Com­pro­mi­so Ver­de Con­go

MA­NOS UNIDAS apo­ya tres es­cue­las –in­fan­til, de pri­ma­ria y se­cun­da­ria– en Kan­zen­ze, un pue­blo de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, uno de los paí­ses más po­bres de la Tie­rra. LA ONG inau­gu­ra tam­bién un trie­nio de lu­cha (2016-2018) con­tra la in­su­fi­cien­cia

Geo - - SUMARIO ABRIL - TEX­TO: Pau Mer­cè FO­TOS: Ma­nos Unidas

Cé­ci­le (el nom­bre es fic­ti­cio, aun­que la his­to­ria tris­te­men­te real) tie­ne quin­ce años y vi­ve en Kan­zen­ze, un pue­blo de unos 8.000 ha­bi­tan­tes si­tua­do en la re­gión de Ka­tan­ga, al sur de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go (RDC), uno de los paí­ses más po­bres de la Tie­rra pe­se a ser in­men­sa­men­te rico en re­cur­sos na­tu­ra­les.

La mu­cha­cha no va a la es­cue­la. Co­mo mi­llo­nes de ni­ñas afri­ca­nas –y en Kan­zen­ze nue­ve de ca­da diez se ha­llan en es­ta si­tua­ción– de­di­ca to­do su tiem­po a tra­ba­jar pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia. Cui­da de la ca­sa de unos fa­mi­lia­res, atien­de a los ni­ños de la mis­ma, co­ci­na y... va a bus­car agua. Es­ta úl­ti­ma ac­ti­vi­dad ocu­pa va­rias ho­ras de su lar­ga y ago­ta­do­ra jor­na­da.

Es­ti­ma­cio­nes del Pro­gra­ma Mun­dial de Ase­so­ra­mien­to so­bre el Agua de la Unes­co (WWAP, se­gún sus si­glas en in­glés) se­ña­lan que en Áfri­ca se de­di­can 200 mi­llo­nes de ho­ras dia­rias a ob­te­ner agua (y no siem­pre lim­pia y po­ta­ble, y no siem­pre su­fi­cien­te). Cien­tos de mi­les de per­so­nas, en su in­men­sa ma­yo­ría mu­je­res y ni­ños, de­ben des­pla­zar­se a pie has­ta pun­tos de su­mi­nis­tro (po­zos, fuen­tes, ríos o la­gos) si­tua­dos a en­tre dos y diez ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de me­dia, y aca­rrear el lí­qui­do has­ta sus do­mi­ci­lios. So­la­men­te en Su­dá­fri­ca, las mu­je­res ca­mi­nan en con­jun­to y dia­ria­men­te el equi­va­len­te a un via­je en­tre la Tie­rra y la Lu­na de ida y vuel­ta pa­ra pro­veer de es­te ele­men­to a sus fa­mi­lias.

A me­nu­do, las por­tea­do­ras de agua tie­nen que ha­cer más de un via­je, y al fi­nal de la jor­na­da han em­plea­do en la ta­rea en­tre tres y nue­ve ho­ras. La car­ga de bi­do­nes o ja­rras de has­ta 20 li­tros so­bre la ca­be­za cau­sa le­sio­nes cró­ni­cas en el cue­llo o la co­lum­na de es­tas mu­je­res. Ade­más, en la RDC, país que su­fre los ín­di­ces de vio­len­cia se­xual más ele­va­dos del mun­do (co­mo en otras re­gio­nes del glo­bo en con­flic­to, la vio­la­ción se ha con­ver­ti­do en un ar­ma de gue­rra), es­tas lar­gas ca­mi­na­tas las ex­po­nen a ser ata­ca­das.

Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2011 en la re­vis­ta científica Ame­ri­can Jour­nal of

Pu­blic Health, unas 400.000 mu­je­res de en­tre 15 y 49 años de edad fue­ron vio­la­das en el país so­la­men­te du­ran­te un pe­rio­do de do­ce me­ses en­tre 2006 y 2007. Es de­cir, que 48 mu­je­res fue­ron víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual ca­da ho­ra. La per­sis­ten­te de­nun­cia de es­ta la­cra por par­te de la pe­rio­dis­ta Caddy Ad­zu­ba, de la emi­so­ra lo­cal de la ONU Ra­dio Oka­pi, con­tri­bu­yó a que ga­na­ra el Pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de la Con­cor­dia en 2014.

Y, por su­pues­to, de­di­car tan­tas ho­ras a la re­co­gi­da y trans­por­te de agua im­pi­de a es­tas mu­je­res y ni­ños em­plear­las en otras ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas o edu­ca­ti­vas, lo que pro­vo­ca que los ín­di­ces de es­co­la­ri­za­ción fe­me­ni­na sean sen­si­ble­men­te más ba­jos que los de los hom­bres. De acuer-

do con los da­tos de Uni­cef –el fon­do de las Na­cio­nes Unidas pa­ra la in­fan­cia–, mien­tras uno de ca­da sie­te ni­ños no lo­gra com­ple­tar su edu­ca­ción pri­ma­ria, el por­cen­ta­je as­cien­de a una de ca­da cua­tro en el ca­so de las chi­cas.

“Cé­ci­le me pi­dió un día si po­día apren­der a leer, co­mo los otros ni­ños... no sa­be ha­blar fran­cés y sien­te ver­güen­za cuan­do los de­más sa­len de la es­cue­la... pe­ro cuan­do la fa­mi­lia vio que la íba­mos a es­co­la­ri­zar, se la lle­vó a otro la­do”, re­cuer­da la mi­sio­ne­ra Vic­to­ria Bra­quehais, que di­ri­ge en la lo­ca­li­dad el Ins­ti­tu­to Mix­to de Edu­ca­ción Se­cun­da­ria Uzi­ma (que sig­ni­fi­ca “vi­da” en len­gua lo­cal ki­san­ga, aun­que el suahi­li es la más ha­bla­da), don­de es­tu­dian 341 alum­nos y que apo­ya la ONG Ma­nos Unidas.

Kan­zen­ze ca­re­ce de su­mi­nis­tro de agua co­rrien­te. Ni si­quie­ra en la cer­ca­na ciu­dad de Kol­we­zi –si­tua­da a 54 ki­ló­me­tros–, de más de 450.000 ha­bi­tan­tes, se dis­po­ne de agua po­ta­ble en con­di­cio­nes de­bi­do al ver­ti­do in­con­tro­la­do de los re­si­duos de la im­por­tan­te in­dus­tria mi­ne­ra de la re­gión (don­de se ex­plo­tan gran­des mi­nas de co­bre, co­bal­to, ura­nio y ra­dio), que ha con­ta­mi­na­do gra­ve­men­te las re­ser­vas hí­dri­cas del río Lua­la­ba y los acuí­fe­ros. Y, en es­te clima ecua­to­rial, la fal­ta de agua “es un cal­do de cul­ti­vo pa­ra la ma­la­ria, las fie­bres ti­foi­deas, la dia­rrea y to­do ti­po de en­fer­me­da­des”, re­cuer­da Bra­quehais, ma­llor­qui­na de 39 años que lle­va des­de 2009 im­pul­san­do pro­yec­tos de de­sa­rro­llo en la zo­na. La mi­sio­ne­ra ha vi­si­ta­do Es­pa­ña pa­ra ha­blar de sus ex­pe­rien­cias en el mar­co de la presentación de la cam­pa­ña nú­me­ro 57 de Ma­nos Unidas, que lle­va por le­ma “Plán­ta­le ca­ra al ham­bre: siem­bra”, con la que la ONG de la Igle­sia ca­tó­li­ca quie­re inau­gu­rar un trie­nio de lu­cha (2016-2018) con­tra la in­su­fi­cien­cia de ali­men­tos en am­plias re­gio­nes del pla­ne­ta que su­fren 800 mi­llo­nes de per­so­nas, 200 mi­llo­nes de ellas en Áfri­ca.

Así que se im­po­nía lle­var agua lim­pia y po­ta­ble a las ca­sas de Kan­zen­ze. La sa­lud de la po­bla­ción en ge­ne­ral y el ac­ce­so a la edu­ca­ción de las ni­ñas de­pen­dían de ello. Y, con es­te úl­ti­mo, las po­si­bi­li­da­des de las mu­je­res de me­jo­rar su si­tua­ción en una de las so­cie­da­des más ma­chis­tas del glo­bo. “Los vincu­los en­tre las agen­das de de­sa­rro­llo pa­ra el ac­ce­so al agua

y la igual­dad de gé­ne­ro, y en par­ti­cu­lar el empoderamiento de las mu­je­res, de­ben ser re­co­no­ci­dos”, se­ña­la­ba en su in­tro­duc­ción el in­for­me Wa­ter for wo­men (“Agua pa­ra las mu­je­res”) del WWAP, pre­sen­ta­do el año pa­sa­do, que lle­va­ba el sig­ni­fi­ca­ti­vo an­te­tí­tu­lo “Ca­da mu­jer cuen­ta. Ca­da se­gun­do cuen­ta”.

La re­li­gio­sa pu­so en mar­cha un pro­yec­to pa­ra per­fo­rar una red de po­zos ar­te­sa­na­les. “De mo­men­to, ya lle­va­mos 19, y le ase­gu­ro que han cam­bia­do la vi­da de mu­chas fa­mi­lias y de al­gu­nos ba­rrios”, afir­ma Bra­quehais, que junto con dos mon­jas con­go­le­ñas y una ni­ca­ra­güen­se, ges­tio­na una es­cue­la in­fan­til, una es­cue­la pri­ma­ria fe­me­ni­na y una se­cun­da­ria mix­ta, un hos­pi­tal que pres­ta ser­vi­cio a una po­bla­ción de 92.000 per­so­nas y dos in­ter­na­dos. Ellas vi­ven y tra­ba­jan ayu­dan­do a los más des­fa­vo­re­ci­dos, di­ce, “don­de na­die más lle­ga y don­de na­die quie­re es­tar”.

Ca­da pozo cues­ta unos 200 eu­ros y, se­gún sus po­si­bi­li­da­des, los be­ne­fi­cia­rios siem­pre con­tri­bu­yen con una par­te de la in­ver­sión, “por­que ellos son los pro­ta­go­nis­tas de su pro­pio de­sa­rro­llo”, sub­ra­ya. El res­to del di­ne­ro se ha re­cau­da­do por me­dio de una cam­pa­ña de mi­cro­me­ce­naz­go coor­di­na­da a “a tra­vés del co­rreo elec­tró­ni­co, Twit­ter y mi blog”, ex­pli­ca.

Pe­se a vi­vir en un te­rri­to­rio que exporta de­ce­nas de mi­llo­nes de eu­ros al año en mi­ne­ra­les es­tra­té­gi­cos, el 99% de la po­bla­ción de Kan­zen­ze tie­ne que so­bre­vi­vir con me­nos de un eu­ro al día, 87 de ca­da mil ni­ños mue­ren an­tes de cum­plir los cin­co años y la ma­yo­ría de los que sa­len ade­lan­te pa­de­ce fuer­tes re­tra­sos en el cre­ci­mien­to in­te­lec­tual y fí­si­co a cau­sa de la malnu­tri­ción. La es­pe­ran­za de vi­da en el enor­me país cen­troa­fri­cano es de tan so­lo 49 años.

En coope­ra­ción con Ma­nos Unidas, la mi­sio­ne­ra ha im­pul­sa­do un huer­to es­co­lar pi­lo­to pa­ra que con­tri­bu­ya a “la for­ma­ción y la so­be­ra­nía ali­men­ta­ria de los jó­ve­nes y la po­bla­ción ru­ral de Kan­zen­ze”. Su ob­je­ti­vo es plan­tar una me­dia anual de 400 ár­bo­les que ayu­den a re­fo­res­tar una zo­na fuer­te­men­te de­gra­da­da des­de el pun­to de vis­ta am­bien­tal (en vas­tas re­gio­nes de Áfri­ca, la le­ña y el car­bón ve­ge­tal si­guen sien­do los úni­cos com­bus­ti­bles dis­po­ni­bles pa­ra co­ci­nar y ca­len­tar­se). Tam­bién se in­cen­ti­va­rá la siem­bra de es­pe­cies fru­ta­les.

Una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria en es­te fér­til rin­cón del sur con­go­le­ño, ya cer­ca de la fron­te­ra con Zam­bia, es el fe­nó­meno del aca­pa­ra­mien­to de tie­rras que se re­gis­tra des­de ha­ce al­go más de una dé­ca­da, que se es­tá con­vir­tien­do en uno de los más gra­ves pro­ble­mas so­cia­les y am­bien­ta­les del nue­vo si­glo y que ame­na­za con te­rri­bles con­se­cuen­cias, co­mo ham­bru­nas y con­flic­tos ar­ma­dos.

Los gran­des ca­pi­ta­les in­ter­na­cio­na­les se han lan­za­do a la ad­qui­si­ción de enor­mes

su­per­fi­cies agrí­co­las en to­do el glo­bo, es­pe­cial­men­te en Áfri­ca y Su­da­mé­ri­ca, pa­ra de­di­car­las a cul­ti­vos ali­men­ta­rios pa­ra la ex­por­ta­ción o agroin­dus­tria­les. El Ban­co Mun­dial es­ti­ma que se han com­pra­do ya en­tre 50 y 80 mi­llo­nes de hec­tá­reas en zo­nas muy po­bres del pla­ne­ta, cu­yos ha­bi­tan­tes se han que­da­do sin cam­pos que la­brar.

El fe­nó­meno se in­ten­si­fi­có tras la cri­sis ali­men­ta­ria que dis­pa­ró los pre­cios de los ali­men­tos en 2008. Al­gu­nos Es­ta­dos con gran­des re­cur­sos fi­nan­cie­ros pe­ro es­ca­sa tie­rra cul­ti­va­ble, prin­ci­pal­men­te los ára­bes del Gol­fo, de­pen­dien­tes ca­si al cien por cien de las im­por­ta­cio­nes pa­ra su abas­te­ci­mien­to, em­pe­za­ron a ad­qui­rir sue­lo afri­cano pa­ra que su su­mi­nis­tro no vol­vie­ra a ver­se ame­na­za­do. Des­de me­dia­dos de 2008 a 2009, las transac­cio­nes re­gis­tra­das de te­rre­nos agrí­co­las rea­li­za­das por in­ver­so­res ex­tran­je­ros en paí­ses en de­sa­rro­llo cre­cie­ron un 200 por cien­to, se­ña­la Ox­fam In­ter­na­tio­nal.

En Kan­zen­ze, el aca­pa­ra­mien­to de tie­rras es­tá di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do con la ri­que­za en mi­ne­ra­les del sub­sue­lo del te­rri­to­rio. “A quin­ce mi­nu­tos a pie de nues­tro po­bla­do, una com­pa­ñía mi­ne­ra es­tá ha­cien­do una ex­plo­ta­ción in­jus­ta. Los agri­cul­to­res no dis­po­nen de pro­tec­ción ju­rí­di­ca y, ba­jo el pre­tex­to de ayu­dar­les, la com­pa­ñía se adue­ña de sus tie­rras y les ofre­ce unas se­mi­llas con las que des­pués no po­drán pro­du­cir y que les con­ver­ti­rán en de­pen­dien­tes del ex­te­rior”, de­nun­cia la mi­sio­ne­ra.

Una de las cla­ves pa­ra la sub­sis­ten­cia de los cam­pe­si­nos es po­der ac­ce­der a cré­di­tos. Pe­ro las abu­si­vas con­di­cio­nes en que es­tos se con­ce­den los de­jan fue­ra de sus po­si­bi­li­da­des. “Co­mo los prés­ta­mos sue­len ser al 50% y has­ta al 100% de in­te­rés, la gen­te no po­día em­pren­der na­da. Así es que en 2011 mon­ta­mos una pe­que­ña ban­ca de apo­yo pa­ra pro­fe­so­res, que fo­men­ta la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar”, re­ve­la a GEO Bra­quehais.

Ins­pi­ra­do en el mo­de­lo del pre­mio No­bel de la Paz Muham­mad Yu­nus e ini­cia­do con un fon­do ini­cial de 2.000 eu­ros re­ci­bi­do des­de Es­pa­ña, el sistema de mi­cro­cré­di­tos per­mi­te que ca­da pro­fe­sor pue­da pre­sen­tar, junto a su es­po­sa, un pro­yec­to, “que pre­fe­ri­ble­men­te se­rá ges­tio­na­do por la es­po­sa o de ma­ne­ra con­jun­ta, nun­ca por él so­lo”.

De­be tra­tar­se de un pro­yec­to pro­duc­ti­vo y res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te y se pue­de so­li­ci­tar un cré­di­to de en­tre 50 y 200 dó­la­res (de 46 a 184 eu­ros) a de­vol­ver en un año (en dos, tres o cua­tro pla­zos) con un in­te­rés del 10%. El be­ne­fi­cio vuel­ve siem­pre a los fon­dos de la ban­ca pa­ra que el ca­pi­tal au­men­te de for­ma pro­por­cio­nal al cos­te de la vi­da. Ya es­tán fun­cio­nan­do di­ver­sos ne­go­cios gra­cias a es­ta ini­cia­ti­va: es­ta cla­se de siem­bra ha em­pe­za­do a dar sus fru­tos.

Alum­na del Ins­ti­tu­to Mix­to de Edu­ca­ción Se­cun­da­ria Uzi­ma, que sig­ni­fi­ca “vi­da“en ki­san­ga (iz­da). En el cen­tro es­tu­dian 341 alum­nos. Dcha: ni­ños y ni­ñas del po­bla­do de Kan­zen­ze, don­de nue­ve de ca­da diez pe­que­ñas no van a la es­cue­la por­que tra­ba­jan.

La mi­sio­ne­ra ma­llor­qui­na Vic­to­ria Bra­quehais, de 39 años, ges­tio­na junto con dos re­li­gio­sas con­go­le­ñas y otra ni­ca­ra­güen­se una es­cue­la in­fan­til (dcha), otra de pri­ma­ria fe­me­ni­na y un ins­ti­tu­to mix­to de se­cun­da­ria. Con su tra­ba­jo, ellas lle­gan “don­de na­die quie­re es­tar”.

En el Hos­pi­tal de Kan­zen­ze, re­gi­do por Jean­net­te Bo­ni­che, re­li­gio­sa de la Pu­re­za de María, las ma­dres es­pe­ran su turno pa­ra pe­sar a sus be­bés (iz­da). El cen­tro atien­de a una po­bla­ción de 92.000 per­so­nas. Dcha: el to­do­te­rreno en­ca­lla en el ba­rro en­tre Kan­zen­ze y Ka­fa­kum­ba.

Tum­bas de los pri­me­ros re­li­gio­sos (iz­da). La mi­sión de Kan­zen­ze fue fun­da­da en 1909 por los fran­cis­ca­nos bel­gas. Dcha: alum­nos de la es­cue­la in­fan­til. Se­gún Uni­cef, en el país uno de ca­da sie­te ni­ños no com­ple­ta la Pri­ma­ria. En el ca­so de las ni­ñas, una de ca­da cua­tro.

Ma­pa: Getty Images

El pue­blo de Kan­zen­ze se en­cuen­tra si­tua­do en la re­gión de Ka­tan­ga, al sur del Con­go.

La her­ma­na Vic­to­ria con­ver­sa con un hom­bre del po­bla­do (iz­da). La mi­sio­ne­ra de la Con­gre­ga­ción Pu­re­za de María tra­ba­ja en pro­yec­tos de coope­ra­ción y de­sa­rro­llo en la zo­na de Kan­zen­ze des­de 2009. Dcha: es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Mi­ku­ba, ex­clu­si­va­men­te de ni­ñas.

Ma­da­me Chan­tal, maes­tra de la Es­cue­la de Pri­ma­ria Mi­ku­ba, du­ran­te una cla­se (iz­da). Dcha: ma­dre con su be­bé en el hos­pi­tal de Kan­zen­ze, don­de 87 de ca­da mil ni­ños mue­ren an­tes de cum­plir los cin­co años y los que sa­len ade­lan­te pa­de­cen re­tra­sos a cau­sa de la malnu­tri­ción.

Un re­cién na­ci­do en el hos­pi­tal de Kan­zen­ze (iz­da), don­de un ni­ño de la zo­na de Nzi­lo jue­ga con su pe­lu­che (dcha). Ma­nos Unidas ha desem­pe­ña­do un pa­pel muy im­por­tan­te en la reha­bi­li­ta­ción y equi­pa­mien­to de las sa­las de pe­dia­tría y par­tos de di­cho cen­tro hos­pi­ta­la­rio.

La mi­sio­ne­ra Vic­to­ria Bra­quehais con al­gu­nas ni­ñas del po­bla­do de Kan­zen­ze, ca­mino de Mb­wets­hi (iz­da). Dcha: el obis­po de Kol­we­zi da la bendición a los mu­chos pe­que­ños que se han con­gre­ga­do a su al­re­de­dor en Ka­fa­kum­ba, don­de exis­te otra mi­sión re­li­gio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.