CUAN­DO EL DE­SIER­TO FLO­RE­CE

Lí­der mun­dial en tec­no­lo­gías agrí­co­las, Is­rael li­bra una lar­ga lu­cha con­tra la es­ca­sez de tie­rra cul­ti­va­ble y re­cur­sos hí­dri­cos. En el de­sier­to de Né­guev, al sur del país, el cen­tro de es­tu­dios so­bre el de­sier­to más avan­za­do del mun­do tra­ba­ja en la bús­que

Geo - - GRAN REPORTAJE - Tex­to: Mar­co Me­ro­la Fo­tos: Mar­co An­sa­lo­ni

Plan­tar flo­res en el de­sier­to se­ría una ta­rea de lo­cos, si no fue­ra por los is­rae­líes. No es una afir­ma­ción gra­tui­ta: en cues­tión de po­cos años, el Né­guev, un mar de ro­ca con for­ma de triángulo isós­ce­les que ocu­pa más de la mi­tad de la ex­ten­sión de Is­rael (cer­ca de 13.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos), se ha con­ver­ti­do en un la­bo­ra­to­rio al ai­re li­bre don­de cien­tí­fi­cos, agri­cul­to­res y co­lo­nos lu­chan y go­zan ca­da día por ca­da pie­za de fru­ta ob­te­ni­da, por ca­da plan­ta que cre­ce. Es­te era el sue­ño de Da­vid Ben-Gu­rion. El pri­mer mi­nis­tro, que ha­ce ca­si 70 años con­tri­bu­yó al na­ci­mien­to del Es­ta­do de Is­rael, desea­ba que en el Né­guev hu­bie­se vi­da, que la gen­te lo ha­bi­ta­ra, que no lo te­mie­ra. Fue el pri­me­ro en dar ejem­plo, mu­dán­do­se a Sde Bo­ker, lu­gar don­de hoy se ubi­ca el Blaus­tein Ins­ti­tu­te for De­sert Re­search, cen­tro de es­tu­dios so­bre el de­sier­to más avan­za­do que exis­te hoy en el mun­do.

En el Blaus­tein se es­tu­dian, de una ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te mul­ti­dis­ci­pli­nar, las nu­me­ro­sas so­lu­cio­nes que per­mi­ten que ha­ya vi­da en el de­sier­to. Así, es po­si­ble crear las con­di­cio­nes jus­tas pa­ra la su­per­vi­ven­cia fu­tu­ra del gé­ne­ro hu­mano, pues la de­ser­ti­fi­ca­ción es un fe­nó­meno que afec­ta a mu­chas zo­nas del pla­ne­ta, en­tre ellas el sur de Eu­ro­pa.

So­bre es­tas pre­mi­sas, en Sde Bo­ker ha sur­gi­do una ver­da­de­ra “ciu­dad de la in­ves­ti­ga­ción”. Si­tua­da a 600 me­tros so­bre el ni­vel del mar, aquí vi­ve una co­mu­ni­dad for­ma­da por ca­si 400 fa­mi­lias (pa­ra ser exac­tos, 70 cien­tí­fi­cos y 300 es­tu­dian­tes que han ve­ni­do has­ta aquí con sus fa­mi­lias) pro­ce­den­tes de

Is­rael, Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién lle­gan de va­rios paí­ses afri­ca­nos, In­dia y Chi­na pa­ra en­fren­tar­se ca­da día a una se­rie de com­ple­jos desafíos, cues­tio­nes que pue­den te­ner ocu­pa­dos du­ran­te años a va­rios gru­pos de cien­tí­fi­cos, co­mo el uso de las ener­gías al­ter­na­ti­vas, de los sis­te­mas de riego, de la fil­tra­ción y el re­ci­cla­do del agua, de los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la desa­li­ni­za­ción, de la res­pues­ta de las plan­tas a los climas hos­ti­les.

EN IS­RAEL LA PO­LÍ­TI­CA y las fi­nan­zas pri­va­das sue­len in­ver­tir mu­cho (y bien) en in­ves­ti­ga­ción. Y, so­bre to­do, tie­nen la ca­pa­ci­dad de po­ner el fo­co an­ti­ci­pa­da­men­te so­bre los más im­por­tan­tes desafíos que nos de­pa­ra­rá el fu­tu­ro. Por es­ta ra­zón no ha fal­ta­do nun­ca la financiación ne­ce­sa­ria pa­ra se­guir ade­lan­te con es­tos pro­yec­tos.

Ro­bar tie­rra al de­sier­to pa­ra crear oa­sis pro­duc­ti­vos, pal­me­ra­les, vi­ñe­dos y cam­pos cul­ti­va­dos de hor­ta­li­zas es la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra po­der po­blar to­da la re­gión, fa­vo­re­cien­do así una des­con­ges­tión gra­dual de las caó­ti­cas ciu­da­des del nor­te. En el fu­tu­ro, tam­bién la vie­ja y su­per­po­bla­da Eu­ro­pa ten­drá que preo­cu­par­se del inevi­ta­ble avan­ce de la are­na. La ten­den­cia cli­má­ti­ca es muy cla­ra al res­pec­to, tal y co­mo se ha pues­to de ma­ni­fies­to en el re­cien­te Cop 21 de Pa­rís.

“Hay zo­nas del Né­guev en las que caen so­lo 90 mm de llu­via al año, prác­ti­ca­men­te un va­so de agua”, nos ex­pli­ca Aa­ron Fait, cien­tí­fi­co ita­liano de ma­dre he­brea. “Y sin em­bar­go se pue­den ob­ser­var man­chas ver­des. La na­tu­ra­le­za es muy po­de­ro­sa”.

Fait, na­ci­do en la ciu­dad ita­lia­na de Bol­zano, ha cum­pli­do con la Ali­yah (el re­torno de to­dos los ju­díos a la tie­rra de Is­rael), y en 2008 se es­ta­ble­ció de­fi­ni­ti­va­men­te en Tie­rra San­ta. Re­cu­rrió pa­ra ello a la lla­ma­da Ley del Re­torno, una de las más im­por­tan­tes de Is­rael, se­gún la cual se con­ce­de la re­si­den­cia y la na­cio­na­li­dad is­rae­líes a cual­quier ju­dío que desee emi­grar al país. Con­si­de­ran­do su ex­tre­ma es­pe­cia­li­za­ción (y los es­ca­sos fon­dos que Ita­lia des­ti­na a la in­ves­ti­ga­ción en es­te cam­po, más de me­dio pun­to por­cen­tual por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea, si­tua­da en el 2% del PIB), pron­to com­pren­dió que, si se que­da­ba en Ita­lia, ha­bría es­ta­do con­de­na­do a un tris­te fu­tu­ro co­mo tra­ba­ja­dor pre­ca­rio.

Por el con­tra­rio, el mis­mo día de su lle­ga­da al Es­ta­do he­breo, la ad­mi­nis­tra­ción is­rae­lí pu­so a sus pies una al­fom­bra ro­ja. Le es­pe­ra­ban un mi­llón de eu­ros de financiación, tres be­cas pa­ra sus co­la­bo­ra­do­res y un la­bo­ra­to­rio a es­tre­nar don­de po­dría con­ti­nuar sus es­tu­dios so­bre el me­ta­bo­lis­mo de las plan­tas en las zo­nas ári­das y tra­ba­jar en la ca­li­dad de se­mi­llas y fru­tos, desa­rro­llan­do así un pro­gra­ma de me­jo­ra de los cul­ti­vos.

Una mag­ní­fi­ca oca­sión pa­ra un país co­mo Is­rael, don­de las pre­ci­pi­ta­cio­nes va­rían des­de los 1.200 mm al año en el nor­te has­ta los po­co me­nos de 25 mm anua­les en las zo­nas con clima de­sér­ti­co.

“En­cuen­tro fas­ci­nan­te la for­ma en que las plan­tas se adap­tan a es­te am­bien­te ex­tre­mo. Hay al­gu­nas que lo­gran acu­mu­lar la sal que lue­go se­gre­gan por las ho­jas pa­ra atra­par la hu­me­dad de la no­che. De ma­dru­ga­da he po­di­do ob­ser­var có­mo las ho­jas go­tea­ban en el sue­lo. Así com­pren­dí que se tra­ta­ba de un re­fi­na­do sistema de au­to­rrie­go”.

De es­ta ma­ne­ra, y to­man­do ejem­plo de la na­tu­ra­le­za, na­ció el pro­yec­to “Re­gar” en el que par­ti­ci­pan una se­rie de ex­per­tos ita­lia­nos e is­rae­líes tan­to de la Uni­ver­si­dad de Udi­ne co­mo del Is­ti­tu­to di Ge­no­mi­ca Ap­pli­ca­ta (IGA), con se­de en la ciu­dad ita­lia­na de Udi­ne.

“Nues­tro ob­je­ti­vo con­sis­te en desa­rro­llar un pro­gra­ma de ges­tión au­to­ma­ti­za­da de los sis­te­mas de riego en un vi­ñe­do gra­cias a una se­rie de sen­so­res que con­tro­lan el clima, las plan­tas y el sue­lo”, afir­ma Fait. Y con­ti­núa: “De es­ta ma­ne­ra po­dre­mos con­tro­lar el im­pac­to de la se­quía en la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de la vid y en la ca­li­dad de la uva. Tra­ta­mos de re­gar las vi­des de for­ma in­te­li­gen­te, va­lo­ran­do tan­to el es­ta­do del agua en el sue­lo –a tra­vés de sen­so­res– co­mo el es­ta­do fi­sio­ló­gi­co de la plan­ta, ade­más del es­ta­do de la at­mós­fe­ra y las pre­vi­sio­nes del tiem­po. El rit­mo y las mo­da­li­da­des de riego ya no se­rán es­ta­ble­ci­dos por el vi­ti­cul­tor. Ca­da estrategia de riego de­be ser adap­ta­da al ti­po de vid”, con­clu­ye Fait.

En Is­rael los vi­ñe­dos siem­pre se han regado con un sistema de go­teo. El cul­ti­vo de es­ta plan­ta y la pro­duc­ción de vino en los vi­ñe­dos del al­ti­plano del Né­guev se re­mon­tan a ha­ce más de 2.000 años. Así lo di­cen los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos, que mues­tran las es­tan­cias en las que se lle­va­ba a ca­bo el pren­sa­do y la pro­duc­ción en las ciu­da­des na­ba­teas ha­cia el año 400 a.C.

Los na­ba­teos eran ex­per­tos en el cul­ti­vo de las zo­nas ári­das, lle­van­do a ca­bo in­creí­bles obras de in­ge­nie­ría hi­dráu­li­ca, en­tre ellas la cons­truc­ción de enor­mes al­ji­bes pa­ra la con­ser­va­ción de la llu­via du­ran­te mu­cho tiem­po. El vino del Né­guev era un pro­duc­to muy apre­cia­do en to­do el Im­pe­rio Ro­mano. Y lo si­guió sien­do has­ta la lle­ga­da de los Cru­za­dos, cuan­do los vi­ñe­dos fue­ron arran­ca­dos. La viticultura des­apa­re-

ció así de es­tas tie­rras du­ran­te ca­si mil años.

Gra­cias a las mo­der­nas tec­no­lo­gías, el Né­guev vi­ve hoy una trans­for­ma­ción inima­gi­na­ble. Des­pués de un atar­de­cer de fue­go, la no­che he­la­do­ra cae a plo­mo so­bre no­so­tros. La luz de las es­tre­llas y los kib­butz (coope­ra­ti­vas so­cia­les) se per­ci­be en la le­ja­nía.

ES­TAS COOPE­RA­TI­VAS CON­JU­GAN me­jor que na­die la fi­lo­so­fía oc­ci­den­tal de la eco­sos­te­ni­bi­li­dad con la au­tar­quía ener­gé­ti­ca, ali­men­ta­ria e hi­dráu­li­ca, fun­da­men­ta­les en zo­nas de­sér­ti­cas. Por­que en­con­trar agua en es­ta zo­na no es ta­rea sen­ci­lla. Pa­ra con­se­guir­la hay que per­fo­rar has­ta los 800 me­tros de pro­fun­di­dad. De la com­ple­ja ope­ra­ción se ob­tie­ne un lí­qui­do que sa­le a una tem­pe­ra­tu­ra de 40-45 gra­dos y es al­ta­men­te sa­lino. Lla­mar­lo agua es más que un cum­pli­do y, sin em­bar­go, se uti­li­za de to­das las ma­ne­ras ima­gi­na­bles, has­ta que al fi­nal del pro­ce­so re­gre­sa a la tie­rra en for­ma de re­ga­dío. Un ci­clo vir­tuo­so que de­be­ría ha­cer­nos re­fle­xio­nar so­bre có­mo se de­rro­cha el agua en la ma­yo­ría de los paí­ses desa­rro­lla­dos.

“Aquí no se des­per­di­cia na­da”, nos di­ce Arik Efraim, res­pon­sa­ble del acua­cul­tu­ra en el kib­butz Re­vi­vim. “Per­fo­ra­mos po­zos muy pro­fun­dos, co­ge­mos el agua y la bom­bea­mos en los tan­ques en los que cria­mos cat­fish afri­ca­nos (si­lu­ros de car­ne ro­ja muy apre­cia­dos por su sa­bor). Cuan­do de­ja de ser bue­na la uti­li­za­mos pa­ra re­gar las 250 hec­tá­reas de oli­va­res que hay aquí cer­ca”.

El kib­butz Re­vi­vim es una ver­da­de­ra ins­ti­tu­ción en el Né­guev. Por in­creí­ble que pa­rez­ca, fue fundado por un ita­liano, el flo­ren­tino Gio­van­ni de An­ge­lis, que lue­go adop­tó el nom­bre de Joel de Ma­lach (tra­duc­ción de su nom­bre en he­breo). Gio­van­ni de An­ge­lis fue un hom­bre de cien­cias po­co in­tere­sa­do en la po­lí­ti­ca. Aban­do­nó la Ita­lia fas­cis­ta cuan­do es­ta adop­tó las le­yes ra­cia­les y se asen­tó en Pa­les­ti­na. Pre­fi­rió el de­sier­to, mu­cho an­tes de que Ben-Gu­rion lo con­vir­tie­se en un lu­gar de im­por­tan­cia na­cio­nal.

“Me es­ta­ble­cí en Is­rael en 1950, cuan­do el mi­to De An­ge­lis es­ta­ba en su mo­men­to cum­bre”, nos cuen­ta Fe­rruc­cio Vog­he­ra, otro ita­liano de 80 años que tra­ba­ja de guía tu­rís­ti­co en el Né­guev. “Me lle­nó de or­gu­llo sa­ber que un pai­sano tes­ta­ru­do ha­bía lo­gra­do cul­ti­var to­ma­tes con agua... sa­la­da”.

La sal ha­ce que la fru­ta sea más dul­ce, el acei­te más rico en an­ti­oxi­dan­tes y que el vino (ca­ber­net, mer­lot, shi­raz) ten­ga más

cuer­po. Pe­ro hay que con­tro­lar­la, por­que si no cau­sa desas­tres: se­ca y ma­ta las plan­tas.

En la re­gión del Ara­vá, en la fron­te­ra en­tre Is­rael y Jor­da­nia, hay enor­mes pal­me­ra­les que pro­du­cen to­ne­la­das de dá­ti­les. Al­gu­nas pal­me­ras, sin em­bar­go, es­tán ale­ja­das de las de­más. No es­tán plan­ta­das so­bre tie­rra fir­me, sino so­bre gran­des ties­tos de ce­men­to nu­me­ra­dos. Los nú­me­ros in­di­can el gra­do de sa­li­ni­dad del agua con que se las rie­ga. La ta­rea de Am­non Green­berg, el cien­tí­fi­co res­pon­sa­ble del pro­yec­to, es con­tro­lar có­mo y cuán­to cre­cen las plan­tas y qué ti­po de dá­ti­les pro­du­cen. Es una sen­ci­lla cues­tión de se­lec­ción na­tu­ral.

EL PAR­TI­DO QUE SE JUE­GA to­dos los días en es­tos cam­pos, ba­jo un sol abra­sa­dor de 50 gra­dos, es fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der si lo que se es­tu­dia en los la­bo­ra­to­rios de Sde Bo­ker fun­cio­na o no.

Pa­ra quien no es­tá acos­tum­bra­do a es­te clima tan ári­do, al­ter­nar las ex­cur­sio­nes con se­sio­nes de ai­re acon­di­cio­na­do en las ins­ta­la­cio­nes del Blaus­tein es al­go ne­ce­sa­rio. Des­pués de vi­si­tar la tum­ba de Ben-Gu­rion, que se aso­ma a un ma­ra­vi­llo­so y pro­fun­do ca­ñón, vol­ve­mos al ins­ti­tu­to. La co­mu­ni­dad de cien­tí­fi­cos es­tá lle­na de vi­da. Adul­tos y ni­ños jue­gan al fut­bol en un par­que muy fron­do­so arran­ca­do a la are­na. Aa­ron Fait se enor­gu­lle­ce de ha­cer­nos de guía por el cam­pus. “Te­ne­mos dis­tin­tos de­par­ta­men­tos: el de bio­tec­no­lo­gía y agri­cul­tu­ra en las zo­nas ári­das y me­nos ári­das, el del agua, el de­par­ta­men­to de eco­lo­gía y el lla­ma­do “Man of the De­sert”, es de­cir el de­par­ta­men­to de so­cio­lo­gía pa­ra la vi­da en el de­sier­to. Por­que es el hom­bre el que tie­ne que vi­vir en es­te am­bien­te y, por lo tan­to, hay que ayu­dar­lo a lle­var­lo a ca­bo de la ma­ne­ra más con­for­ta­ble, in­clu­so a ni­vel psi­co­ló­gi­co”.

En el trans­cur­so de nues­tra vi­si­ta en­con­tra­mos a una jo­ven científica ale­ma­na, Dia­na Rei­nec­ke, que rea­li­za un es­tu­dio so­bre las al­gas. “El de­sier­to es muy rico en al­gas”, nos cuen­ta Fait. “Una en con­cre­to, la he­ma

to­coc­cus plu­via­lis, pro­du­ce la As­ta­xan­ti­na, una sus­tan­cia an­ti­oxi­dan­te muy im­por­tan­te (Is­rael es lí­der mun­dial en su co­mer­cia­li­za­ción). De la As­ta­xan­ti­na se ex­trae tam­bién un acei­te que lue­go se uti­li­za co­mo bio­dié­sel.

“Mien­tras to­dos los bio­fuel con­lle­van la muer­te de las sel­vas tro­pi­ca­les, sa­cri­fi­ca­das en el al­tar del pro­gre­so, nues­tras al­gas cre­cen tran­qui­la­men­te en tu­bos de cris­tal ex­pues­tos al sol. Se desa­rro­llan en am­bien­tes com­ple­ta­men­te es­té­ri­les y no ne­ce­si­tan cui­da­dos. Es­te es el ver­da­de­ro bio­fuel, de im­pac­to ce­ro en el fu­tu­ro”. Otro pun­to a fa­vor del Né­guev.

An­tes de des­pe­dir­se el cien­tí­fi­co ita­liano nos en­se­ña con or­gu­llo al­gu­nas fo­tos de su or­de­na­dor. “¿Os gus­ta es­ta plan­ta?”, pre­gun­ta, in­di­can­do con el de­do un ma­to­rral des­de el que so­bre­sa­len unas lu­mi­no­sas flo­res ama­ri­llas. “Es el afa­ser­mon. En tiem­pos re­mo­tos se ob­te­nía de él un per­fu­me pe­cu­liar, muy apre­cia­do por la rei­na Cleo­pa­tra. He lo­gra­do que al­gu­nas plan­tas crez­can en el de­sier­to”.

El afa­ser­mon no se en­con­tra­ba fá­cil­men­te. Pa­ra re­co­lec­tar­lo ha­bía que lle­gar has­ta el mar Muer­to. Te­nía un aro­ma em­bria­ga­dor de­bi­do a la pre­sen­cia de sal en la tie­rra y en el agua de la zo­na. Era una plan­ta tan apre­cia­da que Pli­nio el Vie­jo, ade­más de nom­brar­la en su Na­tu­ra

lis his­to­ria, que­dó ma­ra­vi­lla­do por el he­cho de que su pre­cio era “el do­ble del de la pla­ta”.

Es­ta flor nos re­cuer­da que en el de­sier­to la vi­da y la muer­te de­pen­den de un fac­tor: el sol, enemi­go de al­gu­nos, fuente de ri­que­za pa­ra otros. So­bre to­do pa­ra aque­llas pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas is­rae­líes que ope­ran en el cam­po de la ener­gía re­no­va­ble y que tie­nen in­te­rés en en­sa­yar las nue­vas tec­no­lo­gías que lue­go ven­de­rán en el ex­tran­je­ro.

EN QIRYAT GAT HAY UNA se­rie de es­pe­jos re­flec­tan­tes muy al­tos que so­bre­sa­len de las fi­las de un vi­ñe­do. Per­te­ne­cen a la Ze­nith So­lar, con cu­yo fun­da­dor, Roy Se­gev, nos en­con­tra­mos. “No ha­ce mu­cho han ve­ni­do unos eu­ro­peos pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción acer­ca de mis pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos de con­cen­tra­ción so­lar (es­pe­jos orien­ta­bles que en el cen­tro tie­nen una se­rie de cel­das de ele­va­da ca­pa­ci­dad don­de se con­cen­tra el má­xi­mo ni­vel de ra­dia­ción so­lar). La fór­mu­la es sen­ci­lla: “Au­men­tar la efi­cien­cia de las cel­das con­cen­tran­do la luz que lle­ga del sol en el me­nor es­pa­cio po­si­ble pa­ra re­du­cir cos­tes”. Al atar­de­cer ve­mos a una mu­jer be­dui­na que re­gre­sa con su re­ba­ño de ca­bras. En el Né­guev hay si­tio pa­ra to­dos. No­so­tros tam­bién re­gre­sa­mos. Con los pies en la are­na y en la ca­be­za las pa­la­bras de al­guien que sa­bía mu­cho de pro­gre­so: “Is­rael ga­na­rá la di­fí­cil ba­ta­lla de la su­per­vi­ven­cia desa­rro­llan­do la in­te­li­gen­cia, la ex­pe­rien­cia y la cul­tu­ra de sus jó­ve­nes en el ám­bi­to de la tec­no­lo­gía”. Fir­ma­do: Al­bert Eins­tein.

Se­de de Ze­nith So­lar en Kir­yat Gat. El sistema de al­ta con­cen­tra­ción fo­to­vol­tai­ca di­se­ña­do aquí es un mo­de­lo im­pul­sa­do por ener­gía so­lar úni­co en Is­rael. En la ima­gen: Roy Se­gev, uno de los fun­da­do­res.

Plan­ta­ción de chum­be­ras en Di­mo­na, en el de­sier­to de Né­guev. Mahom­med Arun, re­fu­gia­do de Dar­fur (Su­dán), es uno de los tra­ba­ja­do­res de los cam­pos de la gran­ja de cac­tus Orly.

Plan­ta de re­ci­cla­je y purificación de agua de mar pa­ra uso do­més­ti­co y riego en la zo­na de Ram­la. De aquí par­te el 70% del agua que lle­ga al sur de Is­rael. La plan­ta, ope­ra­da por la em­pre­sa DAN, es­tá ba­jo con­trol del Es­ta­do.

Es­tos chi­cos cre­cie­ron en un kib­butz. Gra­cias a la ex­plo­ta­ción del agua de­sa­li­ni­za­da pue­den ju­gar al fút­bol en un cam­po de hier­ba. El de­sier­to de Ara­vá es el más se­co del mun­do des­pués del Go­bi.

No es la pri­me­ra vez que los pe­rio­dis­tas ita­lia­nos Mar­co Me­ro­la y Mar­co An­sa­lo­ni via­jan a Is­rael. Pe­ro es­ta vez el Né­guev les ha so­bre­co­gi­do. Y no por el pai­sa­je, be­llí­si­mo en su ari­dez, ni por el tra­to ama­ble de sus gen­tes, sino por la ca­pa­ci­dad hu­ma­na de adap­ta­ción a un en­torno tan hos­til a la vi­da co­mo es­te de­sier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.