EL PRO­GRA­MA APUES­TA POR UN “SI­RI­MI­RI CUL­TU­RAL“QUE DE JE BIEN CA­LA­DA A TO­DA LA SOCIEDAD

Geo - - DESCUBIERTA -

Asis­tir a un in­ter­cam­bio de sabores, aro­mas, tex­tu­ras e in­gre­dien­tes en­tre chefs que per­si­guen fu­sio­nar la co­ci­na vas­ca y la eu­ro­pea (y de­gus­tar los re­sul­ta­dos); fa­mi­liari­zar­se con la cul­tu­ra saha­raui y con las di­fí­ci­les cir­cuns­tan­cias en que se ve obli­ga­do a vi­vir es­te pue­blo; apren­der so­bre el Uru­mea y con­tem­plar ins­ta­la­cio­nes ar­tís­ti­cas en su cau­ce o echar a an­dar por los más be­llos pa­ra­jes na­tu­ra­les de Eus­ka­di pa­ra co­no­cer­los de ver­dad (y no li­mi­tar­se a pa­sar por ellos) son al­gu­nas de las ex­pe­rien­cias que ofre­ce es­te mes de abril a ve­ci­nos y vi­si­tan­tes la ciu­dad de San Sebastián.

Por­que des­de el pa­sa­do 20 de enero, las olas que atra­vie­san la bahía de la Con­cha van a pa­rar a la Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra. La dis­tin­ción de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que San Sebastián y la po­la­ca Wro­claw com­par­ti­rán has­ta fi­na­les de año, se es­tre­nó a las ce­ro ho­ras del día del pa­trón de la ciu­dad con la tam­bo­rra­da, una tra­di­ción que se re­mon­ta a 1836 y en la que cen­te­na­res de tam­bo­res, cu­yos por­ta­do­res vis­ten uni­for­mes mi­li­ta­res de épo­ca na­po­leó­ni­ca, ha­cen vi­brar la ur­be has­ta sus ci­mien­tos. En es­ta oca­sión, ade­más de la ban­de­ra lo­cal y la iku­rri­ña, se izó so­lem­ne­men­te la en­se­ña eu- ro­pea mien­tras 140 vo­ces del Or­feón Do­nos­tia­rra, uno de los es­tan­dar­tes cul­tu­ra­les de la ca­pi­tal gui­puz­coa­na, en­to­na­ban el himno de Eu­ro­pa.

Con una agen­da que in­clu­ye 102 pro­yec­tos plas­ma­dos en 458 ac­ti­vi­da­des de to­do ti­po desa­rro­lla­das por me­dio mi­llar de crea­do­res, San Sebastián mul­ti­pli­ca­rá una ya ha­bi­tual­men­te po­ten­te ofer­ta cul­tu­ral, en la que so­bre­sa­len acon­te­ci­mien­tos tan inusua­les en una ciu­dad que no lle­ga a los 200.000 ha­bi­tan­tes co­mo el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne, el Fes­ti­val de Jazz-Jaz­zal­dia, la Quin­ce­na Mu­si­cal, el cer­ta­men tea­tral dFe­ria o el Con­cur­so-Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Fue­gos Ar­ti­fi­cia­les. Do­nos­tia es­tá ade­más con­si­de­ra­da la ca­pi­tal ofi­cio­sa de la len­gua vas­ca, que cuen­ta en ella con su ma­yor con­cen­tra­ción de ha­blan­tes.

Has­ta di­ciem­bre, la ur­be que vio na­cer a es­cri­to­res co­mo Pío Ba­ro­ja, mú­si­cos co­mo Ni­ca­nor Za­ba­le­ta o Pa­blo So­ro­zá­bal, es­cul­to­res co­mo Eduar­do Chi­lli­da, fi­ló­so­fos co­mo Xa­bier Zu­bi­ri, ci­neas­tas co­mo Ju­lio Me­dem y co­ci­ne­ros co­mo Juan Ma­ri Ar­zak o Mar­tín Be­ra­sa­te­gi rebosará de ci­tas con la mú­si­ca, la dan­za, el tea­tro, el ar­te, la li­te­ra­tu­ra, la tec­no­lo­gía, el ci­ne, la gas­tro­no­mía, la ar­qui­tec­tu­ra, la na­tu­ra­le­za, la sa­lud, el de­por­te, el ur­ba­nis­mo, la fo­to­gra­fía, la len­gua, la cien­cia, ex­po­si­cio­nes, con­fe­ren­cias, con­ver­sa­cio­nes y re­fle­xio­nes.

“Se tra­ta de un pro­gra­ma in­no­va­dor, po­co con­ven­cio­nal, con un con­te­ni­do muy po­lí­ti­co, cu­yo ob­je­ti­vo es con­tri­buir a crear una sociedad más in­te­gra­da”, se­ña­la el res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de San Sebastián 2016, Fer­nan­do Ál­va­rez. El le­ma de la ca­pi­ta­li­dad do­nos­tia­rra es “Cul­tu­ra pa­ra con­vi­vir” y, de acuer­do con él, “uti­li­za­re­mos los va­lo­res pro­pios del ar­te y la cul­tu­ra co­mo he­rra­mien­ta pa­ra el apren­di­za­je de la con­vi­ven­cia en­tre di­fe­ren­tes”, re­su­me Pa­blo Be­rás­te­gui, director ge­ne­ral del acon­te­ci­mien­to.

Así, en to­das las ac­ti­vi­da­des se abor­da­rán te­mas co­mo “los de­re­chos hu­ma­nos, la con­vi­ven­cia, la so­li­da­ri­dad, la iden­ti­dad, el bie­nes­tar, el fe­mi­nis­mo, el pa­tri­mo­nio, la in­ter­cul­tu­ra­li­dad, la me­mo­ria, los va­lo­res éti­cos, la jus­ti­cia, la re­con­ci­lia­ción, la edu­ca­ción, la paz, la se­xua­li­dad o el me­dio am­bien­te”, en­tre mu­chos otros que “cons­ti­tu­yen un re­to pa­ra Eu­ro­pa”, re­mar­ca la or­ga­ni­za­ción de San Sebastián 2016, que ha dis­pues­to de un pre­su­pues­to de 48,77 mi­llo­nes de eu­ros.

Pe­ro es­tos re­cur­sos, se­gún des­ta­ca Be­rás­te­gui, no se des­ti­na­rán en nin­gún mo­men­to a “la cul­tu­ra de ta­lo­na­rio”. Em­plean­do un sí­mil me­teo­ro­ló­gi­co bien do­nos­tia­rra, se apues­ta al con­tra­rio por un “si­ri­mi­ri cul­tu­ral” que de­je bien ca­la­da a la sociedad. “Mien­tras otras ciu­da­des han em­plea­do la ca­pi­ta­li­dad pa­ra do­tar­se de in­fra­es­truc­tu­ras, no­so­tros he­mos op­ta­do por dar prio­ri­dad a los con­te­ni­dos. No he­mos in­ver­ti­do en el hard­wa­re, sino en el soft­wa­re. Que­re­mos de­jar un le­ga­do cul­tu­ral y con­vi­ven­cial fuerte”, sub­ra­ya Ál­va­rez. Por ello no se ha cons­trui­do ni re­mo­de­la­do nin­gún edi­fi­cio, a ex­cep­ción de la se­de de la ca­pi­ta­li­dad, y, en cam­bio, al­gu­nos de los fes­ti­va­les ini­cia­dos en 2016 ten­drán con­ti­nui­dad du­ran­te por lo me­nos otros tres años.

La par­ti­ci­pa­ción es una prio­ri­dad ab­so­lu­ta. “Des­de la presentación de pro­pues­tas has­ta su ges­tión o dis­fru­te”, des­ta­ca el director de la pro­gra­ma­ción, Xa­bier Pa­yá. Al me­nos 132 de las pro­pues­tas han si­do ele­gi­das por la ciu­da­da­nía. “El con­su­mo de cul­tu­ra es una ac­ti­vi­dad nor­mal­men­te pa­si­va, pe­ro no­so­tros he­mos que­ri­do in­te­grar al pú­bli­co”, abun­da Ál­va­rez, que po­ne co­mo ejem­plo el Tea­tro-Fó­rum “¿Y tú, qué?”, seis pie­zas que se re­pre­sen­ta­rán du­ran­te to­do el año y que abor­da­rán si­tua­cio­nes re­la­cio­na­das con el vio­len­to con­flic­to que el País Vas­co pa­re­ce por for­tu­na ha­ber de­ja­do de­fi­ni­ti­va­men­te atrás.

Ins­pi­ra­das en el lla­ma­do “tea­tro del opri­mi­do bra­si­le­ño”, se tra­ta de obras di­ri­gi­das a un au­di­to­rio re­du­ci­do, de en­tre 50 y 60 per­so­nas, en las que se bus­ca afron­tar pro­ble­mas so­cia­les a tra­vés del dra­ma. En un mo­men­to da­do, se in­te­rrum­pe la re­pre­sen­ta­ción y se pre­gun­ta al pú­bli­co qué opi­na del te­ma plan­tea­do, se le in­vi­ta a pro­po­ner có­mo de­be­ría con­ti­nuar la obra e in­clu­so se le ani­ma a su­bir al es­ce­na­rio a in­ter­pre­tar ese fi­nal.

Y si hay una ac­ti­vi­dad par­ti­ci­pa­ti­va en el pro­gra­ma es, sin du­da, “2016 Bi­dea”, un re­co­rri­do a pie en 32 eta­pas por Gui­púz­coa, Viz­ca­ya, Ála­va y Na­va­rra que crea­rá nue­vas ru­tas por sus es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos. La ini­cia­ti­va se po­ne en mar­cha es­te mes, con la lle­ga­da del buen tiem­po, ins­tan­do a po­ner en prác­ti­ca lo que el es­cri­tor y via­je­ro do­nos­tia­rra Ander Iza­gi­rre plan­tea en su li­bro Can­sa­sue­los: “Ca­mi­nan­do se nos ofre­ce la po­si­bi­li­dad de leer el mun­do; ca­mi­nan­do es­cri­bi­mos el nues­tro y, al mis­mo tiem­po, lee­mos el de los de­más”.

Aun­que ca­mi­nar por el du­ro y re­mo­to Sáha­ra Oc­ci­den­tal ya es al­go más com­pli­ca­do, el pro­yec­to “En­tre are­nas” lo acer­ca­rá a Do­nos­tia. En­tre abril y ju­lio, el Mu­seo de San Tel­mo aco­ge­rá la ins­ta­la­ción Tui­za, del ar­tis­ta se­vi­llano Fe­de­ri­co Guz­mán, una jai­ma (tien­da be­dui­na) cu­yo nom­bre alu­de a la la­bor so­li­da­ria con que unas mu­je­res ayu­dan a otras a te­jer la vi­vien­da de sus fa­mi­lias. Mien­tras, en el mar­co del pro­yec­to “On ap­pé­tit!”, el chef chi­prio­ta Pe­tros Ma­vros se­rá aco­gi­do es­te mes por el na­va­rro Ni­co­lás Ra­mí­rez en Ta­fa­lla en el pró­xi­mo in­ten­to de hi­bri­dar las gastronomías de Eus­ka­di y de la is­la me­di­te­rrá­nea. Son so­lo al­gu­nas ano­ta­cio­nes de una agen­da cul­tu­ral más que car­ga­da. La de una Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra.

Des­de el mon­te Iguel­do pue­de dis­fru­tar­se de una de las pa­no­rá­mi­cas más her­mo­sas y em­ble­má­ti­cas de la bahía de La Con­cha. Has­ta aquí es po­si­ble su­bir en fu­ni­cu­lar o por ca­rre­te­ra.

El ac­tual edi­fi­cio del Ayun­ta­mien­to, en los jar­di­nes de Al­der­di-Eder a es­ca­sos me­tros de la bahía de La Con­cha, fue cons­trui­do en 1887. En­tre 1897 y 1924, al­ber­gó el Ca­sino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.