La in­men­sa for­ta­le­za de co­lor cre­ma se re­con­vir­tió en es­cue­la

Geo - - EN PORTADA -

Sin em­bar­go, Es­ta­dos Uni­dos, alia­do de en­ton­ces re­con­ver­ti­do en enemi­go de hoy, ha to­ma­do la pre­cau­ción de le­van­tar ba­rri­ca­das al­re­de­dor de la ba­se. El úni­co medio de ob­te­ner una vis­ta del lu­gar es su­bir a la co­li­na de la go­ber­na­do­ra. Des­de allí arri­ba, per­tre­cha­dos de unos bue­nos pris­má­ti­cos, po­de­mos dis­tin­guir to­das las in­fraes­truc­tu­ras ame­ri­ca­nas: el ae­ro­puer­to, los ferrys, el hos­pi­tal, los cuar­te­les y los ca­la­bo­zos. “¡Es una ci­ca­triz tan anacró­ni­ca como hu­mi­llan­te, es­te lu­gar nos per­te­ne­ce!”, se in­dig­na Ju­nior Ley­va, de 26 años, un for­ni­do lu­ga­re­ño que vi­ve muy cer­ca, en Bo­que­rón. Lue­go nos mues­tra or­gu­llo­so sus tro­feos: unas fo­tos del en­cla­ve to­ma­da dis­cre­ta­men­te des­de el mi­ra­dor de Ma­lo­nes, an­tes del on­ce de sep­tiem­bre. “Des­pués, Es­ta­dos Uni­dos ha blo­quea­do el ac­ce­so al pro­mon­to­rio por mie­do a que pue­dan ser ob­ser­va­das las atro­ci­da­des que co­me­ten en la pri­sión Del­ta”, aña­de Ju­nior.

La his­to­rio­gra­fía ofi­cial pre­ten­de que no exis­tie­ron dos re­vo­lu­cio­nes cu­ba­nas, sino una so­la: la de Cas­tro no se­ría sino una con­ti­nua­ción de la ini­cia­da por Cés­pe­des en 1868. “Tie­ne sen­ti­do”, ana­li­za el his­to­ria­dor Juan Antonio Ló­pez. “La pri­me­ra te­nía como ob­je­ti­vo li­be­rar­se de la fé­ru­la es­pa­ño­la, la se­gun­da, del con­trol nor­te­ame­ri­cano”.

El dic­ta­dor Ful­gen­cia Ba­tis­ta se­guía las ór­de­nes de Es­ta­dos Uni­dos y de­bía ser de­rro­ca­do: ésa era la con­vic­ción de un tal Fi­del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.