UNA HIS­TO­RIA PRE­MIA­DA EN LA GRAN PAN­TA­LLA

"Pa­ra es­cri­bir el li­bro ne­ce­si­ta­ba en­trar en las cha­bo­las de Si­di Mou­men, sen­tir lo que sen­tía su gen­te. Ha­blé con las fa­mi­lias de los sui­ci­das..."

Geo - - GEO ENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

tra­ba­jo de en­ro­la­mien­to y adoc­tri­na­mien­to de los chi­cos...Pe­ro es­tos chi­cos mue­ren y dan lo más pre­cia­do que tie­nen.

¿Por qué Ma­rrue­cos no com­ba­te es­tas ma­fias?

–An­tes los enemi­gos eran los co­mu­nis­tas, y a los is­la­mis­tas les de­ja­ron ha­cer: les po­nían al­fom­bras ro­jas... En la uni­ver­si­da­des les de­ja­ron ha­cer­se con los sin­di­ca­tos de es­tu­dian­tes, les de­ja­ron... De­cían que como ellos son mu­sul­ma­nes... Pe­ro no es ver­dad, no son mu­sul­ma­nes, son to­do me­nos mu­sul­ma­nes. Esas ma­fias –por­que son ma­fias– son los te­rro­ris­tas...

¿Có­mo con­tro­lan las ma­fias re­li­gio­sas es­tas zo­nas?

–Tie­nen mu­cho di­ne­ro, el di­ne­ro del waha­bis­mo que vie­ne del ex­tran­je­ro, y es­tán en to­das par- tes. Te ayu­dan y te ino­cu­lan el virus. Con su di­ne­ro con­si­guen ins­ta­lar­se en zo­nas mi­se­ra­bles y ofre­cen ayu­da so­cial. Hay que com­ba­tir­los abrien­do cen­tros cul­tu­ra­les en es­tos po­bla­dos y tra­ba­jan­do con los chi­cos. Ellos les dan la cul­tu­ra de la muer­te y no­so­tros la cul­tu­ra de la vi­da. No­so­tros no te­ne­mos tan­to di­ne­ro como ellos. Tras los aten­ta­dos, el di­rec­tor de la pe­lí­cu­la ba­sa­da en mi li­bro, Na­bil Ayouch, y yo fun­da­mos un cen­tro cul­tu­ral en Si­di Mou­men: así com­ba­ti­mos el te­rro­ris­mo. Yo re­co­rro el mundo pi­dien­do di­ne­ro pa­ra es­tos cen­tros: Bah­réin y Ale­ma­nia; aho­ra Es­pa­ña...

¿Có­mo es el cen­tro cul­tu­ral de Si­di Mou­men?

–Magnífico, con sa­la de ci­ne, bi­blio­te­ca de 15.000 li­bros y me-

Los ca­ba­llos de Dios. dia­te­ca, sa­la de or­de­na­do­res, sa­la de dan­za, ca­fe­te­ría, un jar­dín su­bli­me, sa­la de mú­si­ca con ins­tru­men­tos y de tea­tro. He­mos con­tra­ta­do a 10 per­so­nas a tiem­po com­ple­to. Te­ne­mos acuer­dos con los ins­ti­tu­tos Fran­cés, Cer­van­tes, Goet­he y la Ca­sa de Amé­ri­ca, todos en Ca­sa­blan­ca, pa­ra que ca­da es­pec­tácu­lo re­pre­sen­ta­do en sus se­des al día si­guien­te se es­ce­ni­fi­que en nues­tro cen­tro de Si­di Mou­men. Cuan­do se pre­gun­ta a los ar­tis­tas si quie­ren ac­tuar gra­tis pa­ra es­tos chi­cos todos di­cen que sí. El cen­tro fun­cio­na muy bien.

Ten­go en­ten­di­do que han abier­to al­guno más.

–Sí, un día un ma­rro­quí ju­dío y con di­ne­ro visitó con no­so­tros el cen­tro cul­tu­ral de Si­di Mou­men y nos di­jo que nos fi­nan- cia­ba otros dos. "Ele­gid la ciu­dad", di­jo. Y pu­so el di­ne­ro so­bre la me­sa. Mu­cho di­ne­ro. Ele­gi­mos Tán­ger y Fez. Bus­cá­ba­mos zo­nas don­de con­tra­rres­tar la pre­sen­cia is­la­mis­ta. En Tán­ger, el al­cal­de is­la­mis­ta re­cha­zó nues­tro pro­yec­to, por lo que al fi­nal los he­mos abier­to en Fez y Es­saoui­ra. Y hay más. Un em­pre­sa­rio de ener­gía so­lar con ne­go­cios en Uar­za­zat nos ha fi­nan­cia­do otro cen­tro en esa ciu­dad. Y tam­bién he­mos or­ga­ni­za­do un sis­te­ma de apa­dri­na­mien­to de ni­ños –diez eu­ros al mes–, pa­ra que pue­dan es­tu­diar idio­mas. Así se com­ba­te el te­rro­ris­mo, no con bom­bar­deos en Si­ria. La gue­rra crea más gue­rra. La ba­ta­lla más im­por­tan­te es edu­car a las per­so­nas.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.