Aun­que el mosaiquista de­be co­mu­ni­car nun­ca re­nun­cia a ser un ar­tis­ta

Geo - - GRAN REPORTAJE -

Ra­cag­ni, na­ci­do en 1948, lo año­ra. Re­cuer­da có­mo en Rá­ve­na, des­de 1959 has­ta la re­for­ma de la Edu­ca­ción de 2009, se po­dían co­men­zar los es­tu­dios en la es­cue­la se­cun­da­ria, a tra­vés del Ins­ti­tu­to de Ar­te, don­de la edu­ca­ción ar­tís­ti­ca ya es­ta­ba cen­tra­da en el mo­sai­co, pa­ra ins­cri­bir­se lue­go en la Aca­de­mia.

A pe­sar de que es­tas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas ya no es­tán vin­cu­la­das y del de­sin­te­rés cre­cien­te del Es­ta­do, el mo­sai­co to­da­vía tie­ne ac­tua­li­dad. “El mo­sai­co es un sis­te­ma de re­pre­sen­ta­ción fría como la te­le­vi­sión; por lo tan­to siem­pre hay que re­cu­rrir al sím­bo­lo; tie­ne que ha­ber otra des­crip­ción”, di­ce Ra­cag­ni, es­ta­ble­cien­do el se­cre­to de su gran­de­za en el per­fec­to equi­li­brio se­mió- ti­co en­tre for­ma y con­te­ni­do. “¿Có­mo pue­des es­tu­diar los có­mic si no co­no­ces el ar­te bi­zan­tino? En el mo­sai­co hay tí­tu­los, índices, se­ña­les. La teo­ría de las Vír­ge­nes en San Apo­li­nar el Nue­vo es mo­nó­to­na, pe­ro se­cuen­cial: A San­ta Inés (Ag­nes) la re­co­no­ces de in­me­dia­to por­que tie­ne un cor­de­ro a sus pies”.

No obs­tan­te, aun­que el mosaiquista de­be co­mu­ni­car, nun­ca re­nun­cia a ser un ar­tis­ta. “El pe­li­gro lle­ga de la ve­lo­ci­dad y de la li­ge­re­za”, aña­de Ra­cag­ni. “Ca­da pre­gun­ta se re­suel­ve con el “me gus­ta”, pe­ro la te­se­la, al igual que la pa­la­bra, sig­ni­fi­ca la ca­pa­ci­dad de ex­pre­sión in­di­vi­dual: en­car­na el se­llo de la per­so­na­li­dad y ne­ce­si­ta re­fle­xión”. Los tra­di­cio­na­lis­tas como él si­guen usan­do so­lo la es­cua­dra, el com­pás y la plo­ma­da. “No nos im­por­ta más: a na­die le in­tere­sa el pie de­re­cho de Ma­ra­do­na”.

Lu­ca Bar­be­ri­ni, maes­tro que en­se­ña a Juan Vi­lla Gon­zá­lez y Onion, na­ció en 1981 y per­te­ne­ce a la nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas ra­ve­ne­ses. Es­tu­dió con Ra­cag­ni y ac­tua de acuer­do con las téc­ni­cas clá­si­cas, sin em­bar­go de­be mi­rar ha­cia el fu­tu­ro. En 2005 fun­dó el ta­ller y es­cue­la Ko­ko Mo­sai­co, que ha sa­bi­do adap­tar­se a los cam­bios del mer­ca­do has­ta me­re­cer un año de tra­ba­jo en una mez­qui­ta de Omán y una pres­ti­gio­sa co­mi­sión al Ho­tel Ci­pria­ni de Ve­ne­cia. Ha co­la­bo­ra­do con Do­min­go Za­pa­ta, que en­tre sus pro­fa­nos clien­tes cuen­ta con Johnny Depp y Leo­nar­do Di Ca­prio, y sus obras han si­do ad­qui­ri­das tam­bién por John Las­se­ter, di­rec­tor crea­ti­vo de Pi­xar y Walt Dis­ney. El mo­sai­co, des­pués de to­do, es en­tre los ar­tes an­ti­guos el que más se acer­ca a la con­tem­po­ra­nei­dad pi­xe­la­da del di­gi­tal.

Se con­si­de­ra tam­bién mosaiquista al ar­tis­ta fran­cés In­va­der, que pe­ga so­bre los mu­ros per­so­na­jes ins­pi­ra­dos en el vi­deo­jue­go de ar­ca­de Spa­ce In­va­ders. Su in­ter­pre­ta­ción de Teo­do­ra y Jus­ti­niano en una fa­cha­da cer­ca de San Vi­ta­le fue qui­ta­da en 2015 de­bi­do a las pro­tes­tas de los ciu­da­da­nos. “Sí, sus obras es­tán he­chas de azu­le­jos del ba­ño, al igual que los mo­sai­cos de Pe­lla es­ta­ban he­chos de pie­dras de gui­ja­rros de río y la fuen­te de Du­champ era un uri­na­rio”, di­jo Da­vid Tor­ce­lli­ni, pre­si­den­te de la aso­cia­ción que lo ha­bía in­vi­ta­do a de­co­rar la ciu­dad. “Pe­ro son mo­sai­cos. Aun­que es­to pue­da ho­rro­ri­zar a mu­chos en Rá­ve­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.