Mun­dos ar­ti­fi­cia­les en el es­pa­cio:

¿Por qué es pro­ba­ble que el pla­ne­ta rojo nun­ca ha­ya si­do tan cá­li­do como aho­ra y que ha­ce mi­les de mi­llo­nes de años fue­ra mu­cho más frío? ¿Qué su­po­ne eso pa­ra el pro­yec­to de lo­grar un Mar­te “más te­rre­nal“?

Geo - - SUMARIO MARZO -

36 los adep­tos del Te­rra­for­ming quie­ren crear en otros as­tros una at­mós­fe­ra pa­re­ci­da a la de la Tie­rra, ade­más de re­gu­lar el cli­ma e in­tro­du­cir eco­sis­te­mas. ¿Po­dría ha­cer­se es­to reali­dad en Mar­te?

ES­TA CUES­TIÓN PO­DRÍA SER TAN­TO el te­ma de una no­ve­la de cien­cia fic­ción como de de­ba­tes cien­tí­fi­cos: ¿po­dría “re­for­mar­se” Mar­te en un pe­rio­do de mil años pa­ra con­ver­tir el pla­ne­ta en la is­la de sal­va­ción de una Tie­rra su­per­po­bla­da? ¿Con plan­ta­cio­nes que creen una at­mós­fe­ra ade­cua­da pa­ra la vi­da, con tem­pe­ra­tu­ras sua­vi­za­das ar­ti­fi­cial­men­te, con flu­jos de agua? Pro­ba­ble­men­te no. Por­que esa idea bau­ti­za­da como te­rra­for

ming se fun­da­men­ta en la su­po­si­ción de que ha­ce mu­cho tiem­po Mar­te fue más pa­re­ci­do a la Tie­rra de lo que es hoy. Pe­ro esa te­sis se tam­ba­lea a la luz de in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes. Du­ran­te mu­cho tiem­po los in­ves­ti­ga­do­res han da­do por sen­ta­do (su­po­si­ción 1) que ha­ce 3.000 mi­llo­nes de años en Mar­te ha­bía ríos e in­clu­so un mar. Esa de­duc­ción se ex­tra­jo a par­tir de las for­mas del te­rreno, de los de­pó­si­tos de sedimentos y de la exis­ten­cia de pie­dras pu­li­das de for­ma re­don­dea­da. Pe­ro eso su­pon­dría (su­po­si­ción 2) que en aque­lla épo­ca en la su­per­fi­cie de Mar­te exis­tían tem­pe­ra­tu­ras por en­ci­ma del pun­to de con­ge­la­ción. Lo cual so­lo ha­bría si­do po­si­ble (su­po­si­ción 3) en pre­sen­cia de una at­mós­fe­ra den­sa. Aho­ra bien, pa­ra te­ner se­me­jan­te at­mós­fe­ra Mar­te de­be­ría ha­ber te­ni­do (su­po­si­ción 4) un cam­po magnético como el de la Tie­rra que pro­te­gie­ra su at­mós­fe­ra del vien­to so­lar. Pe­ro en reali­dad to­do eso es bas­tan­te im­pro­ba­ble. Em­pe­ce­mos por el fi­nal: un cam­po magnético so­lo pue­de ge­ne­rar­se me­dian­te un efec­to di­na­mo en un nú­cleo como el de la Tie­rra. Pe­ro Mar­te no po­see una di­na­mo de es­te ti­po. In­clu­so en el ca­so de que Mar­te hu­bie­ra te­ni­do ori­gi­na­ria­men­te una at­mós­fe­ra más den­sa ha­bría si­do dis­per­sa­da en­se­gui­da por el vien­to so­lar. O sim­ple­men­te se ha­bría des­va­ne­ci­do en el es­pa­cio si­de­ral. Por­que Mar­te so­lo tie­ne la dé­ci­ma par­te de la ma­sa te­rres­tre y por tan­to no dis­po­ne de la su­fi­cien­te fuer­za de gra­ve­dad como pa­ra su­je­tar una at­mós­fe­ra den­sa de for­ma du­ra­de­ra. Y eso no pue­de cam­biar­se ni con ayu­da de la tec­no­lo­gía mo­der­na. Ade­más, ha­ce 3.000 mi­llo­nes de años la lu­mi­no­si­dad del Sol era un 30% me­nor que hoy y eso sig­ni­fi­ca que Mar­te po­dría ha­ber si­do mu­cho más frío de lo que es aho­ra y, des­de lue­go, en nin­gún ca­so lo su­fi­cien­te­men­te ca­lien­te como pa­ra que exis­tie­se agua en es­ta­do lí­qui­do.

¿Có­mo han sur­gi­do en­ton­ces esos va­lles flu­via­les, esos del­tas y esas cos­tas ma­ri­nas? Los cien­tí­fi­cos ofre­cen tres ex­pli­ca­cio­nes: las co­rrien­tes de la­va po­drían ser res­pon­sa­bles de al­gu­nas es­truc­tu­ras. Ade­más, el vul­ca­nis­mo y los im­pac­tos de as­te­roi­des po­drían ha­ber ca­len­ta­do tem­po­ral­men­te la at­mós­fe­ra so­bre al­gu­nas zo­nas del pla­ne­ta has­ta de­rre­tir el hielo y con­se­guir que lle­ga­ra a fluir agua. Y, fi­nal­men­te, nos re­mi­ten al ejem­plo de las re­gio­nes po­la­res de la Tie­rra. Allí tam­bién flu­yen ríos y hay ma­res: ba­jo los gla­cia­res, a tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro gra­dos. Pro­ba­ble­men­te ese era jus­ta­men­te el as­pec­to que tu­vo Mar­te en el pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.