COM­PRO­MI­SO VER­DE

Des­de ha­ce una dé­ca­da, las más de 200.000 to­ne­la­das anua­les de neu­má­ti­cos usa­dos ge­ne­ra­das en Es­pa­ña re­ci­ben un tra­ta­mien­to am­bien­tal ade­cua­do. Ca­da vez exis­ten más apli­ca­cio­nes pa­ra es­te ma­te­rial, una vez re­ci­cla­do. Mu­chos neu­má­ti­cos aca­ban for­man­do part

Geo - - SUMARIO - Tex­to: Joa­quim M. Pu­jals

Signus Des­de ha­ce una dé­ca­da, las más de 200.000 to­ne­la­das anua­les de neu­má­ti­cos ge­ne­ra­das en Es­pa­ña son re­ci­cla­das. ¿Quién se ocu­pa de ello?

La dan­tes­ca ima­gen del ver­te­de­ro ile­gal de Se­se­ña (To­le­do), en el lí­mi­te en­tre la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y Cas­ti­lla-La Man­cha, con más de cin­co mi­llo­nes de neu­má­ti­cos usa­dos (unas 70.000 to­ne­la­das) es­par­ci­dos so­bre una su­per­fi­cie de 117.000 me­tros cua­dra­dos, es un ne­gro tes­ti­mo­nio de la fal­ta de ges­tión ade­cua­da du­ran­te dé­ca­das de es­te re­si­duo ge­ne­ra­do por las so­cie­da­des mo­der­nas.

El par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co es­pa­ñol al­can­zó los 27,7 mi­llo­nes de au­to­mó­vi­les, ca­mio­nes y au­to­bu­ses en 2014, se­gún los úl­ti­mos da­tos de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co. Ade­más de ellos, por las au­to­pis­tas, ca­rre­te­ras y ave­ni­das del país cir­cu­lan los vehícu­los de los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros que lle­gan por ca­rre­te­ra: unos 12,5 mi­llo­nes de per­so­nas el año pa­sa­do, se­gún es­ti­ma­cio­nes des­pren­di­das de la en­cues­ta Fron­tur del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca.

Así que el vo­lu­men de neu­má­ti­cos fue­ra de uso que se ge­ne­ra es enor­me: más de 200.000 to­ne­la­das al año, un pro­ble­ma eco­ló­gi­co de di­fí­cil so­lu­ción. Has­ta 2003, la mi­tad se lle­va­ban a ver­te­de­ros con­tro­la­dos, un 15% ar­dían en in­ci­ne­ra­do­ras de ba­su­ras y el res­to aca­ba­ban ti­ra­dos en cual­quier par­te sin nin­gu­na cla­se de con­trol, lo que ha­cía de ellos, ade­más de un agen­te de con­ta­mi­na­ción am­bien- tal y pai­sa­jís­ti­ca, el prin­ci­pal fac­tor de la pro­li­fe­ra­ción del mos­qui­to ti­gre y otras pla­gas que en­cuen­tran un lu­gar de cría en el agua de lluvia acu­mu­la­da en las llan­tas.

Ese año, apli­can­do una di­rec­ti­va eu­ro­pea de 1999, Es­pa­ña prohi­bió su de­pó­si­to en ver­te­de­ros, y des­de 2006 es ile­gal cual­quier cla­se de ver­ti­do o su in­ci­ne­ra­ción sin fi­na­li­da­des ener­gé­ti­cas. Se­gún la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Fa­bri­can­tes de Neu­má­ti­cos y Cau­cho, en Es­pa­ña se recicla o se va­lo­ri­za hoy el 100% de las nue­vas cá­ma­ras que en­tran en el mer­ca­do.

De la ma­yor par­te se en­car­ga Signus (Sis­te­ma In­te­gra­do de Ges­tión de Neu­má­ti­cos Usa­dos), una en­ti­dad sin áni­mo de lu­cro crea­da en 2005 por los fa­bri­can­tes del sec­tor pa­ra la ges­tión sos­te­ni­ble del re­si­duo que ge­ne­ra él mis­mo, a ima­gen de or­ga­nis­mos como Eco­vi­drio (que re­cu­pe­ra el vi­drio usa­do) o Ecoem­bes (que ha­ce lo pro­pio con los en­va­ses de me­tal y plás­ti­co).

Pe­ro, ¿qué se pue­de ha­cer con ellos? La cá­ma­ra es­tá com­pues­ta en un 60% de cau­cho, pe­ro tam­bién in­cor­po­ra fi­bras tex­ti­les como el nai­lon y ace­ro. Pa­ra se­pa­rar esos com­po­nen­tes, los neu­má­ti­cos se so­me­ten a un pro­ce­so mecánico de tri­tu­ra­ción y gra­nu­la­ción. Pa­ra lo que no se pue­de usar el neu­má­ti­co re­ci­cla­do hoy por hoy es pa­ra la fa­bri­ca­ción de neu­má­ti­cos nue­vos, ya que una vez que el cau­cho es­tá vul­ca­ni­za­do las pro­pie­da­des cam­bian sus­tan­cial­men­te.

Como to­do re­si­duo, los neu­má­ti­cos cons­ti­tu­yen un re­cur­so po­ten­cial­men­te va­lio­so que no po­de­mos des­per­di­ciar. La op­ción de Signus es “con­ver­tir un pro­ble­ma en una opor­tu­ni­dad”, así que nu­me­ro­sos in­ves­ti­ga­do­res han tra­ba­ja­do du­ran­te la última dé­ca­da en có­mo dar­les un nue­vo uso y en abrir mer­ca­dos pa­ra el ma­te­rial que se ob­tie­ne de ellos. De he­cho, Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en un país pun­te­ro en es­te te­rreno a ni­vel mun­dial.

Mien­tras los neu­má­ti­cos me­nos gas­ta­dos pue­den as­pi­rar al re­cau­chu­ta­do y en­trar en el mer­ca­do de oca­sión (24.305 to­ne­la­das el año pa­sa­do), el res­to (165.733 to­ne­la­das) se des­ti­na al re­ci­cla­je o la va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca, se­gún da­tos de Signus. Al­gu­nos aca­ban for­man­do par­te de las ca­rre­te­ras so­bre las que un día ro­da­ron: el cau­cho pul­ve­ri­za­do se in­cor­po­ra a las mez­clas bi­tu­mi­no­sas con que se as­fal­tan las vías de cir­cu­la­ción. Es­te ha si­do el des­tino de unas 6.000 to­ne­la­das.

El neu­má­ti­co gra­nu­la­do se uti­li­za tam­bién en sue­los de se­gu­ri­dad pa­ra par­ques in­fan­ti­les, en re­lle­nos pa­ra cés­ped ar­ti­fi­cial o en la fa­bri­ca­ción de sue­los pa­ra pis­tas de­por­ti­vas. Pan­ta­llas acús­ti­cas, re­lle­nos de te­rra­ple­nes, adi­ti­vos pa­ra el ce­men­to o su­per­fi­cies pa­ra la re­ten­ción de aguas plu­via­les son otras apli­ca­cio­nes del mis­mo.

Es­tas op­cio­nes ab­sor­ben ya la ma­yor par­te del re­si­duo (99.103 to­ne­la­das gra­nu­la­das y 62.878 em­plea­das pa­ra ha­cer ce­men­to en 2015). Otras 2.731 to­ne­la­das se lle­va­ron a ins­ta­la­cio­nes don­de, ade­más de evi­tar­se cual­quier cla­se de emi­sión tó­xi­ca, su com­bus­tión per­mi­te ge­ne­rar ener­gía, como hor­nos de in­dus­trias ce­men­te­ras.

Aho­ra que la UE es­tá apro­ban­do me­di­das pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo de una eco­no­mía cir­cu­lar (aque­lla en que los ma­te­ria­les vuel­ven a in­gre­sar en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo al aca­bar la vi­da útil de los pro­duc­tos), la bús­que­da de nue­vas apli­ca­cio­nes pa­ra los neu­má­ti­cos usa­dos ad­quie­re ma­yor im­por­tan­cia. En­tre los nue­vos pro­yec­tos en los que Signus tra­ba­ja es­tán el uso del gra­nu­la­do pa­ra la con­fec­ción de sue­las de cal­za­do, ba­rre­ras de con­ten­ción de vehícu­los pa­ra las ca­rre­te­ras o pis­tas pa­ra la prác­ti­ca de de­por­tes ecues­tres.

EN ES­PA­ÑA SE GE­NE­RAN 200.000 TO­NE­LA­DAS DE NEU­MÁ­TI­COS AL AÑO. UN PRO­BLE­MA ECO­LÓ­GI­CO HOY YA RE­SUEL­TO

El pol­vo de neu­má­ti­co tie­ne múl­ti­ples apli­ca­cio­nes: des­de sue­los de se­gu­ri­dad pa­ra par­ques in­fan­ti­les has­ta sue­los pa­ra pis­tas de­por­ti­vas. Pan­ta­llas acús­ti­cas e in­clu­so chan­clas de go­ma son tam­bién otras po­si­bi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.