De re­fu­gio de pi­ra­tas y cam­po de ti­ro a re­ser­va na­tu­ral

Geo - - NATURALEZA -

El pa­tri­mo­nio na­tu­ral acu­mu­la­do du­ran­te mi­le­nios estuvo a pun­to de des­apa­re­cer en unos po­cos años de pre­sen­cia hu­ma­na. Has­ta el si­glo XIX, las Co­lum­bre­tes, que es­ta­ban des­ha­bi­ta­das, so­lo eran es­po­rá­di­co re­fu­gio pro­vi­sio­nal de pes­ca­do­res, pi­ra­tas o con­tra­ban­dis­tas. En 1856 se em­pe­zó a cons­truir el faro que co­ro­na la is­la prin­ci­pal. En 1860 se ins­ta­la­ron los fa­re­ros y sus fa­mi­lias, que des­cu­brie­ron alar­ma­dos que com­par­tían el es­ca­so te­rreno dis­po­ni­ble con la abun­dan­te po­bla­ción de cu­le­bras que dio nom­bre al ar­chi­pié­la­go.

Pa­ra aca­bar con ellas pe­ga­ron fue­go a to­da la ve­ge­ta­ción, y des­pués sol­ta­ron cer­dos pa­ra que se co­mie­ran a las su­per­vi­vien­tes. So­lo du­ran­te las obras del faro ma­ta­ron a 2.700. No que­dó ni una: la última fue vis­ta en 1886, y los na­tu­ra­lis­tas no sa­ben ni si­quie­ra a qué es­pe­cie per­te­ne­cían. Otras pla­gas lle­ga­das con el ser hu­mano, como co­ne­jos y ra­to­nes y di­ver­sos cultivos, die­ron la pun­ti­lla a la bio­di­ver­si­dad au­tóc­to­na, que so- lo so­bre­vi­vió en los is­lo­tes más re­mo­tos e inac­ce­si­bles.

Cuan­do se au­to­ma­ti­zó el faro y se mar­cha­ron sus ocu­pan­tes, lle­ga­ron los bom­bar­deos. Las Co­lum­bre­tes se con­vir­tie­ron en cam­po de ti­ro de las avia­cio­nes mi­li­ta­res es­pa­ño­la y es­ta­dou­ni­den­se. To­da­vía pue­den ver­se pro­yec­ti­les oxi­da­dos in­crus­ta­dos en las ro­cas o re­po­san­do en los fon­dos ma­ri­nos. En 1988, y tras una fuer­te mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na, el ar­chi­pié­la­go fue de­cla­ra­do par­que na­tu­ral, pa­ra con­ver­tir­se seis años des­pués en la re­ser­va na­tu­ral que lo pro­te­ge hoy. Hu­bo que eli­mi­nar la fau­na y flo­ra fo­rá­neas y re­in­tro­du­cir con mi­mo a los su­per­vi­vien­tes de las au­tóc­to­nas.

Pa­ra pre­ser­var su vul­ne­ra­ble eco­sis­te­ma, so­lo los guar­das e in­ves­ti­ga­do­res vi­si­tan­tes es­tán au­to­ri­za­dos a per­ma­ne­cer en las is­las. Los tu­ris­tas lle­ga­dos en bar­cos par­ti­cu­la­res o en las go­lon­dri­nas que sa­len en ve­rano de di­ver­sos puer­tos cas­te­llo­nen­ses no pue­den que­dar­se más de una ho­ra, pa­ra vi­si­tar un pe­que­ño mu­seo ins­ta­la­do en el faro sin sa­lir­se nun­ca del úni­co sen­de­ro pa­vi­men­ta­do, de ape­nas unos cien­tos de me­tros.

Los días que so­pla fuer­te el vien­to del no­res­te, lla­ma­do gre­gal, las em­bar­ca­cio­nes no pue­den en­trar en la bahía y atra­car en el di­mi­nu­to puer­to To­fi­ño y hay que sal­tar des­de las zo­diac a un pe­que­ño mue­lle si­tua­do en el ex­te­rior del se­mi­círcu­lo ro­co­so. No es ra­ro que el es­ta­do de la mar obli­gue a re­tra­sar el relevo quin­ce­nal de los guar­das. El ais­la­mien­to de las Co­lum­bre­tes vuel­ve a ser la ga­ran­tía de fu­tu­ro de sus ri­que­zas na­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.