EN­TRE­VIS­TA

Los afri­ca­nos es­tán to­man­do las rien­das de su pro­pio des­tino y su­peran­do un pa­sa­do de ca­ri­dad y des­po­tis­mo. Lo afir­ma Alex Perry en La gran grie­ta.

Geo - - SUMARIO - ALEX PERRY

Alex Perry, pe­rio­dis­ta y escritor

Con­fie­sa co­no­cer bien to­do el con­ti­nen­te afri­cano. Y atri­bu­ye tal pri­vi­le­gio a sus sie­te años y medio como corresponsal y je­fe de la ofi­ci­na de TI­ME, cu­brien­do la in­for­ma­ción de 49 paí­ses –más de mil mi­llo­nes de per­so­nas– des­de su ba­se en Ciu­dad del Ca­bo.

Su li­bro se ti­tu­la "el "des­per­tar de Áfri­ca", ¿pue­de tra­tar­se Áfri­ca como un to­do?

–Áfri­ca es el con­ti­nen­te más di­ver­so, con más len­guas y et­nias. Sí, ha­blar de él como un to­do es un ab­sur­do. Por otro la­do to­da Áfri­ca com­par­te el ha­ber si­do una tie­rra vas­ta y va­cía has­ta ha­ce un si­glo, la mis­ma his­to­ria de co­lo­nia­lis­mo y de los pri­me­ros años de in­de­pen­den­cia con go­bier­nos de­cep­cio­nan­tes y la con­ti­nua ex­plo­ta­ción oc­ci­den­tal. Mien­tras su di­ver­si­dad de­be ser re­co­no­ci­da y ce­le­bra­da, creo que pue­de tra­tar­se como un con­jun­to. El te­ma cen­tral del li­bro –Áfri­ca ac­ce­de a su li­ber­tad tras si­glos de opre­sión– pue­de apli­car­se al con­ti­nen­te en­te­ro.

Hu­ye us­ted de la ima­gen de mi­se­ria que so­le­mos te­ner de Áfri­ca. ¿Por qué es­ta­mos tan cie­gos an­te sus pro­gre­sos?

–Hay mu­chas ra­zo­nes. ¿La prin­ci­pal? Por­que la ayu­da hu­ma­ni- ta­ria es un ne­go­cio que de­pen­de de que nos re­pre­sen­te­mos Áfri­ca como un lu­gar de bebés ham­brien­tos, y por­que esa in­dus­tria, que mue­ve 558.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año so­lo en Áfri­ca, es tan po­de­ro­sa que de­fi­ne la na­rra­ti­va del con­ti­nen­te, a pe­sar de la opo­si­ción de los pe­rio­dis­tas y de los pro­pios afri­ca­nos. La his­to­ria de la ma­la per­cep­ción oc­ci­den­tal de Áfri­ca se re­mon­ta a sie­te si­glos atrás o más: una tie­rra de gen­te que no pue­de cui­dar­se a sí mis­ma. Lue­go es­tá la te­na­ci­dad por man­te­ner es­ta per­cep­ción erró­nea. La ham­bru­na so­ma­lí de 2011 ha si­do la úni­ca de es­te mi­le­nio en Áfri­ca y sus cau­sas fue­ron muy es­pe­cia­les: fue un cri­men de gue­rra del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se que, con la com­pli­ci­dad de las agencias de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, pa­ró la pro­vi­sión de ali­men­tos en la zo­na pa­ra ani­qui­lar al gru­po is­la­mis­ta al-Sha­bab. Pe­ro tam­bién mu­rió de ham­bre un cuar­to de mi­llón de per­so­nas. Sor­pren­den­te­men­te, na­die co­no­ce es­ta his­to­ria. Yo la he con­ta­do cien­tos de ve­ces. Aun así per­sis­te la creen­cia de que las ham­bru­nas for­man par­te de la his­to­ria de­s­es­pe­ran­za­da de Áfri­ca y de que no­so­tros, ex­tran­je­ros ca­ri­ta­ti­vos, in­ter­ce­de- mos por sus ha­bi­tan­tes. Nues­tra ma­la per­cep­ción du­ra in­clu­so des­pués de que se nos pre­sen­ten he­chos que la re­fu­tan.

Tie­ne una opi­nión crí­ti­ca so­bre la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria.

–Hay al­go equi­vo­ca­do en nues­tra idea de ca­ri­dad. Ce­le­bra­mos nues­tra ge­ne­ro­si­dad y lo bue­nos que so­mos. Pe­ro ig­no­ra­mos a los re­cep­to­res. Así nos arro­ga­mos el pa­pel de su­je­tos de la his­to­ria de Áfri­ca y con­ver­ti­mos a los afri­ca­nos en los ob­je­tos de

su pro­pia his­to­ria. Ese es el pro­ble­ma. La ayu­da es una ex­ten­sión del co­lo­nia­lis­mo y el ra­cis­mo. Par­te de la pre­mi­sa de que hay gen­te in­ca­paz de cui­dar­se a sí mis­ma. Cuan­do di­ri­gi­mos las vi­das de otra gen­te en­fan­ga­mos su li­ber­tad; ade­más lo ha­ce­mos sien­do ex­tran­je­ros. Hay otros pro­ble­mas con la ayu­da –la co­rrup­ción, su na­tu­ra­le­za in­tere­sa­da, que ma­ta em­pre­sas y ne­go­cios lo­ca­les...– pe­ro lo más da­ñino es que su­plan­ta la ha­bi­li­dad de los afri­ca­nos pa­ra ma­ne­jar su pro­pia vi­da.

¿Qué pa­pel jue­ga Chi­na en el des­per­tar afri­cano?

–Chi­na es­tá in­tere­sa­da en las ma­te­rias pri­mas afri­ca­nas, pe­ro se acer­ca al con­ti­nen­te de for­ma di­fe­ren­te al Oc­ci­den­te co­lo­nia­lis­ta. En lu­gar de de­cir a los afri- ca­nos lo que tie­nen que ha­cer les pre­gun­ta qué quie­ren. Es un cam­bio sen­ci­llo pe­ro tie­ne efec­tos pro­fun­dos. El Go­bierno chino tra­ba­ja a lar­go pla­zo –50 años o más–, lo que le per­mi­te ab­sor­ber el ries­go del cor­to pla­zo –como una gue­rra– que las em­pre­sas oc­ci­den­ta­les en­cuen­tran prohi­bi­ti­vo. Por eso Chi­na avan­za con ra­pi­dez. De ca­si na­da ha­ce quin­ce años, su co­mer­cio con Áfri­ca su­po­ne hoy más de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Aun así, el ma­yor in­ver­sor si­gue sien­do Fran­cia, lue­go Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Ma­la­sia, Su­dá­fri­ca y des­pués Chi­na. Por su­pues­to, cual­quier análisis ten­dría que con­si­de­rar los ba­jos sa­la­rios y las nor­mas de se­gu­ri­dad te­rri­bles que fo­men­ta Chi­na en Áfri­ca. Pe­ro su pre­sen­cia sue­le ser vis­ta como po­si­ti­va por los afri­ca­nos, al me­nos al ni­vel gu­ber­na­men­tal. Áfri­ca siem­pre ha ca­re­ci­do de in­fraes­truc­tu­ras y Chi­na cons­tru­ye ca­rre­te­ras y ae­ro­puer­tos a cam­bio de de­re­chos mi­ne­ra­les.

¿En qué me­di­da in­ter­vie­nen las nue­vas tec­no­lo­gías en el pro­gre­so del con­ti­nen­te?

–Un ejem­plo son los mó­vi­les, que en Áfri­ca no son so­lo una co­mo­di­dad pues sue­len co­nec­tar a gen­te que nun­ca ha te­ni­do te­lé­fono, ni co­che ni ha ha­bla­do con na­die más allá de unos pa­sos. Un sal­to ade­lan­te tan enor­me sig­ni­fi­ca que los mó­vi­les aquí no se li­mi­tan a las lla­ma­das. Se uti­li­zan pa­ra edu­ca­ción, sa­lud, ban­cos, un nú­me­ro in­fi­ni­to de fun­cio­nes; la red vir­tual co­nec­ta gen­te, ne­go­cios, y go- bier­nos don­de an­tes no ha­bía na­da. Y Áfri­ca no co­pia lo que el mun­do ha­ce, sino que es­tá in­no­van­do y li­de­ran­do el ca­mino. Lo mis­mo su­ce­de con la ener­gía so­lar, que pro­por­cio­na elec­tri­ci­dad fue­ra de red a per­so­nas que nun­ca la han te­ni­do. Pe­ro qui­zá la in­no­va­ción afri­ca­na más im­pre­sio­nan­te sea el re­ver­de­ci­mien­to del Sáha­ra. En 200 mi­llo­nes de hec­tá­reas se han plan­ta­do 200 mi­llo­nes de ár­bo­les, con­vir­tien­do el de­sier­to de nue­vo en tie­rras de cul­ti­vo, y se ha re­du­ci­do la tem­pe­ra­tu­ra cin­co gra­dos y se han ge­ne­ra­do pre­ci­pi­ta­cio­nes. Ima­gi­ne un fu­tu­ro en que Áfri­ca ali­men­te al mun­do y no al re­vés. Eso es­tá lle­gan­do. Y lo fan­tás­ti­co es que se ha­ce sin un cén­ti­mo de ayu­da.

"Qui­zá la in­no­va­ción más im­pre­sio­nan­te del con­ti­nen­te afri­cano sea el re­ver­de­ci­mien­to del Sáha­ra. Se han plan­ta­do 200 mi­llo­nes de ár­bo­les"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.