En to­das par­tes el mis­mo de­seo: sa­lir de la po­bre­za

Geo - - EN PORTADA -

Sin em­bar­go, en es­ta zo­na los po­zos mi­ne­ros caí­dos en desuso son un si­nó­ni­mo de es­pe­ran­za. En la ve­ci­na ciu­dad de San­ta Lu­cía, el con­sor­cio in­ter­na­cio­nal Emin­car ha re­ci­bi­do luz ver­de pa­ra ex­plo­tar du­ran­te 22 años va­rios ya­ci­mien­tos de plo­mo, co­bre y zinc. Al fi­nal de una ca­rre­te­ra ve­ci­nal po­bla­da de ba­ches, por la que so­lo cir­cu­lan ca­rre­tas ti­ra­das por ca­ba­llos y des­ven­ci­ja­dos co­ches ame­ri­ca­nos, lle­ga­mos a un ex­ten­so te­rra­plén; aquí se cons­tru­ye el fu­tu­ro cen­tro de ope­ra­cio­nes, que in­clu­ye una cen­tral tér­mi­ca y edi­fi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos. A lo le­jos, la cres­ta de una mon­ta­ña de­fo­res­ta­da, en cu­yo in­te­rior se es­con­den los pre­cio­sos mi­ne­ra­les.

Mar­ce­lo Zu­bi­za­rre­ta, de 26 años, ha si­do nom­bra­do res­pon­sa­ble lo­gís­ti­co del lu­gar, con un sa­la­rio nue­ve ve­ces su­pe­rior (3.600 pe­sos, unos 150 dó­la­res al mes), de lo que re­ci­bía an­te­rior­men­te como in­ge­nie­ro de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en La Habana. Con su mó­vil en la cin­tu­ra y una son­ri­sa en los la­bios, ha­bla abier­ta­men­te de una nue­va re­vo­lu­ción: “En 2017, a pleno ren­di­mien­to, ne­ce­si­ta­re­mos unos 600 em­plea­dos acá. To­do San­ta Lu­cía va a sa­car pro­ve­cho. Y yo po­dré du­pli­car mi suel­do”, afir­ma en­tu­sias­ma­do, an­tes de mur­mu­rar: “Y en otro país, ga­na­ría mu­cho más...”

Por te­mor a re­pre­sa­lias, las crí­ti­cas al ré­gi­men son ex­pre­sa­das de ma­ne­ra ve­la­da. Ma­riel, Vi­ña­les, San­ta Lu­cía... Son lu­ga­res que anun­cian pros­pe­ri­dad, pe­ro tam­bién un au­men­to de las de­sigual­da­des. En un país que, ofi­cial­men­te, abo­ga por la igual­dad, es­tas bre­chas po­nen con­tra las cuer­das a un sis­te­ma sin alien­to, que a du­ras pe­nas pue­de con­te­ner el ar­dor con­su­mis­ta. “Mi de­seo es el de to­dos los cu­ba­nos: no te­ner que ele­gir a fin de mes en­tre co­mer o com­prar­me un par de za­pa­tos”, nos con­fía, tras ga­ran­ti­zar su ano­ni­ma­to, el due­ño de una ca­sa de co­mi­das de Pi­nar del Río, ciu­dad que vi­ve del ta­ba­co.

En to­dos la­dos, la mis­ma as­pi­ra­ción. In­clu­so en el fér­til Va­lle de Vi­ña­les: Eduardo Pino, de unos 40 años, for­ma par­te de la cuar­ta ge­ne­ra­ción fa­mi­liar de cul­ti­va­do­res de ta­ba­co. Sus ojos cla­ros aso­man ba­jo su som­bre­ro de pa­ja. Po­see en el va­lle 42 hec­tá­reas de huer­tos y plan­ta­cio­nes de ta­ba­co, fren­te a los im­po­nen­tes mo­go­tes. No se pue­de que­jar: ha­ce quin­ce años el Es­ta­do –úni­co agen­te au­to­ri­za­do– le pa­ga­ba 160 pe­sos el quin­tal de ta­ba­co, hoy le pa­ga 3.000. “Pe­ro aún no es su­fi­cien­te pa­ra cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des de mi fa­mi­lia”, acla­ra. Así que su her­ma­na agran­dó el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.