Ac­tua­li­dad Mun­dial Mu­ros

La Pas­cua or­to­do­xa tie­ne en Pat­mos –ín­su­la don­de fue re­ve­la­do y es­cri­to el Apo­ca­lip­sis– su ce­le­bra­ción más tra­di­cio­nal y em­ble­má­ti­ca. Ri­cos or­na­men­tos, ale­gría fes­ti­va y mi­les de pe­re­gri­nos se dan ci­ta en es­te tí­pi­co y be­llo es­ce­na­rio is­le­ño so­bre el mar

Geo - - SUMARIO ABRIL - Fo­tos: Giu­lio An­drei­ni Tex­to: Mi­guel Ma­ñue­co

Do­ce mon­jes ata­via­dos con ri­cos atuen­dos des­fi­lan de dos en dos ha­cia una pla­ta­for­ma pro­fu­sa­men­te ador­na­da, mien­tras re­sue­nan can­tos hím­ni­cos. Tras el fer­vien­te si­len­cio de la mul­ti­tud que ob­ser­va la es­ce­na, vi­bra la de­vo­ción y el re­co­gi­mien­to. Es co­mo una alu­ci­na­ción, un sal­to en el tiem­po, mu­chos si­glos atrás, ha­cia aque­llas sun­tuo­sas ce­re­mo­nias or­to­do­xas del mun­do bi­zan­tino: aca­so la Se­ma­na San­ta de al­gún lu­gar re­car­ga­do de do­ra­dos or­na­men­tos en aque­lla Cons­tan­ti­no­pla de Jus­ti­niano I, ha­ce más de 1.500 años, em­be­bi­da aún en su opu­len­cia.

¡Pe­ro si­len­cio, que la ce­re­mo­nia con­ti­núa! El so­ni­do de cam­pa­nas es len­to y pro­fun­do, y so­lem­ni­za aún más los pa­sos de los mon­jes, se­gui­dos por el abad, que lle­va una vie­ja Bi­blia en sus ma­nos e igual­men­te es­tá ves­ti­do con mu­chos do­ra­dos y con la tí­pi­ca mi­tra có­ni­ca or­to­do­xa en su ca­be­za, de la que cuel­ga un lar­go ve­lo ne­gro. Le es­col­tan cua­tro diá­co­nos y, por de­trás, ca­mi­na un mo­na­gui­llo que por­ta una es­cu­di­lla y un ja­rra de pla­ta lle­na de agua ben­di­ta. Se in­ten­si­fi­can la es­ce­na y la exal­ta­ción cuan­do los do­ce mon­jes, de dos en dos y es­col­ta­dos por los cua­tro diá­co­nos, as­cien­den las es­ca­le­ras de la pla­ta­for­ma y ocu­pan do­ce si­llo­nes. Ca­da uno re­pre­sen­ta a un após­tol y se si­túan de acuer­do a la des­crip­ción de los Evan­ge­lios; el úl­ti­mo es Judas.

De re­pen­te se de­tie­ne el so­ni­do de las cam­pa­nas. ¿Qué ocu­rre? Pues que el ac­to ál­gi­do del ri­tual es­tá a pun­to de co­men­zar, y eso re­quie­re que el si­len­cio aho­ra lo lle­nen los sal­mos que en­to­na otro mon­je. El abad, que re­pre­sen­ta a Je­su­cris­to, as­cien­de a la pla­ta­for­ma y mien­tras un lec­tor de voz gra­ve lee pá­rra­fos bí­bli­cos re­la­ti­vos a la Úl­ti­ma Ce­na, usa la es­cu­di­lla y la ja­rra de pla­ta pa­ra la­var los pies de los do­ce mon­jes/após­to­les. Los que re­pre­sen­tan a los dos hi­jos del Ze­be­deo y a Pe­dro se le­van­tan des­pués y, re­crean­do el re­ti­ro y re­fle­xión de Get­se­ma­ní, acom­pa­ñan al abad/Je­sús al ex­tre­mo de la sen­ci­lla pla­za don­de to­do es­tá ocu­rrien­do.

¿Una sen­ci­lla pla­za? Sí. Por­que es­to no es Cons­tan­ti­no­pla sino una de las pla­zas de Cho­ra, la po­bla­ción que des­de lo al­to co­ro­na la is­la grie­ga de Pat­mos, cer­ca­na a la cos­ta tur­ca del Egeo y la más nor­te­ña en el ar­chi­pié­la­go del Do­de­ca­ne­so. Así que la opu­len­cia es so­lo la de los atuen­dos y or­na­men­ta­ción de la ce­re­mo­nia, pues el en­torno es la blan­ca sim­pli­ci­dad de las ca­sas y el pai­sa­je que des­de aquí arri­ba se di­vi­sa, pleno de luz en es­ta ma­ña­na de un Jue­ves San­to del si­glo XXI: la muy re­cor­ta­da cos­ta de la is­la, con sus la­de­ras ocres o cu­bier­tas de oli­vos y ci­pre­ses, don­de sobresale la gran en­se­na­da en que se asien­ta la ciu­dad por­tua­ria de Ska­la. Sen­ci­llez pa­no­rá­mi­ca que pon­de­ra aún más, si ca­be, la pro­fu­sión y an­ces­tra­li­dad de la ce­re­mo­nia.

Aho­ra se com­pren­de que mu­cha de la gen­te que asis­te a la ce­le­bra­ción de­je que su mi­ra­da gi­re ha­cia el pa­no­ra­ma de la cos­ta y, al re­to­mar el hi­lo del ri­to, vuel­va a asom­brar­se. Vi­si­tan­tes mu­chos de ellos, cre­yen­tes o no. Y es que la Pas­cua de Pat­mos es to­do un es­pec­tácu­lo y la más po­pu­lar de to­das, a pe­sar de que se ce­le­bra de for­ma muy si­mi­lar en las is­las ve­ci­nas y en mu­chos lu­ga­res del mun­do or­to­do­xo. En to­dos ellos, el ri­tual se ha man­te­ni­do in­tac­to si­glo tras si­glo a pe­sar de las in­va­sio­nes y otros ava­ta­res, que no im­pi­die­ron que se con­ser­va­ran in­clu­so los ro­pa­jes y ob­je­tos ge­nui­nos de los tiem­pos del Im­pe­rio bi­zan­tino.

ASÍ OCU­RRE EN PAT­MOS, don­de el for­ti­fi­ca­do mo­nas­te­rio de San Juan el Teó­lo­go que do­mi­na Cho­ra y to­da la is­la fue sal­va­guar­da de es­ta he­ren­cia des­de el si­glo XI. Un co­me­ti­do de mu­cha en­ver­ga­du­ra al que sin du­da se de­be que el edi­fi­cio pa­rez­ca más un cas­ti­llo que un ce­no­bio; pe­ro es que es­ta­mos en una is­la “sa­gra­da”. Y no, no es un apelativo ar­bi­tra­rio u opor­tu­nis­ta: el mo­nas­te­rio se eri­gió por en­ci­ma de la cue­va que ha­bi­tó el mis­mí­si­mo san Juan Evan­ge­lis­ta en su exi­lio del año 95 y don­de tu­vo las

Gra­cias a su con­di­ción de re­fe­ren­te re­li­gio­so, Pat­mos evi­ta la in­va­sión tu­rís­ti­ca

vi­sio­nes que le im­pul­sa­ron a des­cri­bir el Apo­ca­lip­sis. Con se­me­jan­te te­ma de por me­dio, no es de ex­tra­ñar que la is­la ha­ya si­do des­tino de pe­re­gri­nos du­ran­te si­glos.

De­vo­tos vi­si­tan­tes y tam­bién mu­chos tu­ris­tas, pues Pat­mos, con tan so­no­ro ba­ga­je, no po­día que­dar al mar­gen del fluir tu­rís­ti­co de las is­las grie­gas. Y cla­ro que, en­tre el gen­tío que lle­na la pla­za de Cho­ra aho­ra mis­mo, se pue­den dis­tin­guir unos de otros; pe­ro no pa­sa na­da: to­do lo ho­mo­ge­ni­za la at­mós­fe­ra de res­pe­to y ¡sí!... paz y es­pi­ri­tua­li­dad. Ya sea por el so­sie­go am­bien­tal de la is­la en sí mis­ma, cu­yos per­fi­les pa­re­cen flo­tar so­bre las aguas quie­tas del lu­mi­no­so Egeo, o por la es­te­la que de­jan tan­tos si­glos de fer­vor, o por lo que sea: el ca­so es que un sen­ti­mien­to de se­re­ni­dad y ar­mo­nía in­va­de a unos y otros, crean o no en el Apo­ca­lip­sis.

Es­tá en la ca­ra de to­dos los asis­ten­tes cuan­do ya es­tá fi­na­li­zan­do la ce­re­mo­nia. An­tes del re­gre­so de los mon­jes al mo­nas­te­rio, el abad se ha subido de nue­vo a la pla­ta­for­ma y, con un ra­mo de me­jo­ra­na, ha es­par­ci­do agua ben­di­ta mien­tras los asis­ten­tes se be­san, abra­zan y ex­cla­man: “¡Mu­chos años!”. Le­ves son­ri­sas que apa­ci­guan aún más y que anun­cian que la fies­ta, ale­gre de ver­dad y ple­na de bue­nos de­seos, es­tá ya más cer­ca, cuan­do ya se anun­cie la Re­su­rrec­ción. Y en­ton­ces: ¿con quién lo ce­le­bra­re­mos?, ¿y dón­de?, ¿y qué co­me­re­mos?, ¿y qué be­be­re­mos?

Atrás que­da­ron el Do­min­go de Pas­cua y la gen­te por­tan­do ra­mas de pal­me­ra por to­da la is­la, y el Miér­co­les San­to, cuan­do los asis­ten­tes a mi­sa son un­ci­dos con el “acei­te sa­gra­do”. Ya se ha ins­ta­la­do en­ton­ces esa sen­sa­ción de so­sie­go en los vi­si­tan­tes, aun­que ha­yan pa­sa­do la tar­de en la pis­ci­na del ho­tel o la pla­ya. Ya es­tá ahí el in­tere­san­te vér­ti­go que pro­du­ce sen­tir­se par­te de un ri­tual que ya se ce­le­bra­ba en el si­glo IV, cuan­do in­clu­so los em­pe­ra­do­res bi­zan­ti­nos la­va­ban los pies a do­ce ciu­da­da­nos po­bres en se­ñal de esa hu­mil­dad en­sal­za­da.

¿Y có­mo se­ría en­ton­ces el Vier­nes San­to? Se­gu­ro que sun­tuo­so por de­más en el en­ga­la­na­do hi­pó­dro­mo de Cons­tan­ti­no­pla, aun­que en esen­cia lo mis­mo que aho­ra en Pat­mos. La­de­ra aba­jo, pues aho­ra la aten­ción se la lle­va el pue­blo-puer­to de Ska­la, por cu­yas ca­lles dis­cu­rre la pro­ce­sión del epi­ta­fios, el ataúd muy ador­na­do que sim­bo­li­za la muer­te de Cris­to, acom­pa­ña­do de un icono que re­pre­sen­ta la cru­ci­fi­xión y una gran cruz to­da cu­bier­ta de ro­sas, mien­tras los mon­jes can­tan sal­mos y mu­chos asis­ten­tes, so­bre to­do se­ño­ras lo­ca­les, es­par­cen agua de ro­sas.

AHO­RA EL PA­NO­RA­MA QUE ARRAS­TRA la mi­ra­da y ali­ña la at­mós­fe­ra que­da arri­ba. Des­de Ska­la se avis­ta en lo al­to el sen­ci­llo pe­ro des­lum­bran­te sky­li­ne de Cho­ra: so­bre la la­de­ra ver­de, que con­tras­ta con las otras co­li­nas más pe­la­das de la is­la, des­ta­can las lí­neas lim­pias de las ca­sas blan­cas, co­ro­na­das por la pé­trea so­li­dez del mo­nas­te­rio. La cos­ta se re­cor­ta con la fan­ta­sía con que lo ha­ce en to­da Gre­cia: en­tran­tes y sa­lien­tes de mar y tie­rra que a la vez pa­re­cen ca­sua­les y pre­me­di­ta­dos. Esa ma­gia po­seen. Y aquí y allá ca­sas blan­cas con su huer­to, y pla­yas, y va­lles, y las si­lue­tas de is­las cer­ca­nas, co­mo Four­ni, Ar­ki o Lip­si, en una in­con­fun­di­ble es­tam­pa del Egeo.

Hoy, que es Sá­ba­do San­to, y has­ta que dé co­mien­zo la Mi­sa de Re­su­rrec­ción, ya de no­che, es un buen mo­men­to pa­ra lle­gar­se a otros rin­co­nes de la is­la. Sin ol­vi­dar­se de la trama de Pas­cua y ce­ñi­dos a esa paz ab­sor­bi­da, re­sul­ta­rán de­li­cio­sas las ta­ber­nas del pue­blo de Gri­kos, o la vis­ta que se di­vi­sa des­de Kas­te­lli, o la ge­ne­ro­sa fer­ti­li­dad del va­lle de Lef­kes, re­bo­san­te de to­do ti­po de fru­tas y ver­du­ras. Y cla­ro que es fá­cil no de­sen­gan­char­se de la se­re­ni­dad en lu­ga­res así...

De re­pen­te un so­bre­sal­to en el si­len­cio: un rít­mi­co tra­que­teo in­va­de to­dos los ecos. Y es que el ar­gu­men­to con­ti­núa. Mon­jes y mo­na­gui­llos pro­du­cen es­te rui­do con ma­de­ras pa­ra anun­ciar la Pri­me­ra Re­su­rrec­ción, que ten­drá su re­pre­sen­ta­ción por la no­che en el mo­nas­te­rio. La­de­ra arri­ba de nue­vo, pa­ra en­con­trar­se pri­me­ro, ba­jo una ca­pi­lla, con la cue­va don­de san Juan Evan­ge­lis­ta ha­bría te­ni­do esas ho­rri­bles vi­sio­nes del Apo­ca­lip­sis que lue­go es­cri­bi­ría.

La ale­gría y los bue­nos de­seos inun­dan las ca­lle­jue­las du­ran­te el mo­men­to cum­bre de la ce­le­bra­ción

Un mon­je or­to­do­xo, con sus ros­tro re­cio y su lar­ga barba, lo re­pi­te una y otra vez: “¡Si­len­cio y res­pe­to, por fa­vor! Es­tán us­te­des en un lu­gar sa­gra­do”. Por su­pues­to que na­die va a de­cir na­da en­tre es­tas ro­cas or­na­men­ta­das con tí­pi­cos ele­men­tos or­to­do­xos por­que, pa­sa­se lo que allí pa­sa­se, el lu­gar im­po­ne. Se­gu­ro que ha­brá quien se ima­gi­ne aque­llas es­ce­nas apo­ca­líp­ti­cas pro­yec­ta­das en al­gún rin­cón...

PE­RO VA­LE DE PELICULERAS IN­CLI­NA­CIO­NES, que ya hay que su­bir a la ca­pi­lla del mo­nas­te­rio, don­de aho­ra trans­cu­rre el ri­tual. Bueno, a la ca­pi­lla im­po­si­ble en­trar pues es­tá re­ple­ta. Así que en el pa­tio, don­de tam­bién hay mu­cha gen­te, y hay que de­jar­se lle­var por el aro­ma de las ra­mas de hi­so­po es­par­ci­das por el sue­lo y... por la vi­sión cer­ca­na de es­ta so­bria cons­truc­ción, que tie­ne más de 900 años, que guar­da ico­nos, ves­ti­men­tas y do­cu­men­tos bi­zan­ti­nos de mu­cho va­lor y que es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Du­ran­te si­glos es­tas pa­re­des han con­tem­pla­do la mis­ma es­ce­na: el cu­ra re­co­ge la lla­ma del úni­co ci­rio del al­tar, y su luz se re­par­ti­rá en­tre las ve­las que lle­van to­dos los con­gre­ga­dos. El ale­gre re­pi­que de las cam­pa­nas sus­ti­tu­ye al so­ni­do sor­do de las ma­de­ras, y los po­pes lo anun­cian: “¡Cris­to ha re­su­ci­ta­do!”.

Aho­ra sí que sí: la ale­gría y los bue­nos de­seos inun­dan las ca­lles y ca­lle­jue­las de to­da la is­la, mo­men­to cum­bre de una ce­le­bra­ción que en el mun­do or­to­do­xo es más im­por­tan­te que la Na­vi­dad. Y ahí que apa­re­cen los hue­vos pin­ta­dos de ro­jo, que re­co­gen los ni­ños a tra­vés del res­plan­dor de las mu­chas ve­las en­cen­di­das que lle­van a sus ca­sas quie­nes han asis­ti­do a la mi­sa. En los ho­ga­res es­ta luz, pro­me­sa de for­tu­na y fe­li­ci­dad, de­be­rá du­rar lo más po­si­ble.

Esos mis­mo hue­vos ro­jos de­co­ran el lam­brop­so­mo, el tí­pi­co pan dul­ce que se co­me aho­ra que la ce­le­bra­ción es ya la fies­ta es­pe­ra­da. Los fue­gos ar­ti­fi­cia­les lo anun­cian en la ma­ña­na del do­min­go, la de­no­mi­na­da “Vís­pe­ras del Amor”, día en que los is­le­ños se reúnen con to­da la fa­mi­lia en una ale­gre co­mi­lo­na, en ge­ne­ral a ba­se de una tí­pi­ca so­pa de­no­mi­na­da “ma­ge­rit­sa” y cor­de­ro asa­do. Se­rá el mis­mo me­nú que pe­re­gri­nos y vi­si­tan­tes de­gus­ta­rán en al­gu­na ta­ber­na. Unos y otros con­cu­rri­rán por la tar­de en el puer­to de Ska­la, don­de se fes­te­ja a ba­se de bien: pla­tos y dul­ces tí­pi­cos pa­ra to­dos, vino a man­sal­va y en­vol­ven­tes bai­les fol­cló­ri­cos. Juer­ga y los me­jo­res de­seos: es al­go tan in­ten­so co­mo pue­da ser el Año Nue­vo en otros lu­ga­res.

La trama li­túr­gi­ca to­ca­rá a su fin el mar­tes, cuan­do los me­jo­res ico­nos de to­das las ca­sas son sa­ca­dos en pro­ce­sión. Los del mo­nas­te­rio son lle­va­dos a la pla­za de San­ta Le­via, en Cho­ra, pa­ra ser ben­de­ci­dos por el abad al son de los re­zos de los mon­jes. Pe­ro el am­bien­te ale­gre no ter­mi­na. Con­ti­nua­rá to­da esa si­guien­te se­ma­na, has­ta que las chis­pas co­lo­ri­das del úl­ti­mo cohe­te ilu­mi­nen la bahía y vuel­va el si­len­cio. Los vi­si­tan­tes se van. La cal­ma que­da.

ALE­GRE CO­MI­LO­NA. El do­min­go por la ma­ña­na, los is­le­ños ce­le­bran la re­su­rrec­ción reunién­do­se a co­mer con la fa­mi­lia (so­bre es­tas lí­neas y pá­gi­na an­te­rior arri­ba). Aba­jo: pa­nes de Pas­cua o lam­brop­so­mo, con los tí­pi­cos hue­vos te­ñi­dos de ro­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.