En ca­sa de los al­tos fun­cio­na­rios ha­bía mo­sai­cos atrac­ti­vos

Geo - - GRAN REPORTAJE -

El mosaiquista tie­ne un don di­vino, se­gún Ra­cag­ni. Él no ve con los ojos, sino con las ma­nos; el tac­to es vi­tal pa­ra él y quien usa las pin­zas pa­ra ma­ni­pu­lar una te­se­la es­tá fue­ra de gra­cia. El mo­sai­co re­quie­re, por de­fi­ni­ción, un tiem­po len­to. Una len­ti­tud a me­nu­do vio­la­da por la pri­sa de bus­car te­so­ros, se­gún ex­pli­ca Au­gen­ti.

“Hu­bo un tiem­po en Rá­ve­na en que se ex­ca­va­ba pa­ra en­con­trar mu­ros y des­ga­rrar mo­sai­cos. Cuan­do se rom­pían, po­dían dar­les la vuel­ta pa­ra usar­los como pla­ta­for­mas pa­ra ca­rre­ti­llas. En 2006, un cam­pe­sino vino y nos tra­jo un lien­zo con un pa­to. Se lo ha­bían re­ga­la­do los obre­ros de una ex­ca­va­ción, al no dar­le va­lor”.

En San Se­ve­ro ya no que­dan mo­sai­cos. Fue­ron tras­la­da­dos a los mu­chos es­pa­cios que la ciu­dad ha de­di­ca­do a ellos, pa­ra que pue­dan ser ad­mi­ra­dos: el TA­MO, el Mu­seo Na­cio­nal, la Crip­ta Ras­po­ni, la es­plén­di­da Do­mus dei Ta­pet­ti di Pie­tra (de al­fom­bras de Pie­dra).

“¿Có­mo apa­re­ció el ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co de la Do­mus? co­men­zó con una ex­ca­va­ción de emer­gen­cia, du­ra­da más de un año”, di­ce la ar­queó­lo­ga Gio­van­na Mon­te­vec­chi, que nos da la bien­ve­ni­da a otro mo­nu­men­to res­tau­ra­do por Ra­ven­nAn­ti­ca. “Es­ta­mos en el cas­co an­ti­guo y los cons­truc­to­res que ha­bían com­pra­do el edi­fi­cio en­con­tra­ron res­tos ar­queo­ló­gi­cos en lo que de­be­ría ser el apar­ca­mien­to sub­te­rrá­neo”.

Los ar­queó­lo­gos ba­ja­ron has­ta los seis me­tros de pro­fun­di­dad, el ni­vel de épo­ca au­gus­tea, y han lle­ga­do a

To­do

re­cons­truir una con­ti­nui­dad ar­tís­ti­ca de seis si­glos. Han ha­lla­do mo­sai­cos de épo­ca de Au­gus­to; sin em­bar­go los más her­mo­sos apa­re­cie­ron en las ca­pas bi­zan­ti­nas.

La Do­mus es una ca­sa pri­va­da del si­glo VI, con un atrio en el cen­tro de­co­ra­do con una fuen­te oc­to­go­nal. El edi­fi­cio te­nía dos plan­tas. Los pa­si­llos es­ta­ban pa­vi­men­ta­dos con un sim­ple coc­cio­pes­to, o ba­rro ma­cha­ca­do, las ha­bi­ta­cio­nes prin­ci­pa­les con opus sec­ti­le, más lu­jo­so que el mo­sai­co, rea­li­za­do con pe­que­ñas te­se­las que tam­bién po­dían ob­te­ner­se a par­tir de los residuos de pla­cas de mármol más ca­ras.

La es­ce­na prin­ci­pal del mo­sai­co – El Bai­le de las Cua­tro Es­ta­cio­nes– su­po­ne un anacro­nis­mo pues es tí­pi­ca de los pri­me­ros si­glos del Im­pe­rio, aun­que nos en­con­tra­mos a prin­ci­pios de la Edad Me­dia. En al­to, con abri­go, za­pa­ti­llas y la ca­be­za cu­bier­ta con ca­ñas, es­tá el in­vierno. A la de­re­cha se vis­lum­bran las es­pi­gas de maíz que ser­vían de go­rro al ve­rano. Por de­ba­jo se pre­sen­ta la pri­ma­ve­ra, con un vestido blan­co y sen­ci­llo. El oto­ño es­tá a la iz­quier­da y lle­va en la ca­be­za ra­ci­mos de uva.

“Es­ce­nas si­mi­la­res, ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­rac­te­rís­ti­cas de la fiesta y del fluir ale­gre del tiem­po, las en­con­tra­mos en el Mu­seo del Bar­do de Tú­nez, don­de son por lo me­nos tres si­glos an­te­rio­res”, di­ce Mon­te­vec­chi.

Es evi­den­te que el gus­to clá­si­co so­bre­vi­vió en lu­ga­res ín­ti­mos don­de se desa­rro­lla­ba la vi­da co­ti­dia­na y pa­ra quie­nes te­nían la po­si­bi­li­dad y la li­ber­tad de com­prar­se su mo­sai­co fa­vo­ri­to. In­clu­so en la ca­sa de los al­tos fun­cio­na­rios, ad­mi­nis­tra­do­res o miem­bros del ejér­ci­to, se que­ría ce­nar o dar fies­tas dis­fru­tan­do de mo­sai­cos atrac­ti­vos. “El men­sa­je po­lí­ti­co, en cam­bio, fue re­pre­sen­ta­do en San Vi­ta­le, don­de Jus­ti­niano y Teo­do­ra en­tra­ban en la igle­sia con la Cor­te y los sol­da­dos de es­col­ta”, con­ti­núa la ar­queó­lo­ga. “En es­te as­pec­to

Ejem­plar pa­ra co­no­cer a los mo­sai­quis­tas en el Mu­seo del Mo­sai­co TA­MO (so­bre es­tas lí­neas). A la iz­da: la cú­pu­la del Bap­tis­te­rio Neo­niano, edi­fi­cio oc­to­go­nal del si­glo V, es­tá de­co­ra­da con es­plén­di­dos mo­sai­cos, co­ro­na­dos por el del bautismo de Cris­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.