En un rincón en­re­ja­do se al­za una de las cru­ces plan­ta­das por Co­lón

Geo - - EN PORTADA -

Ba­sán­do­se en do­cu­men­tos his­tó­ri­cos y prue­bas de ADN efec­tua­dos so­bre los ha­bi­tan­tes del Orien­te, afir­ma que los taí­nos y los ca­ri­bes –pue­blos au­tóc­to­nos de la is­la– no fue­ron to­tal­men­te ex­ter­mi­na­dos por los con­quis­ta­do­res, sino que se “di­lu­ye­ron” en la po­bla­ción. El in­ves­ti­ga­dor ma­ni­fies­ta su ad­mi­ra­ción por un taíno lla­ma­do Ha­tuey: es­te ca­ci­que re­bel­de se ne­gó a con­ver­tir­se a la fe ca­tó­li­ca y pre­fi­rió el “infierno” –fue que­ma­do vi­vo en 1512– “al pa­raí­so es­pa­ñol”.

Fren­te a la ca­te­dral de Ba­ra­coa, en la que se guar­da, en una ca­pi­lla en­re­ja­da, la úni­ca cruz con­ser­va­da de las que an­ta­ño plan­ta­ra Co­lón en las Amé­ri­cas, se yer­gue una es­ta­tua im­po­nen­te de Ha­tuey, hon­ra­do hoy como el hé­roe de la lu­cha con­tra el co­lo­nia­lis­mo.

Hartmann ex­pli­ca bro­mean­do: “Es­ta es­ta­tua, ¡es una bur­la an­ti­cle­ri­cal! Fue es­cul­pi­da por los fran­co­ma­so­nes de Ba­ra­coa, mu­cho an­tes de la Re­vo­lu­ción”. Tie­rra de to­dos los co­mien­zos, el Orien­te lo es tam­bién de to­dos los fi­nes anun­cia­dos.

A las afue­ras del pue­blo de Ma­ya­rí Arri­ba, a los pies de la Sierra de Cris­tal, sur­ge, como una apa­ri­ción, un mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio de as­pec­to so­vié­ti­co. Es el mau­so­leo fa­mi­liar de Raúl Cas­tro, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

En­tre dos ma­ci­zos de ca­li­fa, una plan­ta ro­ja que sim­bo­li­za la san­gre de los “már­ti­res de la Re­vo­lu­ción”, y las ave­ni­das de pal­mas reales –el árbol na­cio­nal–, re­po­sa una gran lo­sa se­pul­cral con la ins­crip­ción gra­ba­da “Raúl-Vilma”, la­có­ni­co ho­me­na­je a su es­po­sa fa­lle­ci­da en 2007. Unos al­ta­vo­ces di­fun­den con­ti­nua­men­te una mú­si­ca pom­po­sa, don­de se mez­clan cla­ves, vo­ces ope­rís­ti­cas y pe­da­zos de dis­cur­sos del gran her­mano Fi­del.

La última mo­ra­da del Pa­triar­ca –hoy en­fer­mo y de­bi­li­ta­do– es­ta­rá en otro lu­gar. “Es un se­cre­to a vo­ces”, afir­ma Da­niel Al­me­na­res, di­rec­tor de una com­pa­ñía de tea­tro. “To­dos sa­be­mos que sus res­tos re­po­sa­rán en Santiago.” Nos di­ri­gi­mos en con­se­cuen­cia al ce­men­te­rio de San­ta Ifigenia, si­tua­do al nor­te de la ciu­dad por­tua­ria.

Tras una ban­de­ra tri­co­lor al­za­da bien al­to en el cie­lo, lle­ga­mos a un pan­teón neo­clá­si­co or­na­do con cua­tro ca­riá­ti­des, que al­ber­ga la ur­na del poe­ta y fi­ló­so­fo José Mar­tí (1853-1895), fun­da­dor del par­ti­do re­vo­lu­cio­na­rio cu­bano. ¿Los des­po­jos del lí­der má­xi­mo ten­drán que com­par­tir pan­teón? ¿O se edi­fi­ca­rá otro a su glo­ria? A mo­do de res­pues­ta, la res­pon­sa­ble de la ne­cró­po­lis de Santiago lan­za una sonora car­ca­ja­da. Una co­sa es se­gu­ra: en el Orien­te, como en el res­to de la is­la, co­mien­za una nue­va era.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.