NA­TU­RA­LE­ZA

Sue­na una alar­ma en la Pa­ta­go­nia chi­le­na: pe­se a ser una de las re­gio­nes me­nos po­bla­das del país, el cam­bio cli­má­ti­co y la ac­ción hu­ma­na ame­na­zan la con­ser­va­ción del eco­sis­te­ma y las es­pe­cies que lo ha­bi­tan. ¿Lo­gra­rá Chi­le con­ju­gar desa­rro­llo y con­ser­va­ci

Geo - - SUMARIO - TEX­TO: RO­CÍO OVA­LLE FO­TOS: ÁNGEL LÓ­PEZ SO­TO

Chi­le Pe­se a ser una de las re­gio­nes me­nos po­bla­das del país, el cam­bio cli­má­ti­co y la ac­ción hu­ma­na ame­na­zan la Pa­ta­go­nia chi­le­na. La zo­na bus­ca con­ju­gar desa­rro­llo y con­ser­va­ción.

El re­fu­gio más se­gu­ro del pla­ne­ta, eso era la Pa­ta­go­nia que el ni­ño Bru­ce Chat­win so­ñó en tiem­pos de la Gue­rra Fría. “Un lu­gar don­de vi­vir cuan­do el res­to del mun­do vo­la­ra en pe­da­zos”, se di­jo pa­ra sí. En 1974, el adul­to Chat­win aban­do­nó una ca­rre­ra de éxi­to en el mun­do de la com­pra­ven­ta de ar­te pa­ra re­co­rrer los ca­mi­nos aus­tra­les, pa­ra atra­ve­sar la es­te­pa en­tre el chi­lli­do agu­do de los gua­na­cos, pa­ra na­dar en sus lagos tur­que­sa, aso­mar­se a sus fior­dos y des­cu­brir la mi­ra­da vi­gi­lan­te del cón­dor so­bre las cum­bres he­la­das. Se­guía los pa­sos de aquel hom­bre que un día des­cu­brió, en esos mis­mos pa­ra­jes, la teo­ría de la evo­lu­ción de las es­pe­cies.

El via­je de Dar­win a la Pa­ta­go­nia mar­có un hi­to en el desa­rro­llo de la so­cie­dad; el de Chat­win lo en­cum­bró como uno de los más im­por­tan­tes re­pre­sen­tan­tes de la literatura de via­jes, tras re­la­tar sus vi­ven­cias en el li­bro En la Pa­ta­go­nia. Si en la ac­tua­li­dad uno y otro con­ti­nua­sen con vi­da, no po­drían en­ten­der có­mo es­ta re­gión ca­si vir­gen del pla­ne­ta pue­de es­tar hoy ame­na­za­da por su pro­pia es­pe­cie.

Des­de la se­gun­da re­vo­lu­ción in­dus­trial, el cam­bio cli­má­ti­co se ha ace­le­ra­do y ac­tual­men­te los ha­bi­tan­tes de Ay­sén, en la Pa­ta­go­nia chi­le­na, no ne­ce­si­tan in­for­mes pa­ra de­mos­trar su im­pac­to. Las se­quías lle­gan al Cono Sur pro­vo­can­do el au­men­to de los in­cen­dios fo­res­ta­les. “Te­ne­mos pro­ble­mas cre­cien­tes en la pro­vi­sión de ser­vi­cios bá­si­cos como agua po­ta­ble y ener­gía eléc­tri­ca, ya que se ob­tie­nen de una la­gu­na plu­vial que ha su­fri­do pro­lon­ga­dos pe­rio­dos de dé­fi­cit hí­dri­co y al­tas tem­pe­ra­tu­ras”, se­ña­la Mau­ri­cio Agui­le­ra, in­ge­nie­ro agró­no­mo que tra­ba­ja en la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ca­le­ta Tor­tel en la de­fi­ni­ción de es­tra­te­gias de desa­rro­llo.

Se­gún los da­tos de un es­tu­dio rea­li­za­do por la Di­rec­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca de Chi­le, pa­ra 2050 las pre­ci­pi­ta­cio­nes en el sur del país po­drían dis­mi­nuir has­ta en un 58%. Ade­más, llo­ve­rá más in­ten­sa­men­te en cor­tos pe­rio­dos de tiem­po, lo que im­pe­di­rá la in­fil­tra­ción de agua ha­cia las ca­pas sub­te­rrá­neas,

El tu­ris­mo como al­ter­na­ti­va a los gran­des pro­yec­tos in­dus­tria­les

blo­quean­do así su acu­mu­la­ción. Es­to de­gra­da­rá los sue­los y ele­va­rá el ries­go de desas­tres na­tu­ra­les como ava­lan­chas y des­li­za­mien­tos de tie­rra.

La ma­yo­ría de la po­bla­ción chi­le­na (82%) coin­ci­de en que el cam­bio cli­má­ti­co es el ma­yor desafío pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción, se­gún la se­gun­da En­cues­ta Na­cio­nal de Medio Ambiente ela­bo­ra­da por el Go­bierno chi­leno en di­ciem­bre de 2015. Las re­gio­nes de Ay­sén y Ma­ga­lla­nes, en el Cono Sur, son dos de las me­nos sen­si­bi­li­za­das ha­cia es­ta pro­ble­má­ti­ca, pe­se a lo que pue­da pre­su­po­ner­se.

“La gen­te del sur es­tá más preo­cu­pa­da por pro­te­ger el eco­sis­te­ma y el medio ambiente que por el cam­bio cli­má­ti­co, es­pe­cial­men­te por­que han vis­to los es­tra­gos cau­sa­dos por al­gu­nas in­dus­trias, como la de ce­lu­lo­sa”, ex­pli­ca Pa­tri­cio Se­gu­ra, pre­si­den­te de Co­de­sa, una cor­po­ra­ción pri­va­da que de­fien­de el desa­rro­llo sos­te­ni­ble pa­ra la re­gión de Ay­sén en tér­mi­nos am­bien­ta­les, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos y de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Se­gún ex­pli­ca, sus prin­ci­pa­les ame­na­zas es­tán re­la­cio­na­das con las in­dus­trias ener­gé­ti­ca, mi­ne­ra, fo­res­tal y del sal­món.

Se tra­ta de un te­ma dia­rio de de­ba­te, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años en los que Chi­le ha dis­cu­ti­do un ma­cro­pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co que fi­nal­men­te fue re­cha­za­do por el Go­bierno en­tran­te de Mi­che­lle Ba­che­let. Unos ar­gu­men­tan que las in­dus­trias ge­ne­ran pues­tos de tra­ba­jo; otros, que lo pri­mor­dial es con­ser­var el en­torno na­tu­ral y su for­ma de vi­da. “Yo nun­ca he vi­vi­do con di­ne­ro. No sa­bría qué ha­cer con él”, ex­pli­ca el cam­pe­sino Luis So­to, que jun­to con su fa­mi­lia vi­ve en una zo­na re­mo­ta en la frontera con Ar­gen­ti­na; lo di­ce igual de con­ven­ci­do que ha­ce unos años, cuan­do unos “ex­tran­je­ros” le qui­sie­ron com­prar sus tie­rras.

La ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes se mues­tra en con­tra de gran­des pro­yec­tos in­dus­tria­les. “El pro­ble­ma es el mo­de­lo de ne­go­cio que bus­ca ge­ne­rar re­cur­sos eco­nó­mi­cos que a me­nu­do no son rein­ver­ti­dos en los mis­mos te­rri­to­rios, sino en otros lu­ga­res den­sa­men­te po­bla­dos. Son es­tos eco­sis­te­mas los que sub­si­dian el mo­do de vi­da de las gran­des ur­bes, como si fue­ran in­fi­ni­tos”, sen­ten­cia el in­ge­nie­ro Mau­ri­cio Agui­le­ra. Quie­ren un desa­rro­llo di­fe­ren­te pa­ra su tie­rra, sin las bre­chas de las ciu­da­des. Y, so­bre to­do, pre­ser­van­do su ri­que­za na­tu­ral. “Al­gu­nos em­pre­sa­rios mi­ne­ros nos di­cen que se enamo­ra­ron de la cul­tu­ra, de la for­ma de vi­da y de la na­tu­ra­le­za de Ay­sén. Yo no les pue­do pe­dir que no in­vier­tan aquí, pe­ro sí que lo que in­vier­ten no des­tru­ya el eco­sis­te­ma que les enamo­ró”, ex­pli­ca un gau­cho, uno de los va­que­ros que tra­ba­ja el ga­na­do a lo­mos de su ca­ba­llo.

Una de las al­ter­na­ti­vas que más pe­so tie­ne es el tu­ris­mo. “Cree­mos que es una gran op­ción pa­ra el desa­rro­llo de Ay­sén, por­que es un mo­de­lo más de­mo­crá­ti­co en la dis­tri­bu- ción de la ri­que­za que se crea, pe­ro tie­ne que vin­cu­lar­se al co­mer­cio jus­to, a la iden­ti­dad de la po­bla­ción, a su cul­tu­ra y a la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za”, se­ña­la Pa­tri­cio Se­gu­ra.

De he­cho, el pa­sa­do mes de mar­zo Ay­sén fir­mó el pac­to por el tu­ris­mo sos­te­ni­ble con el que las au­to­ri­da­des re­gio­na­les, or­ga­ni­za­cio­nes y em­pre­sa­rios del sec­tor pre­ten­den au­nar es­fuer­zos pa­ra pro­mo­ver el eco­tu­ris­mo. “El pro­ble­ma es que es­te ti­po de pac­tos no sue­len ser muy in­flu­yen­tes. A me­nu­do fun­cio­nan bien pa­ra re­gu­lar las vi­si­tas a gran­des mo­nu­men­tos, pe­ro no pa­ra zo­nas como Ay­sén, que su­po­ne un área de in­te­rés me­dioam­bien­tal con un vo­lu­men ba­jo de vi­si­tas, en torno a 40.000 al año”, se­ña­la Rap­hael Gi­raud, di­rec­tor pa­ra Es­pa­ña de la Agen­cia Hu­wans, que des­de ha­ce 30 años pro­mue­ve el tu­ris­mo de aven­tu­ra res­pon­sa­ble con el medio ambiente. En la Pa­ta­go­nia chi­le­na cuen­ta con tre­ce ru­tas en las que los vi­si­tan­tes con­vi­ven con la po­bla­ción lo­cal, po­nien­do en va­lor sus tra­di­cio­nes, y re­ci­ben in­for­ma­ción so­bre cues­tio­nes me­dioam­bien­ta­les, como la ges­tión del agua.

El pre­si­den­te de Co­de­sa de­man­da que el Go­bierno avan­ce con de­ter­mi­na­ción ha­cia es­te ca­mino y que ha­ga un análisis se­rio de las ca­pa­ci­da­des de car­ga pa­ra no so­bre­ex­plo­tar los re­cur­sos dis­po­ni­bles, es­pe­cial­men­te el agua y la elec­tri­ci­dad, al­go que ya afec­tó a un mu­ni­ci­pio es­te año. Ca­le­ta Tor­tel es una sin­gu­lar po­bla­ción en el del­ta del río Co­chra­ne, en pleno Cam­po de

88

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.