD” im­pre­sa so­bre el plás­ti­co po­dría in­di­car en reali­dad su fe­cha de cons­truc­ción

an­tes de la era cris­tia­na. Pe­ro Pas­ho­lla­ri ase­ve­ra que las le­tras no sig­ni­fi­can Anno Do­mi­ni, son las ini­cia­les del fa­bri­can­te: Aqua De­sign. Y la lancha no es tan vie­ja, no tie­ne más de “dos años”.

A pe­sar de to­do co­men­za­mos a re­mar y ten­go que re­co­no­cer que “7 AD” re­sul­ta ser un clá­si­co in­des­truc­ti­ble. No hay por qué preo­cu­par­se de que pier­da al­go de ai­re en uno de los cos­ta­dos y de que en el fon­do del bo­te se con­cen­tre ca­da vez más agua.

Pas­ho­lla­ri, sen­ta­do en el ex­tre­mo pos­te­rior del bo­te, ma­ne­ja la bar­ca con sua­vi­dad y pe­ri­cia por los rá­pi­dos, sor­tea los tor­be­lli­nos en los gran­des des­ni­ve­les y nos con­du­ce a pa­sa­jes me­nos tur­bu­len­tos lla­ma­dos “car­ca­vo­nes”.

ZZAMBULLIRSE. SAL­VAR OBS­TÁCU­LOS. Su­dar a ma­res. Ho­ra tras ho­ra vamos lu­chan­do con de­nue­do por la co­rrien­te. Ca­si nun­ca avan­za­mos de­pri­sa, pe­ro así dis­po­ne­mos de tiem­po ex­tra pa­ra ma­ra­vi­llar­nos del en­torno. Se­gui­mos a las ban­da­das de golondrinas dau­ri­cas, azo­res, trigueros, un ave pe­que­ña de plu­ma­je par­do. Cru­za­mos por pa­sos es­tre­chos li­mi­ta­dos por pa­re­des que des­cien­den en pi­ca­do y es­tán po­bla­das por he­le­chos, en­ci­nas y pas­ti­za­les que cuel­gan del acan­ti­la­do. Ban­cos de gui­ja­rros en aguas po­co pro­fun­das, frá­gil con­sis­ten­cia del te­rreno en las már­ge­nes del río. Son in­di­cios de un sis­te­ma flu­vial in­tac­to, afir­ma Ei­chel­mann. So­lo en vías de agua “do­mes­ti­ca­das” las la­de­ras des­cien­den has­ta la ori­lla de ma­ne­ra uni­for­me. Las co­rrien­tes no tie­nen rit­mo ni me­lo­día. “Pe­ro en un río sal­va­je de mon­ta­ña como el Vio­sa se pro­du­cen una gran va­rie­dad de so­ni­dos y los tra­mos rá­pi­dos, len­tos y bra­víos se al­ter­nan cons­tan­te­men­te”. En su mu­si­ca­li­dad se re­co­no­ce en­se­gui­da la na­tu­ra­le­za pri­mi­ge­nia que en­cie­rra un río.

Ul­rich Ei­chel­mann tie­ne un oí­do fino pa­ra la mú­si­ca acuá­ti­ca. Es un hom­bre de río, un ca­rác­ter “muy mar­ca­do des­de la in­fan­cia”, afir­ma, pues cre­ció a ori­llas del río Al­te­nau, en West­fa­lia, don­de con so­lo diez años pes­ca­ba tru­chas con las ma­nos, sin ca­ña ni an­zue­lo.

Cuan­do en 1984 se cons­tru­ye­ron dos di­ques pa­ra re­pre­sar las aguas del Al­te­nau y en los me­ses de ve­rano sub­si­guien­tes el cau­ce se se­ca­ba, Ei­chel­mann fue uno de los pri­me­ros ac­ti­vis­tas en tra­ba­jar por la re­ge­ne­ra­ción y ade­cua­ción del fun­cio­na­mien­to na­tu­ral de la cuen­ca del río. Un mo­vi­mien­to de pro­tes­ta que lo­gró el éxi­to 30 años des­pués: en agos­to de 2014 se abrie­ron al fin las com­puer­tas del pri­mer em­bal­se y en 2016 se pro­ce­de­rá a la aper­tu­ra de las se­gun­das.

El Al­te­nau ha vuel­to a co­brar vi­da y Ul­rich Ei­chel­mann ha he­cho de la lu­cha a fa­vor del agua su ob­je­ti­vo en la vi­da. Como es­pe­cia­lis­ta en el tra­ta­mien­to y la res­tau­ra­ción del pai­sa­je y ex­per­to en ríos de la Fun­da­ción Mun­dial pa­ra la Na­tu­ra­le­za de Aus­tria, Ei­chel­mann co­la­bo­ró en la pla­ni­fi­ca­ción del Par­que Na­cio­nal del Da­nu­bio-Auen. En Tur­quía coor­di­nó la pro­tes­ta con­tra la cons­truc­ción de la pre­sa de Ili­su en el río Ti­gris, pe­ro no lo­gró de­te­ner el me­ga­pro­yec­to. Des­de 2012 Ei­chel­mann lu­cha en las fi­las de la or­ga­ni­za­ción aso­cia­da Eu­roNa­tur y con eco­lo­gis­tas de los Es­ta­dos bal­cá­ni­cos con­tra el desa­rro­llo de los re­cur­sos hi­dráu­li­cos y la pro­duc­ción de ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca en la re­gión su­ro­rien­tal de Eu­ro­pa.

Un ac­ti­vis­ta com­ba­ti­vo, per­se­ve­ran­te e in­tran­si­gen­te. “La fuer­za hi­dráu­li­ca como fuen­te de ener­gía no es eco­ló­gi­ca ni re­no­va­ble”, di­ce Ei­chel­mann. “La cons­truc­ción de pre­sas cau­sa la des­truc­ción de pai­sa­jes y la pér­di­da de es­pe­cies, que no po­drán re­cu­pe­rar­se. La ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca no es más res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te que el car­bón”.

Ei­chel­mann ob­ser­va el mundo des­de la pers­pec­ti­va de los ríos; y es­ta­ble­ce una dis­tin­ción ri­gu­ro­sa en­tre los ries­gos reales pa­ra la na­tu­ra­le­za in­trín­se­ca y el de­te­rio­ro su­per­fi­cial, aunque es­te úl­ti­mo sue­la ser más evi­den­te.

“Lo esen­cial no es que la ri­be­ra flu­vial ten­ga un as­pec­to bo­ni­to. Lo de­ter­mi­nan­te es que el agua pue­da fluir”, di­ce Ei­chel­mann. “La na­tu­ra­le­za no tie­ne por qué ser ne­ce­sa­ria­men­te idí­li­ca”.

Y los eco­sis­te­mas de Al­ba­nia no es­tán tan bien pre­ser­va­dos como las tie­rras sal­va­jes de Ca­na­dá. Des­pués de pa­sar la lo­ca­li­dad de Për­met, du­ran­te la se­gun­da jornada del via­je, ob­ser­va­mos que en las ra­mas de los ár­bo­les a ori­llas del río hay pren­di­dos cien­tos de res­tos de plás­ti­co y ji­ro­nes de ro­pa on­dean­do al vien­to como ban­de­ras: es la ba­su­ra que han arras­tra­do has­ta las co­pas de los ár­bo­les las inun­da­cio­nes de la pri­ma­ve­ra pa­sa­da.

“En los pue­blos se ti­ra al agua to­do ti­po de re­si­duos”, se la­men­ta el ti­mo­nel Pas­ho­lla­ri. “No

hay un ser­vi­cio de re­ti­ra­da de ba­su­ras y mu­cha gen­te ja­más ha oí­do ha­blar del re­ci­cla­je“.

Ei­chel­mann no ve un gran problema en las “ins­ta­la­cio­nes” de plás­ti­co de los ár­bo­les, al me­nos en lo que res­pec­ta al río Vio­sa: los há­bi­tats na­tu­ra­les no se des­tru­yen con ello, pues­to que el agua con­ti­núa flu­yen­do y “tar­de o tem­prano se desa­rro­lla­rá un sis­te­ma mo­derno de eli­mi­na­ción y tra­ta­mien­to de re­si­duos do­més­ti­cos”.

SSO­BRE NUES­TRO BO­TE de­ja­mos atrás pi­la­res de puen­tes en rui­nas y mon­ta­ñas de res­tos de vehícu­los aban­do­na­dos. Lue­go el Vio­sa vuel­ve a ex­pan­dir­se y al­can­za una an­chu­ra de ki­ló­me­tros, le­jos de to­da hue­lla hu­ma­na, y con­ver­ti­do en un gran laberinto de tie­rras inun­da­das, sal­pi­ca­das de ban­cos de gui­ja­rros, vías na­ve­ga­bles, en­se­na­das, bos­ques de cho­pos y es­tan­ques. Fru­tos sil­ves­tres de arum y cla­ve­les flo­re­ci­dos mo­tean de rojo y blan­co los cla­ros del pai­sa­je. En los bor­des ar­ci­llo­sos de la ri­be­ra ni­di­fi­can di­fe­ren­tes aves: el abe­ja­ru­co, el mar­tín pes­ca­dor, el avión za­pa­dor.

Ei­chel­mann avis­ta una pa­re­ja de al­ca­ra­va­nes in­cu­ban­do: del Bur­hi­nus oe­dic­ne­mus –del ta­ma­ño de una pa­lo­ma, co­lor ma­rrón are­na y ha­bi­tan­te de te­rre­nos inun­da­bles–, ape­nas que­da un pu­ña­do de pa­re­jas ca­pa­ces de criar; en Ale­ma­nia nin­gu­na. “¡In­creí­ble!”, di­ce Ei­chel­mann: un au­tén­ti­co te­so­ro or­ni­to­ló­gi­co.

Al reanu­dar la mar­cha el río se es­tre­cha por la acu­mu­la­ción de ro­cas en la ori­lla y so­bre nues­tras ca­be­zas ve­mos vo­lar aves que anidan en los cor­ta­dos: la pa­lo­ma bra­vía, el cer­ní­ca­lo pri­mi­lla y el águi­la real. De pron­to, en el pun­to más an­gos­to del cau­ce, el en­torno sal­va­je se in­te­rrum­pe: he­mos to­pa­do con las ex­ca­va­do­ras.

Una imponente zo­na de obras ocu­pa am­bas ori­llas del río, en las es­car­pa­das la­de­ras se ha cons­trui­do una se­rie de te­rra­zas. Un es­ce­na­rio dan­tes­co; aquí, en Ka­li­vaç, se es­tá edi­fi­can­do una pre­sa: una ba­rre­ra de hor­mi­gón de 45 me­tros de al­tu­ra y 350 me­tros de lon­gi­tud don­de se em­bal­sa­rán las aguas que flu­yen ha­cia el va­lle. Es­to no cons­ti­tu­ye un sim­ple par­che an­ti­es­té­ti­co que arrui­na la be­lle­za del en­torno flu­vial, sino que sig­ni­fi­ca­rá la muer­te del río.

Los Es­ta­dos bal­cá­ni­cos han des­cu­bier­to el po­ten­cial del agua y quie­ren con­ver­tir sus ríos en má­qui­nas de ha­cer di­ne­ro pro­du­cien­do “elec­tri­ci­dad ver­de”. Es­tán pro­yec­ta­das cer­ca de 2.700 cen­tra­les hi­dráu­li­cas en el co­ra­zón azul de Eu­ro­pa, de las cua­les 313 es­tán pre­vis­tas en Al­ba­nia: ocho en el Vio­sa y 23 en sus afluen­tes.

“CON ELLO, LA VE­NA DE AGUA co­rre el ries­go de su­frir un in­far­to”, co­men­ta preo­cu­pa­do Ei­chel­mann. Por­que es­tá de­mos­tra­do lo que su­po­ne la cons­truc­ción de pre­sas como la de Ka­li­vaç pa­ra los se­res vi­vos de los ríos sal­va­jes. En las aguas es­tan­ca­das se ge­ne­ran ga­ses de fer­men­ta­ción. En las tur­bi­nas que­dan atra­pa­dos por ac­ci­den­te mul­ti­tud de pe­ces y crus­tá­ceos. En las tie­rras más arri­ba de ese mu­ro de in­ge­nie­ría, los em­bal­ses pro­vo­can la deseca­ción de ve­gas y cam­pos de cul­ti­vo, el ca­len­ta­mien­to del agua y la re­ten­ción de pie­dras, cieno y are­nas ri­cas en nu­trien­tes. Más aba­jo, la ba­rre­ra es res­pon­sa­ble de la de­ser­ti­fi­ca­ción. El agua se fil­tra ha­cia ca­pas más pro­fun­das

del te­rreno, des­cen­dien­do el ni­vel freá­ti­co.

“¡No que­re­mos esas cen­tra­les eléc­tri­cas! Me­jor se­ría que con el di­ne­ro se ins­ta­la­ran pa­ne­les so­la­res en los te­ja­dos de nues­tras ca­sas”, co­men­ta­ron in­dig­na­dos Pas­ho­lla­ri, Li­ce y Rafs­ra du­ran­te la pri­me­ra ve­la­da de nues­tro via­je. La ma­yor par­te de los pes­ca­do­res, cam­pe­si­nos, maes­tros y co­mer­cian­tes con los que he­mos ha­bla­do han mos­tra­do su preo­cu­pa­ción por las consecuencias de la cons­truc­ción de las pre­sas pa­ra el fu­tu­ro del río y pa­ra el su­yo pro­pio.

“Ne­ce­si­ta­mos las aguas del Vio­sa como la san­gre de nues­tras ve­nas”, ar­gu­men­ta el can­tan­te de mú­si­ca po­pu­lar Go­lik Jau­pi, un sep­tua­ge­na­rio y ve­te­rano mú­si­co con quien nos reuni­mos en su pue­blo na­tal cer­ca de Te­pe­le­në.

No obs­tan­te, las ex­ca­va­do­ras aho­ra no tra­ba­jan en Ka­li­vaç por­que se in­ves­ti­ga a la em­pre­sa ita­lia­na ad­ju­di­ca­ta­ria de la cons­truc­ción del di­que por un po­si­ble frau­de.

“Qui­zá al Vio­sa le que­de una opor­tu­ni­dad de sal­va­ción”, co­men­ta es­pe­ran­za­do Jau­pi.

CCONTINUAMOS RE­MAN­DO RÍO ABA­JO y sur­ge el de­ba­te so­bre la nor­ma­ti­va de Al­ba­nia pa­ra ne­go­ciar los con­tra­tos de con­ce­sión y so­bre el sue­ño de la crea­ción de un par­que na­cio­nal en el río Vio­sa. Al fi­nal, ago­ta­dos, nos de­ja­mos arras­trar por la co­rrien­te y dis­fru­ta­mos de la luz cre­pus­cu­lar que ba­ña unas ri­be­ras de nue­vo flan­quea­das por ca­de­nas de co­li­nas, le­jos de cual­quier ca­rre­te­ra. De re­pen­te re­sue­na por el des­fi­la­de­ro un es­tam­pi­do en­sor­de­ce­dor.

“Ka­lásh­ni­kov!”, su­su­rra Pas­ho­lla­ri: “¡No mi­réis ha­cia tie­rra! ¡Con­ti­nuad re­man­do!”

Des­de las ori­llas lle­ga al río el olor de las plan­tas de can­na­bis: nos en­con­tra­mos en me­dio de la zo­na de plan­ta­cio­nes de ma­rihua­na.

¡Lar­go de aquí rá­pi­da­men­te! Quién sa­be lo ner­vio­so que es­ta­rá ese fran­co­ti­ra­dor o lo que ha­brá fu­ma­do. Se­gui­mos re­man­do de­pri­sa has­ta el si­guien­te puen­te, don­de nos aguar­da nues­tro ami­go Rafs­ra con el vehícu­lo de apo­yo.

Es­to es Al­ba­nia, la zo­na más ex­ten­sa de cul­ti­vo de can­na­bis en Eu­ro­pa. Se­gún la ONG Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, Al­ba­nia no es so­lo uno de los paí­ses más po­bres del con­ti­nen­te eu­ro­peo, sino tam­bién uno de los más co­rrup- tos. Unas tie­rras sil­ves­tres en las que jun­to a es­pe­cies ra­ras de flo­ra y fau­na tie­nen ca­bi­da per­so­nas in­de­sea­bles.

Los dos úl­ti­mos días de nues­tro re­co­rri­do ha­cia el mar son eter­nos. El cau­dal del río dis­mi­nu­ye, el agua se vuel­ve más tur­bia por el cieno, el mundo na­tu­ral más uni­for­me. An­tes del me­dio­día el ca­lor es ca­si in­so­por­ta­ble. El Vio­sa re­co­rre la úl­ti­ma eta­pa de sus in­con­ta­bles vi­ra­jes: el río “en­ve­je­ce”, se ensancha y flu­ye con una len­ti­tud exas­pe­ran­te.

En lu­gar de ta­ma­ris­cos, en las ori­llas cre­cen cho­pos blan­cos, y en vez de chor­li­te­jos chi­cos so­bre­vue­lan los pra­dos el rui­se­ñor bas­tar­do, el al­cau­dón chi­co y el cho­ta­ca­bras eu­ro­peo. Los avio­nes za­pa­do­res anidan en los cor­tes ro­co­sos, los sa­pos ver­des nos acom­pa­ñan croan­do.

En No­vo­se­lë, a po­cos ki­ló­me­tros de la desem­bo­ca­du­ra, nos reuni­mos con el bió­lo­go al­ba­nés Fer­di­nand Be­go du­ran­te un par de ho­ras en bus­ca de hue­llas de la nu­tria pa­leár­ti­ca.

“Si hu­bie­ra que sal­var un so­lo río en Al­ba­nia, se­ría el Vio­sa”, afir­ma Be­go. “Es un mo­de­lo úni­co de có­mo fue­ron an­ta­ño otros ríos europeos. Eso no se com­pen­sa con me­ga­va­tios”.

¿Se sa­cri­fi­ca­rá es­te te­so­ro na­tu­ral en aras de un mundo “des­car­bu­ri­za­do”, en el que se va­lo­ra una economía de ba­ja com­bus­tión fó­sil? En el mo­vi­mien­to eco­lo­gis­ta hay des­de ha­ce años di­vi­sión de opi­nio­nes so­bre la ener­gía hi­dráu­li­ca. El he­cho cier­to es que la hu­ma­ni­dad de­be con­su­mir me­nos car­bón y gas y el 80% de to­da la ener­gía que se ob­tie­ne de fuen­tes re­no­va­bles pro­ce­de hoy del agua. En los pró­xi­mos 20 años la can­ti­dad de ener­gía ge­ne­ra­da por los ríos de nues­tro pla­ne­ta se du­pli­ca­rá, como mí­ni­mo.

¿Nos ve­re­mos for­za­dos a de­ci­dir en­tre “ener­gía ver­de” y la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za?

Cues­tio­nes así me bu­llen en la ca­be­za cuan­do nos acer­ca­mos al es­tua­rio del Vio­sa. Ei­chel­mann re­prue­ba los pla­nes hi­dro­eléc­tri­cos en los Bal­ca­nes como “crí­me­nes me­dioam­bien­ta­les en nom­bre de la pro­tec­ción del cli­ma y la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co”: mu­chos pro­yec­tos de edi­fi­ca­ción, in­clu­so los rea­li­za­dos en es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos, es­tán fi­nan­cia­dos, ba­jo el “pre­tex­to del cre­ci­mien­to eco­ló­gi­co”, por ins­ti­tu­cio­nes como el Ban­co Eu­ro­peo pa­ra la Re­cons­truc­ción y el Desa­rro­llo. Es­to pa­re­ce un ab­sur­do: mien­tras en la Unión

Eu­ro­pea se de­di­can re­cur­sos y es­fuer­zos a la re­na­tu­ra­li­za­ción de los ríos pa­ra lo­grar que en 2027 todos los cuer­pos de agua se en­cuen­tren en un “buen” es­ta­do eco­ló­gi­co, ¿tie­ne ló­gi­ca que en los Es­ta­dos bal­cá­ni­cos, candidatos a la ad­he­sión a la UE, se cons­tru­yan obras que per­ju­di­can los eco­sis­te­mas de cien­tos de ríos?

Por otra par­te, el vo­lu­men de elec­tri­ci­dad que Al­ba­nia im­por­ta es enor­me. ¿No es com­pren­si­ble que el país quie­ra apro­ve­char su po­ten­cial de ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca? ¿No es la pro­tec­ción del cli­ma un te­ma tan can­den­te que jus­ti­fi­ca gran­des in­ter­ven­cio­nes en es­pa­cios na­tu­ra­les, cuan­do sin la apli­ca­ción de me­di­das efi­ca­ces con­tra el con­su­mo des­me­di­do de ener­gía se des­tru­yen es­pa­cios na­tu­ra­les en ma­yor es­ca­la?

Los que apo­yan un au­men­to de la pro­duc­ción de ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca ar­gu­men­tan que el im­pac­to per­ni­cio­so de los pan­ta­nos so­bre la na­tu­ra­le­za se pue­de mi­ti­gar por me­dios téc­ni­cos: me­dian­te ca­na­les de de­ri­va­ción y es­ca­le­ras de pe­ces, un sis­te­ma de trans­fe­ren­cia que per­mi­ta atra­ve­sar el pan­tano a los pe­ces que mi­gran por el río co­mu­ni­can­do el ni­vel del em­bal­se aguas arri­ba de la pre­sa con el ni­vel del río aguas aba­jo; otra me­di­da pa­lia­ti­va se­ría la ins­ta­la­ción de desagües de fon­do pa­ra los sedimentos o una or­de­na­ción de los már­ge­nes del río más ade­cua­da a su en­torno na­tu­ral. En su opi­nión, los efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra el me­dio am­bien­te de las cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas son me­no­res que los pro­vo­ca­dos por ro­to­res eó­li­cos y pa­ne­les so­la­res, siem­pre que se ten­ga en cuen­ta el equi­li­brio eco­ló­gi­co de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos y sus co­rres­pon­dien­tes pres­ta­cio­nes.

La ob­ten­ción de ener­gía mo­di­fi­ca el me­dio am­bien­te. Siem­pre. El di­le­ma so­bre la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za nos con­du­ce al de­ba­te so­bre los lí­mi­tes del cre­ci­mien­to. De mo­men­to po­dría afron­tar­se el problema me­dian­te una or­de­na­ción del te­rri­to­rio más in­te­li­gen­te y ra­cio­nal, per­mi­tien­do la cons­truc­ción de pre­sas en tra­mos flu­via­les don­de las obras de in­ge­nie­ría apor­ten más ven­ta­jas que in­con­ve­nien­tes.

La ma­yo­ría de las cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas de los paí­ses de la UE –cer­ca del 91%– son pe­que­ñas ins­ta­la­cio­nes que pro­du­cen so­lo el 13% de la ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca to­tal. Se po­dría pres­cin­dir de mu­chas (y tam­bién de la am­plia­ción pre­vis­ta pa­ra otras) y así se pre- ser­va­ría la vi­da en nu­me­ro­sos tra­mos flu­via­les.

Un com­pro­mi­so de fu­tu­ro po­dría ser que los Go­bier­nos europeos de­ter­mi­nen cuá­les son los cuer­pos de agua que de­ben per­ma­ne­cer inal­te­ra­bles por su gran im­por­tan­cia eco­ló­gi­ca, como el ca­so del Vio­sa. Así, los po­lí­ti­cos aus­tria­cos, jun­to con un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res del agua, han ela­bo­ra­do una “lis­ta de los in­to­ca­bles” de su país. Otros ríos, por el con­tra­rio, se po­drán se­guir re­mo­de­lan­do pa­ra que sean úti­les como vías de na­ve­ga­ción y pue­dan con­tri­buir a un mundo ba­jo en emi­sio­nes de car­bono.

UUN DES­TE­LLO AZUL, que se agran­da por mo­men­tos, se di­vi­sa en el ho­ri­zon­te. En las ori­llas del Vio­sa el ca­rri­zo y los jun­cos des­apa­re­cen, ya se sien­te la suc­ción de la ma­rea. So­bre nues­tras ca­be­zas pla­nean ven­ce­jos reales y ga­vio­tas. He­mos lle­ga­do a nues­tro des­tino, al mar.

So­bre un ban­co de are­na, ro­dea­dos de re­si­duos de plás­ti­co, des­ple­ga­mos por úl­ti­ma vez las tien­das de cam­pa­ña. Sen­ta­dos jun­to a la ho­gue­ra, es­cu­cha­mos el au­lli­do del cha­cal do­ra­do. A lo le­jos, se ve la luz de unas an­tor­chas: “Pro­ba­ble­men­te se tra­te de tra­fi­can­tes de dro­gas”, afir­ma Pas­ho­lla­ri. Se di­ri­gen ha­cia Ita­lia.

El Vio­sa si­gue flu­yen­do. Tres me­ses más tar­de, en sep­tiem­bre de 2015, el pri­mer mi­nis­tro de Al­ba­nia ha­ce pú­bli­ca su de­ci­sión: el cur­so su­pe­rior del río, en el en­torno de la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Për­met, se­rá de­cla­ra­do par­que na­cio­nal pro­te­gi­do. Pe­ro con­ti­nua­rá la cons­truc­ción de las cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas río aba­jo. Una acuer­do ca­tas­tró­fi­co pa­ra la na­tu­ra­le­za. “No­so­tros, los europeos, te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de sal­var nues­tro úl­ti­mo río sal­va­je”, afir­ma Ei­chel­mann. Pe­ro no va a ser fá­cil. Exis­te una pro­pues­ta de cons­truir in­clu­so una se­gun­da pre­sa en el Vio­sa: cer­ca de Poçem, en me­dio de las plan­ta­cio­nes de can­na­bis.

En su re­co­rri­do por te­rri­to­rio al­ba­nés el le­cho del río Vio­sa for­ma di­la­ta­dos hu­me­da­les que cam­bian de as­pec­to cuan­do se pro­du­ce una inun­da­ción por el des­bor­da­mien­to del río.

Los plás­ti­cos on­dean en las ori­llas flu­via­les. En los pue­blos mu­cha gen­te arro­ja ba­su­ra al río. Los desechos que arras­tran las aguas se que­dan atra­pa­dos en las ra­mas de los ár­bo­les. Sin em­bar­go, los de­fen­so­res de los ríos con­si­de­ran que el Vio­sa tie­ne otros pro­ble­mas más gra­ves.

A con­tra­co­rrien­te. El eco­lo­gis­ta Ul­rich Ei­chel­mann lu­cha des­de ha­ce dé­ca­das a fa­vor de la con­ser­va­ción de los ríos sal­va­jes de Eu­ro­pa.“So­bre el Vio­sa sa­be­mos me­nos que so­bre mu­chos tra­mos del Ama­zo­nas”, afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.