En­tre­vis­ta Da­vid Rieff

El opro­bio del ham­bre abor­da el de­ba­te so­bre la cri­sis ali­men­ta­ria mun­dial. Su au­tor, Da­vid Rieff, cues­tio­na las teo­rías más com­pla­cien­tes.

Geo - - SUMARIO ABRIL - María Lui­sa Fuen­tes

Ex­per­to en te­mas de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria y de­sa­rro­llo, tras 30 años de es­tu­dio teó­ri­co y so­bre el te­rreno, Da­vid Rieff ex­po­ne su dis­cur­so con tan­ta pro­fu­sión de da­tos co­mo cla­ri­dad, sin ob­viar el res­pe­to ha­cia las opi­nio­nes que re­ba­te con con­tun­den­cia.

¿Qué su­pu­so la cri­sis ali­men­ta­ria de 2007-2008?

–Esa cri­sis que­bró creen­cias de los 40 años pre­vios, co­mo que los pre­cios de los ali­men­tos iban a se­guir ba­jan­do o es­ta­bi­li­zar­se. A prin­ci­pios del si­glo XXI la si­tua­ción em­pe­zó a cam­biar y des­de 2007 he­mos te­ni­do tres subidas de pre­cios. La agri­cul­tu­ra y los ali­men­tos vuel­ven a es­tar en nues­tra agen­da; la gen­te les pres­ta aten­ción.

¿Cuál es la si­tua­ción ac­tual en cuan­to a ham­bru­nas, malnu­tri­ción y des­nu­tri­ción? –

He­mos con­se­gui­do un gran éxi­to: la re­duc­ción ra­di­cal de las ham­bru­nas; ya no exis­ten en Asia, que es don­de his­tó­ri­ca­men­te se da­ban más; en Áfri­ca son mu­cho más sua­ves: an­tes ma­ta­ban a cien­tos de mi­les de per­so­nas; aho­ra a de­ce­nas de mi­les, una ci­fra ho­rri­ble, pe­ro que mues­tra una me­jo­ra ra­di­cal his­tó­ri­ca­men­te. Las úni­cas ham­bru­nas en­rai­za­das son las cau­sa­das por re­gí­me­nes que no se preo­cu­pan de su gen­te, co­mo el Go­bierno de Co­rea del Nor­te, que de­ja mo­rir de ham­bre a su gen­te y uti­li­za la co­mi­da co­mo ar­ma con­tra la di­si­den­cia in­ter­na. Pe­ro el éxi­to en la re­duc­cion de la ham­bru­na no se re­pi­te con la des­nu­tri­ción cró­ni­ca y la malnu­tri­ción. La ham­bru­na es una emer­gen­cia y se com­ba­te con tác­ti­cas de ur­gen­cia; ade­más es vi­si­ble: la víc­ti­ma tie­ne una tri­pa ex­ten­di­da, un co­lor di­fe­ren­te de pe­lo... Po­de­mos ver­lo y mo­vi­li­zar la ayu­da ne­ce­sa­ria. En cam­bio, la malnu­tri­ción cró­ni­ca y la des­nu­tri­ción so­lo pue­den de­tec­tar­se si ha­ce­mos com­pa­ra­ti­vas y po­ne­mos a un ni­ño fren­te a una grá­fi­ca o va­ra de me­dir: se ve que no tie­ne la al­tu­ra o el pe­so que de­be­ría. Pe­ro si man­das a las cá­ma­ras de te­le­vi­sión a re­tra­tar la si­tua­ción no hay na­da que mos­trar y eso es un pro­ble­ma; otro es que hay me­nos pre­sión ha­cia los Go­bier­nos de esos paí­ses. Los pro­gra­mas pa­ra ali­men­tar a la po­bla­ción no re­ci­ben la financiación que re­quie­ren: ese es un de­ba­te can­den­te. En la In­dia, el epi­cen­tro de la des­nu­tri­ción y malnu­tri­ción in­fan­ti­les, con una ley so­bre el de­re­cho a la co­mi­da, ha ha­bi­do un de­ba­te en la úl­ti­ma dé­ca­da so­bre quién de­be­ría ob­te­ner co­mi­da gra­tui­ta, en qué cir­cuns­tan­cias y con­di­cio­nes y cuá­les son los lí­mi­tes. ¿Có­mo con­se­guir que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción le pres­ten aten­ción al pro­ble­ma in­dio? Creo que es­to va a ser mu­cho más di­fí­cil de erra­di­car que las ham­bru­nas.

Ad­mi­te us­ted que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos –nue­vas se­mi­llas, téc­ni­cas me­jo­ra­das de cul­ti­vo...– per­mi­tie­ron en el

"Se di­ce que va­mos a erra­di­car la po­bre­za ex­tre­ma mun­dial en 2020. Eso no va a ocu­rrir has­ta que no re­duz­ca­mos la de­sigual­dad, que es ca­da vez ma­yor"

pa­sa­do que la pro­duc­ción de co­mi­da fue­ra pa­re­ja al gran cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, pe­ro no bas­tan pa­ra los re­tos ali­men­ti­cios fu­tu­ros, ¿por qué?

–El pa­pel de la tec­no­lo­gía es im­por­tan­te, por su­pues­to. Pe­ro creo que el pa­sa­do sue­le in­ter­pre­tar­se mal. Bill Ga­tes opi­na que la vi­da de la gen­te no me­jo­ró has­ta que lle­gó la tec­no­lo­gía con la re­vo­lu­ción in­dus­trial, que cam­bió el mun­do a me­jor. De ahí que él con­si­de­re que la po­lí­ti­ca no es de­ter­mi­nan­te. Los fac­to­res que in­flu­yen son la tec­no­lo­gía y la cien­cia. Ga­tes cree que vi­vi­mos en un mun­do me­jor, pe­ro ca­da vez más de­sigual.

¿Y cuál es su opi­nión?

–Por su­pues­to, que ha­ce fal­ta in­ves­ti­ga­ción científica, pe­ro el prin­ci­pal pro­ble­ma es po­lí­ti­co. Es un pro­ble­ma de jus­ti­cia. Mi vi­sión es que hay una con­tra­dic­ción fun­da­men­tal por­que la de­sigual­dad se­rá ca­da vez ma­yor. Cuan­do se di­ce que va­mos a erra­di­car la po­bre­za ex­tre­ma en 2020, creo que eso no va a ocu­rrir has­ta que no re­duz­ca­mos la de­sigual­dad, que es un pro­ble­ma po­lí­ti­co, cul­tu­ral, de gé­ne­ro... Por ejem­plo, na­die se­rio es­tá en desacuer­do con que ha­ce fal­ta el de­sa­rro­llo de las mu­je­res... un pro­ble­ma po­lí­ti­co enor­me. Se cree que lo que ocu­rrió en el pa­sa­do va a se­guir pa­san­do. Yo lo cues­tiono. ¿

Qué opi­na de las se­mi­llas trans­gé­ni­cas?

–Se pue­den ha­cer se­mi­llas muy in­tere­san­tes con téc­ni­cas na­tu­ra­les. No ha­ce fal­ta la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca. Pe­ro cla­ro que ne­ce­si­ta­mos me­jo­res se­mi­llas: va a ha­ber más se­quías y ne­ce­si­ta­re­mos se­mi­llas que las re­sis­tan y en zo­nas co­mo Ban­gla­desh, que re­sis­tan inun­da­cio­nes.

Us­ted abo­ga por que el mun­do de la coope­ra­ción, ca­da vez más en ma­nos pri­va­das, ten­ga ma­yor con­trol es­ta­tal.

–Los Es­ta­dos tie­nen que re­cu­pe­rar al­go del po­der que han de­ja­do en ma­nos de las em­pre­sas. No es im­po­si­ble. Los Es­ta­dos y las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les tie­nen que ser más agre­si­vos a la ho­ra de es­ta­ble­cer las nor­mas. Por ejem­plo, con la im­po­si­ción fis­cal. Goo­gle pa­ga al Go­bierno británico 130 mi­llo­nes de li­bras, una frac­ción de lo que le de­be de ver­dad. En Áfri­ca es in­clu­so peor. Por­que es­tán pa­gan­do "mor­di­das" a los Go­bier­nos pa­ra que no les ha­gan pa­gar im­pues­tos. Con­tra eso se po­dría ac­tuar. Es­tas ideas in­tere­san­tes no le gus­tan a Ga­tes ni a los Go­bier­nos co­rrup­tos.

¿Vol­ve­rá el mun­do a su­frir gran­des ham­bru­nas a cau­sa del cam­bio cli­má­ti­co?

– Lo que ve­re­mos se­rán gue­rras por los re­cur­sos. Con­tra las ham­bru­nas te­ne­mos tec­no­lo­gía pa­ra combatirlas, en eso tie­nen ra­zón los "tec­nou­tó­pi­cos". Sa­be­mos có­mo do­mi­nar­las, pe­ro no có­mo aca­bar con las gue­rras; lo ve­mos en Si­ria. Ha­brá mi­gra­cio­nes en ma­sa si no va bien el cam­bio cli­má­ti­co. In­clu­so los utó­pi­cos de la tec­no­lo­gía sa­ben que si no con­tro­la­mos el cam­bio cli­má­ti­co no hay na­da que ha­cer. Lo sa­ben.

DA­VID RIEFF (Bos­ton, 1952) es historiador, pro­fe­sor, ana­lis­ta po­lí­ti­co y pe­rio­dis­ta. Ade­más de ha­ber pu­bli­ca­do va­rios li­bros, sus ar­tícu­los pue­den leer­se en des­ta­ca­dos dia­rios y re­vis­tas ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos. Ha si­do re­por­te­ro de gue­rra y ha tra­ba­ja­do en pro­yec­tos de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria.

AYU­DA A LOS PRO­DUC­TO­RES LO­CA­LES Agri­cul­to­res de Ke­nia re­co­gen el maíz en los fér­ti­les cam­pos del pue­blo de Kap­si­mat­wa, cer­cano a la ciu­dad de Bo­met, en el va­lle del Rift.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.