Con un ni­ño Je­sús no tan ni­ño.

Geo - - GEO NOTICIAS -

En la Edad Me­dia la ma­yo­ría de las pin­tu­ras se rea­li­za­ban por en­car­go de la Iglesia. Y por eso, has­ta en­tra­do el si­glo XIV, los re­tra­tos de be­bés so­lían adop­tar la fi­gu­ra de Je­sús. Pe­ro en aquel en­ton­ces la re­pre­sen­ta­ción del hi­jo de Dios es­ta­ba muy in­fluen­cia­da por el con­cep­to del ho­mun­cu­lus, que sig­ni­fi­ca “hom­bre pe­que­ño” y en es­te con­tex­to se re­fie­re a la idea de que Dios en­vió a Je­sús a la Tie­rra como un hom­bre to­tal­men­te desa­rro­lla­do. Así que no era ra­ro que el ni­ño Je­sús tu­vie­ra has­ta una me­dia cal­va. No hay que ol­vi­dar que los pin­to­res me­die­va­les no es­ta­ban in­tere­sa­dos en con­se­guir na­tu­ra­li­dad, sino en plas­mar idea­les y me­tá­fo­ras re­li­gio­sas. Has­ta el Re­na­ci­mien­to no em­pie­zan a apa­re­cer be­bés más gua­pos en los cua­dros, cuan­do los par­ti­cu­la­res ri­cos en­car­gan re­tra­tos de sus pro­pios hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.