DES­CU­BIER­TA

Acan­ti­la­dos ju­rá­si­cos, arro­yos im­pe­tuo­sos que ser­pen­tean en­tre tu­pi­dos bos­ques, vie­jas ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras y la­ga­res don­de se pro­du­ce si­dra. Eli­ge la sen­da que más te gus­te y re­có­rre­la a pie, en co­che o bi­ci­cle­ta.

Geo - - SUMARIO -

Gi­jón Sen­das ver­des y si­dra. Una for­ma muy na­tu­ral de re­co­rrer el mu­ni­ci­pio.

Un es­pec­ta­cu­lar es­ce­na­rio de acan­ti­la­dos del Ju­rá­si­co

Co­que­tas pa­sa­re­las de ma­de­ra sal­van el im­pe­tuo­so to­rren­te en­tre tu­pi­dos bos­ques de ro­bles y abe­du­les, aun­que al­gu­nos tron­cos caí­dos so­bre el cau­ce tam­bién per­mi­ten atra­ve­sar­lo a los más osa­dos. So­lo se oyen el ru­mor del agua al caer por las pe­que­ñas cas­ca­das y los can­tos de los pá­ja­ros. Y eso que es­ta­mos a muy po­cos ki­ló­me­tros de una mo­der­na e in­dus­tria­li­za­da ciu­dad de 280.000 ha­bi­tan­tes, des­de la que ve­nir cons­ti­tu­ye un agra­da­ble y fá­cil pa­seo. La sen­da del río Ño­ra es una de las nu­me­ro­sas ru­tas de na­tu­ra­le­za que re­co­rren el con­ce­jo (mu­ni­ci­pio) de Gi­jón.

Por­que la ma­yor ur­be as­tu­ria­na so­la­men­te ocu­pa un 7,6% del tér­mino mu­ni­ci­pal, don­de se con­cen­tra el 90% de sus ha­bi­tan­tes. El res­to del te­rri­to­rio se lo re­par­ten 25 pa­rro­quias ru­ra­les que con­for­man un mo­sai­co de pai­sa­jes hu­ma­nos y na­tu­ra­les, con zo­nas re­si­den­cia­les, in­dus­tria­les y otras, es­pe­cial­men­te en el sur, de­di­ca­das to­da­vía a la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, como L‘Aba­día Ce­ne­ro, Sa­mar­tín de Güer­ces o Val­dor­nón.

Y tam­bién con áreas na­tu­ra­les de gran be­lle­za y va­lor eco­ló­gi­co, tan­to en el mis­mo li­to­ral como en el me­nos co­no­ci­do in­te­rior gi­jo­nés. Una ex­ten­sa red de sen­das acon­di­cio­na­das y se­ña­li­za­das per­mi­te re­co­rrer es­tos es­pa­cios a pie o en bi­ci­cle­ta en ex­cur­sio­nes de un má­xi­mo de una de­ce­na de ki­ló­me­tros.

La ru­ta del Ño­ra, que dis­cu­rre por la zo­na orien­tal del con­ce­jo, desem­bo­ca, al igual que la co­rrien­te flu­vial, en la pla­ya del mis­mo nom­bre, un es­pec­ta­cu­lar es­ce­na­rio do­mi­na­do por acan­ti­la­dos eri­gi­dos en el Ju­rá­si­co, cuan­do los di­no­sau­rios do­mi­na­ban el pla­ne­ta, que en es­ta par­te de la cos­ta as­tu­ria­na pue­den al­can­zar el cen­te­nar de me­tros de al­tu­ra y que des­de ha­ce dé­ca­das cons­ti­tu­yen el cam­po de ac­ti­vi­dad de una es­cue­la de es­ca­la­da.

Otro arro­yo, el Pe­ña­fran­cia, es se­gui­do por una sen­da que se aden­tra en el bos­que de ri­be­ra y si­gue su cur­so has­ta el Güe­yu De­va, uno de los pa­ra­jes más be­llos del tér­mino mu­ni­ci­pal gi­jo­nés, don­de se ha­llan sus fuen­tes ( güe­yu sig­ni­fi­ca ojo en ba­ble, el idio­ma as­tu­riano). Allí sus aguas se re­man­san en un gran es­tan­que jun­to al que hay un la­va­de­ro y un puen­te de pie­dra.

Lle­gan­do a la ciu­dad, el Pe­ña­fran­cia atra­vie­sa el Jar­dín Bo­tá­ni­co Atlán­ti­co, don­de se pue­den con­tem­plar, en­tre mu­chas otras es­pe­cies ve­ge­ta­les, una se­lec­ción de do­ce va­rie­da­des de man­zano, ocho de ellas em­plea­das en la pro­duc­ción de si­dra. Ocho lla­ga­res, es­ta­ble­ci­mien­tos don­de se ela­bo­ra la mis­ma, es­tán abier­tos al pú­bli­co en dis­tin­tos pun­tos del con­ce­jo. En ellos se pue­de co­no­cer el pro­ce­so pa­ra ob­te­ner­la an­tes de de­gus­tar­la, sea di­rec­ta­men­te del to­nel o de una bo­te­lla, es­can­cia­da des­de gran al­tu­ra al mo­do tra­di­cio­nal.

La Vía Ver­de de La Ca­mo­cha si­gue en bue­na par­te el tra­za­do del an­ti­guo tren mi­ne­ro que en­la­za­ba los po­zos de car­bón del sur de Gi­jón, ce­rra­dos de­fi­ni­ti­va­men­te en 2008, con Ve­ri­ña, don­de se em­bar­ca­ba el mi­ne­ral, y per­mi­te co­no­cer el po­bla­do de San­ta Bár­ba­ra en Tre­ma­ñes, uno de los me­jo­res ejem­plos de asen­ta­mien­to in­dus­trial del mu­ni­ci­pio, tras an­dar en­tre ca­se­rías, el ti­po de po­bla­mien­to rural ca­rac­te­rís­ti­co de As­tu­rias, que en es­ta zo­na tam­bién re­ci­be el nom­bre de quin­ta­nas.

La sen­da del Cervigón si­gue la cos­ta orien­tal gi­jo­ne­sa has­ta la ya ci­ta­da pla­ya de La Ño­ra. Se pue­den con­tem­plar des­de di­ver­sos mi­ra­do­res los acan­ti­la­dos y el pe­dre­ru, la zo­na in­ter­ma­real que que­da al des­cu­bier­to du­ran­te unas ho­ras al día y al­ber­ga cu­rio­sas for­mas de vi­da adap­ta­das a vi­vir a ra­tos ba­jo el mar y a ra­tos al ai­re li­bre. La ru­ta es­tá ja­lo­na­da por di­ver­sas es­cul­tu­ras con­tem­po­rá­neas. La ru­ta del Pi­les es más bien una tra­ma de sen­de­ros flu­via­les que par­ten del es­tua­rio de es­te río pa­ra con­fluir en La Ca­mo­cha atra­ve­san­do un pai­sa­je sal­pi­ca­do de mo­li­nos e igle­sias.

Ade­más de es­tas ru­tas lo­ca­les, el tér­mino gi­jo­nés se ve atra­ve­sa­do por otras de lar­go re­co­rri­do como el Ca­mino de Co­va­don­ga, el Ca­mino de Santiago por la cos­ta o la Ru­ta de la Pla­ta, que a su pa­so por el con­ce­jo ofre­cen a los via­je­ros al­gu­nos de los pai­sa­jes más be­llos del Ca­mino. Hay tam­bién un Gi­jón na­tu­ral a muy po­cos pa­sos de la gran ciu­dad. Va­le la pe­na an­dar­los.

UNA EX­TEN­SA RED DE SEN­DAS BIEN SE­ÑA­LI­ZA­DAS PER­MI­TE RE­CO­RRER EL TE­RRI­TO­RIO CÓ­MO­DA­MEN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.