«No ten­go nin­gu­nas ga­nas de que abran aquí un McDo­nalds»

Geo - - EN PORTADA -

Hum­ber­to Cas­ti­llo, con la fo­go­si­dad de sus 23 años y la no­ble­za de al­ma del gua­ji­ro –el cam­pe­sino cu­bano– es­ta­ría de acuer­do con ella. Hi­jo de cul­ti­va­do­res, tam­bién él for­ma par­te de una co­mu­ni­dad rural his­tó­ri­ca que, como la de Las Te­rra­zas, prac­ti­ca el re­par­to de los re­cur­sos y los be­ne­fi­cios. El Mon­ca­da, a 20 ki­ló­me­tros al oes­te de Vi­ña­les, es un pue­blo idí­li­co, de un ver­dor exu­be­ran­te, don­de se cuen­tan dis­per­sas 83 ca­si­tas de ladrillo ro­jo, en­tre ellas la del pa­dre de Hum­ber­to, co­mu­nis­ta acé­rri­mo.

Aun­que Hum­ber­to no com­par­te la in­tran­si­gen­cia pa­ter­na, es­tá or­gu­llo­so de que El Mon­ca­da fue­ra fun­da­do en 1961 por una mi­li­cia campesina re­vo­lu­cio­na­ria. Hoy se ga­na la vi­da como guía en la cer­ca­na cue­va de San­to Tomás, una de las más ex­ten­sas de Amé­ri­ca La­ti­na, con un fas­ci­nan­te en­tra­ma­do de 46 ki­ló­me­tros de ga­le­rías que se re­par­ten en ocho ni­ve­les. “Vi­vo del tu­ris­mo, es cier­to, pe­ro quie­ro que nues­tro mo­do de vi­da sea res­pe­ta­do”, in­sis­te Hum­ber­to Cas­ti­llo.

Si hay al­gún lu­gar don­de es­ta ame­na­za pa­re­ce im­pro­ba­ble, es en el ex­tre­mo más oc­ci­den­tal, en la pe­nín­su­la de Gua­naha­ba­ca­bi­bes. Es­te par­que na­cio­nal de 39.000 hec­tá­reas, una de las zo­nas me­jor con­ser­va­das del país, tie­ne un ai­re de fi­nis te­rrae o fin del mun­do co­no­ci­do. Los vi­si­tan­tes, que no pue­den aden­trar­se en él sin guía, en­tran res­trin­gi­da­men­te (2.500 per­mi­ti­dos en 2014) en es­te sor­pren­den­te eco­sis­te­ma, don­de na­die pue­de re­si­dir en per­ma­nen­cia.

Des­de la al­dea de La Ba­ja­da has­ta el ca­bo San Antonio, con su faro flan­quea­do por un pu­ña­do de ca­sas ba­jas, una úni­ca ca­rre­te­ra atra­vie­sa el bos­que y el man­glar, de don­de sur­gen a ve­ces igua­nas y man­gos­tas. So­bre­vo­lan­do las pla­yas, los acan­ti­la­dos del In­glés y del Ho­lan­dés re­cuer­dan que tras ser re­fu­gio de los ha­bi­tan­tes au­tóc­to­nos en épo­ca co­lo­nial, es­te ex­tre­mo is­le­ño sir­vió de re­fu­gio a los pi­ra­tas, en­tre ellos el te­mi­ble Fran­cis Dra­ke. “Des­de los Cas­tro, el Es­ta­do cui­da es­ta pe­nín­su­la como a la ni­ña de sus ojos”, afir­ma con or­gu­llo Os­ma­ni Bo­rre­go, sub­di­rec­tor del par­que. Pe­ro en el lu­gar, las ma­las len­guas lo apo­dan “la pro­pie­dad del Co­man­dan­te Ca­ma­cho”, an­ti­guo com­pa­ñe­ro de ar­mas de Fi­del, que su­pues­ta­men­te po­see­ría aquí una her­mo­sa vi­lla y un ya­te en al­gu­na de sus pla­yas.

El cam­bio pa­sa por el Oc­ci­den­te, nos de­cía aquel pro­fe­sor.

Sí, pe­ro lle­va su tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.