Cria­tu­ras de las pro­fun­di­da­des Tahi­tí,

Si­fo­nó­fo­ro, fi­lo­so­ma, sal­pa... Y tam­bién pe­ces cin­ta, trí­po­de o lin­ter­na: es­tas cria­tu­ras de nom­bre poé­ti­co o si­bi­lino pue­blan los fon­dos ma­ri­nos. En las aguas de Tahi­tí unos cien­tí­fi­cos han cap­ta­do imá­ge­nes iné­di­tas de es­tas es­pe­cies, po­cas ve­ces ob­ser­va

Geo - - SUMARIO ABRIL - Tex­to y fo­tos: Ant­hony Ber­be­rian y Fa­bien Mi­che­net

En aguas de un par de cien­tí­fi­cos se su­mer­ge en los fon­dos abi­sa­les en bus­ca de cria­tu­ras des­co­no­ci­das. Y des­cu­bren sor­pre­sas ma­ra­vi­llo­sas.

En la no­che de lu­na nue­va el re­lie­ve de la is­la de Tahi­tí, ape­nas per­cep­ti­ble, da idea del pai­sa­je sub­ma­rino que se di­bu­ja ba­jo el olea­je. La in­men­sa mon­ta­ña, er­gui­da más de 2.000 me­tros so­bre las aguas del Pa­cí­fi­co Sur, cons­ti­tu­ye la ci­ma de un vol­cán cu­ya ba­se re­po­sa a unos 3.000 me­tros ba­jo la su­per­fi­cie. Sus abrup­tas la­de­ras se su­mer­gen ver­ti­gi­no­sa­men­te ha­cia las gran­des pro­fun­di­da­des. No es ne­ce­sa­rio aden­trar­se mu­cho mar aden­tro pa­ra al­can­zar los fon­dos abi­sa­les que ve­ni­mos a bus­car. Co­mo na­tu­ra­lis­tas y fo­tó­gra­fos sub­ma­ri­nos, es­ta­mos an­sio­sos por son­dear es­ta zo­na po­co ex­plo­ra­da, con la es­pe­ran­za de en­con­trar es­pe­cies des­co­no­ci­das.

Con el mo­tor apa­ga­do, pre­pa­ra­mos nues­tras bom­bo­nas de in­mer­sión. La cla­ri­dad de la lu­na so­lo de­ja en­tre­ver una vas­ta ex­ten­sión ne­gra e in­hós­pi­ta, co­mo una man­cha de tin­ta. El uni­ver­so pe­lá­gi­co, la al­ta mar, sue­le con­si­de­rar­se un es­pa­cio de­sier­to. Sin em­bar­go, se en­cuen­tran allí ani­ma­les que via­jan a la de­ri­va, uti­li­zan­do las co­rrien­tes, así co­mo las par­tí­cu­las más ín­fi­mas de planc­ton. Eso es to­do, a me­nos de te­ner la for­tu­na de en­con­trar­se con un pez es­pa­da, un ban­co de atu­nes, una do­ra­da co­rí­fe­na o al­gún otro de los gran­des ca­za­do­res erran­tes por es­te uni­ver­so hos­til, co­mo el ti­bu­rón oceá­ni­co de pun­tas blan­cas. Pa­ra pen­sár­se­lo dos ve­ces, an­tes de de­jar­se caer por la bor­da y su­mer­gir­nos, de no­che... “Va­mos, ¿no?” “Ok, va­mos a avan­zar po­co a po­co de­ba­jo del bar­co, so­lo pa­ra echar un vis­ta­zo.”

El agua es­tá en cal­ma, el cie­lo des­pe­ja­do. Pe­ro en la os­cu­ri­dad to­do se ve idén­ti­co. Se­rán ne­ce­sa­rios va­rios in­ten­tos más y un po­co de suer­te pa­ra des­cu­brir los mis­te­rios de las ti­nie­blas pe­lá­gi­cas... So­lo el res­plan­dor de la lu­na guia­rá nues­tras pri­me­ras ten­ta­ti­vas. Pe­ro la pro­me­sa de en­cuen­tros iné­di­tos y la opor­tu­ni­dad de ob­ser­var com­por­ta­mien­tos muy po­co do­cu­men­ta­dos nos em­pu­jan a su­pe­rar nues­tra apren­sión.

La vi­da oceá­ni­ca ex­pe­ri­men­ta, al caer la no­che, una mi­gra­ción ver­ti­cal, un fe­nó­meno que se ha­ce pre­sen­te a es­ca­la pla­ne­ta­ria. Las es­pe­cies adap­ta­das a la os­cu­ri­dad sub­ma­ri­na, pa­sa­dos los 200 me­tros de pro­fun­di­dad, don­de la luz so­lar no lle­ga, via­jan ca­da ano­che­cer ha­cia la su­per­fi­cie, pro­vo­can­do una im­por­tan­te y fre­cuen­te mi­gra­ción bio­ló­gi­ca. Es­tos des­pla­za­mien­tos son bien co­no­ci­dos por los pes­ca­do­res, que bus­can es­pe­cies co­di­cia­das co­mo los ca­la­ma­res o los crus­tá­ceos, ac­ce­si­bles so­lo tras la caí­da del sol. Los po­li­ne­sios nos han con­ta­do que la lu­na nue­va fa­ci­li­ta cap­tu­ras abun­dan­tes, mien­tras que las no­ches con lu­na lle­na son po­co pro­pi­cias pa­ra la pes­ca. ¿Qui­zá por­que hay de­ma­sia­da luz?

FOR­MAS Y CO­LO­RES QUE PA­RE­CEN FUE­GOS DE AR­TI­FI­CIO

Di­ver­sas hi­pó­te­sis cien­tí­fi­cas bus­can acla­rar las ra­zo­nes de es­tos in­men­sos y si­len­cio­sos mo­vi­mien­tos. Los pa­pe­les prin­ci­pa­les de es­te tea­tro vi­vien­te se re­par­ten en­tre ve­ge­ta­les y ani­ma­les. El planc­ton ve­ge­tal, so­por­te de la fo­to­sín­te­sis que cul­mi­na en la ab­sor­ción de oxí­geno de car­bono y la pro­duc­ción de oxí­geno, sir­ve co­mo ba­se a to­do el eco­sis­te­ma ma­rino. Es­ta bio­ma­sa ve­ge­tal, in­dis­pen­sa­ble pa­ra el equi­li­brio del pla­ne­ta al pro­du­cir más del 45% del oxí­geno mun­dial, se en­cuen­tra so­lo en las ca­pas más su­per­fi­cia­les del océano. La luz so­lar in­dis­pen­sa­ble pa­ra la fo­to­sín­te­sis no lo­gra pe­ne­trar pa­sa­dos los 200 me­tros de pro­fun­di­dad. Más allá se ex­tien­de la zo­na “afó­ti­ca” o sin luz.

El zoo­planc­ton se com­po­ne de nu­me­ro­sí­si­mas es­pe­cies ani­ma­les, des­de las más pri­mi­ti­vas, co­mo los ra­dio­la­rios, has­ta los ver­te­bra­dos más es­pe­cia­li­za­dos. Me­du­sas, mo­lus­cos y crus­tá­ceos se ven acom­pa­ña­dos por es­pe­cies ma­ri­nas de for­mas y nom­bres ex­tra­ños: sal­pas, si­fo­nó­fo­ros y otros cte­nó­fo­ros... A es­tos se aso­cian tam­bién pe­ces y de­pre­da­do­res co­mo el ca­la­mar. La evo­lu­ción ha em­pu­ja­do a ca­da es­pe­cie a adap­tar­se a las con­di­cio­nes de su bio­to­po y a se­lec­cio­nar las es­tra­te­gias de com­por­ta­mien­to más efi­ca­ces pa­ra so­bre­vi­vir. Por ello, al­gu­nas cria­tu­ras vi­ven en las pro­fun­di­da­des, don­de el me­dio les re­sul­ta más fa­vo­ra­ble, sin ra­yos ul­tra­vio­le­tas no­ci­vos o con me­nor ries­go de ser de­vo­ra­das. Mi­gran de no­che pa­ra apro­ve­char el ca­lor de las aguas cer­ca­nas a la su­per­fi­cie, op­ti­mi­zan­do su me­ta­bo­lis­mo y en­con­tran­do ali­men­to en for­ma de fi­to­planc­ton. Pe­ro la as­cen­sión es se­gui­da por sus de­pre­da­do­res. En po­cas ho­ras, se crea­rá así una nue­va ca­de­na ali­men­ta­ria.

Al co­men­zar la in­mer­sión, al­gu­nas lu­ces nos lla­man la aten­ción. Des­cu­bri­mos un pi­ro­so­ma o co­lo­nia có­ni­ca de ani­ma­les lu­mi­nis­cen­tes. Una gam­ba se ha en­gan­cha­do a ellos pa­ra via­jar a la de­ri­va sin es­fuer­zo. Nues­tros flas­hes cre­pi­tan, y la via­je­ra co­rre a re­fu­giar­se en el in­te­rior del ex­tra­ño ani­mal...

Per­ci­bi­mos otras lu­ces pá­li­das más le­jos. Fas­ci­na­dos, nos ale­ja­mos del cas­co del bar­co sin dar­nos cuen­ta. Nos en­con­tra­mos aho­ra a unos 50 me­tros de pro­fun­di­dad, en la in­fi­ni­ta os­cu­ri­dad del océano. Jus­to cuan­do nos per­ca­ta­mos de nues­tra si­tua­ción, un re molino de fue­gos ar­ti­fi­cia­les, lu­ces y co­lo­res, se

des­plie­ga an­te no­so­tros. No ce­sa­rá en ho­ra y me­dia, cuan­do nues­tras bom­bo­nas va­cías nos obli­gan a vol­ver a la su­per­fi­cie. La ma­gia del es­pec­tácu­lo ha bo­rra­do nues­tro te­mor ini­cial, es­ta­mos ma­ra­vi­lla­dos. Mien­tras vol­ve­mos a bor­do, nos in­va­de la cu­rio­si­dad, y nos pre­gun­ta­mos qué ti­po de ex­tra­ños ani­ma­les he­mos vis­to.

¿Có­mo vi­ven? ¿Cuá­les son sus pre­sas y sus de­pre­da­do­res? Ve­mos las imá­ge­nes cap­ta­das, en­tre frustrados por la ig­no­ran­cia y en­can­ta­dos por el des­cu­bri­mien­to... Nues­tros con­tac­tos en el mun­do aca­dé­mi­co de la bio­lo­gía ma­ri­na nos ayu­da­rán a iden­ti­fi­car­los y nom­brar­los.

En­tre esos ani­ma­les ma­ri­nos, mu­chos ini­cian su fa­se ju­ve­nil en el uni­ver­so a la de­ri­va del planc­ton. Ire­mos de sor­pre­sa en sor­pre­sa, pues a me­nu­do el as­pec­to “ju­ve­nil” di­ver­ge del adul­to. Un nue­vo en­cuen­tro nos de­ja per­ple­jos: el fi­lo­so­ma, un crus­tá­ceo plano y trans­pa­ren­te, uti­li­za sus pa­tas pa­ra aga­rrar­se a ob­je­tos flo­tan­tes, co­mo me­du­sas por ejem­plo. Des­cu­bri­re­mos más tar­de que se tra­ta de una jo­ven lan­gos­ta, aun­que du­ran­te mu­cho tiem­po se con­si­de­ró una es­pe­cie apar­te por su di­ver­gen­cia con la for­ma adul­ta. Un po­co más le­jos, una lar­va tor­na­ria de un gu­sano ma­rino del gé­ne­ro Ba­lano

glos­sus, que con­fun­di­mos con una me­du­sa, ex­hi­be una ma­ra­vi­llo­sa co­ro­na ci­liar, que sir­ve de so­por­te flo­tan­te a va­rios crus­tá­ceos, que eco­no­mi­zan así su ener­gía. Mien­tras nos do­cu­men­ta­mos pa­ra iden­ti­fi­car las es­pe­cies, com­pren­de­mos que lar­vas y ale­vi­nes de los pe­ces de las pro­fun­di­da­des, tan di­fí­ci­les de ver, pue­den mi­grar con el planc­ton y si­tuar­se de­lan­te de nues­tro ob­je­ti­vo.

Ten­dre­mos así la oca­sión de cru­zar­nos con ani­ma­les mí­ti­cos, co­mo el pez re­mo gi­gan­te; de adul­to, es­te pez cin­ta –de más de quin­ce me­tros de lar­go– es plano y re­lu­cien­te co­mo un es­pe­jo, y tie­ne lar­gos apén­di­ces fi­li­for­mes ro­jos so­bre su ca­be­za. Has­ta aho­ra so­lo ha­bía si­do vis­to al mo­rir, atra­pa­do por los pes­ca­do­res. No­so­tros he­mos te­ni­do la suer­te de ver su for­ma lar­va­ria, de ape­nas tres cen­tí­me­tros de lar­go, pe­ro ya con los apén­di­ces ro­jos lar­gos. Otros es­pe­cí­me­nes ju­ve­ni­les de pe­ces ad­mi­ra­bles nos fas­ci­nan por su ra­re­za o es­pec­ta­cu­la­ri­dad, co­mo las lar­vas de Brotulotaenia y Bathy­pte­rois gra­lla­tor o pez trí­po­de.

A ve­ces creemos ha­ber en­con­tra­do co­rrien­tes ri­cas don­de se acu­mu­la la vi­da pe­lá­gi­ca, cuan­do de pron­to unos me­tros más allá to­do pa­re­ce de­sier­to. En­tre la su­per­fi­cie y los 50 me­tros de pro­fun­di­dad, so­le­mos cru­zar­nos con los ex­tra­ños si­fo­nó­fo­ros, que abun­dan aún más en las gran­des pro­fun­di­da­des. Es­tos su­per­or­ga­nis­mos, com­pues­tos de mi­les de in­di­vi­duos ge­né­ti­ca­men­te se­me­jan­tes, for­man una co­lo­nia flo­tan­te que pue­de me­dir va­rias de­ce­nas de me­tros: el ani­mal más lar­go co­no­ci­do. De la fa­mi­lia de las cni­da­rias, co­mo me­du­sas, co­ra­les y anémo­nas, pue­den des­ple­gar enor­mes re­des de pes­ca equi­pa­das de cé­lu­las tó­xi­cas. Una vez ten­di­das, es­tas tram­pas gi­gan­tes per­mi­ten a la co­lo­nia ali­men­tar­se mien­tras se des­pla­za a la de­ri­va. Ve­mos la cap­tu­ra de

LOS AR­COÍ­RIS SE DES­PLIE­GAN AN­TE NUES­TROS FO­COS DE LUZ

un pez por un gran si­fo­nó­fo­ro: los ten­tácu­los son tan ad­he­ren­tes y ur­ti­can­tes que la pre­sa se apa­ga en unos se­gun­dos, an­tes de ser di­ge­ri­da por la co­lo­nia.

Otros vo­ra­ces y abun­dan­tes de­pre­da­do­res con lar­gos ten­tácu­los ad­he­ren­tes, pe­ro no ur­ti­can­tes, son los cte­nó­fo­ros. Se des­pla­zan gra­cias a mi­les de pe­los vi­brá­ti­les que des­com­po­nen la luz di­bu­jan­do ar­coí­ris fu­ga­ces so­bre su su­per­fi­cie cuan­do nues­tros fo­cos los alum­bran. Tam­bién nos in­tri­gan las sal­pas, se­me­jan­tes a las me­du­sas, pe­ro más cer­ca­nas a los ver­te­bra­dos. La Ph­ro­ni­ma se­den­ta­ria es un de­pre­da­dor opor­tu­nis­ta: es­te pe­que­ño crus­tá­ceo an­fí­po­do uti­li­za los res­tos de su pre­sa pa­ra ins­ta­lar­se en ella y po­ner sus hue­vos. Cuan­do eclo­sio­nen, los be­bés de­vo­ra­rán los res­tos de la víc­ti­ma.

Tras unos mi­nu­tos a la de­ri­va apa­re­cen de­ce­nas de me­du­sas Nau­sit­hoë, pe­que­ñas jo­yas on­du­lan­tes, acom­pa­ña­das de un cor­te­jo de vi­da cons­ti­tui­do por mo­lus­cos o pe­que­ños pul­pos ilu­mi­na­dos por sus cé­lu­las pig­men­ta­das mul­ti­co­lo­res, los cro­ma­tó­fo­ros. La luz jue­ga un pa­pel esen­cial al crear el ci­clo co­ti­diano de la mi­gra­ción ver­ti­cal. Cuan­do des­apa­re­ce, la bio­lu­mi­nis­cen­cia, o reac­ción quí­mi­ca lu­mi­no­sa pro­vo­ca­da por un or­ga­nis­mo vi­vo, to­ma el re­le­vo. Ella im­po­ne el rit­mo a las ex­pe­di­cio­nes noc­tur­nas, nos lla­ma la aten­ción y atrae nues­tros ob­je­ti­vos ha­cia sus lu­ces fan­tas­ma­gó­ri­cas.

A di­fe­ren­cia de la fluo­res­cen­cia o la fos­fo­res­cen­cia, se tra­ta de una crea­ción de luz, no de una trans­for­ma­ción de luz ya exis­ten­te. Es­te fe­nó­meno re­pre­sen­ta la prin­ci­pal fuente lu­mi­no­sa de las pro­fun­di­da­des abi­sa­les, in­mer­sas en la os­cu­ri­dad per­ma­nen­te. Afec­ta a di­ver­sas es­pe­cies ani­ma­les, co­mo gu­sa­nos, crus­tá­ceos, ce­fa­ló­po­dos y al­gu­nos pe­ces. Por po­ner un ejem­plo,

di­fe­ren­tes mo­lus­cos han desa­rro­lla­do sie­te pro­ce­sos de bio­lu­mi­nis­cen­cia. El me­ca­nis­mo es el mis­mo: una fo­to­pro­teí­na, la lu­ci­fe­ri­na, per­mi­te la emi­sión de una luz ver­de o azu­la­da, a par­tir de una reac­ción ca­ta­li­za­da por una en­zi­ma, la lu­ci­fe­ra­sa.

Los cien­tí­fi­cos han des­ci­fra­do par­cial­men­te las fun­cio­nes de la bio­lu­mi­nis­cen­cia. La luz pro­du­ci­da pue­de con­tri­buir a la ca­za o la au­to­de­fen­sa, y es útil pa­ra re­pro­du­cir­se y co­mu­ni­car­se. Al­gu­nos de­pre­da­do­res se ador­nan de señuelos lu­mi­no­sos pa­ra atraer a sus pre­sas, co­mo los ra­pes abi­sa­les; otros uti­li­zan esa luz co­mo un fa­ro pa­ra ca­zar en la os­cu­ri­dad. Los ca­la­ma­res son ex­per­tos de la co­mu­ni­ca­ción y la ca­za al crear mo­ti­vos lu­mi­no­sos re­pe­ti­ti­vos y ve­lo­ces pa­ra pro­du­cir con­fu­sión vi­sual en sus pre­sas. Otros ani­ma­les planc­tó­ni­cos, co­mo el Euau­gap­ti­lus mag­nus, mi­núscu­lo crus­tá­ceo co­pé­po­do, emi­ten una con­tra­ilu­mi­na­ción me­dian­te un se­ñue­lo que dis­pa­ra una luz a dis­tan­cia pa­ra des­viar la aten­ción de su de­pre­da­dor.

En las no­ches ce­rra­das, no es ra­ro ob­ser­var en las pla­yas dé­bi­les es­te­las lu­mi­nis­cen­tes azu­la­das y fu­ga­ces. Cier­tos di­nó­fi­tos, or­ga­nis­mos mi­cros­có­pi­cos del fi­to­planc­ton, son el ori­gen de esos des­te­llos cau­ti­va­do­res que per­ci­bi­mos al agi­tar­se el agua: se des­en­ca­de­nan por la estimulación me­cá­ni­ca de las mem­bra­nas ce­lu­la­res y se en­mar­can en la estrategia de su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie. La luz es un men­sa­je de aler­ta. Co­mo con­se­cuen­cia, los de­pre­da­do­res de los di­nó­fi­tos se con­vier­ten a su vez en pre­sas de otros más gran­des. La bio­lu­mi­nis­cen­cia se en­cuen­tra tam­bién en ani­ma­les más com­ple­jos, co­mo los pe­ces lin­ter­na, que evo­lu­cio­nan ca­si siem­pre en la zo­na afó­ti­ca de los océa­nos. Ve­mos có­mo dan vuel­tas al­re­de­dor de no­so­tros, mien­tras al­gu­nos son de­vo­ra­dos por del­fi­nes o ca­la­ma­res, pe­se a su nadar errá­ti­co que di­fi­cul­ta su cap­ta­ción fo­to­grá­fi­ca. La ma­yo­ría tie­ne fo­tó­fo­ros ven­tra­les que emi­ten una luz azul-ver­do­sa, per­fec­ta­men­te vi­si­ble en la os­cu­ri­dad a nues­tros ojos. Al imi­tar la dé­bil lu­mi­no­si­dad de la su­per­fi­cie, bo­rran su si­lue­ta cuan­do un de­pre­da­dor pa­sa por de­ba­jo de ellos.

En nues­tra úl­ti­ma no­che no hay lu­na. A nues­tro al­re­de­dor, los ca­la­ma­res aco­san a los pe­ces lin­ter­na. Oí­mos sil­bi­dos y chas­qui­dos: va­rios del­fi­nes de ho­ci­co lar­go apro­ve­chan nues­tros fo­cos pa­ra atra­par ca­la­ma­res. Im­pre­sio­nan­te ba­ti­da de ca­za: del­fi­nes, tiburones y ba­lle­nas jo­ro­ba­das que no ve­mos pe­ro que nos acom­pa­ñan con sus can­tos pro­fun­dos. Es­tos ha­llaz­gos, en el si­len­cio de la in­men­si­dad pe­lá­gi­ca, com­ple­tan el atrac­ti­vo de nues­tras in­mer­sio­nes noc­tur­nas. So­lo la no­che po­día ofre­cer­nos es­te en­cuen­tro con los po­bla­do­res ma­ri­nos que lle­gan de la pro­fun­di­dad.

LOS SEÑUELOS LU­MI­NO­SOS SON PA­RA MA­TAR O PA­RA SO­BRE­VI­VIR

La pa­sión por la fo­to­gra­fía sub­ma­ri­na unió a Ant­hony Ber­be­rian (iz­da) y Fa­bien Mi­che­net, mé­di­cos de for­ma­ción. Fa­bien ya ha pu­bli­ca­do sus fo­tos en nu­me­ro­sos me­dios. Ant­hony ha par­ti­ci­pa­do en va­rias ex­pe­di­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de bio­lo­gía sub­ma­ri­na. To­das las fo­to­gra­fías de es­te reportaje han si­do rea­li­za­das en su me­dio na­tu­ral y sin ar­ti­fi­cio.

1 Es­tas lar­vas tie­nen un cuer­po si­mé­tri­co, que más tar­de va a mo­di­fi­car­se, so­bre to­do su ca­be­za, en la que el ojo de­re­cho va a mi­grar cer­ca del iz­quier­do.

2 El fi­lo­so­ma es una lar­va de lan­gos­ta, de dos cen­tí­me­tros, aun­que du­ran­te mu­cho tiem­po fue con­si­de­ra­do una es­pe­cie di­fe­ren­te, al di­fe­rir mu­cho su as­pec­to del de un adul­to. Aquí, apa­re­ce a la de­ri­va en­gan­cha­do a una me­du­sa pe­la­gia, de cua­tro cen­tí­me­tros. 2 FI­LO­SO­MA EN­GAN­CHA­DO A UNA ME­DU­SA PE­LA­GIA 1 LAR­VA DE PEZ PLANO, NO IDEN­TI­FI­CA­DO

3 PEZ DEL GÉ­NE­RO ECHIODON, DE LA FA­MI­LIA DE LOS CARÁPIDOS 4 TECOSOMA DE LA FA­MI­LIA CAVOLINIDAE

3 De unos 70 cen­tí­me­tros de lar­go, es­te ejem­plar del gé­ne­ro

Echiodon po­see un gran se­ñue­lo, si­mi­lar a los si­fo­nó­fo­ros tó­xi­cos. Los carápidos se des­li­zan en el in­te­rior de otros ani­ma­les du­ran­te el día y sa­len por la no­che pa­ra bus­car ali­men­to.

4 Es­te mo­lus­co de uno a dos cen­tí­me­tros po­dría ser el más abun­dan­te del pla­ne­ta. Cuan­do es­tá en pe­li­gro, agi­ta su pie pa­ra huir o lo re­trae pa­ra de­jar­se arras­trar. Su con­cha se de­bi­li­ta por la aci­di­fi­ca­ción del agua.

1 Las ale­tas en for­ma de ala (pa­rá­po­das) es­tán muy desa­rro­lla­das en los te­co­so­mas de la fa­mi­lia de los cim­bú­li­dos. Su evo­lu­ción en el in­te­rior de una co­lum­na de agua re­cuer­da de mo­do sor­pren­den­te al vue­lo de una ma­ri­po­sa. 1 TECOSOMA DE LA FA­MI­LIA DE LOS CIM­BÚ­LI­DOS

2 Es­te mo­lus­co pe­lá­gi­co de cua­tro cen­tí­me­tros pue­de al­can­zar, de adul­to, una de­ce­na de me­tros. Car­ní­vo­ro, en­cuen­tra a sus pre­sas gra­cias a unos ojos bas­tan­te evo­lu­cio­na­dos, com­pues­tos por una len­te es­fé­ri­ca y una re­ti­na, y los cap­tu­ra con ayu­da de su trom­pa (pro­bos­cis). 3 Es­te crus­tá­ceo an­fí­po­do, de uno a tres cen­tí­me­tros, ha es­co­gi­do pa­ra ins­ta­lar su ho­gar a una sal­pa cu­yo in­te­rior ha de­vo­ra­do. Ha guar­da­do la en­vol­tu­ra pa­ra con­ver­tir­la en su re­fu­gio y po­ner ahí sus hue­vos. Tie­ne dos pa­res de ojos, gran­des pin­zas y pro­mi­nen­te man­dí­bu­la. 2 HETERÓPODO PTEROSOMA PLANUM 3 PH­RO­NI­MA EN SU RE­FU­GIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.