Elec­tri­cis­tas, con­duc­to­res, al­ba­ñi­les... son re­clu­ta­dos en ma­sa

Geo - - EN PORTADA -

“La ba­ta­lla eco­nó­mi­ca es nues­tra ta­rea prin­ci­pal”. Es­te es­lo­gan de Fi­del Cas­tro, pin­ta­do ha­ce una trein­te­na de años en una pa­red ro­co­sa a la en­tra­da de Ma­riel, co­bra hoy un sen­ti­do nue­vo: más allá del so­lar que se con­ver­ti­rá en la “Zo­na Es­pe­cial de Desa­rro­llo Ma­riel” –la ZEDM–, de­be­rían na­cer com­ple­jos ho­te­le­ros, cam­pos de golf y apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos... un es­ca­pa­ra­te ca­pi­ta­lis­ta en tie­rra so­cia­lis­ta. Pe­ro los cu­ba­nos no se es­can­da­li­zan; de he­cho, el ti­tá­ni­co pro­yec­to es­tá ejer­cien­do su in­fluen­cia so­bre to­da la pro­vin­cia de Ar­te­mi­sa y, por efec­to do­mi­nó, so­bre la pro­vin­cia ve­ci­na de Pi­nar del Río.

Has­ta aho­ra, el Oc­ci­den­te –una pe­que­ña re­gión mon­ta­ño­sa– lan­gui­de­cía. Era so­lo un ex­tre­mo de la is­la con un en­can­to ya en desuso, repu­tado por sus plan­ta­cio­nes de ta­ba­co y su gran­dio­so va­lle de Vi­ña­les. Un pro­fe­sor de la ciu­dad de Pi­nar del Río, que como mu­chos otros en­tre­vis­ta­dos a lo lar­go de es­te reportaje de in­ves­ti­ga­ción pre­fie­re que­dar en el ano­ni­ma­to, re­su­me la si­tua­ción: “La dic­ta­du­ra de Ba­tis­ta nos de­jó al mar­gen, la Re­vo­lu­ción nos tra­tó bien, pe­ro re­le­gán­do­nos a un pa­pel se­cun­da­rio. Ha lle­ga­do nues­tra ho­ra: ¡el cam­bio pa­sa por el Oc­ci­den­te!”.

En el vie­jo pue­blo de Ma­riel, de 40.000 ha­bi­tan­tes, es­te cam­bio ya es pal­pa­ble. No en la fi­so­no­mía de las ca­lles, in­mu­ta­bles, sino en los ros­tros, y so­bre to­do en las con­ver­sa­cio­nes. No se ha­bla de otra co­sa que de la “bol­sa de tra­ba­jo”, el or­ga­nis­mo por el cual las au­to­ri­da­des del me­ga­pro­yec­to re­clu­tan elec­tri­cis­tas, con­duc­to­res, al­ba­ñi­les, es­ti­ba­do­res...por de­ce­nas. Aun­que no es­té cuantificada, la ne­ce­si­dad de mano de obra es enor­me. “En úl­ti­mo tér­mino, ha­rá fal­ta con­tra­tar a to­da la re­gión, con­fía Víc­tor Paes, em­plea­do del Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio Ex­te­rior. Ca­da ha­bi­tan­te tie­ne ya al me­nos un pa­rien­te que tra­ba­ja allí. Y es­to es­tá cam­bian­do el pa­no­ra­ma...”

Sen­ta­do ba­jo la som­bra ge­ne­ro­sa de un flam­bo­yán, el jo­ven Ber­nar­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.