"Com­ba­ti­mos el te­rro­ris­mo con cen­tros cul­tu­ra­les"

La for­ja de yiha­dis­tas es el te­ma del úl­ti­mo li­bro de Mahi Bi­ne­bi­ne: Su gran éxi­to in­ter­na­cio­nal ha tras­cen­di­do el ám­bi­to li­te­ra­rio.

Geo - - GEO ENTREVISTA -

Jo­vial y afa­ble, Mahi Bi­ne­bi­ne ríe sus pro­pias bro­mas en los ins­tan­tes de res­pi­ro que nos per­mi­ti­mos du­ran­te la en­tre­vis­ta, pa­ra re­la­jar la gra­ve­dad del te­ma de su li­bro y de la char­la: có­mo fue­ron cap­ta­dos por las re­des yiha­dis­tas los chi­cos ka­mi­ka­zes par­ti­ci­pan­tes en el ma­yor aten­ta­do de Ma­rrue­cos.

¿Por qué de­ci­dió es­cri­bir es­ta his­to­ria im­pac­tan­te?

–La no­che del 16 de ma­yo de 2003, 14 chi­cos en­tre 16 y 24 años aban­do­na­ron el po­bla­do cha­bo­lis­ta de Si­di Mou­men en la pe­ri­fe­ria de Ca­sa­blan­ca, y se in­mo­la­ron en va­rios lo­ca­les cén­tri­cos de la ciu­dad, la Ca­sa de Es­pa­ña en­tre ellos, ma­tan­do a 45 per­so­nas e hi­rien­do a más de cien: una car­ni­ce­ría. En Ma­rrue­cos no es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a esa vio­len­cia y aquel día el país se que­dó en es­ta­do de shock. Yo de­ci­dí co­no­cer el mundo de esos chi­cos. Y des­cu­brí Si­di Mou­men, un po­bla­do cha­bo­lis­ta to­tal­men­te se­gre­ga­do de Ca­sa­blan­ca por un mu­ro.

¿Có­mo con­si­guió en­trar en el po­bla­do?

–Te­nía un ami­go pe­rio­dis­ta ori­gi­na­rio de Si­di Mou­men que me in­tro­du­jo en la ba­rria­da, por­que era pe­li­gro­so. Lo pri­me- ro que vi fue a ni­ños ju­gan­do al fút­bol en un ver­te­de­ro, so­bre la ba­su­ra, en­tre la in­mun­di­cia. Me re­cor­da­ron a mí de ni­ño; yo cre­cí en la me­di­na de Marrakesh y ju­ga­ba al fút­bol en la ca­lle: eran ni­ños como yo.

¿El li­bro re­fle­ja lo que en­con­tró en el po­bla­do?

–Sí. Yo ne­ce­si­ta­ba en­trar en las vi­das de es­ta gen­te, en sus cha­bo­las, sen­tir lo que sen­tían, co­mer y be­ber jun­to a ellos. Ha­blé con las fa­mi­lias de los sui­ci­das, in­clu­so con el ka­mi­ka­ze en­car­ce­la­do que no ac­ti­vó el cin­tu­rón de ex­plo­si­vos. Hice un tra­ba­jo an­tro­po­ló­gi­co por­que ne­ce­si­ta­ba sen­tir, sa­ber có­mo fun­cio­na­ba to­do, en­ten­der... Fui allí una de­ce­na de ve­ces...

¿Fi­nal­men­te en­ten­dió?

–Em­pe­cé el li­bro en 2004, y en 2006 pa­ré por­que es­ta­ba com­pren­dien­do de­ma­sia­do y esa no era la idea. Pen­sa­ba que si yo hu­bie­ra na­ci­do allí, yo ha­bría si­do pre­sa fá­cil del pri­mer mer­ca­der de sue­ños que pa­sa­ra por allí. Pa­ré es­te li­bro y es­cri­bí otro so­bre la ciu­dad de Marrakesh, que fue como unas va­ca­cio­nes pa­ra mí. Pe­ro te­nía que ter­mi­nar Los ca­ba­llos de Dios. Lo aca­bé un año des­pués.

¿Cree que tam­bién fue­ron víc­ti­mas los ka­mi­ka­zes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.