DOS­SIER ¡Mi­sión a Mar­te!

¡Vá­mo­nos a Mar­te! No so­lo los cien­tí­fi­cos, tam­bién ci­neas­tas y aven­tu­re­ros han re­des­cu­bier­to el pla­ne­ta rojo como des­tino de via­je. Po­co a po­co los in­ves­ti­ga­do­res en­cuen­tran so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas que en­tra­ña se­me­jan­te tra­ve­sía es­pa­cial: téc­ni­cas con

Geo - - SUMARIO MARZO - Tex­to: Jür­gen Bischoff

Los pla­nes pa­ra la ex­pe­di­ción más pe­li­gro­sa de todos los tiem­pos es­tán en mar­cha. ¿Por qué tan­tas per­so­nas sue­ñan con via­jar al pla­ne­ta rojo? ¿Có­mo pue­den lle­gar los as­tro­nau­tas allí con vi­da y vol­ver sa­nos y sal­vos? GEO ex­pli­ca los pro­yec­tos, la téc­ni­ca y los pro­ble­mas de la mi­sión a Mar­te. Y he­mos en­tre­vis­ta­do a los pio­ne­ros que quie­ren par­ti­ci­par en ella.

BBECHARA SAAB, CA­NA­DIEN­SE DE 36 AÑOS y doc­tor en Neu­ro­cien­cia por la Uni­ver­si­dad de Zúrich, quie­re mo­rir en Mar­te. Como pio­ne­ro. Como uno de los pri­me­ros

Ho­mo sa­piens que ha­rán de la hu­ma­ni­dad una es­pe­cie mul­ti­pla­ne­ta­ria. Ese es su sue­ño des­de ha­ce años. Por eso, al igual que otras 4.227 per­so­nas, se ha pre­sen­ta­do como can­di­da­to pa­ra el pro­yec­to de Mars One, una fun­da­ción pri­va­da de Ho­lan­da que afir­ma que pue­de em­pe­zar a co­lo­ni­zar Mar­te de aquí a do­ce años, aunque sin po­si­bi­li­dad de re­torno pa­ra los co­lo­nos.

Lu­cie Pou­let, 29 años, in­ge­nie­ra ae­ro­es­pa­cial, doc­to­ran­da en la ciu­dad fran­ce­sa de Cler­mont-Fe­rrand, pien­sa que esa es “una idea dis­pa­ra­ta­da”. Ella tam­bién quie­re ir a Mar­te cuan­do sea fac­ti­ble, pe­ro ¿por qué ten­dría que que­dar­se allí? Di­ce que Mar­te es un ob­je­ti­vo pa­ra la cien­cia, pa­ra bus­car ras­tros de vi­da, pa­ra in­da­gar en la his­to­ria de nues­tro sis­te­ma pla­ne­ta­rio. Los se­res hu­ma­nos po­drían eva­luar sus des­cu­bri­mien­tos in si­tu, a di­fe­ren­cia de los ro­bots, pe­ro lue­go de­ben re­gre­sar e in­for­mar de to­do ello.

Po­dría­mos de­cir que lo que más in­tere­sa a Bechara Saab es sa­ber có­mo fun­cio­na el ser hu­mano. Mien­tras que Lu­cie Pou­let quie­re sa­ber có­mo fun­cio­na el uni­ver­so. Am­bos creen que Mar­te es el la­bo­ra­to­rio ade­cua­do pa­ra ello.

Mar­te es­tá de mo­da, la “Mar­te­ma­nía” es­tá bien vis­ta so­cial­men­te. Las imá­ge­nes que los mars-ro­ver de la NASA en­vían a la Tie­rra han con­se­gui­do que es­te ve­cino si­tua­do a unos 56 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros nos re­sul­te ca­si tan fa­mi­liar como, pon­ga­mos por ca­so, el de­sier­to de Ata­ca­ma. Hoy Matt Da­mon se abre pa­so a tra­vés del pol­vo mar­ciano an­te mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en la pe­lí­cu­la Mar­te.

Ha­ce po­co un es­tu­dio de la NASA con­clu­yó que en 2033 una na­ve tri­pu­la­da po­dría vo­lar por vez pri­me­ra al­re­de­dor de Mar­te y seis años más tar­de po­dría ate­rri­zar en el pla­ne­ta rojo. Ade­más, sin que la agen­cia ae­ro­es­pa­cial ten­ga que sa­quear su pre­su­pues­to pa­ra con­se­guir­lo.

Bechara Saab, al que todos lla­man Besh, to­da­vía re­cuer­da el mo­men­to exac­to en que em­pe­zó a so­ñar con Mar­te. Fue en 2002, es­ta­ba de acam­pa­da en una is­la en el la­go On­ta­rio y di­vi­só la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal en un cie­lo des­pe­ja­do pla­ga­do de estrellas. En­ton­ces pen­só que los se­res hu­ma­nos de­be­rían ser ca­pa­ces de mu­cho más que li­mi­tar­se a gi­rar al­re­de­dor de la Tie­rra. Por ejem­plo, de­be­rían fun­dar una nue­va ci­vi­li­za­ción en otro pla­ne­ta.

Mar­te es­tá de mo­da. Se han pre­sen­ta­do mi­les de candidatos pa­ra un vue­lo sin re­torno. Y atrae al ci­ne a mi­llo­nes de per­so­nas

El via­je más pe­li­gro­so, so­li­ta­rio y ca­ro de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad

Así que el lla­ma­mien­to de Mars One no pu­do ser más opor­tuno. Besh ha re­nun­cia­do in­clu­so a for­mar una fa­mi­lia con tal de al­can­zar su sue­ño de via­je es­pa­cial: “Por su­pues­to, si tu­vie­ra hi­jos no pre­sen­ta­ría mi can­di­da­tu­ra”.

En el ca­so de Lu­cie Pou­let la co­sa em­pe­zó mu­cho an­tes. “De ni­ña que­ría ser as­tro­nau­ta”, re­cuer­da. Como in­ge­nie­ra ae­ro­es­pa­cial lle­va años in­ves­ti­gan­do la for­ma de cul­ti­var plan­tas en la Lu­na o Mar­te, pa­ra que sir­van de ali­men­to a los as­tro­nau­tas que in­ves­ti­guen allí en el fu­tu­ro.

Lu­cie ya ha ce­le­bra­do un 29 cum­plea­ños ex­tra­te­rres­tre. My Birth­day on Mars (“Mi cum­plea­ños en Mar­te”) así ti­tu­ló la en­tra­da del 31 de enero en su blog. Du­ran­te dos se­ma­nas Lu­cie Pou­let fue co­man­dan­te de una es­ta­ción de in­ves­ti­ga­ción en Mar­te, si­mu­la­da en la so­le­dad del de­sier­to de Utah, en Es­ta­dos Uni­dos. Era la ter­ce­ra vez que par­ti­ci­pa­ba en un es­tu­dio de es­te ti­po. Por aho­ra su es­tan­cia ex­pe­ri­men­tal más lar­ga ha trans- cu­rri­do en el pai­sa­je vol­cá­ni­co del Mau­na Loa en Ha­wái, don­de la NASA y la Uni­ver­si­dad de Ha­wái tie­nen la es­ta­ción de ais­la­mien­to HI-SEAS. En 2014 Lu­cie Pou­let pa­só cua­tro me­ses en ese in­hós­pi­to y apar­ta­do lu­gar en com­pa­ñía de otras cin­co per­so­nas. El ob­je­ti­vo era rea­li­zar un test psi­co­ló­gi­co vi­gi­la­do en con­di­cio­nes rea­lis­tas: nin­gu­na co­ne­xión ha­bla­da con el mundo ex­te­rior, ca­da con­tac­to por co­rreo elec­tró­ni­co con la uni­dad de apo­yo a la mi­sión du­ra­ba 40 mi­nu­tos des­de el en­vío del men­sa­je has­ta la re­cep­ción de la res­pues­ta, exac­ta­men­te el mis­mo tiem­po que re­que­ri­ría una con­ver­sa­ción por co­rreo elec­tró­ni­co en­tre la Tie­rra y Mar­te.

Mien­tras tan­to Besh Saab tra­ba­ja­ba con ra­to­nes. Como neu­ró­lo­go in­ves­ti­ga en ex­pe­ri­men­tos de la­bo­ra­to­rio por qué los ani­ma­les sien­ten cu­rio­si­dad e “im­pul­so in­ves­ti­ga­dor” so­bre to­do cuan­do se en­cuen­tran en un te­rreno que les re­sul­ta más o me­nos co­no­ci­do. Co­sa que re­sul­ta bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­va si te­ne­mos en cuen­ta que el pro­pio Saab se ofre­ce a sí mis­mo como una es­pe­cie de ani­mal de la­bo­ra­to­rio. Ade­más es­tá dis­pues­to a de­jar atrás to­do te­rreno se­gu­ro.

Pe­ro es pro­ba­ble que am­bos, Besh Saab y Lu­cie Pou­let, aún ten­gan que ha­cer aco­pio de pa­cien­cia: las agen­cias ae­ro­es­pa­cia­les to­da­vía de­ben su­pe­rar al­gu­nos obs­tácu­los

an­tes de em­pe­zar la cuen­ta atrás de una fu­tu­ra mi­sión a Mar­te. Y, por des­gra­cia, la ma­yo­ría de esos obs­tácu­los se van agran­dan­do a me­di­da que los in­ves­ti­ga­do­res se ocu­pan más a fon­do de ellos.

1

¿Có­mo lle­gar has­ta allí?

UN DÍA PRI­MA­VE­RAL DEL AÑO 2039. En Ca­bo Ca­ña­ve­ral (Flo­ri­da) ya es­tá lis­to un in­men­so cohe­te de lan­za­mien­to de 98 me­tros de al­tu­ra y 2.500 to­ne­la­das de pe­so, 70 de las cua­les son car­ga útil. El SLS Block 1 –SLS ha­ce re­fe­ren­cia a Spa­ce

Launch Sys­tem (Sis­te­ma de Lan­za­mien­to Es­pa­cial)– es el cohe­te más gran­de desa­rro­lla­do has­ta en­ton­ces por la NASA pa­ra po­ner en ór­bi­ta a se­res hu­ma­nos. En la pun­ta lle­va una cáp­su­la ti­po Orión que re­cuer­da un po­co a las na­ves es­pa­cia­les Apo­lo de los años se­sen­ta. Ofre­ce es­pa­cio pa­ra cua­tro as­tro­nau­tas que en ese pre­ci­so ins­tan­te co­mien­zan el via­je más pe­li­gro­so, so­li­ta­rio y ca­ro que ja­más ha em­pren­di­do el ser hu­mano. Han es­pe­ra­do el mo­men­to óp­ti­mo, so­lo ca­da 26 me­ses Mar­te y la Tie­rra se en­cuen­tran en una po­si­ción re­cí­pro­ca fa­vo­ra­ble que per­mi­te que la mi­sión no du­re más de lo ra­zo­na­ble. La NASA ha cal­cu­la­do 210 días de vue­lo de ida, 496 días de in­ves­ti­ga­ción so­bre el pla­ne­ta has­ta que se vuel­va a abrir una ven­ta­na de lan­za­mien­to y lue­go 210 días de via­je de re­gre­so.

Un sor­do bra­mi­do inun­da Ca­bo Ca­ña­ve­ral cuan­do el blan­co cohe­te se ele­va ha­cia el cie­lo a cá­ma­ra len­ta. La tri­pu­la­ción de la na­ve Orión pa­sa­rá apro­xi­ma­da­men­te dos años y me­dio sin ver la Tie­rra.

MÁS O ME­NOS ASÍ CO­MEN­ZA­RÁ el via­je al­gún día. El lan­za­mien­to de la cáp­su­la Orión ha­brá es­ta­do pre­ce­di­do por otros on­ce lan­za­mien­tos del SLS. Los cin­co pri­me­ros ha­brán te­ni­do lu­gar 26 me­ses an­tes pa­ra po­ner en ór­bi­ta al­re­de­dor de la Tie­rra dos mi­sio­nes car­go: una de ellas con una uni­dad de ate­rri­za­je que es­pe­ra­rá a los pio­ne­ros en la ór­bi­ta de Mar­te. La otra de­po­si­ta­rá una pe­que­ña fá­bri­ca so­bre el pla­ne­ta rojo. Allí de­be­rá pro­du­cir me­tano y oxí­geno a par­tir de dió­xi­do de car­bono e hi­dró­geno a fin de pro­por­cio­nar com­bus­ti­ble pa­ra el pos­te­rior lan­za­mien­to de re­gre­so de la tri­pu­la­ción pio­ne­ra. Otros seis cohe­tes ha­brán lle­va­do mó­du­los de pro­pul­sión y de tri­pu­la­ción has­ta la ór­bi­ta te­rres­tre, don­de se ha­brán en­sam­bla­do for­man­do el Mars Trans­fer Vehi­cle y ya es­ta­rán lis­tos pa­ra aco­plar­se con la cáp­su­la Orión. Ca­si 400 to­ne­la­das de ma­te­rial (sin con­tar con el com­bus­ti­ble) se ha­brán trans­por­ta­do al es­pa­cio pa­ra lle­var a ca­bo es­ta mi­sión.

Has­ta aquí el plan de la NASA. Aho­ra bien, aún no exis­te na­da de to­do eso. So­lo al­gu­nos pro­to­ti­pos de la cáp­su­la

Orión. Pe­ro nin­gún SLS (cu­yo pri­mer vue­lo es­tá pre­vis­to pa­ra 2018), nin­gu­na fá­bri­ca de me­tano, nin­gún deep-spa­ce­mo­dul pa­ra el trans­por­te de la tri­pu­la­ción, ni nin­gún Mars­lan­der. Ni si­quie­ra es­tá cla­ro to­da­vía qué pro­pul­sión se va a em­plear pa­ra sa­lir de la ór­bi­ta te­rres­tre rum­bo a Mar­te. La NASA re­co­mien­da una de ti­po ter­mo­nu­clear en la que un reac­tor nu­clear ca­lien­ta hi­dró­geno a más de 2.000 gra­dos cen­tí­gra­dos y lo ex­pul­sa a tra­vés de una to­be­ra. Una so­lu­ción bas­tan­te pe­lia­gu­da. En­tre otras co­sas por­que hay que po­ner de al­gu­na for­ma en ór­bi­ta el com­bus­ti­ble –ura­nio o plu­to­nio– des­de la Tie­rra. Y ¿qué ocu­rri­ría si pre­ci­sa­men­te

ese vue­lo de car­ga ter­mi­na con­vir­tién­do­se en una bo­la de fue­go du­ran­te el des­pe­gue?

El com­bus­ti­ble quí­mi­co tam­bién es una op­ción. Pe­ro se ne­ce­si­ta­rían en­tre 700 y 1.100 to­ne­la­das pa­ra ace­le­rar la na­ve es­pa­cial a los ne­ce­sa­rios 11,2 ki­ló­me­tros por se­gun­do que per­mi­ten aban­do­nar la ór­bi­ta te­rres­tre rum­bo a Mar­te. El Mars Trans­fer Vehi­cle ten­dría que aca­rrear va­rias ve­ces su pro­pio pe­so en com­bus­ti­ble.

Lo más sen­ci­llo se­ría em­plear un pro­pul­sor ió­ni­co eléc­tri­co. En él los áto­mos de gas se ace­le­ran en un cam­po eléc­tri­co ge­ne­ra­do me­dian­te ener­gía so­lar y se ex­pul­san. ¿La des­ven­ta­ja? Su flo­jo im­pul­so. Se tar­da­rían se­ma­nas so­lo en aban­do­nar la ór­bi­ta te­rres­tre. Por eso pro­ba­ble­men­te so­lo ca­bría plan­tear­se el uso de es­te sis­te­ma como mu­cho pa­ra vue­los de car­ga no tri­pu­la­dos. ¿Y los cos­tes? Na­die sa­be a cuán­to as­cien­den. Todos se li­mi­tan a ha­cer con­je­tu­ras o cálcu­los apro­xi­ma­dos.

La NASA cal­cu­la 125.000 mi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te 25 años (en los que tam­bién ten­drían que ate­rri­zar de for­ma se­gu­ra y pre­ci­sa en Mar­te unas 40 to­ne­la­das de car­ga útil). Pro­ba­ble­men­te sea más realista el cálcu­lo del Con­se­jo Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción (NRC) de Es­ta­dos Uni­dos que ha­bla de unos cos­tes com­pren­di­dos en­tre los 75.000 y los 300.000 mi­llo­nes. Pa­ra una úni­ca ex­pe­di­ción. A la vis­ta de es­tas ci­fras, los 6.000 mi­llo­nes jus­tos que la Fun­da­ción Mars One de los Paí­ses Ba­jos cree que cos­ta­rá su pro­yec­to de co­lo­ni­za­ción pa­re­cen más bien una bro­ma de su de­par­ta­men­to de pren­sa.

2

¿Pier­den la ca­be­za los as­tro­nau­tas?

NA­DIE PUE­DE AFIR­MAR que los via­jes in­ter­pla­ne­ta­rios sean sa­nos. En au­sen­cia de gra­ve­dad se pierde vis­ta, el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio se debilita y la pér­di­da de gló­bu­los ro­jos pro­du­ce can­san­cio. Sin em­bar­go, los as­tro­nau­tas duer­men mal. Ade­más, al no es­tar so­me­ti­do a la gra­vi­ta­ción te­rres­tre, el es­que­le­to se vuel­ve más frá­gil, los as­tro­nau­tas lle­gan a per­der has­ta un 1,5% de ma­sa ósea al mes y los múscu­los, mio­car­dio in­clui­do, se atro­fian. Si no se en­tre­na­ran du­ran­te to­do el vue­lo pa­ra adap­tar­se a es­ta nue­va si­tua­ción, se les rom­pe­rían los hue­sos al ate­rri­zar en Mar­te. Pe­ro todos es­tos pro­ble­mas se pue­den in­ves­ti­gar y su­pe­rar. En la pa­sa­da pri­ma­ve­ra el ru­so Mi­chail Kor­ni­yen­ko, de 55 años, y el ame­ri­cano Scott Kelly, de 51, se ins­ta­la­ron en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (ISS se­gún sus si­glas en in­glés). Van a pa­sar un año allí, el do­ble que otros as­tro­nau­tas. Los mé­di­cos vi­gi­lan cons­tan­te­men­te des­de la Tie­rra el es­ta­do de am­bos. Es­tán in­tere­sa­dos en ana­li­zar las al­te­ra­cio­nes de la ca­li­dad vi­sual (ori­gi­na­das por la fluc­tuan­te pre­sión del lí­qui­do in­tra­crea­neal). Tam­bién ob­ser­van el com­por­ta­mien­to de los mi­croor­ga­nis­mos pre­sen­tes en las mu­co­sas y en el in­tes­tino, los po­si­bles cam­bios de la ca­pa­ci­dad de ren­di­mien­to, de la mo­tri­ci­dad fina y mu­chas co­sas más.

Los mé­di­cos de la NASA tam­bién se han pro­pues­to com­pro­bar si, des­pués de ate­rri­zar en la Tie­rra, los as­tro­nau­tas to­da­vía son ca­pa­ces de aban­do­nar la na­ve es­pa­cial sin ayu­da. Pe­ro es­te en­sa­yo no res­pon­de­rá a

una pre­gun­ta muy im­por­tan­te, pro­ba­ble­men­te la más im­por­tan­te de to­das: ¿có­mo reac­cio­nan los se­res hu­ma­nos cuan­do pier­den de vis­ta la Tie­rra? ¿se des­qui­cia su psi­que?

Lo sa­bre­mos cuan­do los as­tro­nau­tas se ale­jen tan­to del pla­ne­ta azul que es­te so­lo sea un pun­to en­tre mi­llo­nes de pun­tos si­mi­la­res. Pe­ro lo que sí es­tán ana­li­zan­do los in­ves­ti­ga­do­res en va­rios pro­yec­tos son las reac­cio­nes psí­qui­cas de gru­pos de se­res hu­ma­nos que tie­nen que arre­glár­se­las en­tre ellos du­ran­te me­ses de ais­la­mien­to. Lu­cie Pou­let ha to­ma­do par­te en uno de esos es­tu­dios. Las ins­ta­la­cio­nes del pro­yec­to de la NASA HI-SEAS, abre­via­tu­ra que sig­ni­fi­ca “si­mu­la­ción de in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial en Ha­wái”, so­bre­sa­len como una gi­gan­tes­ca pe­lo­ta de golf par­ti­da por la mi­tad en me­dio del de­sier­to rojo del Mau­na Loa. El pol­vo de ba­sal­to ri­co en hie­rro que cu­bre las la­de­ras del vol­cán se pa­re­ce de he­cho al sue­lo de Mar­te. Ha­ce ya tiem­po que la NASA uti­li­za es­te te­rreno pa­ra pro­bar ro­bots o vehícu­los des­ti­na­dos a re­co­rrer el pla­ne­ta rojo, por ejem­plo.

El há­bi­tat blan­co tie­ne una su­per­fi­cie de 111 me­tros cua­dra­dos, re­par­ti­da en dos pi­sos, con co­ci­na, sa­la pa­ra ha­cer de­por­te y seis pe­que­ñas ha­bi­ta­cio­nes pa­ra la tri­pu­la­ción: tres mu­je­res y tres hom­bres. Lu­cie for­mó par­te de un equi­po que pa­só allí cua­tro me­ses, du­ran­te ese pe­rio­do de tiem­po so­lo tu­vie­ron con­tac­to con sus fa­mi­lias a tra­vés de ar­chi­vos de ví­deo. Las sa­li­das al ex­te­rior de la cú­pu­la (por ejem­plo, pa­ra rea­li­zar ex­cur­sio­nes geológicas) úni­ca­men­te se po­dían lle­var a ca­bo pre­via so­li­ci­tud por es­cri­to o si­guien­do ins­truc­cio­nes de mis­sion con­trol, ex­pli­ca Lu­cie. En cual­quier ca­so “so­lo con tra­je es­pa­cial”, que de­bían po­ner­se en la “es­clu­sa de ai­re”. To­do de­bía ser lo más realista po­si­ble.

¿Y bien? ¿Hu­bo al­gún con­flic­to?

“BUENO LA VER­DAD ES QUE nos jun­ta­mos seis per­so­na­li­da­des fuer­tes”, re­cuer­da Lu­cie. El co­man­dan­te –un trein­ta­ñe­ro con ex­pe­rien­cia en la gue­rra de Irak– era cien­tí­fi­co ae­ro­náu­ti­co. El tri­pu­lan­te más jo­ven era un doc­to­ran­do en fí­si­ca de 26 años, el ma­yor un neu­ro­psi­có­lo­go de se­sen­ta y po­cos. Las tres mu­je­res –ade­más de Lu­cie, una quí­mi­ca y una mi­cro­bió­lo­ga– ron­da­ban to­das la trein­te­na. De­bían pa­sar 120 días de ais­la­mien­to en co­mún, un cóc­tel hu­mano com­pues­to por las más di­ver­sas bio­gra­fías, men­ta­li­da­des y tem­pe­ra­men­tos. Tu­vie­ron que in­ver­tir el pri­mer mes en­te­ro en adap­tar­se unos a otros. “Al me­nos todos te­nía­mos al­go en co­mún: la pa­sión por el es­pa­cio”.

Pe­ro la re­la­ción con la di­rec­ción de la mi­sión evo­lu­cio­nó de ma­ne­ra di­fe­ren­te. A me­di­da que trans­cu­rría el pro­yec­to au­men­tó la pro­pen­sión a los ro­ces. “Co­sas que en con­di­cio­nes nor­ma­les no te mo­les­tan es­pe­cial­men­te, se agi­gan­tan de re­pen­te en una si­tua­ción en la que ca­da co­mu­ni­ca­ción re­quie­re 40 mi­nu­tos”. Una pre­gun­ta ton­ta, por ejem­plo, u otra que ya se ha res­pon­di­do an­tes. Pe­ro hay al­go par­ti­cu­lar­men­te in­quie­tan­te pa­ra es­ta jo­ven in­ves­ti­ga­do­ra: “Uno pierde el sen­ti­do del tiem­po. Al fi­nal de la mi­sión ya no sa­bía cuán­do ha­bía ocu­rri­do ca­da co­sa”. ¿Ha­ce dos días te­rres­tres? ¿o ha­ce dos se­ma­nas mar­cia­nas? EL EX­PE­RI­MEN­TO DE AIS­LA­MIEN­TO más cos­to­so efec­tua­do has­ta el mo­men­to tu­vo lu­gar en 2010/2011 cer­ca de Mos­cú. En el pro­yec­to Mars500, seis hom­bres si­mu­la­ron du­ran­te 520 días un vue­lo a Mar­te, con ate­rri­za­je y es­tan­cia de 30 días. La psi­có­lo­ga Ele­na Feich­tin­ger acom­pa­ñó el ex­pe­ri­men­to por en­car­go de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA, se­gún sus si­glas en in­glés). Su con­clu­sión: “En pri­mer lu­gar, la ma­yo­ría de los con­flic­tos en­tre los miem­bros de la tri­pu­la­ción han de que­dar re­suel­tos an­tes de que co­mien­ce la mi­sión”. En un pro­yec­to an­te­rior las ten­sio­nes en­tre los par­ti­ci­pan­tes desem­bo­ca­ron en una pe­lea.

En se­gun­do lu­gar: “La tri­pu­la­ción de la na­ve es­pa­cial se or­ga­ni­za por sí mis­ma”. Ele­na Feich­tin­ger cuen­ta que se in­te­rrum­pió por com­ple­to la co­mu­ni­ca­ción con la tri­pu­la­ción du­ran­te una semana a mo­do de prue­ba y se ob­ser­va­ron por cá­ma­ra las reac­cio­nes de los hom­bres. “¡Se sen­tían de ma­ra­vi­lla! Esa fal­ta de co­mu­ni­ca­ción con la ba­se le sen­ta­ba bien al equi­po”.

Pro­ba­ble­men­te por­que se da­ban cuen­ta de que ya no de­pen­dían de na­die. Pe­ro eso tam­bién pue­de te­ner como con­se­cuen­cia que los pio­ne­ros de Mar­te, a mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de la Tie­rra, pue­dan lle­gar a re­be­lar­se en el mo­men­to en que la es­ta­ción te­rres­tre quie­ra dar­les ór­de­nes.

Aunque to­do es­to no es nin­gu­na no­ve­dad: en 1973 los as­tro­nau­tas nor­te­ame­ri­ca­nos de la es­ta­ción es­pa­cial Sky­lab 4 se que­ja­ron de la so­bre­car­ga de tra­ba­jo a que es­ta­ban so­me­ti­dos has­ta que Hous­ton les dio un

A me­di­da que avan­za­ba la mi­sión

au­men­ta­ban los ro­ces con Mis­sion Con­trol

día li­bre. Los cos­mo­nau­tas ru­sos de la MIR sim­ple­men­te ignoraron las ins­truc­cio­nes en­via­das des­de el cen­tro de con­trol que les pa­re­cían ab­sur­das.

Lue­go te­ne­mos tam­bién el “fe­nó­meno tres cuar­tos”. En la ter­ce­ra cuarta par­te del via­je, por ejem­plo, cuan­do la tri­pu­la­ción se pre­pa­ra pa­ra re­gre­sar des­pués de ha­ber es­ta­do en Mar­te, es pre­vi­si­ble que dis­mi­nu­ya la concentración: la mo­no­to­nía se apo­de­ra del am­bien­te y el áni­mo se vuel­ve de­pre­si­vo. Es­te es un fe­nó­meno ya co­no­ci­do de las es­ta­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción de la An­tár­ti­da, don­de sue­le pro­du­cir­se una vez so­bre­pa­sa­do el pun­to cul­mi­nan­te del os­cu­ro in­vierno. Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió tam­bién en el pro­yec­to Mars500. Pe­ro el ba­jón de áni­mo no es du­ra­de­ro: en la úl­ti­ma cuarta par­te de las mi­sio­nes re­mon­ta la mo­ral, pun­tua­li­za Feich­tin­ger.

Besh Saab, que qui­sie­ra que­dar­se per­ma­nen­te­men­te en Mar­te, tam­bién se pre­gun­ta có­mo se las apa­ña­ría an­te se­me­jan­te pa­no­ra­ma. Cree que el abu­rri­mien­to se­ría mor­tal. Tra­ta de pre­pa­rar­se en Zúrich ha­cien­do lar­gas ex­cur­sio­nes en so­li­ta­rio, prac­ti­can­do el montañismo y el es­quí nór­di­co. Y tam­bién con un test de ais­la­mien­to de dos se­ma­nas en la si­mu­la­ción mar­cia­na de Utah. “Soy ca­paz de en­tre­te­ner­me per­fec­ta­men­te con­mi­go mis­mo”, nos cuen­ta Besh. ¿Y el fe­nó­meno tres cuar­tos? Cree que no pue­de lle­gar a pro­du­cir­se en una mi­sión que ca­re­ce de ecua­dor tem­po­ral.

Pe­ro, al no te­ner la op­ción de vol­ver a la Tie­rra, ¿no se que­da­ría sin mo­ti­vos pa­ra se­guir vi­vien­do?

Besh Saab tam­bién tie­ne res­pues­ta a esa pre­gun­ta. “No con­si­de­ro la Tie­rra como mi ho­gar, mi ho­gar es el

de irra­dia­ción agu­da. Pri­me­ro se sen­ti­rían in­dis­pues­tos y con di­fi­cul­ta­des pa­ra con­cen­trar­se, lue­go su­fri­rían pér­di­da de mé­du­la ósea, he­mo­rra­gias in­ter­nas y fi­nal­men­te su ce­re­bro que­da­ría des­trui­do. So­lo so­bre­vi­vi­rían unas ho­ras o unas se­ma­nas se­gún la in­ten­si­dad de la tor­men­ta.

Pe­ro es di­fí­cil con­tar con una aler­ta pre­via. Por­que las par­tí­cu­las se ale­jan del sol a enor­me ve­lo­ci­dad. En ocho mi­nu­tos y me­dio su avan­za­di­lla –com­pues­ta por ra­dia­cio­nes UV y ra­yos X– al­can­za el cam­po magnético te­rres­tre y en unos on­ce mi­nu­tos el pla­ne­ta Mar­te. Los pro­to­nes de al­ta car­ga ener­gé­ti­ca lle­gan unas ho­ras más tar­de. Los cien­tí­fi­cos lle­van años bus­can­do mé­to­dos pa­ra pre­de­cir me­jor el tiem­po so­lar. Con un éxi­to li­mi­ta­do.

¿Có­mo po­dría pro­te­ger­se una tri­pu­la­ción a la que sor­pren­de una tor­men­ta so­lar de ca­mino al pla­ne­ta rojo?

“Po­dría ins­ta­lar­se un re­fu­gio ro­dea­do ca­si por com­ple­to de un tan­que de agua”, ex­pli­ca Ul­rich Wal­ter. La tri­pu­la­ción es­ta­ría se­gu­ra den­tro por­que el agua ab­sor­be bien los rá­pi­dos pro­to­nes. La es­tan­cia no de­be­ría ser muy pe­que­ña por­que las tor­men­tas so­la­res pue­den du­rar bas­tan­te.

Pe­ro es­ta cir­cuns­tan­cia se­ría muy pro­ble­má­ti­ca en el pro­pio Mar­te. Por­que el pla­ne­ta no cuen­ta con un cam­po magnético pro­pio que desvíe la ra­dia­ción. Na­tu­ral­men­te, tam­bién se po­drían ro­dear de agua los há­bi­tats mar­cia­nos de los as­tro­nau­tas, aunque eso su­po­ne ex­traer gran­des can­ti­da­des del lí­qui­do ele­men­to del sue­lo de Mar­te. Otra po­si­bi­li­dad con­sis­ti­ría en en­te­rrar la es­ta­ción. “En- tre 40 y 60 cen­tí­me­tros de sue­lo mar­ciano, lla­ma­do re­go­li­to, ofre­cen cier­ta pro­tec­ción”, ex­pli­ca el fí­si­co Tho­mas Ber­ger, del Cen­tro Ae­ro­es­pa­cial Ale­mán (DLR) .

Es­te in­ves­ti­ga­dor co­no­ce con pre­ci­sión la in­ten­si­dad que al­can­za la ra­dia­ción en la su­per­fi­cie del pla­ne­ta rojo: re­cien­te­men­te un con­ta­dor de ra­dia­ción ins­ta­la­do en el

Mars-ro­ver Cu­rio­sity mi­dió una do­sis pro­me­dio de unos 26 mi­cro­sie­verts por ho­ra. Lo que equi­va­le apro­xi­ma­da­men­te a ha­cer­se una ra­dio­gra­fía de tó­rax ca­da ho­ra.

Y por si eso fue­ra po­co, la pa­sa­da pri­ma­ve­ra in­ves­ti­ga­do­res per­te­ne­cien­tes a la co­mu­ni­dad mar­te­ma­nía­ca de­di­ca­dos a ana­li­zar la ra­dia­ción die­ron otra ma­la no­ti­cia: la ra­dia­ción cós­mi­ca es­tro­pea al ce­re­bro. Sin re­me­dio.

Ex­pu­sie­ron du­ran­te un tiem­po ra­to­nes de la­bo­ra­to­rio a un bom­bar­deo de par­tí­cu­las de al­ta car­ga ener­gé­ti­ca equi­pa­ra­ble a la ra­dia­ción de par­tí­cu­las ga­lác­ti­cas. El re­sul­ta­do: la­gu­nas de me­mo­ria a cor­to pla­zo. Y a lar­go pla­zo la des­truc­ción de si­nap­sis, las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les exis­ten­tes en el ce­re­bro. En re­su­men: “En­con­tra­mos efec­tos si­mi­la­res a los del alz­hei­mer”, ex­pli­can los cien­tí­fi­cos. Un es­cu­do pro­tec­tor más efi­caz po­dría como mu­cho re­du­cir los da­ños... “pe­ro no es po­si­ble evi­tar­los”.

Besh Saab se to­ma tiem­po pa­ra exa­mi­nar el es­tu­dio, la res­pues­ta nos lle­ga por co­rreo elec­tró­ni­co: como cien­tí­fi­co no cree que exis­tan mo­ti­vos de preo­cu­pa­ción. Se­gún él los in­ves­ti­ga­do­res ha­brían ex­pues­to a los ra­to­nes de la­bo­ra­to­rio “du­ran­te un par de se­gun­dos a una can­ti­dad de

ra­dia­ción si­mi­lar a la que su­pon­dría un via­je de sie­te me­ses a Mar­te”, es­cri­be. “Por tan­to, no me asom­bra que ten­ga re­per­cu­sio­nes so­bre el sis­te­ma ner­vio­so y la per­cep­ción”.

Qui­zá en Mar­te vi­va me­nos que en la Tie­rra. Como mí­ni­mo, per­ma­ne­ce­rá allí diez años. “Si no, no va­le la pe­na”.

4 ¿Có­mo po­dre­mos so­bre­vi­vir

en Mar­te?

EDESTINO: UN DE­SIER­TO DE POL­VO y gui­ja­rros te­ñi­do de rojo por el óxi­do de hie­rro. Hay pol­vo por to­das par­tes, se me­te has­ta en el más mí­ni­mo res­qui­cio. De vez en cuan­do las tor­men­tas pla­ne­ta­rias, que du­ran se­ma­nas y pue­den al­can­zar los 400 ki­ló­me­tros por ho­ra, lo arre­mo­li­nan for­man­do nu­bes gi­gan­tes­cas. La tem­pe­ra­tu­ra me­dia es de me­nos 60 gra­dos cen­tí­gra­dos, la fuer­za de la gra­ve­dad ape­nas su­pera un ter­cio de la te­rres­tre. Exis­te una at­mós­fe­ra pe­ro es­tá com­pues­ta en un 95% de dió­xi­do de car­bono. Y la pre­sión del ai­re en el sue­lo de Mar­te es tan ba­ja como a 35 ki­ló­me­tros de al­tu­ra en la Tie­rra, el tri­ple de la al­ti­tud de vue­lo de los avio­nes de pa­sa­je­ros. Mar­te es cual­quier co­sa me­nos un oa­sis de bie­nes­tar. Es cier­to que exis­te agua he­la­da en el re­go­li­to. Y qui­zá se pue­da ob­te­ner ni­tró­geno y oxí­geno pa­ra res­pi­rar a par­tir del en­ra­re­ci­do ai­re mar­ciano.

Pe­ro ¿qué ocu­rre con la co­mi­da? Los as­tro­nau­tas po­drían lle­var con­si­go to­do lo que ne­ce­si­tan, la co­mi­da con­ge­la­da se pue­de con­ser­var du­ran­te años. La NASA cal­cu­la al­re­de­dor de 1,3 ki­los de co­mi­da dia­ria pa­ra sus as­tro­nau­tas. Aho­ra bien, im­por­tar la pen­sión com­ple­ta no sal­dría na­da ba­ra­to: en es­tos mo­men­tos el trans­por­te de un so­lo ki­lo­gra­mo al es­pa­cio cues­ta unos 20.000 eu­ros. Si hu­bie­ra que aca­rrear to­ne­la­das de co­mi­da de la Tie­rra a Mar­te, el pre­cio de trans­por­te

su­ma­ría en­se­gui­da can­ti­da­des in­con­men­su­ra­bles.

Los psi­có­lo­gos sa­ben que co­mer como es de­bi­do –tam­bién fru­ta y ver­du­ra fres­ca– es un fac­tor im­por­tan­te pa­ra el bie­nes­tar de los as­tro­nau­tas. Por tan­to, los se­res hu­ma­nos que de­ban pa­sar 500 días en una es­ta­ción mar­cia­na cul­ti­va­rán por sí mis­mos par­te de lo que va­yan a co­mer. Pe­ro la co­sa se com­pli­ca por­que no se pue­den plan­tar in­ver­na­de­ros de cris­tal en la are­na de Mar­te de­bi­do a las ra­dia­cio­nes. El re­go­li­to tam­po­co re­sul­ta apro­pia­do como sue­lo pa­ra sus­ten­tar las raí­ces: con­ta­mi­na­ción ra­dio­ac­ti­va, po­bre­za en nu­trien­tes y ries­go de pu­tre­fac­ción ha­cen de él un mal me­dio de cul­ti­vo.

Hor­ti­cul­tu­ra en Mar­te, ese es jus­ta­men­te el problema que tra­ta de re­sol­ver Lu­cie Pou­let. “Edén” se lla­ma el pro­yec­to desa­rro­lla­do por el Cen­tro Ae­ro­es­pa­cial Ale­mán (DLR), en Bre­men. Es­te jar­dín del pa­raí­so cre­ce en un la­bo­ra­to­rio de­trás de un ga­ra­je sub­te­rrá­neo, y por aho­ra se com­po­ne fun­da­men­tal­men­te de le­chu­gas, pi­mien­tos, pe­pi­nos y to­ma­tes. Lu­cie Pou­let for­ma par­te de un pe­que­ño equi­po de in­ves­ti­ga­do­res que des­de ha­ce dos años ana­li­za qué es­pec­tro ha de te­ner la luz ar­ti­fi­cial pa­ra que las hor­ta­li­zas se den bien, cuál es la can­ti­dad óp­ti­ma de dió­xi­do de car­bono que de­be te­ner el ai­re y qué so­lu­ción de nu­trien­tes re­sul­ta ade­cua­da. Por­que las plan­tas del edén de Bre­men no cre­cen en el sue­lo, sus raí­ces cuel­gan sus­pen­di­das en el ai­re y se hu­me­de­cen con una di­so­lu­ción de nu­trien­tes re­ci­cla­ble. Y no las ilu­mi­na el sol sino una luz de co­lor rosa pro­ce­den­te de LEDs de al­to ren­di­mien­to de la que el ojo hu­mano ha de pro­te­ger­se con unas ga­fas es­pe­cia­les.

Es un sis­te­ma ce­rra­do que fun­cio­na de ma­ra­vi­lla. “Estamos desa­rro­llan­do dis­po­si­ti­vos de cul­ti­vo ap­tos pa­ra ser uti­li­za­dos en es­ta­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción fue­ra del pla­ne­ta Tie­rra”, ex­pli­ca Da­niel Schu­bert, di­rec­tor del pro­yec­to Edén. En 2017 es­te sis­te­ma de­be­rá su­pe­rar un test de re­sis­ten­cia: ten­drá que de­mos­trar su fia­bi­li­dad du­ran­te el in­vierno an­tár­ti­co en la es­ta­ción ale­ma­na Neu­ma­yer III.

En el ín­te­rin los in­ves­ti­ga­do­res pue­den ir abor­dan­do el si­guien­te problema: el apor­te de gra­sa. Por­que las nue­ces y los agua­ca­tes no son hor­ta­li­zas y cre­cen en ár­bo­les. “Por des­gra­cia, to­da­vía no te­ne­mos la me­nor idea de có­mo plan­tar ár­bo­les en Mar­te”, con­fie­sa Lu­cie Pou­let.

Pe­ro ¿qué ta­ma­ño de­be te­ner una su­per­fi­cie de cul­ti­vo que per­mi­ta ali­men­tar de for­ma fia­ble a cua­tro se­res hu­ma­nos en otro cuer­po ce­les­te? Lu­cie Pou­let tam­bién ha he­cho cálcu­los al res­pec­to. “400 me­tros cua­dra­dos po­drían ser el mí­ni­mo pa­ra una tri­pu­la­ción de cua­tro per­so­nas”, de­ta­lla la cien­tí­fi­ca.

¿Có­mo es po­si­ble? En el pro­yec­to de Mars One pa­ra el que Besh Saab quie­re sa­car bi­lle­te de ida cal­cu­lan 80 me­tros cua­dra­dos. “Ya se da­rán cuen­ta de que eso no bas­ta. A más tar­dar cuan­do es­tén allí”.

5

¿Có­mo vol­ve­re­mos a c asa?

PRI­MA­VE­RA DE 2041. Mar­te y la Tie­rra es­tán en una po­si­ción fa­vo­ra­ble pa­ra el re­gre­so, la tri­pu­la­ción se pre­pa­ra. Van a aban­do­nar el pla­ne­ta rojo a bor­do de una pe­que­ña cáp­su­la ci­lín­dri­ca, el Mars As­cent

Vehi­cle (MAV). Han pro­du­ci­do in si­tu el com­bus­ti­ble pa­ra el vue­lo de va­rias ho­ras has­ta el Trans­fer Vehi­cle que les es­pe­ra en ór­bi­ta des­de ha­ce año y me­dio: un reac­tor Sa­ba­tier ha ob­te­ni­do, me­dian­te reac­cio­nes quí­mi­cas, me­tano y oxí­geno a par­tir del dió­xi­do de car­bo-

no de la at­mós­fe­ra y del hi­dró­geno que los as­tro­nau­tas tra­je­ron con­si­go, lo su­fi­cien­te pa­ra lle­nar por com­ple­to el de­pó­si­to pa­ra el vue­lo de re­gre­so. Un pro­ce­so len­to pe­ro to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­do. Es cier­to que el des­pe­gue des­de el pla­ne­ta rojo re­quie­re me­nos fuer­za de em­pu­je que des­de la Tie­rra de­bi­do a la po­ca den­si­dad at­mos­fé­ri­ca y a la es­ca­sa fuer­za gra­vi­ta­to­ria. No obs­tan­te, se si­guen ne­ce­si­tan­do sie­te ki­los de com­bus­ti­ble por ca­da ki­lo­gra­mo de car­ga que de­ba aban­do­nar el pla­ne­ta de­sér­ti­co.

La tri­pu­la­ción res­pi­ra ali­via­da por­que el es­treno del pro­ce­so de ob­ten­ción de com­bus­ti­ble a par­tir de la at­mós­fe­ra mar­cia­na ha sa­li­do como es­ta­ba pre­vis­to. Por su­pues­to, ya se ha­bía pues­to a prue­ba en la Tie­rra pe­ro en Mar­te las con­di­cio­nes son más du­ras. Un cor­to­cir­cui­to, una fu­ga, un error en una lí­nea de pro­gra­ma en las pro­fun­di­da­des del soft­wa­re de con­trol... to­das esas co­sas po­drían ha­ber re­tra­sa­do el des­pe­gue. Y ¿qué hu­bie­ra ocu­rri­do si la ven­ta­na tem­po­ral de la cons­te­la­ción pla­ne­ta­ria óp­ti­ma se hu­bie­ra vuel­to a ce­rrar?

En al­gún mo­men­to en la se­gun­da mi­tad del año 2041 el Mars Trans­fer Vehi­cle se acer­ca a la Tie­rra. Po­co an­tes de lle­gar a su ór­bi­ta la tri­pu­la­ción se­pa­ra el mó­du­lo de trans­fe­ren­cia de la cáp­su­la Orión. Lo que vie­ne a con­ti­nua­ción es una de las ma­nio­bras más com­pli­ca­das del vue­lo. Por­que el vehícu­lo es­pa­cial de ca­si nue­ve to­ne­la­das de pe­so se apro­xi­ma al pla­ne­ta pa­trio en un án­gu­lo agudo y a una ve­lo­ci­dad de unos 14 ki­ló­me­tros por se­gun­do, de­ma­sia­do rá­pi­do pa­ra en­trar di­rec­ta­men­te en la at­mós­fe­ra. Pa­ra fre­nar la cáp­su­la es­ta tie­ne que re­bo­tar, por así de­cir­lo, con­tra la ca­pa at­mos­fé­ri­ca pa­ra lue­go sa­lir lan­za­da en una cur­va elíp­ti­ca muy acen­tua­da has­ta más allá de la ór­bi­ta lu­nar. “Al re­gre­sar vol­ve­rá a re­bo­tar con­tra la at­mós­fe­ra te­rres­tre y vol­ve­rá a ser lan­za­da al es­pa­cio, pe­ro no tan le­jos”, ex­pli­ca el pro­fe­sor de in­ge­nie­ría ae­ro­es­pa­cial Ul­rich Wal­ter: “Como cuan­do se lan­za una pie­dra al agua y va re­bo­tan­do so­bre la su­per­fi­cie”. Has­ta cin­co ve­ces en un pla­zo de diez días, lo cual su­po­ne una enor­me so­bre­car­ga pa­ra los as­tro­nau­tas.

So­bre to­do psí­qui­ca, por­que si en el pri­mer acer­ca­mien­to el án­gu­lo de apro­xi­ma­ción fue­se de­ma­sia­do plano, la Orión se­ría ca­ta­pul­ta­da al es­pa­cio por siem­pre ja­más. Pe­ro si el án­gu­lo fue­ra de­ma­sia­do agudo la na­ve po­dría so­bre­ca­len­tar­se al en­trar en con­tac­to con la at­mós­fe­ra. In­clu­so aunque el blin­da­je tér­mi­co aguan­ta­se, “nin­gún ser hu­mano so­bre­vi­vi­ría” a se­me­jan­te re­en­tra­da en la at­mós­fe­ra te­rres­tre de­bi­do a las fuer­zas de ace­le­ra­ción que se pro­du­ci­rían, ex­pli­ca Wal­ter. Ese es el úl­ti­mo gran problema que se de­be so­lu­cio- nar an­tes de re­gre­sar a la Tie­rra. En­ton­ces, ¿cuán­do se atre­ve­rá la hu­ma­ni­dad a dar el pró­xi­mo “gran sal­to” al es­pa­cio? Des­de lue­go, no se­rá en 2026, como afir­ma Mars One. 2048 se­ría una fe­cha realista, apun­ta Ul­rich Wal­ter, pa­ra ha­cer­lo de for­ma se­gu­ra, eco­nó­mi­ca y con via­je de re­gre­so.

“En nin­gún ca­so an­tes de 2050”, cal­cu­la el di­rec­tor de la ESA Johann-Die­trich Wör­ner. Sin du­da, al­gún día.

PE­RO EN LA NA­VE­GA­CIÓN ES­PA­CIAL las eter­ni­da­des a ve­ces re­sul­tan ser lap­sos de tiem­po bas­tan­te más li­mi­ta­dos. ¿Quién ha­bría po­di­do ima­gi­nar que so­lo 43 años des­pués de que Ro­bert H. God­dard, el pio­ne­ro de la cons­truc­ción de cohe­tes es­pa­cia­les, lan­za­ra en 1926 el pri­mer cohe­te im­pul­sa­do con car­bu­ran­te lí­qui­do del mundo has­ta do­ce me­tros de al­tu­ra, dos hom­bres iban a pa­sear­se por la Lu­na... a 384.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de la Tie­rra?

Por tan­to, ¿quién pue­de ase­gu­rar que las vi­si­tas hu­ma­nas a Mar­te ten­gan que du­rar año y me­dio? Tam­bién se de­ba­te des­de ha­ce mu­cho tiem­po el pro­yec­to de co­lo­car en la ór­bi­ta de Mar­te una es­ta­ción es­pa­cial tri­pu­la­da cons­tan­te­men­te. En­ton­ces los as­tro­nau­tas de car­ne y hue­so so­lo ha­rían ex­cur­sio­nes es­po­rá­di­cas al pla­ne­ta rojo. Y pa­ra eso no ha­ría fal­ta que ate­rri­za­se en Mar­te una ar­ma­da de na­ves es­pa­cia­les con to­ne­la­das de equi­pa­mien­to.

Es­ta tam­bién se­ría una bue­na op­ción pa­ra Lu­cie Pou­let: “Me pa­re­ce sim­ple­men­te ge­nial la idea de que la hu­ma­ni­dad pue­da ser una es­pe­cie mul­ti­pla­ne­ta­ria”.

Sin em­bar­go, Bechara Saab ten­drá que re­nun­ciar de mo­men­to a ver cum­pli­do su sue­ño. Mars One no lo ha in­clui­do en su se­lec­ción de­fi­ni­ti­va de co­lo­nos.

Nues­tro neu­ro­cien­tí­fi­co fue de­rro­ta­do, en­tre otros, por una co­ci­ne­ra ja­po­ne­sa cu­yo sue­ño, se­gún su so­li­ci­tud, es “abrir el pri­mer sus­hi-bar en Mar­te”, y por un po­la­co que, en­tre sus “in­tere­ses”, men­cio­nó “el apro­ve­cha­mien­to de la ener­gía pro­ce­den­te del cen­tro de nues­tra ga­la­xia”.

¿Qué pa­sa­rá aho­ra con su plan de vi­vir en Mar­te y fun­dar allí una nue­va so­cie­dad?

“Es un ob­je­ti­vo que per­si­go des­de ha­ce más de diez años y ni las di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas ni los pro­ble­mas de Mars One son mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra re­nun­ciar a él”, res­pon­de con con­vic­ción.

¿Tar­je­ta pos­tal con pues­ta de sol azul? El Sol des­apa­re­ce tras los bor­des del crá­ter Ga­le en­vuel­to en una ne­bli­na azul. El fino pol­vo en sus­pen­sión de la at­mós­fe­ra de Mar­te ab­sor­be el com­po­nen­te rojo de on­da lar­ga de la luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.