Fer­vor re­li­gio­so en Pat­mos

Su­ma ca­si diez mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año: aman­tes de la na­tu­ra­le­za, mo­chi­le­ros, mi­llo­na­rios. Y Ma­llor­ca los ha­ce fe­li­ces a to­dos. Bien­ve­ni­dos a la is­la más efi­cien­te de Eu­ro­pa.

Geo - - SUMARIO ABRIL - Tex­to: Jo­chen Sie­mens

Fa­mo­sa por ser el lu­gar don­de el após­tol san Juan es­cri­bió los tex­tos del Apo­ca­lip­sis, la pe­que­ña is­la de Pat­mos, una de las más au­tén­ti­cas y tra­di­cio­na­les del ar­chi­pié­la­go del Do­de­ca­ne­so, vi­ve con fer­vor an­ces­tral la ce­le­bra­ción de la Pas­cua or­to­do­xa.

POR DÓN­DE EM­PE­ZAR? Por el mo­men­to exac­to en que em­pie­za to­do. Por ese pe­que­ño tirón cuan­do el apa­ra­to se de­tie­ne, cuan­do ha­ce ping y to­dos se le­van­tan de sus asien­tos, abren los com­par­ti­men­tos del equi­pa­je, se po­nen o se qui­tan cha­que­tas y los ni­ños pre­gun­tan: “¿Dón­de es­tá la pla­ya?” En­ton­ces em­pie­za to­do. Ma­llor­ca. Ca­da avión lle­ga re­bo­san­te de ex­pec­ta­ti­vas. Se no­ta en las mi­ra­das, se pal­pa la im­pa­cien­cia y el an­he­lo de fe­li­ci­dad, di­ver­sión, tran­qui­li­dad, amor, pla­cer, aven­tu­ra, se­xo, de­por­te. Qui­zá tam­bién el an­he­lo de ha­cer reali­dad ese ne­go­cio mi­llo­na­rio que el hom­bre de la pri­me­ra fi­la, ves­ti­do con tra­je de ve­rano bei­ge, se ha pro­pues­to ce­rrar ma­ña­na con sus so­cios. En su ca­sa de San­tan­yí y no en la cen­tral de la em­pre­sa. Aquí los an­he­los no sa­ben de cla­ses so­cia­les.

El úni­co fas­ti­dio es que a uno le to­que la puer­ta C 58: si­tua­da al fi­nal del ae­ro­puer­to, obli­ga a se­guir el ca­mino más lar­go pa­ra re­co­ger el equi­pa­je. Co­rre­do­res sin fin, un pa­si­llo ro­dan­te, más co­rre­do­res, a la de­re­cha, a la iz­quier­da y otro pa­si­llo ro­dan­te. “Quie­ro un he­la­do”, ex­cla­man los ni­ños. “Es­toy soooo­lo, tan soooo­lo”, can­ta un gru­po de jó­ve­nes con ca­mi­se­tas de Ma­llor­ca. Los re­cién lle­ga­dos van por la de­re­cha, los que aban­do­nan la is­la, por la iz­quier­da: pá­li­dos y blan­cos los unos, mo­re­nos y que­ma­dos por el sol los otros. In­ter­cam­bian mi­ra­das, unos ale­gres por los días que les es­pe­ran y por po­der dis­fru­tar del sol, los otros tris­tes de te­ner que via­jar de vuel­ta a lu­ga­res don­de el cie­lo es gris. To­do el que lle­ga aquí por vez pri­me­ra se de­tie­ne unos mo­men­tos, mi­ra des­de los gran­des ven­ta­na­les del ae­ro­puer­to y ve un molino de vien­to y un par de ca­sas en la le­ja­nía.

En el pre­ci­so ins­tan­te en que uno mi­ra a tra­vés de los cris­ta­les, en Ma­llor­ca es­tán ocu­rrien­do mu­chas co­sas. En el Cap de For­men­tor, el peñasco si­tua­do en el no­res­te, un gru­po de vi­go­ro­sos ju­bi­la­dos sube la ca­rre­te­ra del acan­ti­la­do en la pri­me­ra de las 22 mar­chas en sus bi­ci­cle­tas de ca­rre­ras. En la Plat­ja de Mu­ro, dos ni­ños, hi­jos de una pa­re­ja de hip­pies, cons­tru­yen un cas­ti­llo de are­na mien­tras su pa­dre se lía un po­rro. En la es­tre­cha ca­rre­te­ra del Port d’An­dratx al­guien tra­ta de apar­car un Fe­rra­ri. Más arri­ba, en la ca­rre­te­ra de mon­ta­ña junto al em­bal­se de Gorg Blau, un gru­po de jó­ve­nes de va­ca­cio­nes se dis­po­ne a su­bir al mon­te Mas­sa­ne­lla, de 1.367 me­tros de al­ti­tud.

En el hos­pi­tal de Pal­ma atien­den a un mu­cha­cho que la no­che an­te­rior se ha caí­do des­de el bal­cón de una dis­co­te­ca de S’Are­nal, si­tua­do a cua­tro me­tros de al­tu­ra. En el cam­po de golf de Son Vi­da hay dos hom­bres junto al sép­ti­mo ho­yo, aca­ban de acor­dar la com­pra de una em­pre­sa emer­gen­te. En Por­to­pe­tro zar­pa una lan­cha con alum­nos de bu­ceo que quie­ren ver del­fi­nes en el mar. Y en al­gún lu­gar de la is­la unos ac­to­res de ci­ne re­co­rren sus fin­cas, al igual que otros pro­duc­to­res mu­si­ca­les, fa­mo­sos te­le­vi­si­vos, di­se­ña­do­res, mo­de­los y otras es­tre­llas de la pren­sa ro­sa in­ter­na­cio­nal.

Así son las co­sas aquí. To­do es­to ocu­rre al mis­mo tiem­po mien­tras los re­cién lle­ga­dos es­pe­ran a que sal­ga su equi­pa­je. Más de 23 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros re­ci­be ca­da año el ter­cer ae­ro­puer­to más gran­de de Es­pa­ña. Al­gu­nos días su­man más de 120.000, tan­tos co­mo la po­bla­ción de la ciu­dad de León. Re­sul­ta asom­bro­sa la im­per­tur­ba­bi­li­dad con que es­te ae­ro­puer­to di­gie­re se­me­jan­te ma­sa hu­ma­na. Y las cer­ca de 800 ma­le­tas que ca­da año que­dan aban­do­na­das sin due­ño en las cin­tas trans­por­ta­do­ras de la zo­na de lle­ga­das. Uno se pre­gun­ta quién pue­de ol­vi­dar­se el ba­ña­dor en el mis­mí­si­mo ae­ro­puer­to.

Una vez tras­pa­sa­da la puer­ta del avión, to­dos se se­pa­ran. Los in­te­gran­tes de esa sociedad sin cla­ses sa­li­da del ae­ro­plano vuel­ven a ocu­par el lu­gar que les co­rres­pon­de den­tro del fri­so so­cial. Las ca­mi­se­tas de Ma­llor­ca se api­ñan en un au­to­bús, el hom­bre de San­tan­yí bus­ca a su chó­fer, los ex­cur­sio­nis­tas es­tán to­da­vía en el mos­tra­dor de co­ches de al­qui­ler y la fa­mi­lia con ni­ños se mon­ta en un ta­xi que les lle­va­rá al com­ple­jo ho­te­le­ro junto a la pla­ya, un ex­tra que ya ha­bían re­ser­va­do con an­te­la­ción. Pe­ro to­dos res­pi­ran hon­do y con­tem­plan el cie­lo azul. Ma­llor­ca, cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca “la is­la ma­yor”, tie­ne 860.000 ha­bi­tan­tes y 3.600 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ex­ten­sión. No es muy gran­de pa­ra to­da esa ma­sa de via­je­ros. Ni pa­ra sus ex­pec­ta­ti­vas.

SE HA ES­CRI­TO MU­CHO SO­BRE MA­LLOR­CA, en guías de via­je, re­la­tos, no­ve­las... Del asom­bro to­da­vía no se ha ha­bla­do mu­cho. De la sor­pre­sa por to­do lo que ofre­ce es­ta pe­que­ña is­la por la que se di­se­mi­nan ca­da año más de 9,5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, en­tre ale­ma­nes, in­gle­ses, es­can­di­na­vos, ita­lia­nos, fran­ce­ses y chi­nos. “Ma­llor­ca es ca­paz de mu­cho más que cual­quier otra is­la de Eu­ro­pa, y pro­ba­ble­men­te del mun­do”, pun­tua­li­za Claus-Pe­ter Ha­ller, que ges­tio­na un por­tal de In­ter­net cu­yos em­plea­dos eva­lúan, de in­cóg­ni­to y de for­ma in­de­pen­dien­te, pla­yas, res­tau­ran­tes y ho­te­les ma­llor­qui­nes.

Ha­ller va a me­nu­do a Ma­llor­ca. Ado­ra la is­la ba­lear, pe­ro tam­bién co­no­ce los pro­ble­mas de quie­nes vi­ven de for­ma per­ma­nen­te aquí. “¿En qué otra is­la to­do el mun­do des­cu­bre al­go que le en­can­ta: tan­to los jó­ve­nes co­mo los vie­jos, los de­por­tis­tas y los hol­ga­za­nes, los ve­ra­nean­tes del to­do in­clui­do por 300 eu­ros y los mi­llo­na­rios con ya­te en el puer­to?”, pre­gun­ta Ha­ller. “To­dos ellos tie­nen su si­tio en Ma­llor­ca, un des­tino don­de ade­más el clima es bueno”. Hay va­rios vue­los dia­rios has­ta aquí des­de mu­chos ae­ro­puer­tos eu­ro­peos: des­de Pra­ga y Lon­dres se tar­da unas dos ho­ras y me­dia; des­de Mos­cú, con trans­bor­do, seis ho­ras lar­gas.

Ma­llor­ca se ha rein­ven­ta­do a sí mis­ma sin ce­sar ca­da po­cos años: em­pe­zó sien­do la is­la don­de ve­ra­nea­ban las asis­ten­tas ale­ma­nas, lue­go se con­vir­tió en el pa­raí­so de la mar­cha etí­li­ca, des­pués en un jar­dín pa­ra mi­llo­na­rios sal­pi­ca­do de clu­bes gol­fis­tas y más tar­de en el des­tino is­le­ño que ofre­ce ba­ño, ve­la y mon­ta­ña. Ha co­me­ti­do erro­res –de­ma­sia­da fies­ta, de­ma­sia­dos cam­pos de golf...– y los ha co­rre­gi­do. Quie­nes han tra­ba­ja­do tam­bién en la Cos­ta Blan­ca, co­mo el em­pre­sa­rio de se­gu­ros Sas­san Mikht­chi, y re­cuer­dan con es­pan­to las to­rres de ce­men­to de Be­ni­dorm, se sien­ten aquí en pleno “pa­raí­so me­di­te­rrá­neo”, co­mo le gus­ta de­cir: “Pla­yas lim­pias, par­ques na­tu­ra­les vi­gi­la­dos y ca­rre­te­ras bien cons­trui­das has­ta en los rin­co­nes más apar­ta­dos. Si la is­la fue­ra un res­tau­ran­te ten­dría tres es­tre­llas Mi­che­lin por el ser­vi­cio. Y en mu­chos si­tios tam­bién se ga­na­ría tres es­tre­llas por la co­mi­da”.

MA­LLOR­CA TAM­BIÉN ES CA­PAZ DE LO­GRAR al­go más si uno se em­pa­pa de to­da la di­ver­si­dad que ofre­ce: te ha­ce to­le­ran­te, es co­mo un par­que na­tu­ral so­cial en el que uno pue­de ob­ser­var, apren­der, com­pren­der y apre­ciar mu­chos ras­gos hu­ma­nos y tam­bién pue­de no apre­ciar­los pe­ro siem­pre con ab­so­lu­ta se­re­ni­dad. En es­ta pe­que­ña pe­ro es­pa­cio­sa is­la las gen­tes no sue­len mo­les­tar­se; aquí co­exis­ten to­do ti­po de tu­ris­mos: el de ma­sas, el que bus­ca la na­tu­ra­le­za y el de éli­te. En lo al­to de la mon­ta­ña, sen­ta­do junto a la ori­lla del pan­tano de Gorg Blau, uno de los de­pó­si­tos is­le­ños de agua po­ta­ble, uno pue­de ex­pe­ri­men­tar lo que ya cons­ta­ta­ra la es­cri­to­ra Geor­ge Sand: “En Ma­llor­ca el si­len­cio es más pro­fun­do que en nin­gún otro lu­gar”. Ape­nas una ho­ra en co­che des­pués, uno pue­de com­pren­der, e in­clu­so acep­tar, el es­truen­do de la Plat­ja de Pal­ma. Sin los aman­tes de la ja­ra­na, los ex­cur­sio­nis­tas, los ve­ra­nean­tes con to­do in­clui­do y los mi­llo­na­rios no ha­bría sur­gi­do es­ta in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca con vue­los y co­ches de al­qui­ler ba­ra­tos, con tan­tos bue­nos res­tau­ran­tes, tien­das y ca­fés. Si fal­ta­ra uno de esos gru­pos, el me­ca­nis­mo de es­ta ma­qui­na­ria de ve­ra­neo de ajus­te tan pre­ci­so em­pe­za­ría a tra­bar­se.

Los gru­pos de sol­te­ros, los clu­bes de bo­los y los hin­chas de fút­bol so­lo quie­ren sa­lir de mar­cha, du­ran­te to­do el día, pe­ro no se mez­clan con los de­más. Aho­ra los cu­bos de san­gría con pa­jas mul­ti­co­lo­res de un me­tro de lar­go es­tán prohi­bi­dos en la pla­ya, lo cual ha­ce que las zo­nas de mar­cha de S’Are­nal re­sul­ten más ci­vi­li­za­das, y no por ello me­nos di­ver­ti­das. Si te­ne­mos en cuen­ta el ba­lan­ce eco­ló­gi­co, aquí to­dos son más res­pe­tuo­sos con los re­cur­sos que el ju­ga­dor de golf del nor­te de Eu­ro­pa que de­rro­cha a diario mu­cha más ener­gía y agua po­ta­ble, un bien muy va­lio­so que en ve­rano pue­de lle­gar a es­ca­sear.

De to­das for­mas a nin­guno de los ve­ra­nean­tes de S‘Are­nal se le ocu­rre en­trar en la ca­te­dral de Pal­ma ha­cien­do eses, ves­ti­do con ca­mi­se­ta y chan­clas. Ade­más, co­mo el pre­su­pues­to de via­je es li­mi­ta­do, los ami­gos de la ja­ra­na tam­bién se abs­tie­nen de ori­nar de no­che en la are­na de la pla­ya; úl­ti­ma­men­te los po­li­cías no du­dan en po­ner­les mul­tas de cien eu­ros. Y eso tam­bién ha tras­to­ca­do por com­ple­to la lis­ta de los mal­edu­ca­dos de la is­la. Aho­ra au­men­tan las que­jas por los for­ni­dos ci­clis­tas de com­pe­ti­ción que, co­mo ocu­rrió ha­ce po­co en el oes­te is­le­ño, rie­gan los jar­di­nes de­lan­te­ros de los ve­ci­nos. Aver­gon­za­dos por se­me­jan­te com­por­ta­mien­to, los or­ga­ni­za­do­res de las ca­rre­ras han pro­me­ti­do me­jo­ras. Ade­más, tam­bién se van a re­co­ger las la­tas va­cías y los en­vol­to­rios de ba­rri­tas ener­gé­ti­cas que los de­por­tis­tas arro­jan en ma­sa mien­tras com­pi­ten al pai­sa­je cir­cun­dan­te.

Ma­llor­ca ha cam­bia­do. Se ha vuel­to más es­tric­ta y mo­der­na. Se no­ta que quie­re es­ca­par de su fa­ma de is­la cha­pu­ce­ra con tec­no­lo­gía del año de Ma­ri­cas­ta­ña. A ve­ces lo ha­ce de ma­ne­ra im­per­cep­ti­ble, a ve­ces de for­ma evi­den­te. Aun­que no siem­pre lo con­si­gue, co­mo po­nen de ma­ni­fies­to los cu­bos de ba­su­ra con re­co­gi­da sub­te­rrá­nea que aho­ra es­tán fue­ra de ser­vi­cio en Pal­ma. Aún así, el cam­bio se no­ta. En mu­chas ciu­da­des y pue­blos exis­te una red WLAN pú­bli­ca que ya qui­sie­ra te­ner cual­quier otro lu­gar de Eu­ro­pa. Y las ca­rre­te­ras, in­clu­so las más pe­que­ñas, pa­re­ce que han si­do as­fal­ta­das ayer mis­mo.

La nue­va se­ve­ri­dad que im­pe­ra en la is­la in­clu­ye que en esas es­tu­pen­das ca­rre­te­ras ha­ya ca­da vez más con­tro­les de po­li­cía que po­nen fuer­tes mul­tas a cual­quie­ra que con­duz­ca con una ta­sa de al­coho­le­mia de más del 0,5 por mil (500 eu­ros) o que arro­je por la ven­ta­ni­lla una co­li­lla en­cen­di­da (mí­ni­mo 50 eu­ros). Y da re­sul­ta­do. Los lu­nes por la ma­ña­na ya no se ven en las cu­ne­tas co­ches que es­tán pa­ra el des­gua­ce por la im­pru­den­cia de sus ebrios con­duc­to­res, y por las no­ches el am­bien­te de los res­tau­ran­tes y ba­res de Port d’An­dratx es mu­cho más tran­qui­lo. An­tes en esa lo­ca­li­dad por­tua­ria se po­dían ver im­po­nen­tes Rolls-Roy­ce y mi­llo­na­rios pi­dien­do bo­te­llas de cham­pán pa­ra ba­ñar con ellas los pies de sus mu­je­res. Se pue­de de­cir que aho­ra Port d’An­dratx es­tá en di­que se­co. “An­tes los po­li­cías se que­da­ban ahí sen­ta­dos y por la no­che lle­va­ban a los bo­rra­chos a sus fin­cas de la co­li­na. Aho­ra de­tie­nen a cual­quie­ra que va­ya a sen­tar­se al vo­lan­te ha­cien­do eses”, ex­pli­ca Ma­jid Ab­tahi que lle­gó a te­ner tres res­tau­ran­tes en la is­la.

AB­TAHI NO LO LA­MEN­TA, A ÉL TAM­BIÉN le pa­re­cían de mal gus­to al­gu­nos ex­ce­sos, pe­ro sa­be que la vi­da de los dueños de los lo­ca­les es aho­ra más di­fí­cil. “Ha­ce dos años to­da­vía ha­bía co­las de cien me­tros pa­ra con­se­guir me­sa en el res­tau­ran­te del puer­to”, re­cuer­da. “Aho­ra ni si­quie­ra ha­ce fal­ta re­ser­var”. Los ri­cos si­guen aquí, pe­ro se de­jan ver bas­tan­te me­nos, ja­más te en­cuen­tras con gran­des em­pre­sa­rios o ex­mo­de­los, co­mo la ale­ma­na Clau­dia Schif­fer. Port d’An­dratx se ha con­ver­ti­do en un ca­lle­jón sin sa­li­da, “los que quie­ren ir de mar­cha se van a Pal­ma”. Los ri­cos y la gen­te gua­pa con ca­sa en las pro­xi­mi­da­des pre­fie­ren to­mar el sol es­con­di­dos en sus pro­pias pis­ci­nas. O al me­nos eso di­cen los pa

pa­raz­zi que es­tán apos­ta­dos al ace­cho con sus te­le­ob­je­ti­vos de­trás de ar­bus­tos y se­tos, ca­si siem­pre en vano.

En la Plaça Ma­jor de Pal­ma nos reuni­mos con el bel­ga Jan Bai­llieux, director de zo­na de la agen­cia an­glo-ger­ma­na Tui. Bai­llieux de­tec­ta con ab­so­lu­ta pre­ci­sión có­mo cam­bian las pre­fe­ren­cias de los via­je­ros que acu­den a Ma­llor­ca. “La is­la nos ofre­ce a to­dos no­so­tros opor­tu­ni­da­des de in­di­vi­dua­li­zar nues­tras ofer­tas”, ex­pli­ca. “Po­de­mos ofre­cer pa­que­tes pa­ra ex­cur­sio­nis­tas, pa­ra ve­ra­nean­tes

pla­ye­ros, pa­ra de­por­tis­tas, en reali­dad, pa­ra ca­si to­dos”. La mo­da­li­dad más de­man­da­da son los via­jes con to­do in­clui­do y “no­so­tros am­plia­mos esa ofer­ta”. A ser po­si­ble sin la gas­tro­no­mía de ma­sas de los bu­fés. Eso no en­ca­ja con Ma­llor­ca, ex­pli­ca Bai­llieux: “Tra­ta­mos de in­vi­tar a nues­tros clien­tes a co­mer tam­bién en res­tau­ran­tes y ba­res pró­xi­mos a los ho­te­les”. Pe­ro eso sig­ni­fi­ca tra­ba­jar con una clien­te­la ya exis­ten­te y pa­ra Bai­llieux es más im­por­tan­te abrir la is­la a nue­vos tu­ris­tas. “Exis­te un gru­po des­ti­na­ta­rio jo­ven que nos proponemos abor­dar con más in­ten­si­dad en el fu­tu­ro”.

LA PRO­PIA PAL­MA ES EL MO­DE­LO A SE­GUIR, la ca­pi­tal ha ex­pe­ri­men­ta­do un cam­bio pro­fun­do. “Hay ba­rrios co­mo San­ta Ca­ta­li­na o Por­ti­xol a los que an­tes so­lo lle­ga­bas si te per­días”, ex­pli­ca Claus-Pe­ter Ha­ller, “pe­ro ac­tual­men­te es­tán en­tre los des­ti­nos más so­li­ci­ta­dos de Eu­ro­pa”. Co­mo po­nen de ma­ni­fies­to los dis­tin­ti­vos ha­bi­tua­les de los lu­ga­res de mo­da: sus­hi-bars, hom­bres con barba, som­bre­ro y por­tá­til ba­jo el bra­zo, ham­bur­gue­se­rías, bou­ti­ques.

Los que ha­ce diez años com­pra­ron allí una ca­sa de cons­truc­ción an­ti­gua hoy pue­den ele­gir com­pra­dor y pre­cio. Eso tam­bién se de­be a que Pal­ma no so­lo in­tere­sa a los pro­pios españoles, a ale­ma­nes e in­gle­ses, co­mo ocu­rría an­tes, sino tam­bién a mu­chos ho­lan­de­ses, fran­ce­ses y es­can­di­na­vos. En los ca­fés si­tua­dos al­re­de­dor del mer­ca­do de San­ta Ca­ta­li­na se oye más sue­co que ale­mán. Igual que en Por­ti­xol, el tra­mo de pla­ya lar­go tiem­po ol­vi­da­do si­tua­do junto a la au­to­pis­ta, en­tre Pal­ma y S’Are­nal. Los ur­ba­nis­tas pue­den apren­der allí có­mo vi­vi­fi­car una zo­na rui­no­sa, có­mo dar un to­que de lu­jo a ba­res y res­tau­ran­tes y có­mo mo­der­ni­zar un pa­seo ma­rí­ti­mo. Des­de aquí se ve to­do el puer­to de Pal­ma, el bos­que de mástiles de ya­tes y los ras­ca­cie­los flo­tan­tes que ca­da vez traen más gen­te de Chi­na.

Ese país es­tá muy in­tere­sa­do en Ma­llor­ca, co­mo re­ve­la el au­men­to del nú­me­ro de tu­ris­tas y la ten­den­cia cre­cien­te a rea­li­zar ad­qui­si­cio­nes. Un gru­po in­ver­sor chino ha com­pra­do el ho­tel de lu­jo Val­pa­raí­so en Pal­ma. Ha­ce po­co es­tu­vo allí in­clu­so el pri­mer mi­nis­tro Li Ke­qiang acom­pa­ña­do de una de­le­ga­ción que de­jó cla­ro que Chi­na tie­ne gran in­te­rés en in­ver­tir en la is­la. Co­mo tam­bién lo te­nían ha­ce un par de años los mi­llo­na­rios ru­sos que pa­ga­ban ya­tes, fin­cas y res­tau­ran­tes al con­ta­do con fa­jos de dó­la­res del gro­sor de un bra­zo. Aho­ra han des­apa­re­ci­do.

Ha­ble­mos aho­ra de po­lí­ti­ca. Por­que, des­pués de que el Go­bierno conservador del Par­ti­do Po­pu­lar no re­sul­ta­se ven­ce­dor en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de ma­yo de 2015, se ha for­ma­do una coa­li­ción in­te­gra­da por los par­ti­dos so­cia­lis­ta, eco­lo­gis­ta y Po­de­mos. Es­to no es nue­vo en la is­la; an­tes de 2011 ya go­ber­nó una alian­za de iz­quier­da que ins­tau­ró la “eco­ta­sa”, un im­pues­to eco­ló­gi­co pa­ra tu­ris­tas por un im­por­te de un eu­ro diario. Ape­nas un año des­pués hu­bo que su­pri­mir­lo por­que la mo­vi­li­za­ción y las pro­tes­tas de los pro­pie­ta­rios de los ho­te­les fue­ron de­ma­sia­do in­ten­sas co­mo pa­ra no te­ner­las en cuen­ta. Pe­ro la nue­va coa­li­ción ha re­to­ma­do esa an­ti­gua idea, des­de fi­na­les de 2016 se co­bra­rán en­tre uno y dos eu­ros por día y tu­ris­ta. Es de su­po­ner que eso no es­pan­ta­rá a los vi­si­tan­tes ni los de­ja­rá en la rui­na, ade­más hay que te­ner en cuen­ta que dis­fru­tar de una pla­ya ras­tri­lla­da y lim­pia to­dos los días ca­si nun­ca es gra­tis. Aun­que es­tá por ver si se se­gui­rá ade­lan­te con la im­plan­ta­ción de es­ta eco­ta­sa des­pués de las pró­xi­mas elec­cio­nes.

LA JOR­NA­DA CON­TI­NÚA. EN EL BORN, la ca­lle de tien­das de Pal­ma, un gru­po de cru­ce­ris­tas chi­nos aba­rro­ta la bou­ti­que de Dior mien­tras la guía los es­pe­ra fue­ra, ban­de­rín en mano. En Vall­de­mos­sa, una pa­re­ja de ju­bi­la­dos vi­si­ta la ca­sa de Geor­ge Sand, que en 1838 pa­só aquí un frío in­vierno junto a Fré­dé­ric Cho­pin. En la dis­co­te­ca Me­ga Park, si­tua­da en una na­ve de S’Are­nal, cua­tro jó­ve­nes de bra­zos ta­tua­dos y pa­so va­ci­lan­te in­vi­tan a cua­tro ru­bias to­da­vía so­brias a com­par­tir un va­so-to­rre de san­gría.

Y tam­bién pa­san otras co­sas: en las cha­bo­las del po­bla­do de Son Ban­ya, en Pal­ma, se pe­sa co­caí­na pa­ra lue­go ven­der­la en pe­que­ños so­bres. En el ae­ro­puer­to la po­li­cía de­tie­ne a dos em­plea­dos del ser­vi­cio de equi­pa­jes que han ro­ba­do ob­je­tos de va­lor de las ma­le­tas. Y en la pla­za or­la­da de pal­me­ras de Fe­la­nitx, dos mi­llo­na­rios ale­ma­nes atan sus bi­ci­cle­tas de ca­rre­ras de 4.000 eu­ros an­tes de ir­se a to­mar pan tu­ma­ca. No leen re­vis­tas del co­ra­zón, si no re­co­no­ce­rían al ac­tor sen­ta­do en la me­sa de al la­do.

Atar­de­ce en Pal­ma, el cie­lo se os­cu­re­ce. Des­de el pa­seo de Por­ti­xol se ve có­mo el sol se hun­de en el mar, en las me­sas hay va­sos de vino o Cam­pa­ri. Si uno agu­za la mi­ra­da pue­de di­vi­sar del­fi­nes sal­tan­do en la bahía. En el Me­ga Park, los pri­me­ros bo­rra­chos ma­du­ros se caen de las si­llas mien­tras que en la puer­ta de em­bar­que C 58 la gen­te vuel­ve a su­bir­se a un avión. Es­tán mo­re­nos o ro­jos, que­ma­dos por el sol. Se han enamo­ra­do en la zo­na de mar­cha de S‘Are­nal, han me­jo­ra­do su han­di­cap en el cam­po de golf, co­gen de la mano a ni­ños que han apren­di­do a nadar aquí: to­dos se lle­van a ca­sa su pro­pia por­ción de fe­li­ci­dad. G

Ca­la del Moro, en San­tan­yí, una ma­ra­vi­lla na­tu­ral que, con suer­te, pue­de dis­fru­tar­se sin aglo­me­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.