Me­jor un aman­te co­no­ci­do: cues­tión de efi­cien­cia

Geo - - GEO NOTICIAS -

La ma­yo­ría de los al­ba­tros reales pa­sa to­da su vi­da con la mis­ma pa­re­ja, al igual que otras mu­chas aves. ¿Una po­si­ble ex­pli­ca­ción? Cuan­tas más ve­ces se apa­rean una hem­bra y un ma­cho, más ex­pe­rien­cia co­mún su­man: son más há­bi­les se­xual­men­te y pue­den te­ner más hi­jos. Pa­ra las aves la se­pa­ra­ción en­tra­ña­ría el ries­go de jun­tar­se des­pués con una pa­re­ja me­nos ex­pe­ri­men­ta­da a la que ten­drían que adap­tar­se de nue­vo con es­fuer­zo. Y eso su­po­ne una pér­di­da de tiem­po de vi­da y de opor­tu­ni­da­des de re­pro­du­cir­se. El bió­lo­go Step­han Leu tam­bién ha ve­ri­fi­ca­do es­ta teo­ría en el ca­so de los rep­ti­les. En un es­tu­dio con una va­rie­dad de la­gar­tos que son en su ma­yo­ría mo­nó­ga­mos pa­re­ce que con el pa­so de los años las pa­re­jas se adap­tan in­clu­so a los ci­clos se­xua­les de las hem­bras. Tam­po­co prac­ti­can el ga­lan­teo y se apa­rean mu­cho an­tes que los ani­ma­les que cam­bian de pa­re­ja. ¿Re­sul­ta­do? Más des­cen­den­cia pa­ra las pa­re­jas fie­les. La fa­mi­lia­ri­dad se­xual au­men­ta la efi­cien­cia. En­ton­ces, ca­be pre­gun­tar­se por qué tan­tos ani­ma­les son in­fie­les a sus pa­re­jas. Y res­pon­der­se que qui­zá la efi­cien­cia no lo sea to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.