Una is­la pa­ra to­dos

Pa­raí­so na­tu­ral y fá­bri­ca de va­ca­cio­nes, cos­mo­po­li­ta y tra­di­cio­nal: Ma­llor­ca ha­ce fe­liz a mi­llo­nes de per­so­nas ca­da año. ¿Có­mo es po­si­ble? Re­tra­to de un idi­lio.

Geo - - SUMARIO ABRIL - Tex­to: Bri­git­te Kra­mer

Con más de diez mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año, Ma­llor­ca es uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos de nues­tro país. Sin em­bar­go, la is­la, le­jos de ver­se so­bre­pa­sa­da por es­ta ma­rea de tu­ris­tas, ha lo­gra­do la fór­mu­la que le per­mi­te res­pon­der con una ofer­ta va­ria­da y ade­cua­da a las ne­ce­si­da­des de ca­da uno.

Siem­pre que al­gún pro­yec­to de cons­truc­ción ame­na­za la be­lle­za de la is­la, los

eco­lo­gis­tas del Grup Ba­lear d’Or­ni­to­lo­gia i De­fen­sa de la Na­tu­ra­le­sa (GOB) –aso­cia­ción que lu­cha por pro­te­ger y pre­ser­var el me­dio am­bien­te is­le­ño– sa­len en su de­fen­sa: un re­la­to so­bre el éxi­to asom­bro­so de es­tos guar­dia­nes de la na­tu­ra­le­za ma­llor­qui­na.

Los edificios de apar­ta­men­tos en rui­nas afean las pla­yas y los ho­te­les de lu­jo ame­na­zan los pai­sa­jes du­na­res... A los la­gar­tos tor­na­so­la­dos no les que­da más re­me­dio que com­par­tir su is­la con ava­lan­chas de ve­ra­nean­tes. El tu­ris­mo ame­na­za las be­lle­zas de Ma­llor­ca, pe­ro el Grup Ba­lear d’Or­ni­to­lo­gia i De­fen­sa de la Na­tu­ra­le­sa (GOB) lu­cha por pro­te­ger y pre­ser­var el me­dio am­bien­te is­le­ño... ¡Con éxi­to!

María Suau mi­ra a tra­vés de los ba­rro­tes de la va­lla de la obra y con­tem­pla mon­to­nes de tie­rra, ex­pla­na­das cu­bier­tas de gra­va y una ca­rre­te­ra de ac­ce­so as­fal­ta­da. Los au­to­bu­ses ace­le­ran, las si­re­nas de las am­bu­lan­cias aú­llan, sue­na mú­si­ca pop pro­ce­den­te del in­te­rior de un ta­xi. Su­je­to a un ca­ble on­dea un car­tel con la ins­crip­ción “Pal­ma Springs: más de 200 tien­das, una ex­pe­rien­cia li­festy­le”. La va­lla ro­dea un te­rreno de cer­ca de 200.000 me­tros cua­dra­dos si­tua­do en la bahía de Pal­ma, jus­to de­trás de los gran­des ho­te­les de la pla­ya. Aquí es­tá pre­vis­to que sur­ja un in­men­so cen­tro co­mer­cial, bau­ti­za­do “Pal­ma Springs” en alu­sión a las fuen­tes de Ses Fon­ta­ne­lles que se han dre­na­do pa­ra lle­var ade­lan­te el pro­yec­to.

A María Suau, que lle­va pues­tas sus de­por­ti­vas, lo que más le gus­ta­ría ha­cer es sal­tar la va­lla y bus­car los úl­ti­mos res­tos de las 250 es­pe­cies ve­ge­ta­les que cre­cían aquí en el pa­sa­do, y qui­zá des­cu­brir un ra­ro ejem­plar de li­mo­nium. “An­tes el hu­me­dal se ex­ten­día por to­da la lla­nu­ra”, di­ce se­ña­lan­do a lo le­jos. Aho­ra lo que te­ne­mos an­te los ojos es una au­to­vía, un vie­jo molino de vien­to, la to­rre de con­trol del ae­ro­puer­to y, al fon­do del to­do, las mon­ta­ñas de la Se­rra de Tra­mun­ta­na.

Y una obra en la que no tra­ba­ja na­die: la em­pre­sa fran­ce­sa en­car­ga­da de cons­truir el cen­tro co­mer­cial no ha con­se­gui­do to­da­vía la co­rres­pon­dien­te au­to­ri­za­ción. Su con­ce­sión com­pe­te al Go­bierno re­gio­nal, que des­de el ve­rano de 2015 lo for­ma una coa­li­ción de cen­tro-iz­quier­da que no es tan be­ne­vo­len­te con el sec­tor de la cons­truc­ción co­mo el an­te­rior conservador. “To­da­vía te­ne­mos al­gu­na es­pe­ran­za de que se can­ce­le el pro­yec­to”, ex­pli­ca Suau. Al me­nos un ca­rri­zo se ha abier­to pa­so a tra­vés de la gra­va.

María Suau, de 40 años es bió­lo­ga y presidenta del Grup Ba­lear d’Or­ni­to­lo­gia i De­fen­sa de la Na­tu­ra­le­sa (GOB), la ma­yor or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te en Ba­lea­res. Y Pal­ma Springs es, por aho­ra, la úl­ti­ma de to­da una se­rie de ba­ta­llas

que el GOB ha li­bra­do des­de su fun­da­ción ha­ce 40 años, ca­si siem­pre con­tra el sec­tor de la cons­truc­ción, con­tra las au­to­pis­tas, los cam­pos de golf o la crea­ción de nue­vas ur­ba­ni­za­cio­nes. En Ses Fon­ta­ne­lles to­do pa­re­ce apun­tar a una de­rro­ta del GOB. Pe­ro es­te cen­tro co­mer­cial es so­lo un pun­to más en el “ma­pa de los con­flic­tos” que la or­ga­ni­za­ción ha col­ga­do en In­ter­net. En él la is­la apa­re­ce lle­na de sím­bo­los: abas­te­ci­mien­to de ener­gía, uti­li­za­ción del agua, eli­mi­na­ción de ba­su­ra, cam­pos de golf, puer­tos de­por­ti­vos, ca­rre­te­ras, ur­ba­ni­za­cio­nes, cen­tros co­mer­cia­les.

“Los úl­ti­mos cua­tro años han si­do tur­bu­len­tos”, re­cuer­da Suau, “te­nía que ele­gir ca­si a diario a qué ma­ni­fes­ta­ción ir”. Ca­de­nas hu­ma­nas, re­co­gi­da de fir­mas, de­man­das en los tri­bu­na­les: Suau y sus cin­co co­la­bo­ra­do­res de la jun­ta di­rec­ti­va del GOB coor­di­nan la lu­cha con­tra el fu­ror cons­truc­tor y el des­pil­fa­rro de los re­cur­sos. Cuen­tan con el apo­yo de 7.000 miem­bros y una tu­pi­da red de vo­lun­ta­rios. Ni si­quie­ra una or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal in­ter­na­cio­nal co­mo Green­pea­ce tie­ne un em­pu­je pa­re­ci­do en la is­la.

Ca­da zo­na pro­te­gi­da se con­vier­te en un pa­ra­je de en­sue­ño, ca­si en un lu­gar de pe­re­gri­na­ción. Co­mo, por ejem­plo, Es Trenc: en 2012 es­ta­ba pre­vis­to cons­truir un ho­tel de 1.200 ca­mas junto a esa am­plia pla­ya na­tu­ral de are­na blan­ca y aguas co­lor tur­que­sa si­tua­da en el sur de la is­la. El GOB pro­tes­tó y con­vo­có a sus se­gui­do­res pa­ra for- mar ca­de­nas hu­ma­nas a fin de sal­var uno de los úl­ti­mos pai­sa­jes de du­nas de Ma­llor­ca. El ca­so lle­gó has­ta el Tri­bu­nal Su­pre­mo que en 2015 dic­ta­mi­nó que el pro­yec­to no era con­for­me a la ley... y la pla­ya que­dó sin edi­fi­car.

O co­mo ocu­rrió en Ses Co­ve­tes, a me­nos de un ki­ló­me­tro de dis­tan­cia de Es Trenc: 18 años ha per­ma­ne­ci­do allí el ar­ma­zón de unos edificios de apar­ta­men­tos si­tua­dos prác­ti­ca­men­te al la­do del mar. En su lu­cha con­tra esas mo­les de ce­men­to, el GOB lle­gó has­ta el más al­to tri­bu­nal ba­lear que fi­nal­men­te dio la ra­zón a los de­fen­so­res del me­dio am­bien­te: en 2013 se de­mo­lie­ron las rui­nas.

O los mi­les de to­ne­la­das de ba­su­ra que se han im­por­ta­do de Ita­lia e Ir­lan­da des­de la pri­ma­ve­ra de 2015 por de­ci­sión del Go­bierno pre­ce­den­te: el due­ño de la ins­ta­la­ción in­ci­ne­ra­do­ra re­ci­bía una ta­sa por pro­ce­sar esas mon­ta­ñas de desechos adi­cio­na­les y lue­go ven­día por su cuen­ta la ener­gía así ge­ne­ra­da. Tras la enér­gi­ca pro­tes­ta del GOB la opo­si­ción pro­me­tió de­te­ner la im­por­ta­ción de ba­su­ra si ga­na­ba las elec­cio­nes.... y ha cum­pli­do su pro­me­sa.

O las pros­pec­cio­nes pe­tro­lí­fe­ras fren­te a las cos­tas ba­lea­res que un con­sor­cio in­glés pre­ten­día po­ner en mar­cha a co­mien­zos de 2014. El GOB des­ta­pó la exis­ten­cia de de­fec­tos en el pe­ri­ta­je que de­bía con­fir­mar la com­pa­ti­bi­li­dad eco­ló­gi­ca del pro­yec­to. Des­pués de que unos 117.000 ha­bi­tan­tes de la is­la fir­ma­ran una pe­ti­ción en con­tra

de las per­fo­ra­cio­nes, en ju­lio de 2015 la Co­mi­sión de la UE ad­mi­tió la de­man­da de una alian­za de or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les que re­cla­ma­ban la pa­ra­li­za­ción de­fi­ni­ti­va de la bús­que­da de pe­tró­leo.

“Ca­da vez re­sul­ta más fá­cil mo­vi­li­zar a la gen­te”, apun­ta el an­te­rior pre­si­den­te del GOB, Mi­quel Àn­gel March: prác­ti­ca­men­te cual­quier ha­bi­tan­te de Ma­llor­ca ha vi­vi­do al­gu­na vez en car­ne pro­pia la cons­truc­ción de una ca­rre­te­ra o un ho­tel cer­ca de su ca­sa.

En 1973, cuan­do 16 ma­llor­qui­nes fun­da­ron el GOB, la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te to­da­vía no te­nía se­me­jan­te res­pal­do en­tre la po­bla­ción. En aquel en­ton­ces la re­sis­ten­cia fren­te a la in­dus­tria tu­rís­ti­ca era co­mo mu­cho al­go pro­pio de idea­lis­tas. Una de las pri­me­ras gran­des lu­chas a las que se lan­za­ron tu­vo co­mo ob­je­ti­vo la is­la deshabitada de Sa Dra­go­ne­ra, fren­te a Sant Elm, en la cos­ta su­does­te. Se tra­ta­ba de pro­te­ger a unos pe­que­ños la­gar­tos de iri­sa­do co­lor ver­de ame­na­za­dos por los pla­nes de cons­truc­ción de una em­pre­sa va­len­cia­na. Los ac­ti­vis­tas ocu­pa­ron la is­la du­ran­te dos se­ma­nas, “¡Sa Dra­go­ne­ra pels Dra­góns!” (¡La is­la de los dra­go­nes pa­ra los dra­go­nes!) re­cla­ma­ban sus pan­car­tas. Ac­tual­men­te en vez de pis­ci­nas y puer­tos de­por­ti­vos uno en­cuen­tra allí oli­vos sil­ves­tres, es­cu­cha los graz­ni­dos de las ga­vio­tas de Au­douin, con­tem­pla el vue­lo de hal­co­nes de Eleonora y con un po­co de suer­te pue­de avis­tar del­fi­nes y, por su­pues­to, la­gar­tos. El úl­ti­mo ferry pa­ra vi­si­tan­tes zar­pa po­co an­tes de las 17 ho­ras. Des­pués, la is­la per­te­ne­ce úni­ca­men­te a los ani­ma­les. En 1987, tras años de pre­sión so­cial, el Go­bierno de Ma­llor­ca com­pró la is­la y fi­nal­men­te la de­cla­ró par­que na­tu­ral pro­te­gi­do.

La me­jor vis­ta de la is­la de los dra­go­nes es la que se di­vi­sa des­de La Tra­pa, una re­gión sil­ves­tre en el ex­tre­mo sur de la sie­rra de Tra­mun­ta­na. Es un pa­ra­je de en­sue­ño pa­ra to­do ma­llor­quín que es­té me­nos in­tere­sa­do en ha­cer di­ne­ro rá­pi­do que en pre­ser­var la be­lle­za na­tu­ral de su pa­tria. A María Suau le gus­ta ve­nir a es­te lu­gar y ca­mi­nar has­ta el an­ti­guo mo­nas­te­rio tra­pen­se que da nom­bre a la zo­na. Suau se de­tie­ne en la era re­don­da si­tua­da so­bre el acan­ti­la­do y con­tem­pla el mar. En los días cla­ros se pue­de di­vi­sar la cos­ta de Ibi­za más allá de Sa Dra­go­ne­ra y tam­bién se pue­de con­tem­plar el vue­lo de las li­bé­lu­las, es­cu­char el zum­bi­do de las abe­jas y el piar de las cu­rru­cas. Ha­ce 200 años la brisa del mar ayu­da­ba a los mon­jes en la trilla, se lle­va­ba con­si­go la li­ge­ra pa­ja de­jan­do el pe­sa­do grano de tri­go.

El GOB tam­bién ba­ta­lló en el pa­sa­do pa­ra pre­ser­var La Tra­pa: en 1980 es­tos de­fen­so­res del me­dio am­bien­te com­pra­ron la fin­ca impi- dien­do así que se edi­fi­ca­ran sus 81 hec­tá­reas de ex­ten­sión; con­ta­ron con el di­ne­ro de mi­les de per­so­nas que les pres­ta­ron su apo­yo ad­qui­rien­do tí­tu­los de par­ti­ci­pa­ción. “La Tra­pa nos per­te­ne­ce”, ex­cla­ma or­gu­llo­sa Suau. A pe­sar de te­ner un mar­ca­do ca­rác­ter ma­llor­quín, el GOB es­tá abier­to a to­dos: in­te­gra a ocu­pas y fun­cio­na­rios, lu­ga­re­ños e in­mi­gran­tes. “Re­pre­sen­ta­mos a la sociedad”, ex­pli­ca Suau, “pue­den su­mar­se to­dos los que aman nues­tra is­la”. En La Tra­pa los vo­lun­ta­rios re­co­gen ba­su­ra una vez al mes, po­dan ár­bo­les, re­co­gen la le­ña se­ca. Des­pués de que en el ve­rano de 2013 un gran in­cen­dio arra­sa­ra la re­gión du­ran­te 18 días, el GOB re­ci­bió mi­les de lla­ma­das, re­cuer­da Suau. “To­dos que­rían ayu­dar a re­fo­res­tar”.

En la pe­dre­go­sas la­de­ras de La Tra­pa to­da­vía se ven to­co­nes ne­gros. Pe­ro en­tre ellos la vi­da vuel­ve a flo­re­cer, por­que ca­da vez son más los ma­llor­qui­nes que han re­cor­da­do al­go que el boom del tu­ris­mo ca­si les ha­bía he­cho ol­vi­dar: vuel­ven a ser cons­cien­tes de lo im­por­tan­te que es echar raí­ces. G

Fo­tos: To­lo Ba­la­guer, Rau­pach, Mi­lle­ken. Pá­gi­na an­te­rior: Mo­ment Open/Getty Images, Tho­mas Lin­kel/laif

Pá­ja­ro par­lan­chín: la cu­rru­ca zar­ce­ra gor­jea so­ni­dos ás­pe­ros y bre­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.