El mé­to­do Tomp­kins: con­ci­liar con­ser­va­ción y desa­rro­llo

Geo - - NATURALEZA -

En­tra­ron en el mun­do de los ne­go­cios pro­du­cien­do el ma­te­rial que ne­ce­si­ta­ban pa­ra su gran pa­sión y aca­ba­ron con­vir­tién­do­se en mul­ti­mi­llo­na­rios preo­cu­pa­dos por el im­pac­to eco­ló­gi­co de sus em­pre­sas. Tomp­kins fun­dó la mul­ti­na­cio­nal de equi­pa­mien­to de mon­ta­ñis­mo The North Fa­ce y la mar­ca de mo­da Es­prit, mien­tras Choui­nard creó Pa­ta­go­nia, cor­po­ra­ción que tra­ta de re­du­cir el im­pac­to que ge­ne­ra la fa­bri­ca­ción de ro­pa.

Pa­só el tiem­po y, tras ca­da via­je, Tomp­kins al­ber­ga­ba más y más du­das so­bre el sen­ti­do de fo­men­tar una so­cie­dad de con­su­mo, a la que res­pon­sa­bi­li­za­ba de la des­truc­ción del mun­do na­tu­ral. A prin­ci­pios de los no­ven­ta, des­pués de ven­der su par­te de las com­pa­ñías, jun­tó su for­tu­na a la de su se­gun­da es­po­sa, Kris­ti­ne McDi­vitt Tomp­kins, la has­ta en­ton­ces di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la com­pa­ñía Pa­ta­go­nia, y la in­vir­tie­ron en la ad­qui­si­ción de tie­rras en el Cono Sur. Allí em­pren­die­ron un pro­yec­to de re­fo­res­ta­ción y re­cu­pe­ra­ción de es­pe­cies ame­na­za­das. Con­ven­ci­dos de que la me­jor ma­ne­ra de con­ser­var las tie­rras a lar­go pla­zo es la crea­ción de Par­ques Na­cio­na­les, una vez res­tau­ra­do el eco­sis­te­ma, en­tre­gan las tie­rras y su ges­tión al Go­bierno del país.

El pro­ce­so ya se ha com­ple­ta­do en el chi­leno Par­que del Pu­ma­lín, don­de en los años se­ten­ta las po­lí­ti­cas im­pul­sa­das por el Go­bierno de Pi­no­chet pro­pi­cia­ron las ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas y la ta­la ma­si­va de ár­bo­les, en­tre otros, el aler­ce mi­le­na­rio, ca­si des­apa­re­ci­do, que lle­ga a vi­vir 3.000 años y aho­ra es­tá sien­do re­po­bla­do. En to­tal, la or­ga­ni­za­ción Tomp­kins ce­dió 290.000 hec­tá­reas al Go­bierno chi­leno en 2007 pa­ra es­te par­que. Tam­bién en 2005 do­nó 80.000 hec­tá­reas pa­ra la crea­ción del Par­que Na­cio­nal del Cor­co­va­do y otras tan­tas han si­do en­tre­ga­das a Ar­gen­ti­na.

Su ac­ti­vi­dad no es­tá exen­ta de po­lé­mi­ca. A pe­sar del es­fuer­zo por in­te­grar a la co­mu­ni­dad lo­cal, más de dos dé­ca­das des­pués de su ate­rri­za­je en la Pa­ta­go­nia, la po­bla­ción del lu­gar, po­co ha­bi­tua­da a la ac­ti­vi­dad fi­lan­tró­pi­ca, cues­tio­na un pro­yec­to que se ba­sa en la pro­pie­dad pri­va­da y la bue­na fe de quie­nes ad­quie­ren las tie­rras. Los que com­par­ten sus cau­sas, en cam­bio, de­fien­den que el tra­ba­jo de los Tomp­kins es “muy im­por­tan­te” pa­ra la re­gión. Más allá de opi­nio­nes, el par­ti­cu­lar mé­to­do de con­ser­va­ción de los Tomp­kins ha co­lo­ca­do en el cen­tro del de­ba­te pú­bli­co los pro­ble­mas pa­ra con­ci­liar la con­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas y el desa­rro­llo del país.

La pul­sión por los re­tos fí­si­cos y me­dioam­bien­ta­les ha acom­pa­ña­do a Dou­glas Tomp­kins has­ta el fi­nal. El pa­sa­do mes de di­ciem­bre fa­lle­ció a cau­sa de una hi­po­ter­mia: in­ten­ta­ba cru­zar en ka­yak el la­go Ge­ne­ral Ca­rre­ra, al sur de Chi­le, cuan­do una gran ola vol­có su em­bar­ca­ción. Su cuer­po fue en­te­rra­do en el va­lle del Cha­ca­bu­co.

Le­jos de dis­mi­nuir su ac­ti­vi­dad, la or­ga­ni­za­ción bus­ca au­men­tar sus re­cur­sos pa­ra fi­na­li­zar sus pro­yec­tos. “Com­ple­tar el le­ga­do de Dou­glas Tomp­kins nos com­pro­me­te aún más. De­be­mos pen­sar en el pro­ce­so de tran­si­ción pa­ra que la en­tre­ga de los par­ques al Es­ta­do sea flui­da y ha­ya ga­ran­tías de su man­te­ni­mien­to”, se­ña­la Her­nán Mla­di­nic, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Par­que Pu­ma­lín y miem­bro de la Fun­da­ción Tomp­kins Con­ser­va­tion.

Dar­win, Chat­win y el ma­tri­mo­nio Tomp­kins: tres via­jes, tres ma­ne­ras de mi­rar la Pa­ta­go­nia y cua­tro per­so­nas que que­da­ron em­be­le­sa­das con la be­lle­za de un pai­sa­je vir­gen don­de hoy sue­na la alar­ma. Los dos ani­ma­les na­cio­na­les de Chi­le es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción: el cón­dor, al que los in­cas creían in­mor­tal, y el hue­mul, un cier­vo an­dino que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, sim­bo­li­za la ra­zón y la in­te­li­gen­cia. Dou­glas Tomp­kins creía que so­lo se pue­de amar lo que se co­no­ce. Qui­zá el re­gre­so a nues­tros orí­ge­nes, el via­je al mun­do na­tu­ral, sea lo úni­co que nos per­mi­ta evo­lu­cio­nar. Al res­to de las es­pe­cies, tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.